Este es un foro dedicado a las Fuerzas Armadas Mexicanas así como de los diferentes Cuerpos de Policía y demás entes que se dedican a la Seguridad interna de México.


Narcotráfico, otra amenaza para las elecciones en Colombia

Comparte
avatar
civilbatalion
General de Brigada
General de Brigada

Mensajes : 9164
Masculino
Edad : 117
Localización : Norte - Este

Narcotráfico, otra amenaza para las elecciones en Colombia

Mensaje por civilbatalion el 15/10/2011, 2:04 am

Aquí lo nuevo es la alianza entre los narcos y los paramilitares. Además que se habla del microcárteles (el problema de los microcárteles es cuando surge quién los organice).

Lo preocupante es que el riesgo por el narco en Colombia sigue siendo tan real, como hace 20 años.

-------------
La relación entre narcotráfico y política no es nueva, pero sí lo es la dinámica aplicada por los grupos ilegales para infiltrar campañas y asegurar el poder regional en las elecciones del 30 de octubre.

El dinero del tráfico de drogas estaría entrando a campañas, inyectado por las bandas criminales que, incluso, según las autoridades, se unieron en regiones con las Farc y el ELN para impulsar candidatos y producir cultivos ilícitos.

El senador liberal Juan Manuel Galán realizó un debate de control político, en el que denunció que los grupos ilegales quieren obtener el poder regional y para esto tienen candidatos para darles su apoyo.

“Los diferentes estudios y las entrevistas que hicimos nos llevan a creer que la democracia colombiana está siendo, poco a poco, sitiada e infiltrada por los grupos armados ilegales”, advirtió Galán.

Hace casi una década, fue la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, cuando destapó el escándalo de la parapolítica, la que prendió las alarmas por las nuevas relaciones entre narcos y políticos.

Según la Misión de Observación Electoral (MOE), los departamentos con mayor riesgo de estas alianzas para las elecciones son Valle del Cauca, Chocó y Putumayo.

Alejandra Barrios, directora de la MOE, afirmó que “el tema del narcotráfico sigue siendo uno de los que inciden fuertemente en el proceso electoral. Cuando se observa el mapa de Colombia vemos que hacia el Pacífico se han corrido todos los riesgos, no solamente los electorales, sino también aquellos relacionados con la violencia”.

Barrios dijo que “vemos riesgos electorales y de violencia que coinciden en municipios como Tumaco y Francisco Pizarro (Nariño), Buenaventura (Valle del Cauca) o en Chocó, especialmente en la zona de Ríosucio, así como todo ese corredor que hace parte de la frontera entre Córdoba y Antioquia. Además, en aquellos municipios donde se encuentran cocinas del narcotráfico y hay presión electoral, estamos hablando de regiones de departamentos como Casanare, Boyacá y zonas de cultivo de Putumayo y Vichada”.

De hecho, la MOE identificó varias formas en las que podrían intervenir los grupos ilegales en las elecciones.

La primera, podría ser un apoyo directo a los candidatos en sitios en que públicamente los grupos ilegales hablan de sus preferencias electorales.

La segunda es un apoyo indirecto, que no necesariamente consiste en aporte material o de recursos al candidato, sino que por preferencias ideológicas, el grupo ilegal prefiere que llegue un aspirante determinado, porque creen que con ese pueden negociar mejor las prebendas que pueda generar el cargo.

Eso no significa necesariamente que el candidato sea amigo de los grupos ilegales, incluso puede ser que no conozca que está recibiendo ese patrocinio, advierten los estudios de la MOE.

En tercer lugar, está el método de violencia, que es limitar la competencia política para generar monopolios electorales. En 2003 y 2007 se vio ese tipo de apoyos directos por parte de los paramilitares, lo que redundó en la parapolítica.

El analista político, Héctor Riveros, consideró que a pesar de que “hay varias regiones del país en las que todo indica que algunos candidatos tienen fuentes ilegales, más preocupante es que no hay un rechazo ciudadano. Es decir, en esas zonas donde existe riesgo, la gente sabe de dónde proviene el dinero y, sin embargo, está dispuesta a votar por los candidatos que tienen esas relaciones ilegales”.

