Este es un foro dedicado a las Fuerzas Armadas Mexicanas así como de los diferentes Cuerpos de Policía y demás entes que se dedican a la Seguridad interna de México.


Lanceros Mexicanos

Comparte

Lanceros de Toluca
Teniente de Navio
Teniente de Navio

Mensajes : 3503
Masculino
Edad : 106

Lanceros Mexicanos

Mensaje por Lanceros de Toluca el 1/10/2011, 7:37 pm

La Caballería Mexicana de la República hasta el Porfiriato se puede distinguir en cuerpos, con nombres según sus armas, a saber:

Caballería/ Dragones (Término genérico para todos los jinetes)
Caballeria ligera
-Lanceros (Lanza)
-Carabineros (Carabina)
-Cazadores (Pistola y Sable)

Caballeria Pesada
-Coraceros (Aún usaban la coraza. También usaban lanzas)
-Húsares (Carabina, Pistola, Lanza y Sable)

-Presidiales (Presidiarios que expiaban la pena en las filas. También usaban lanzas)

Lanceros: Unidad de Caballería que, falto de arma de fuego, combatía con una larga Lanza de cerca de 3 metros de largo, cargando contra el enemigo en escuadrón compacto sin romper filas. Unidad de élite del ejército mexicano entre 1839-1878.








Lanceros de Toluca
Teniente de Navio
Teniente de Navio

Mensajes : 3503
Masculino
Edad : 106

Re: Lanceros Mexicanos

Mensaje por Lanceros de Toluca el 1/10/2011, 7:37 pm

Aguascalientes a la cabeza de la defensa

Siendo gobernador el C. Felipe Cosío, se formó por la actitud patriótica y decidida de don José María Chávez, para contribuir a la defensa de la Patria, uno de los cuerpos más valerosos de la historia militar de México: el Batallón de Lanceros de Aguascalientes.

Para el estudio de las hazañas por las cuales nuestros paisanos se ganaron la admiración y respeto de propios y extraños, no hay mejor obra que la del C. Agustín R. González, quien con orgullo narra cómo el pueblo de Aguascalientes se unió todo, sin importar edad ni condición social para salir en defensa del país:

La oficialidad joven tiene un aspecto marcial y representa todas las clases sociales. Hombres que abandonaron una carrera literaria para servir a su patria; comerciantes, industriales, artesanos, todo hay allí; está la representación del Estado de Aguascalientes.[5]

Las principales acciones de los Lanceros de Aguascalientes tuvieron lugar en la defensa de Monterrey y Saltillo, y su fama comienza a hacer eco desde su primera batalla, dice González:

“Amanece el día 21 [de septiembre de 1846] cuyo sol presenciará un reñido y glorioso combate, sostenido con tanto denuedo, y alumbrará la espléndida victoria de los bravos hijos de Aguascalientes”.[6] En Monterrey, las fuerzas invasoras de Zachary Taylor toman importantes posiciones entre ellas, el cerro del Obispado; el general Ampudia es incapaz de recobrar terreno, pero los tropiezos de este personaje parecen ser constantemente la oportunidad de los Lanceros de sostener el honor del ejército mexicano. El Batallón de Aguascalientes, al mando del general Mejía, logra revertir los resultados al posesionarse del Rincón del Diablo, donde

La brigada del general Worth carga con brío, y con brío resiste el Batallón activo, carga todavía más, y es rechazada [...] Se carga nuevamente: el fuego de artillería y fusilería es vivísimo; el fragor de las armas es sofocado por los gritos de “¡Viva México!¡Viva Aguascalientes![7]

En uno de los peores momentos de la batalla, cuando en cualquier otra parte el soldado común habría capitulado sin pensarlo,

Los soldados gritan: No hay parque.- No lo necesitamos mientras haya bayonetas. -No necesitamos parque- repiten los oficiales y éstos y aquellos saltan los parapetos, les siguen los soldados, y entonces se traba un combate obstinado, indescriptible... Se lidia al arma blanca, cuatro a cuerpo, y teniendo cada uno de nuestros soldados tres o cuatro adversarios.[8]



Los invasores estadounidenses, huyen vencidos en Rincón del Diablo y Puente de la Purísima. Los Lanceros de Aguascalientes son vitoreados por sus compatriotas, pues reconocen que nadie había demostrado tal determinación y valentía en el combate, sin embargo, poco tiempo duraría la felicidad de ver al yanqui huyendo despavorido; en pocas horas la gloria se vuelve humillación, y no por la caída de los Lanceros, sino nuevamente por la actitud timorata del general Ampudia, al ordenar la retirada a la mitad de la batalla de Monterrey.

