Este es un foro dedicado a las Fuerzas Armadas Mexicanas así como de los diferentes Cuerpos de Policía y demás entes que se dedican a la Seguridad interna de México.


previsiones para el 2012

Comparte
avatar
ninjanekokuro
Soldado
Soldado

Mensajes : 113
Masculino
Edad : 78

previsiones para el 2012

Mensaje por ninjanekokuro el 6/12/2011, 10:53 am

publicado el 5 de diciembre de 2011
fuente: http://www.guerradelnarco.com/2011/12/preven-que-violencia-se-agudice-en-2012.html#more

PROCESO-EL NORTE MÉXICO.- A un año de que concluya el gobierno calderonista, la crisis de inseguridad en el país se agudizó y amenaza con escalar todavía más: las masacres se incrementan, los pactos entre cárteles se rompen y las bandas se multiplican, el narcotráfico en general aumenta sus controles territoriales y el Estado muestra cada vez mayor debilidad frente a los embates del crimen organizado.

Lo cierto es que en este contexto la guerra entre las bandas delincuenciales y el gobierno federal ha cobrado mayor intensidad, pues los grupos criminales son "verdaderos ejércitos paramilitares" y actúan con más saña, afirma por su parte Carlos Antonio Flores Pérez, ex funcionario del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen). Adscrito actualmente al Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), el especialista en temas de seguridad y crimen organizado va más allá: sostiene que en la recta final del sexenio calderonista se agudizará la violencia.

"Se espera mayor violencia, golpes a la clase política, a los grupos empresariales y probables atentados contra aviones comerciales y derribamiento de aeronaves oficiales, como ocurrió en Colombia en los tiempos más terribles que vivió ese país", dijo. Según Flores Pérez, es factible que el narcotráfico ejerza mayor violencia hacia los hombres del poder, incluso atentados a gobernadores, legisladores, alcaldes y empresarios connotados, pues la descomposición de México empieza y esta crisis aún no toca fondo.

E insiste: "En el peor momento colombiano comenzaron los estallidos de bombas. Ese momento parece acercarse para México en medio de su crisis de gobernabilidad". Asegura que no se esperan mejores condiciones de seguridad al finalizar el sexenio, pues el Estado ya no tiene capacidad de contención debido a que el crimen organizado está desbordado en sus planes de control territorial. Y en lo que atañe a la elección presidencial de 2012, afirma que no existe ningún elemento para dudar de que el crimen organizado participará activamente en ese proceso electoral, tal como ocurrió en Michoacán en noviembre último; ahí, dice, sin duda influyó con sus instrumentos de terror para inclinar el resultado hacia su conveniencia de mantener el control territorial a cualquier costo. La estrategia gubernamental para atacar al crimen organizado ha tenido muchas fallas. Desde su punto de vista, ¿puede ya ser juzgada como un rotundo fracaso?, se le inquiere. "Es deplorable. Estamos inmersos en una espiral de violencia sin fin y veo que esta crisis aún no ha tocado fondo. Hay una lógica de fragmentación de los grupos del crimen organizado, pero paralelamente surge el paramilitarismo ligado al narcotráfico. "Lo vemos en los Zetas: también en Sinaloa, con sus brazos armados, como los 'Ántrax', y es muy claro en La Familia Michoacana. Esta evolución no la advirtió el Gobierno federal a pesar de que desde 2006 ya había datos y muchos elementos de cuidado que no se atendieron. Aun así, se optó por un combate plagado de improvisación". En relación con el viejo proyecto de que el país cuente con una policía eficaz para enfrentar a los cárteles, comenta: "No habrá policía eficaz si no hay gobierno eficaz; no habrá cuerpos policiacos sanos si no hay una tarea de gobierno sana; no habrá grupos policiacos depurados si el poder no se depura a sí mismo". ¿Y el Ejército? ¿Acaso vamos a vivir con un país militarizado?, se le pregunta. "No hay alternativa. El Ejército no puede salir de las calles en este momento. Es muy peligroso. La clase política está envuelta en el caos y el presidente ha perdido el rumbo. El gobierno de Calderón terminará apuntalado con los militares; sin ellos el país se precipitaría a un abismo aún peor. Es urgente que el Estado se rearticule y retome los controles que ha perdido".



