Este es un foro dedicado a las Fuerzas Armadas Mexicanas así como de los diferentes Cuerpos de Policía y demás entes que se dedican a la Seguridad interna de México.


Para acabar con la violencia, una apuesta por la Conciencia...(Aporte dominical)

Comparte
avatar
Soldaomalamañao
Coronel
Coronel

Mensajes : 1169
Masculino
Localización : En el Territorio Nacional.
04032012

Para acabar con la violencia, una apuesta por la Conciencia...(Aporte dominical)

Mensaje por Soldaomalamañao

Conciencia contra Violencia (Conciencia vs. Violencia)

El título que utilizo para éste thread, es el argumento usado por Stefan Zweig, en su libro titulado “Castellio contra Calvino”, pero queda a la medida por las nociones a que me referiré; Conciencia y Violencia. Cabe aquí la mención del poder civil a partir de su conciencia que en todo caso parte del libre examen y la libertad de ejercicio pleno de las facultades ciudadanas, consagradas en la Carta Magna. Se hace necesario tomar en cuenta dos conceptos, no tan nuevos ni tampoco objeto de estudio reciente, tales conceptos o nociones generales son la Autoridad y la Libertad, mismas que no pueden prescindir de otros dos no menos importantes ni mucho menos poco estudiados que son el Poder y la Justicia. En los procesos políticos de aquellas naciones avanzados, donde la democracia se ha encarnado como una lucha cotidiana porque en ella caben las voces, las ideas y el conjunto de acciones ciudadanas, se ha dicho que la Autoridad sin Libertad no es otra cosa que tiranía, y la libertad sin autoridad es barbarie pura, lo cita Javier Cercas, en la parte final de su trabajo titulado “Anatomía de un instante”, a propósito de los beneficios que obtiene una sociedad cuando se decide luchar contra la tiranía o cuando queda afectada severamente en sus bienes fundamentales, refiriéndose al franquismo y el buen disfraz que debe distinguir al político, que llega al poder sin saber porqué, más tarde otros autores e investigadores, han llamado al fenómeno como “riesgo moral”, aunque ésta noción obedece más a normas capitalistas y de mercados especuladores y demás fauna ambiciosa de dinero, sin embargo como noción política cabe en el caso que ocupó el movimiento del hombre de apellido Suárez, por el lado político y otro grupo de militares que tuvieron un fin trágico, por lo menos sometidos a juicio por un intento de golpe de estado que no tuvo ningún tipo de suerte, es decir que al nacer moría, un instante que debe ser congelado para su estudio anatómico estrictamente, como lo cita el autor del trabajo. Nadie puede acusar a los golpistas de dormirse en la ilusión de los ideales, ni tampoco a los políticos que en aquel momento decidieron mantenerse firmes para lograr un España democrática, en todo caso, el juicio recae en las cabezas del pueblo, de la gente que corrió a esconderse a sus casas, a esperar lo que se decía en las noticias, si el golpe triunfaba y se continuaría con la España franquista o si el golpe fracasaba y pudiera encenderse la llama de la esperanza de un país democrático, aunque con la venia del rey, una disputa de lealtades entre las gentes del poder, a quienes se les dejaba hacer y deshacer; una vez concluido aquel movimiento, el pueblo salió de nueva cuenta a la calle, sin saber qué celebrar. No viene al caso tomar como modelo a la España de esos tiempos, creo que ni en los actuales, pero la actitud ciudadana de refugiarse ante la inminencia de tiempos oscuros, sí puede aplicar para establecer un parámetro de comparación entre lo ocurrido en los años ochentas en España y lo que ocurre en el México de hoy, donde todos queremos apostarle a la conciencia, para evitar seguir prisioneros de la violencia.