La ciudad capituló el 26 de septiembre de 1846; sin remedio salen desmoralizadas las tropas “y pasan cerca del campamento de general Smith, quien las saluda y lamenta que tan dignos y valientes soldados no tengan un general en jefe que se les parezca...”.[9] La nueva orden es marchar hacia el sur, a San Luis Potosí donde el general Santa Anna reorganizó las tropas de México. Con muchas penalidades se emprendió en camino de vuelta al norte. El 22 de octubre, en La Angostura se recobran las fuerzas perdidas; los bravos Lanceros de Aguascalientes, al ver que Zachary Taylor huía, se abalanzan sobre los invasores en retirada y



saliéndose de sus filas vitorean al Estado y a la República. A estos vivas entusiastas lanzados por el patriotismo, se olvidan los padecimientos; con la fiebre de la victoria no se recuerda que no se ha tomado alimento ese día y que faltará el día siguiente.[10]

La batalla de La Angostura, una de las más gloriosas para México, está ensombrecida también por un hecho insólito: el abandono de la plaza después del triunfo. Mucha tinta se ha empleado para tanto para maldecir como para explicar esta cuestionable decisión del general Santa Anna, y es posible que jamás se logre llegar a un consenso, pero en estricto apego a los hechos cabe decir que esa victoria, tan digna de alabanzas, fue asimismo, una de las más costosas en perdidas humanas: de los quince mil hombres que integraban al ejército mexicano, perecieron unas dos terceras partes. El agua y los alimentos eran cada día más escasos y los heridos morían de frío; muchos de los que habían sido reclutados en la leva, andaban descalzos.

http://www.liceus.com/cgi-bin/ac/pu/6531.asp

Lanceros de Toluca
Teniente de Navio
Teniente de Navio

Mensajes : 3503
Masculino
Edad : 106

Re: Lanceros Mexicanos

Mensaje por Lanceros de Toluca el 1/10/2011, 8:19 pm

EL CHINACO

Los chinacos eran hombres de campo, audaces en sus faenas y labores cotidianas y valientes jinetes, características éstas que supieron aplicar con maestría cuando pasaron de sus tareas campiranas a sus actividades bélicas durante los diversos conflictos que hubo en México en aquellos años de los siglos XVIII y XIX. Es el chinaco, por muchos motivos considerado el antecesor del charro actual.

Fueron hábiles jinetes y muy diestros en el manejo de la lanza, de la reata y aún de las armas de fuego que existieron en ese tiempo. Portaban un atuendo característico que consistía en una chaqueta corta y calzonera abierta lateralmente de la rodilla hacia abajo con botones de adorno en la abertura, haciéndose famosas también las camisas rojas que acostumbraban, así como sus sombreros de ala ancha y similares a los que usan los picadores españoles. Se les conocía como Rojos (por la camisa roja que solían portar) o Plateados (por las botonaduras de plata de sus trajes).

Sin duda fue de gran importancia la participación de los chinacos como guerrilleros, primero en la guerra de Reforma y posteriormente durante la intervención francesa en México; sobre éstos combates contra el ejército francés de Napoleón III, en aquel entonces el primer ejército del mundo me es casi imposible dejar de mencionar aquí la enorme valentía de aquellos audaces jinetes, pues el armamento que usaban los chinacos era rudimentario en comparación con el traído por el enemigo, y aunque ya contaban con armas de fuego, fueron la lanza y la reata sus armas preferidas a la vez que temidas por los invasores. Cabe mencionar también que estas fuerzas de guerrilla conformaron un apoyo incondicional y a la vez muy efectivo a lo que en aquel entonces era el joven Ejército Mexicano.

Tal vez el prototipo del chinaco de aquellos tiempos sea, sin temor a cometer una falta grave al dejar de mencionar a tantos otros valientes, el "León de las montañas" Nicolás Romero, nacido en Nopala en el actual Estado de Hidalgo y apodado así por los propios zuavos (soldados franceses de la época) de quienes se convirtió en el azote usando únicamente su reata, su lanza, su caballo y su sin igual astucia. Bajo su mando fueron comunes las escenas de aquellos chinacos combatiendo a los zuavos y a los Cazadores de Africa, memorable caballería francesa conocida por su arrojo y valentía en combate y que se distinguían por sus hermosos caballos árabes y su pesados sables.

Pasados los conflictos que en aquellos años se vivieron en México y una vez reinstaurada la naciente República Mexicana, el entonces presidente de la nación General Porfirio Díaz Mori empezó a conformar unos cuerpos de seguridad para la nueva República a base de chinacos que habían sido guerrilleros y que habían luchado en tantas batallas, teniendo como principal encomienda el resguardar la tranquilidad de los caminos que eran asediados en aquel entonces por gavillas de bandoleros, iniciando así los primeros cuerpos de defensa rurales que tuvo México.



Hay qeu recordar que muchos lanceros no eran mas que Chinacos irregulares

Contenido patrocinado

Re: Lanceros Mexicanos

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: 24/10/2017, 2:29 am