CRECE EL NARCO
Al iniciar la cruzada del Gobierno calderonista contra la delincuencia organizada en 2006, el país estaba controlado por seis cárteles: el del Golfo, el de Sinaloa, los Zetas, el de Juárez, el de Tijuana y el de La Familia Michoacana. Este último había irrumpido en Michoacán y pronto dio muestras de su violencia y poder de corrupción. La guerra estaba centrada en la lucha territorial que enfrentaban Joaquín Guzmán Loera, "El Chapo", y Eduardo Costilla, "El Coss", por el control de Tamaulipas. Un año después, la Drug Enforcement Administration (DEA) advirtió que entre los cárteles que comandaban los capos, el de Sinaloa y el del Golfo, respectivamente, estaban negociando un arreglo, que tiempo después se consumó. A pesar de la intensa actividad militar en el país, ambos grupos negociaron con libertad; incluso intentaron una alianza de cárteles para poner fin a la larga etapa de confrontaciones. No obstante, ese acercamiento provocó rupturas: los Zetas rompieron su vínculo con el Cártel del Golfo a principios de marzo de 2010 y optaron por independizarse. Hoy, sus integrantes disputan el control del territorio nacional con las otras bandas criminales. El Cártel del Golfo se alió con La Familia Michoacana para crear en su entorno brazos operativos y armados como "La Resistencia", el Cártel de Guadalajara Nueva Generación, "Los Pelones" y "Los Ántrax", estos dos últimos considerados el grupo de choque que ejecuta las matanzas y los ajustes de cuentas de los sicarios de las organizaciones rivales. Pero los Zetas, el grupo más beligerante, según las autoridades federales, no se quedaron solos en el escenario nacional. Pronto se asociaron con la organización de los hermanos Beltrán Leyva, que a su vez se había escindido del Cártel de Sinaloa, y con el Cártel de Juárez, acérrimo rival de la organización que comanda "El Chapo" Guzmán. La guerra entre los cárteles no cesó, pese a la multiplicada presencia militar. La violencia cobró mayor intensidad, pues ya no sólo era por el negocio de las drogas, sino por el control territorial. Para Flores, los enfrentamientos transformaron a los grupos criminales: "Ya no son cárteles que operan al viejo estilo, que tienen una región controlada y que sólo les interesa el negocio de las drogas. Hoy son grupos paramilitares y dominan todo tipo de actividades ilegales mediante las cuales obtienen dinero para mantener sus estructuras de pie". Según el investigador del CIESAS, el mapa criminal se fue transformando en la medida en que los cárteles se volvieron más poderosos mediante alianzas y la obtención de armamento de mayor poder. El fracaso oficial fue aún más evidente, reitera, no sólo por la falta de contención de los grupos criminales, sino porque en el transcurso de la guerra contra el narco surgieron nuevos cárteles que terminaron por controlar el país. En Guerrero, por ejemplo, surgió el Cártel del Pacífico Sur, escisión de la organización Beltrán Leyva, que tuvo como cabecillas a Édgar Valdez Villarreal, "La Barbie", y a Sergio Villarreal Barragán, "El Grande", ambos actualmente presos por sus nexos con el crimen organizado. También irrumpieron Los Caballeros Templarios, escisión de La Familia Michoacana, y cuya base de operaciones se encuentra en el estado de Michoacán, una de las entidades más disputadas precisamente por ser considerada la puerta de entrada al Pacífico mexicano. Jalisco, que desde los ochenta no tenía un cártel, se convirtió en lugar de asiento del Cártel de Guadalajara Nueva Generación, de "La Resistencia" y de los llamados "matazetas", los cuales están ligados al Cártel de Sinaloa, la organización más poderosa de México y cuya presencia se extiende a más de 48 países. Otros territorios, donde hasta hace poco no había violencia, como Veracruz, fueron sacudidos por ella. Tan pronto concluyó el gobierno de Fidel Herrera Beltrán, un grupo de "matazetas" llegó desde Jalisco y arremetió contra los sicarios de esa organización paramilitar. Hoy le disputan ese codiciado territorio e intentan sentar sus reales en buena parte del Golfo de México.