Vamos por partes y comenzando por los eventos que tienen lugar en lo político, lo económico, lo militar y lo social, en éste país que aparentemente nos interesa a todos. Ha comenzado una cumbre, de entrada con un alto costo para el presupuesto de la nación, integrado por los impuestos de todos los mexicanos cautivos entre las garras del fisco. Una evaluación que por lo menos le provocará un descalabro de algunas centenas de millones de pesos al erario. Se trata de un grupo de presuntos expertos en seguridad y lucha contra el tráfico de drogas a nivel mundial, tal asamblea la encabeza el titular de la secretaría de seguridad pública federal, el ingeniero Genaro García Luna. Después de muchos años, la sociedad mexicana ha sido víctima de la corrupción, debilidad y fortaleza de la dependencia federal en costosa evaluación; se ha llegado a los niveles que tenemos hoy, el concepto de la corrupción ha sido el rector de la pérdida de valores y principios, y no ha sido en broma, porque quienes delinquen legalmente han llegado a establecer lineamientos para que la codicia sea legal. Los luchadores sociales han debatido y promovido una serie de eventos para que la sociedad en conjunto comprenda que el origen de su destino trágico está en la ambición, premisa de todo político, desmedida de los caciques que nunca han dejado de tener el poder, a pesar del millón de muertos provocado durante el motín al que la historia oficial obliga a llamar revolución; ésta gente no conoce otros principios y valores más que aquellos enfocados en buscar obtener riqueza a costa de lo que sea, aunque eso implique tener mucho más de lo que necesitan. Pero el pueblo se resigna, como en el caso de la evaluación de la policía federal, cuyo resultado ya conoce la sociedad toda, en carne propia. Sabemos cuales son los signos que distinguen al titular de la secretaría de seguridad pública, principalmente su nivel de corrupción que puede notarse a distancia considerable de manera inconfundible. La evaluación es necesaria, sí, aunque no al costo tan elevado que pretende justificarse con el cual Genaro García Luna quiere darse una pulida para exhibirse como un ente puro, capaz de crear una policía federal que no ha logrado siquiera el objetivo básico que es la seguridad pública, misma que debe distinguirse con el símbolo de la confianza social. Esa, mis estimados amigos lectores, es la mejor calificación que puede dársele a una policía, en cualquier país y el cualquier ciudad del planeta, y no necesita de una reunión de expertos que viene a lacerar el presupuesto nacional para solo darle una maquillada a la alta corrupción con que las propias cabezas de tal policía dirigen sus operaciones. Eso sí, es necesario que exista la conciencia social, en todos los aspectos, ya que para el efecto no vasta con gritar que la policía federal es corrupta, que la policía federal está al servicio de criminales a quienes se supone debe contender, no, son necesarias más acciones de conciencia, de responsabilidad y de sentido común, si es que la sociedad quiere una pronta solución al problema de la violencia, bien sea clasificada como un problema de seguridad pública o seguridad nacional, sin olvidarse que los señores del dinero no tienen intención de recurrir a los escrúpulos para hacer conciencia de las atrocidades que provocan sus buenos negocios, los venderos de armas no tienen valores ni principios, son inversionistas que no tienen reparo en mandar a la madre que los parió a prostituirse en un burdel de quinta, a ellos les importa el índice bursátil, el margen de ganancia siempre a la alza, qué importa el hambre y el dolor de la muerte de los viles mexicanos, como se le escuchó decir a un agente de la CIA en una llamada con un agente de la DEA, esperemos que wikileads pronto saque a la luz la transcripción de tales llamadas, que los centros de información de las dos dependencias tienen deber de transcribir a su embajada. Con ello quiero referir que los causantes de los peores males del mundo, ahora hacen negocio con el supuesto posible remedio a los daños causados, y, sí, para ello, debemos hacer conciencia, alzar la voz y lejos de contratar expertos a nivel mundial, mejor exigir que la policía federal cumpla su cometido de manera cabal, de tal forma que la sociedad en conjunto tenga la plena confianza de que los bienes valiosos de la libertad y la seguridad le son proporcionados por la dependencia, garantizando el ambiente de justicia que merece la gente de trabajo y quiere un país mejor. Estoy seguro que al término de la evaluación, sea cual sea el dictamen de los expertos, la desconfianza social hacia la policía federal no tendrá la menor variante, caso de tenerla será con tendencia al crecimiento, porque cada que un organismo internacional o nacional da el aval para tal policía, ésta incrementa su grado de participación en actividades criminales, a veces hasta colocando a unidades completas al servicio de narcotraficantes, secuestradores, asaltantes de caminos y demás fauna nociva.

