Este es un foro dedicado a las Fuerzas Armadas Mexicanas así como de los diferentes Cuerpos de Policía y demás entes que se dedican a la Seguridad interna de México.


Batalla de Sacramento: La Defensa de Chihuahua.

Comparte
avatar
Xicoténcatl
Sargento Segundo 2/o
Sargento Segundo 2/o

Mensajes : 379
Masculino
Edad : 28

Batalla de Sacramento: La Defensa de Chihuahua.

Mensaje por Xicoténcatl el 5/5/2012, 12:15 pm


Batalla de Sacramento.

En los inicios de lo que sería la Primera Intervención Norteamericana, el gobierno de Estados Unidos creó el Ejército del Oeste para materializar sus fines expansionistas hacia el sur.

Este Ejército estuvo al mando del Coronel Stephen W. Kearny, que tenía fama de arrojado. Este al ocupar Santa Fe y Nuevo México, los declaró parte de los Estados Unidos, después formó tres núcleos, de los cuales uno debería dirigirse hacia California para efectuar su anexión, otro permanecería en Santa Fe y el último, bajo las órdenes del Coronel Alexander W. Doniphan, atacaría Chihuahua.

Mientras Doniphan continuaba su desplazamiento hacia el sur, el General José Antonio Heredia, Comandante General del estado de Chihuahua y el gobernador Angeles Trías Alvarez, habían organizado una fuerza capaz de detener el avance norteamericano hacia el interior del país. El pueblo puso su empeño para que las tropas milicianas tuvieran lo más indispensable, ya que tenían pocos efectivos y armamento.

El lugar escogido por los mexicanos para presentar batalla fue el Rancho de Sacramento. La posición mexicana se encontraba cerrando el paso, obligando al enemigo a encontrarse de frente a ellos.

Al llegar los norteamericanos, se detuvieron momentáneamente, reconocieron el terreno y desplazaron las unidades hacia uno de los flancos para preparar el ataque. Al ver esto, el General Heredia ordenó que la Caballería se moviera en forma paralela a las fuerzas norteamericanas, quienes al darse cuenta hicieron alto; emplazaron su Artillería y comenzaron a hacer fuego ocasionando muchos estragos en las filas mexicanas, que al ver los grandes claros que las granadas hacían en ellos se dispersaron, inquietando con esto a la Infantería que también se desorganizó.

En vano los jefes y oficiales mexicanos iban de un lugar a otro para evitar la desbandada, pero sus esfuerzos fueron vanos; teniendo que retirarse a sus trincheras con los heridos. Una tras otra fueron cayendo las posiciones mexicanas; sin embargo, la Caballería de Trías efectuó varias cargas desesperadas que estuvieron a un paso de lograr su objetivo, pero los artilleros norteamericanos se apoderaron de una pieza de Artillería e hicieron fuego contra los lanceros casi a quemarropa, terminando así la resistencia mexicana.

http://www.sedena.gob.mx/index.php/conoce-la-sedena/antecedentes-historicos/sedena/efemerides-del-ejercito-mexicano/febrero/107-28-de-febrero-de-1847-batalla-de-sacramento


Batalla de Sacramento la defensa de Chihuahua

Expansionismo de Estados Unidos

Un año después de la toma de los estadounidenses
El Heraldo de Chihuahua
7 de junio de 2009


El Heraldo de Chihuahua

Durante el siglo XIX, los chihuahuenses enfrentaron diversas batallas en una guerra contra los norteamericanos, quienes después de su propia independencia de Inglaterra, contemplaron la invasión a la Nueva España como política de expansión del gobierno. Después de varias batallas y traiciones, en Chihuahua se recuerda la Batalla de Sacramento, en la que perdieron la vida unos 200 chihuahuenses. La guerra fue librada en la jurisdicción del actual ejido de Sacramento, municipio de Chihuahua, el 7 de marzo de 1847, justo en el año que se registró la Batalla de Chapultepec. Una vez que los estadounidenses combatieron Temascalitos y ocuparon Paso del Norte (hoy Juárez), los invasores americanos, al mando del coronel Alejandro Doniphan, avanzaron hacia la capital con una brigada de mil 360 hombres.