CRISIS INSTITUCIONAL
De acuerdo con Carlos Flores, aun cuando el Gobierno de Felipe Calderón mantiene su discurso triunfalista frente al crimen organizado y así continuará hasta el final de la administración, ese discurso no se sostiene. Dice que las detenciones de criminales y los decomisos de dinero y droga no son golpes suficientes para garantizar la seguridad del país. Eso ha quedado claro en cinco años de administración calderonista: "Hay muchos arrestos, decomisos cuantiosos de drogas, pero la evaluación del rendimiento institucional no alcanza, no es suficiente. En consecuencia, tenemos un resultado deplorable en materia de seguridad. No se han cumplido los objetivos trazados al arranque del sexenio en el sentido de dar mayor seguridad y de rescatar los espacios públicos. Hoy el país está en manos de los criminales. "Lo peor de ese escenario es que a nivel de municipios priva una aguda crisis de gobernabilidad, que se agrava por la penetración de los grupos criminales en la política. Y no quiere decir que a ellos les interese el poder político, sino que están llevando al poder a personas afines a sus intereses. Su objetivo es mantener el control territorial. Eso es lo que más les importa". ¿Cómo ve a la clase empresarial? ¿Cree usted que despierte y se asuma y exija seguridad?, se le cuestiona. "No la veo activa. La observo al margen de los problemas, pero esa pasividad no es sana. Nadie duda que a ellos les llegará también la violencia, como ocurrió tristemente en Colombia. El desenlace del sexenio será muy difícil. No podemos esperar otra cosa más que mayor violencia. En Colombia fueron dinamitados los clubes donde los empresarios se refugiaban. En México todo puede pasar. Nadie está exento". Y se explaya: "Hay muchos componentes que permiten sostener la tesis de una mayor crisis. La impunidad, la corrupción institucional agravada, el paramilitarismo ligado al narco y la parálisis oficial. Los casos relevantes, como la Operación Limpieza, se han caído; las acusaciones contra personas ligadas al crimen no se concretan. Y aunque este gobierno ha golpeado las estructuras criminales, ha dejado libres a sus cabezas. "La estrategia de seguridad es una parte importante en el combate criminal, pero no es lo único. A la estrategia del gobierno le han faltado otros componentes, como el desmantelamiento patrimonial, golpear los negocios donde se invierte el dinero sucio y alentar la participación social. "Es muy desalentadora la cifra de que 7 millones de jóvenes no tienen estudio ni acceso a un trabajo digno. Y con el hecho de pensar que 10 por ciento de ellos pueden ligarse al crimen organizado, tendríamos un escenario aún más preocupante, pues veríamos a los grupos criminales muy fortalecidos frente a un Estado que no sabe cómo enfrentar el problema. Además, con acciones de fuerza no se puede resolver nada". Asegura que los grupos del crimen pueden permear al Estado. "Es claro que ningún grupo criminal puede invadir o controlar al Estado en su conjunto, pero esto no implica que no estén en condiciones de invadir ciertos pedazos del Estado y generarle atrofia institucional, como ocurre ahora". El ex funcionario dice que un cambio de estrategia traería mejores resultados. "La guerra contra el crimen organizado no es desechable; fue un intento positivo del Presidente Calderón, pero es claro que no pudo con el problema. Hay que rediseñar la estrategia, hacerla más integral para recuperar territorios. Con la actual estrategia el resultado es intrascendente". Según el entrevistado, la guerra por el control territorial la protagonizan el Cártel de Sinaloa y Los Zetas, quienes consideran que el grupo del "Chapo" Guzmán cuenta con protección institucional. La versión se refuerza con el juicio que enfrenta Vicente Zambada Niebla en Estados Unidos y en cuyas audiencias preparatorias salieron a relucir evidencias de supuestos arreglos entre la DEA y el Cártel de Sinaloa a cambio de información. ¿Es necesario pactar con el narcotráfico?, se le pregunta. "No se puede pactar con los narcos. No son insurrectos y es una apuesta inviable. El próximo gobierno no podrá hacerse a un lado frente al problema. Debe articular una estrategia más razonable y enfocar las soluciones al combate de la violencia. Yo insisto en que deben depurarse las policías, pero antes debe depurarse el poder político. Sin autolimpieza no hay futuro".