Ninguna muerte, ningún aseguramiento de droga por grande que sea, ninguna aprehensión de sicarios o de cabecillas de maleantes, dará por terminado el narcotráfico o eliminará la delincuencia por completo; cierto, sobre todo cuando puede verse que en la tarea de enfrentar el fenómeno de la inseguridad, la sociedad solo se limita a observar, sin ir más allá que al desdén que va generando la costumbre de la apatía. Olvidemos lo de la denuncia ciudadana anónima. Hagamos a un lado la cuestión de que el crimen es la única opción que le queda al pueblo por la falta de oportunidades. Porque la sociedad es la responsable de todas esas carencias, no hay más; el día que la sociedad haga conciencia y de verdad asuma sus responsabilidades, hasta los políticos cumplirán con su deber sujetos a leyes verdaderamente aplicables en bien común, esa puede ser una base de la conciencia. No soy sociólogo, pero como simple soldado pienso en la solución posible. El objetivo de los imperios siempre ha sido el de confundir a los súbditos, principalmente al codificar un mensaje de tal suerte que la colonia no perciba el mal que contiene, y basado en ello dominarle la voluntad, y así, cegada la sociedad dominada, arrebatarle todas las bondades posibles, para mayor gloria de tal imperio. Bajo ése concepto la sociedad mexicana fue perdiendo los valores y principios, confundiendo conceptos tales como educación con instrucción académica, fingiendo cosas o viviendo de prestado, buscando imágenes ficticias para satisfacer los objetivos de la mercadotecnia, pilar fundamental del imperio capitalista. Hablar de la educación y la instrucción académica, tomando como base sus diferencias nos llevaría un gran número de páginas y todo parecería ser un catálogo de argumentos ñoños, inútiles en todo sentido. Sin embargo, el acto de conciencia social que exigen los tiempos actuales, es asumir la responsabilidad de educar, al mismo tiempo que tomar en sus manos el deber de la calidad de la instrucción académica, erradicando la corrupción, esa que se aprende desde el seno familiar y a veces desde el materno. Tratar de explicar que el fenómeno de la violencia se debe a una explosión de la falta de oportunidades a que se ven sometidos los pobres, no puede asignársele otro adjetivo que sociedad mentirosa, principalmente porque tanto la violencia como la pobreza, son resultantes de la promoción de los vicios, hasta llegar a una práctica de corrupción en la que el supuesto pueblo pobre solo estira la mano cada mes o cada dos meses para que el supuesto gobierno le otorgue la dádiva que le corresponde; su conciencia como pueblo pobre debe centrarse en el entendimiento de que la gente que más tiene más quiera, y no se detendrá en escrúpulos, ni lástimas, ni mucho menos en sentidos humanistas de que las cosas deben ser equitativas, pero el asunto no se detiene ahí, he observado a los supuestos programas de apoyo económico, y en la mayoría de los casos, las migajas económicas que les regala el gobierno, van a parar a las arcas de las cerveceras, marcas de vinos y centros de juego. Algunas de aquellas personas afiliadas a los programas de apoyo, son gentes que no tienen necesidad ni mucho menos merecen tales apoyos que también salen de la carga de impuestos del sector productivo. Se refleja ahí el fracaso de la conciencia ante el riesgo moral, se pierde la batalla porque la autoridad y el poder están en manos que solo las desperdician, es decir, se les colocan perlas a los cerdos. Hace un par de años presencié un acto que refleja la corrupción ciudadana, en un centro comercial del Distrito Federal, una mujer que no rebasaba los treinta años, intentaba pagar el total de su compra con la tarjeta de débito de su abuela, una tarjeta de esas proporcionadas por el programa amanecer o algo así, tal programa lo había creado Andrés Manuel López Obrador cuando fue jefe de gobierno capitalino y después adoptado por los gobiernos panistas a nivel federal con el nombre de setenta y más, el caso es que la mujer estaba obstinada en pagar con la tarjeta y hubo necesidad de que asistiera el gerente, para explicarle a la dama las condiciones en que se podía usar la tarjeta en el centro comercial, la principal de ellas que el titular acudiera para firmar el pagaré correspondiente, desde luego que la abuela no estaba de acuerdo, además de que dijo estar preocupada por no encontrar la tarjeta, pensándola extraviada. Esa es la naturaleza de la que nace la conciencia social mexicana, como lo dijera Hernán Cortés en una de sus cartas de relación: “lo que aquí ha nacido al mezclarse indios con peninsulares, es una caterva de hijos de la chingada, además de que son gentes que no entienden mas que a chicotazos en las nalgas, su ilustrísima majestad”, dirigido al rey.