Según Riveros, en Colombia hay una simbiosis entre las organizaciones ilegales y el narcotráfico y esas organizaciones, que ejercen actividades delictivas y que buscan robarse al Estado.

“A la actividad delictiva del narcotráfico se ha sumado la del saqueo del Estado y eso es lo que pasa, están unidos todos los negocios ilegales. En ese sentido, les interesan las elecciones porque es una forma de abrir un mercado. Buscan robarse la salud, la educación y otros aspectos estatales que producen plata”, dijo.

A su turno, el analista Alejo Vargas aseguró que “el neoparamilitarismo trata de incidir para que elijan a candidatos que están cercanos a él”.

Sin embargo, explicó que el fenómeno del narcotráfico y el poder político ya no se manifiesta como en los 80, cuando Pablo Escobar llegó a ser congresista.

“Una cosa era un momento en que había dos grandes carteles, que tenían formas de operar distintas. Hoy lo que hay es una actividad de microcarteles que buscan tener incidencia a través de poderes locales en sus regiones, pero no en ese sentido de lo que pudo ser el narcotráfico con Pablo Escobar”.

Comicios, en riesgo
No solamente la financiación ilegal de candidatos amenaza las elecciones, ya que el riesgo de delitos contra el sufragio y la amenaza contra aspirantes también interfieren.

León Valencia,director de la Corporación Nuevo Arco Iris, insistió en que la situación se presenta porque los grupos irregulares van a hacer lo que sea para mantener el poder local.
Igual piensa el Gobierno el cual, a través del ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, ha insistido en que hay regiones donde el fraude ya se evidencia, por lo que anunció medidas para ‘castigar’ a quienes afecten el proceso.

Mientras tanto, las autoridades comenzaron a implementar el Plan Democracia para tratar de ‘blindar’ las elecciones de hechos irregulares.
http://www.elpais.com.co/elpais/colombia/noticias/narcotrafico-otra-amenaza-electoral-en-colombia
avatar
Monakyo101
General de Brigada
General de Brigada