Los generales Heredia, Ángel Trías y García Conde, primero y segundo jefes y comandante de la caballería, se situaron al norte de Sacramento con mil 875 soldados, en su mayoría guardias nacionales. Se ubicaron en una ceja que domina la llanura que se extiende al norte, con el propósito de cortar el paso a los invasores. Los chihuahuenses habían ejecutado algunas obras de defensa para apoyar en ellas su acción, mientras los americanos se formaron en plena llanura con caballería al frente. De manera violenta, se movilizaron, los mexicanos quedaron al descubierto, su artillería perdió la formación, les dispararon a los enemigos y en virtud de ser en su mayoría gente novata, se dispersó y en su desorden envolvió también a la infantería mexicana.

Los jefes chihuahuenses lograron restablecer la línea de batalla, que nuevamente fue desecha por los enemigos, en virtud de que la artillería fue movida de los lugares en donde estaba apoyado sin orden del general en jefe. Aún intentaron resistir los jefes mexicanos, pero fueron nuevamente batidos por la artillería americana, sobrevino la dispersión más completa. Los invasores tuvieron unas 40 bajas, entre los muertos se encontraba el coronel Homs, y los mexicanos registraron alrededor de 200 muertos, así como heridas y 13 prisioneros. Los generales Heredia, Trías y García Conde, se reconcentraron a Rosales y de ahí se trasladaron a Hidalgo del Parral, en donde se estableció de manera temporal el Gobierno local. Los poderes regresaron a la capital hasta el 14 de agosto 1848.

El Tratado de Paz de Guadalupe Hidalgo fue firmado el 2 de febrero de 1848 y puso fin a la guerra entre México y Estados Unidos, fue ratificado en mayo por el Congreso de la Unión y publicado por el presidente de la República, Manuel de la Peña y Peña. Al fi nal de la guerra con Estados Unidos, Chihuahua sufrió la primera desmembración de su territorio, perdió las porciones comprendidas entre los ríos Bravo del Norte y Pecos, entre otras. La acción de guerra descrita fue conocida popularmente en aquella época como el Desorden del Sacramento. Y Anastasio de Nava, pagador general de las fuerzas mexicanas, a raíz e los acontecimientos, atribuyó la derrota de los mexicanos, entre otras cosas, a la introducción de espías americanos en sus fi las, quienes se encargaron de sembrar anticipadamente la desconfi anza.

ANTECEDENTES: Los chihuahuenses vivieron enfrentamientos con los apaches y con los americanos desde fi nales del siglo XVIII y parte del XIX. La política de expansión del gobierno de Estados Unidos en dirección al occidente, comenzó a desarrollarse desde que lograron su independencia. A partir de 1789 se registraron los primeros casos de contrabando en los litorales de Nueva España y la presencia de las primeras avanzadas de explotación con el objeto de adquirir conocimiento de los territorios que ambicionaba. El tratado que ajustaron los representantes de España y los Estados Unidos en 1795 dio a éstos la salida a la margen izquierda y los derechos de navegación en el río Mississippi. La compra de Luisiana a Francia en 1803 los acercó a las fronteras de Nueva España, dos años después se presentó Jacobo Monroe en Madrid como enviado de su país y pretendía que el río Bravo del Norte quedara como límite occidental de Luisiana.

Como consecuencia del mencionado tratado de 1795 y de la adquisición de Luisiana, se presentaron una serie de incidentes entre las autoridades americanas de los territorios comprados a Francia y los gobernadores de las provincias de Texas y Nuevo México, y el comandante general de las Provincias Internas. Los funcionarios españoles se colocaron en un plano de tolerancia y claudicación respecto de los abusos y arbitrariedades cometidas por los angloamericanos, y sólo dos funcionarios previeron la política del destino manifiesto, de los angloamericanos, en su propósito de llegar hasta el Océano Pacífico: El gobernador español de Luisiana, coronel Manuel Ganoso de Lemos y el comandante de provincias internas, brigadier Nemesio Salcedo, quienes obraron con energía y plantearon el problema a Madrid con toda claridad. El Tratado de Límites y Amistad de 1819, firmado por los gobiernos de España y Estados Unidos, acercó más a éstos a Nueva España, pues adquirieron los territorios del Oregon y aseguraron la zona en disputa entre Arroyo Hondo y el río Sabina, que nunca había sido de la Luisiana.