Para fortuna personal del que esto escribe, he presenciado más actos de conciencia, de honestidad, de esperanza y de fe, que actos de corrupción. Pero todos esos actos provienen siempre de ciudadanos comunes, que no desempeñan funciones públicas de ningún tipo, que son capaces de sobrevivir con los tragos amargos del hambre y el sacrificio a que los somete la política de los traidores, que se enjuagan las manos con la tragedia del pueblo y lo condenan a la esclavitud del salario mínimo. Me he encontrado con personas que son levantadas en medio de la noche, para solicitarles un favor, comida en medio de alguna larga jornada en la sierra, y se levantan de buena gana, a encender fogones, calentar tortillas y servir un poco de los frijoles sobrantes del día, y cuando se les pregunta que cuánto les debemos, su repuesta además de humilde es sincera “Cómo les voy a cobrar, eso no se hace con una persona con hambre y menos por estos rumbos, si fueran policías ni me levanto, pero con ustedes es distinto”. A la luz del día, puede observarse las extremas condiciones en que ésa gente debe sobrevivir, sin accesos a caminos por lo menos transitables; no nos cobraron los alimentos, nos permitieron pernoctar en el terreno adjunto a la labor de maíz, hombres y mujeres de la casa no dejaron de trabajar desde la primera luz del día, parte del personal en descanso se ofreció a ayudar en la labor, a pesar de la negativa del hombre humilde del campo. Preguntados acerca de la renuencia de atender a los policías, fue el hombre el que dio la respuesta, lejos de tenerles respeto o confianza, aquella gente les tenía odio, habían llegado un día en un helicóptero y aunque el hombre no sabía leer muy bien sí llegó a comprender que la leyenda en el aparato y en los uniformes decía Policía Federal, la P y F las pude reconocer muy bien, dijo, luego señaló a uno de los niños que abrazaba unos seis elotes con los que se prepararía el desayuno, el niño se distinguía de los otros por el color rojizo del pelo, “Él es el producto de la visita que hicieron los policías aquel día, violaron a una de mis hijas y ahí está el resultado, qué le hacemos, pero eso no fue todo, al hijo del vecino, que luego nos corroboró el dicho, lo encontraron cerca del barranco, andaba cuidando los becerros, lo llevaron hasta el río, lo sumergían casi hasta ahogarlo, lo golpearon y le preguntaban por unas armas y droga, luego dijeron que para no llevárselo que necesitábamos juntar diez mil pesos por cada casa que hay aquí, como verá, solo somos seis casas, fue difícil conseguir el dinero con tal de que no se lo llevaran”. Pregunté que si los Soldados habían hecho algo parecido alguna vez, la respuesta me dejó helado, “Mire, hace años vinieron por aquí, se me hace que era un pelotón, se llevaron dos chivas, unas gallinas e hicieron que mataran una vaca para la carne, pero luego vino un señor, con cara de enojado, preguntando que si se debía algo o que si queríamos levantar una queja para castigar a los Soldados, dijimos que no, no había ninguna de las dos cosas, que solamente les pedíamos que para la otra nos avisaran; de hecho allá abajo, un día andaba una mujer pastoreando unas chivas y de repente se desmayó, por ahí andaban unos soldados, dos de ellos se acercaron a la mujer y comenzaron a gritar ‘sanidad, sanidad’ y luego llegó otro con una mochilita, creo que era el médico porque sacó esos aparatos para revisar a la mujer, la señora murió y no me va a creer, unos días después vinieron unos señores para que firmáramos unos papeles para acusar a los Soldados de que habían violado y asesinado a la mujer, yo no firmé y al otro día vinieron a amenazarme, que según a los que habían firmado el papel les iban a dar un dinero y a nosotros que más nos convenía callarnos el hocico porque si no nos iba a ir mal y creo que sí lograron perjudicar a aquellos soldados, pero nosotros no podemos ir a declarar lo que vimos porque a parte de perder días de trabajo, nos tienen amenazados y lo malo es que no sabemos sí son gentes de gobierno o son los maleantes de siempre”. Como la comisión nacional de derechos humanos se ha erigido como la conciencia del pueblo, aplica de manera perfecta las coartadas y todos los argumentos necesarios para proteger a los criminales, limitándose buscar enjuiciar y sentenciar lo que parece ser agresiones del estado, otro riesgo moral que debe soportarse ante la falta de conciencia social. Definitivamente estoy de acuerdo en que los militares debemos volver a los cuarteles; si el caso que deba enfrentarse se clasifica dentro de lo que es la seguridad nacional, entonces es preciso que sí actuemos, pero éstas acciones deben estar respaldadas con el amparo de la justicia, ésa que debe nacer de la conciencia, para así vencer a la violencia. El tema debe continuar...