avatar
ninjanekokuro
Soldado
Soldado

Mensajes : 113
Masculino
Edad : 78

Re: previsiones para el 2012

Mensaje por ninjanekokuro el 6/12/2011, 11:12 am

extracto del plan nacional de desarrollo 2007-2012
en su apartado Estado de derecho y seguridad
fuente:http://pnd.presidencia.gob.mx/pdf/PND_2007-2012.pdf

Recuperar la fortaleza del Estado y
la seguridad en la convivencia social
mediante el combate frontal y
eficaz al narcotráfico y otras expresiones
del crimen organizado.

ESTRATEGIA 8.1 Aplicar la fuerza del Estado,
en el marco de la ley, para recuperar los espacios
que han sido secuestrados por las bandas de narcotraficantes
y otras organizaciones delictivas.
El Gobierno está determinado a reducir los espacios
en que se mueven los criminales, localizar y
posteriormente eliminar los plantíos de enervantes
e interceptar cargamentos de droga por tierra, mar
y aire. Se destinarán los recursos necesarios para
modernizar la Fuerza Aérea Mexicana y la Fuerza
Aeronaval de la Armada de México, en particular
para poner a su alcance los avances de la tecnología,
de la información y de la digitalización. Mediante
ésta y otras medidas se buscará apoyar la labor de
las Fuerzas Armadas en sus labores como garantes
de la seguridad interior del país, y específicamente
en el combate al crimen organizado.

ESTRATEGIA 8.2 Implementar una política integral
que coordine esfuerzos y recursos de los tres órdenes
de gobierno para el combate al narcomenudeo.
Cada delincuente que se captura, cada sembradío
que se erradica, cada red de narcomenudeo
que se desintegra es una posibilidad más de desarrollo
para los jóvenes de México. Se implementaránoperativos
permanentes en coordinación con
los tres órdenes de gobierno, para asegurar a
distribuidores de droga al menudeo, así como
un sistema de inteligencia para combatir la
existencia de centros de distribución de drogas
y laboratorios clandestinos.

ESTRATEGIA 8.3 Alcanzar y consolidar
estándares internacionales en materia de
prevención y combate al lavado de dinero de
procedencia ilícita.
La capacidad económica del crimen organizado

es uno de sus principales apoyos para evadir
la acción de la justicia. Una de las estrategias
más efectivas en la lucha contra esta perniciosa
actividad es la que se orienta a golpearla en
su abastecimiento de recursos económicos. Se
intensificarán las acciones específicas en contra
del lavado de dinero en México.

ESTRATEGIA 8.4 Desarticulación de cadenas
delictivas mediante la destrucción de los
nodos de creación de valor.
Se propiciará la desarticulación de organizaciones
criminales atendiendo a la
naturaleza económica de sus actividades mediante
la destrucción de los elementos que les
permiten generar riquezas ilícitas y afianzarse
en el territorio mexicano.

Lanceros de Toluca
Teniente de Navio
Teniente de Navio

Mensajes : 3503
Masculino
Edad : 106

Re: previsiones para el 2012

Mensaje por Lanceros de Toluca el 6/12/2011, 1:51 pm

Considero que este tema debe irse a Combate al Narco

Contenido patrocinado

Re: previsiones para el 2012

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: 17/10/2017, 6:24 am