DURANTE LA INDEPENDENCIA Y POSTERIOR: Llegó la afluencia de colonos angloamericanos a Texas a partir de 1820, sin ninguna previsión de parte de los gobiernos mexicanos y una serie de incidentes que vinieron a culminar con la proclamación de la Independencia de los colonos texanos a fines de 1835, y como resultado del desastre de Santa Anna, por su falta de patriotismo ante el peligro de perder la vida. La política de expansión del Gobierno de Estados Unidos siguió adelante, como un propósito pendiente de realizarse en breve tiempo y varios disturbios se sucedieron en California y Nuevo México, con posterioridad a la independencia de Texas. En 1837,1841 y 1843 las autoridades superiores de Chihuahua tuvieron que acudir en auxilio de Nuevo México, amenazados por movimientos de rebeldía local y por tropas procedentes de Texas.

Su incorporación a los Estados Unidos con carácter de estado de la unión, precipitó la guerra en 1846 y la capacidad de defensa de Chihuahua se debilitó más con la conducta desleal y antipatriota del general Paredes y Arrillaga. El general Ángel Trías obtuvo préstamos para gastos de guerra, organizó la guardia nacional para dicha finalidad; mandó enviados a todos los partidos; estableció una fábrica de pólvora; ordenó la recompostura de fusiles y se recogieran las armas a todos los particulares que no estuvieran comprendidos en el servicio de las armas; hizo acopio de plomo, estaño y hierro, se fundieron catorce cañones y mandó construir la ciudad de Camargo. Todo ello con recursos locales porque el gobierno nacional no pudo impartirle ninguna ayuda por estar en penuria. Hubo varios intentos de negociaciones de paz. El brigadier Sterling Price, que había quedado al mando de las fuerzas invasoras que ocupaban Nuevo México, a principios de 1848 se propuso expedicionar sobre el interior del estado.

El 7 de marzo llegó a las inmediaciones de Chihuahua al frente de una columna de mil 500 soldados. Fue advertido por Trías que ya habían firmado un tratado de paz en la villa de Guadalupe Hidalgo y que ponía fin a la guerra, pero el jefe invasor no hizo caso. Trías desocupó la ciudad al frente de 400 hombres que formaban la guarnición y se reconcentró a Villa Rosales. Price ocupó Chihuahua la noche del mismo día y al siguiente emprendió la persecución de las fuerzas mexicanas. Frente a Rosales se celebraron nuevas pláticas. A las 6 de la mañana del 16 de marzo se fijó un plazo para que las fuerzas mexicanas se rindieran, inició el ataque que duró hasta medio día, los atacantes se replegaron. De nuevo inició la batalla, resultaron prisioneros Trías y el coronel Justiniano con otros jefes y ofi ciales.

Poco después quedaron en libertad. Los soldados americanos que quedaron en la ciudad de Chihuahua sacaron de la Cárcel municipal a un americano de apellido Aul y a otros presos sentenciados, acuartelaron parte de la tropas en la vecina Hacienda de Tabalaopa y dispusieron de lo que ahí existía, desarmaron a la policía urbana, catearon casas, con el pretexto de buscar armas; saquearon la casa particular de Trías, para atemorizar a la población daban el toque de queda con un cañonazo disparado a las 9 de la noche. El brigadier Price atendió las quejas de los chihuahuenses y el 24 de abril dio la libertad a los prisioneros y devolvió al estado los elementos de guerra que había tomado; fueron entregados a los comisionados José Eligio Muñoz y Francisco Ochoa. El 1 de marzo de 1848 el gobernador Muñoz pidió la desocupación de las plazas de Chihuahua y Rosales, de acuerdo con la orden del cuartel general americano, pero fue hasta el 9 de julio cuando los angloamericanos evacuaron las ciudades y el 2 de agosto salieron de Juárez. Los poderes regresaron a la capital hasta el 14 de agosto de 1848.
http://www.oem.com.mx/esto/notas/n1194219.htm

Ernesto Visconti Elizalde
Batalla de Sacramento (El desorden de Sacramento)
El Heraldo de Chihuahua
2 de marzo de 2012


--------------------------------------------------------------------------------
Desde mi breviario

Batalla de Sacramento... codicia estadounidense; sangre de los chihuahuenses; abuso sin miramientos.