Ha sido un placer, reciban saludos.


P. D. Los párrafos quedaron enormes porque no tuve tiempo de editar, y de antemano una disculpa por las erratas que pudieran haber escapado a la corrección, es de noche, hay poca luz, con una señal deficiente en la red de internet y comenzamos operaciones en unos minutos.
Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

avatar

Mensaje el 4/3/2012, 1:28 am por Takeda

Reciba en primer lugar mis mejores deseos para sus operaciones estimado Malamañao, se agradece mucho que se tome el tiempo de escribir en este blog tomando en cuenta lo delicado de su labor.

Respecto a la conciencia social, me pregunto, ¿cómo es posible tomar una postura disidente y hacer un ruido que permee la campana grupal? Con el poder de los medios concentrado en una élite que lejos de desear mejorar el estado de las cosas, trabaja en la dirección opuesta, me pregunto cómo es posible organizar la conciencia social. El poder de la educación, en manos de cúpulas infinitamente corruptas coartan la libertad, y mucho me temo que a estas alturas, el pueblo, el asalariado, el obrero urbano se halla cautivo mentalmente e imposibilitado para organizarse y solidarizarse con sus semejantes. El sistema en el que vivimos premia el esfuerzo individual y enaltece a quien logra acumular mas bienes, por lo que la sociedad premia el egoísmo y ridiculiza la comunidad. ¿Cómo puede actuar como un ente organizado una sociedad dominada por el individualismo?
avatar

Mensaje el 4/3/2012, 10:30 am por civilbatalion

Lo que necesita este país son líderes comprometidos, que saquen a la gente del estupor. Lo ideal sería que fuera iniciativa pero
tenemos que ser honestos, estamos enfermos, heridos y desconfiamos de todos y de todo, en pocas palabras estamos vulnerables justo como el crimen nos espera ver. Aún así hay muestras de tejido sano y es lo que debemos aprovechar.