Mensajes : 9472
Masculino
Edad : 40
Localización : The loone star estate

Re: Narcotráfico, otra amenaza para las elecciones en Colombia

Mensaje por Monakyo101 el 27/5/2014, 10:41 am

¿Cuáles son los cambios importantes posibles en Colombia? 
Guillermo Almeyra 
Aunque la mayoría de las encuestas sobre las intenciones de voto conducen a pensar en la reelección del presidente Juan Manuel Santos, no está tampoco excluida una victoria ajustada del candidato de Álvaro Uribe, Óscar Iván Zuloaga. Como se recuerda, Santos fue brazo derecho de Álvaro Uribe y su Ministro de Defensa durante la presidencia del hombre de la extrema derecha ligado a los paramilitares, de modo que la lucha actual es una pelea entre dos facciones derechistas de las clases dominantes colombianas, un enfrentamiento entre la corriente tradicional que sabe que tiene que hacer concesiones a la sociedad civil y la extrema, cavernícola, agente directa en Colombia del Departamento de Estado. 
La polarización entre Santos y Uribe-Zuloaga quita espacio a los conservadores y también al frente izquierdista que, aunque aumentará sus votos, no aparece cómo alternativa viable. Santos, en las negociaciones de paz en La Habana con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ha firmado ya dos importantes acuerdos que sin duda tendrán un reflejo en los resultados electorales. El primero reconoce el derecho a la tierra de los millones de campesinos desplazados por la guerra entre las FARC y el.gobierno, y decide favorecer su retorno. El segundo establece que las FARC, que actuaban junto al narcotráfico para financiarse, colaborarán en la contra aquel y que el gobierno eliminará la fumigación de regiones enteras.
Las elecciones por otra parte, se realizan gracias a un cese al fuego entre el gobierno y las FARC y después de un acuerdo con la huelga campesina. Santos propone, sí es reelegido, crear 5millones de puestos de trabajo y resolver los problemas fronterizos y de comercio con su principal cliente, Venezuela lo cual implicaría quitar la injerencia colombiana en favor de la derecha venezolana y dar una orientación menos pro estadounidense a la participación de Bogotá en la Alianza del Pacifico, construida en 2011 para combatir a Venezuela, la ALBa, la CELAC, el MMERCOSUR, UNASUR.
Una eventual victoria de Santoz sería desconocida por el grupo de Uribe, que ya habla de fraude, pero podría reforzar las tendencias en Chile, con el nuevo gobierno de Bachelet, necesitado de reformas sociales progresistas, a lograr un mayor independencia de Washington y dar así a Colombia un papel menos importante en las ofensivas militares y diplomáticas de Estados Unidos contra Venezuela. 
La perspectiva de una paz estable con las guerrillas tendría también repercusiones sociales en los sectores campesinos, una parte menor de los cuáles apoya a las FARC, a diferencia de las mayorías que ven como enemigos tanto a los soldados como a los guerrilleros
Zuloaga, quien fue pillado con las manos en la masa espiando el proceso de paz en La Habana para poder acusar de traición a Santos, no es un político popular. Pero su patrón Álvaro Uribe, tiene fuertes lazos con Estados Unidos, los sectores más agresivos y represivos de las fuerzas armadas y los terratenientes y sus guardias blancas. Santos pertenece a una familia terrateniente e industrial, fundadora del diario El Tiempo, pero habría que ver sí su política es mayoritaria entre la burguesía y las clases medias conservadoras de Colombia, mientras que Uribe y su familia llegaron al poder y se mantuvieron en el gracias a los"poderes fácticos"(delincuencia, grupos armados paramilitares, la Embajada de Estados Unidos). Si Santos ganará, podría lograr que sectores sociales y de la izquierda-para permitirle enfrentar la oposición de la extrema derecha-limitasen transitoriamente sus críticas y reivindicaciones dándole algo así como un"apoyo crítico no declarado".
Por supuesto, si ganará por muy poco Zuloaga, quien diría que hubo fraude sería Juan Manuel Santos y a su oposición se sumarían con vigor los sectores sociales y políticos antes mencionados. Una victoria de Santos reforzaría transitoriamente al gobierno de Venezuela de Nicolás Maduro y a su estrategia de diálogo con el sector menos agresivo de la oposición venezolana; una víctoria de la extrema derecha colombiana, en cambio, sería considerada por Caracas como una verdadera declaración de guerra total.
Es evidente que en está lucha entre dos sectores poderosos del.capitalismo en Colombia en la que interviene el imperialismo, son apenas convidados de piedra los campesinos y trabajadores en general de Colombia, que es el.país donde se asesinan más dirigentes rurales y que tiene el.triste récord mundial de muertes de sindicalistas. 
Aunque la izquierda colombiana podría aprovechar los márgenes sociales para reorganizarse y, quizás la adopción por las FARC de la vía de su desarme y de la creación de un partido político con raíces sociales, también podría reforzar un giro social hacia la izquierda, eso sólo sería posible en un ambiente de relativa paz y legalidad en Colombia. 
Pero precisamente, las incertidumbres del proceso electoral y postelectoral, que sólo se podrían resolver en las calles, hacen prever más bien en lo inmediato, caos y confusión. 
Es muy importante lo.que está en juego en Colombia y, por eso, aunque Santos ganase por una mayoría importante devvotos, los uribistas harán lo mismo que están haciendo los"contras"venezolanos, o sea, tratar de ganar por las armas el terreno que les negarían las urnas. Colombia se parecería entonces a Venezuela. ¿Que haría Estados Unidos con su Plan Colombia agonizando? 
http://www.jornada.unam.mx/2014/05/25/opinion/016a1pol

    Fecha y hora actual: 14/12/2017, 12:28 am