Ernesto Visconti Elizalde

El 28 de febrero de 1847, hace 165 años, un ejército chihuahuense, en su mayoría jóvenes bisoños, defenderían el suelo patrio, sin ayuda del Gobierno Federal y con sus propios recursos; cuando sobrevivir contra las huestes apaches, era la prioridad de vida, para tener todavía, que enfrentar al ejército norteamericano, que venía preparando la invasión a México, con años de antelación. La defensa de Chihuahua, en el rancho Sacramento, sería una amarga derrota para los chihuahuenses; que trascendería en la historia como "El desorden de Sacramento"; pero que finalmente nos dejaría la certeza del valor de los chihuahuenses; su determinación, amor al terruño y compromiso con la patria; aun al costo de sus vidas, en un momento de aguda depresión económica y política, que dejó la responsabilidad de la defensa, a un pueblo que tuvo el valor de aceptarla; con entusiasmo y con un optimismo rayano en inocencia. ¿Pero cómo sucedió esto? A raíz de que México reconoció la independencia de Texas, habrían de partir desde ahí frecuentes invasiones al territorio de Nuevo México, para intentar arrebatarlo a México. Los chihuahuenses y los locales de Nuevo México, habrían de derrotar en varias ocasiones a los ejércitos texanos, abortando sus planes. Diez años permanecería Texas, como estado autónomo, para en 1845, adherirse al pacto federal de la Unión Americana; acto seguido, el Gobierno norteamericano extendió sus fronteras hasta la margen izquierda del río Bravo del Norte, invadiendo con ello a México; pues de acuerdo a los tratados, le correspondía sólo hasta el margen izquierdo del río de las Nueces. Ahí empezó una invasión que duraría tres años, seis meses y que terminaría en agosto de 1848, tres meses después de haber firmado los desventajosos tratados de paz de Guadalupe. Durante esos años... México sería invadido por mar y tierra y hasta al propio Distrito Federal; y la ciudad de Chihuahua sería ocupada dos veces, en el abuso extremo de la debilidad mexicana que en ese momento histórico se desintegraba en la anarquía, se cambiaba de forma de gobierno y de Constitución; habiendo en poco tiempo, siete presidentes sucesivos. Así las cosas el coronel Alexander Doniphan, después de haber derrotado al ejército de Nuevo México, se dirigió al Paso del Norte para ocuparlo, venciendo al ejército mexicano en Temacalistos en 1846, para planear el ataque a Chihuahua, como siguiente objetivo. El gobernador Ángel Trías (padre) se preparó con unos meses de antelación, recopilando armas, dinero y bastimentos, y decidiendo el punto de batalla, en el rancho Sacramento, siete leguas al norte de la ciudad (29 Km).

Cuando daban las dos o tres de la tarde del 28 de febrero de 1847, Doniphan llegaba a Sacramento. El optimismo de nuestros jóvenes patriotas era manifiesto; muchos de ellos rancheros, obreros y estudiantes del Instituto Científico y Literario y tropas del Gral. José Antonio Heredia; se logró una pequeña división de casi 2,000 hombres al mando de Heredia, Trías, García Conde y Justiniani. Dos mil chihuahuenses contra un mil trescientos norteamericanos.

"Los americanos formaron batalla, en plena llanura; con caballería al frente, para violentamente movilizar ésta, dejando al descubierto su artillería, que empezó a cañonear las posiciones mexicanas. La caballería mexicana, perdió su formación a los primeros disparos de cañón, en virtud de ser en su mayoría gente bisoña, que se dispersó; y en su desorden también envolvió a la infantería mexicana. Los mexicanos tuvieron entre 80 a 100 bajas, entre muertos y heridos, más 13 prisioneros. Los norteamericanos tuvieron 40 bajas, entre ellos el coronel "Oinz". Esa noche sería la "noche triste", para los 10,000 habitantes que tenía la ciudad. Doniphan ocuparía la plaza, el 2 de marzo de 1847, saqueando la ciudad, y abandonándola dos meses después, el 28 de abril del mismo año.

Para los norteamericanos, estos hechos serán siempre baldón de su política intervencionista; para los mexicanos, lección por la debilidad que genera el divisionismo interno; y para los chihuahuenses... orgullo de valor, entrega y patriotismo.
http://www.oem.com.mx/elheraldodechihuahua/notas/n2450446.htm


Última edición por Xicoténcatl el 14/5/2012, 12:54 pm, editado 1 vez
avatar
Defekator
Teniente
Teniente

Mensajes : 2274
Masculino
Edad : 38
Localización : Lyon Guanajuato

Re: Batalla de Sacramento: La Defensa de Chihuahua.

Mensaje por Defekator el 5/5/2012, 12:34 pm

Excelente, muy buena info, gracias.

    Fecha y hora actual: 23/8/2017, 2:31 pm