Difiero en varias cosas con Soldao en sus apuntes. Me he percatado de eso en las últimas aportaciones. Creo tiene que ver con las personas que he conocido de forma reciente, y algunas conversaciones con ex-militares, así como personal vinculado y con conocimiento de los temas criminales y las actuaciones militares tanto buenas como malas.

Hay potencial, hay gente que desea apoyar, pero tienen miedo, y no hay interes por organizarlas. Me pareció una excelente idea el termino de ciudadanos vigilantes para Tampico, sin embargo el comentario de uno de los encargados me dejó, frío, indicó que la gente hasta aplaudió y estuvo contenta de ser considerada para la vigilancia, menicionó que esa reacción le sorprendió, le sorprendió la disposición de ayudar?... que poco nos conocen. Se tiene que hacer mucha labor para reventar los lastres que traemos arrastrando sobre situaciones pasadas. Pero apenas estamos avanzando en eso.

Spoiler:

Hasta antes del mes de febrero, tenía una presepción muy diferente de lo que decían sobre al gente de Tamaulipas, permisivos y derrotados ante el crimen... sin embargo una pequeña decisión o más bien dicho aceptar lo que en Octubre del año pasado me ofrecieron y no había querido tomar tanto por trabajo como por algo de temor, cambió mi percepción de las actitudes que toma el pueblo ante los retos que se le presentan.

Ciudadanos organizados para enviar alertas de situaciones de riesgo ante la indiferencia de todas las autoridades por enviar mansajes a la población para que tomen refugio en enfrentamientos, tomen precauciones en asaltos, levantones, robos de coches en diferentes sectores y áreas. Grupos que están solidas en Mante, Cd. Victoria, Reynosa, Matamoros y Nuevo Laredo. Algunas que datan desde el 2010 o si no un poco antes. Gente en plazas de Zetas con lo sanguinaros y animales que son, sobreviviendo por dos años en esfuerzo y con pericia y asesatando importantes liberaciones de información al servicio de quienes "pudieran" hacer efectiva esa data, me dajan claro que no somos todo lo que se dice o se puede percibir.

Más sin embargo, los que pueden hacer efectiva esa información no siempre están dispuestos a escuchar, ni a generar las colaboraciones que se esperan. Lo que se ha dicho mucho que hace falta de la Vinculación sociedad fuerzas armadas. Para enfrentar los retos en un bloque, o no se da o se da casi que a fuerzas.

Hasta organizaciones de civiles que han visto la necesidad de replantear la forma en la que operamos como sociedad, ejemplo los amigos de: Va x Mexico AC [Solamente los administradores pueden ver este vínculo] que organizan las colonias y sectores para que cada uno sean los promotores de desarrollo de su área, apoyandose entre todos para resolver las carencias básicas en el lugar bajo una perspectiva de responsabilidad ciudadana y NO de asistencia social.

Cuando veo estas dos vertientes de la ciudadanía civil, como inciativas propias unos tratando de ayudar al ejército y a sus hermanos para tomar precauciones, y otros para resolver las necesidades básicas e impulsar el desarrollo de forma independiente, veo eso como la muestra del potencial que hay en nuestra gente. Si solo tuvieramos un poco más de orientación de quienes tienen conocimiento y experiencia, creo estos cambios tendrían un impacto más veloz y con mayores repercusiones.

Soldao, si plantean la opción de rendirse y regresarse a los cuarteles, No tendremos opción en mi estado que volver a ver a los delincuentes de un bando como la vía que nos queda para defendernos con armas y con las mismas estrategias que ellos nos presentan. En ese caso habrán ganado...

Por que lo se, por que decenas de personas que conocí y conozco tomaron ese camino criminal a falta de alguien o algo que brindara su apoyo a la comunidad ante la delincuencia organizada. Antes lo había dicho y lo vuelvo a repetir, antes que viniera el Ejército o la Marina a mi municipio, el terror por que entraran los contrarios al grupo en turno fue el mayor argumento que el CDG utilizó para convencer a los jovenes adultos de defender a sus familias. Ya no voy a repetir la posición que el ejército en ese tiempo jugó para que esa idea se mantuviera de que estabamos solos y mejor ni denunciar.

Plantear el regreso del Ejército/Marina a los cuarteles, es el peor mensaje que puede mandar, ahora que se generan dinámicas diferentes. Si nos rendimos habrá ganado mi amigo que me dijo que aguantarían hasta que ustedes se retiraran, que no durarían mucho tiempo, que regresarían sus tiempos de bonanza. Habrán ganado los delincuentes por que ni ustedes ni nosotros supimos colaborar y no dejamos de culparnos mutuamente por la falta de apoyo y las traiciones.

----

Takeda - ¿Cómo es posible tomar una postura disidente y hacer ruido que permee la campana grupal? - Comienze utilizando los medios que tiene a su alcance. Primero tome la postura disidente, utilice todo por mexico, o administre una página en facebook, genere una cuenta en twitter, y haga aportaciones valiosas en política, cientos de personas lo seguirán, y escucharan su punto de vista. NO tiene que esperar a los medios de comunicación. Encontrará en esos recursos personas que piensen igual que usted, y si se pone abusado podrá organizarlos.

Genere un grupo que busque la mejora en la educación, estoy seguro que muchas personas escucharan su mensaje.

Tantas cosas que somos capaces de hacer desde una mendiga computadora. cuestión que se decida a ser usted el motor de cambio, y no a esperar a AMLO, EPN o JVM. o la próxima legislatura.
avatar

Mensaje el 4/3/2012, 11:19 am por Sniper

buen dia todos:
Gracias Soldado por aun en sus ratos libres que deberia dedicarse a descansar despues de sus largas y pesadas jornadas nos dedique unas lineas, que en lo personal leo avidamente porque refleja siempre justo mi pensar y mi sentir, que en muchas ocasiones no puedo plasmar en letras por lo iletrado que soy, pero gracias! y Dios le bendiga y siga dando esta oportunidad, por soldados como Usted seguimos en pie, seguimos con la esperanza de que nuestro Mexico cambie, hay una frase por ahi que me gusto mucho, debemos vivir sin miedo a la libertad, pero para que esto se de necesitamos ser ciudadanos vitales y responsables, donde exijamos que la Ley y la etica no esten pelados, pues la ley lo permite y la etica lo prohibe y justo eso, que el ciudadano ejerza este equilibrio, y ahora si lo que no sirva a la basura! tenemos que estar conscientes que en nuestras propias manos está el cambio y hacer que las cosas pasen, como ciudadanos tenemos el derecho de regenerar nuestra politica,se necesitan nuevas caras, gente sin miedo que denuncie a aquellos que utilizan las malas practicas dentro de sus partidos. Necesitamos personas que luchen por el mas debil por el que les dio su voto y que luchen porque la ley se reforme.

[b]Necesitamos políticos valientes que digan día sí y día, que pidan una ley electoral más justa y unos medios de comunicación que informen, y que denuncien sin tregua todos los casos de corrupción, compadrazgo y demás prácticas ilegales que desgraciadamente nosotros como sociedad hemos normalizado, pero lo mas importante para que haya esos politicos valientes tiene que haber ciudadanos decididos con cero tolerancia, no podemos darnos ya el lujo de estar pasivos ante tanta podredumbre humana, es hora de exigir respeto a toda la bola de cabrones que nos han secuestrado nuestra tranquilidad......pero pregunto hasta cuando? yo por lo pronto no dormire tranquilo hasta hacer conciencia interna qué tengo que aportar para poner mi granito de arena.......saludos cordiales

Mensaje  por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: 16/8/2017, 9:01 pm