Este es un foro dedicado a las Fuerzas Armadas Mexicanas así como de los diferentes Cuerpos de Policía y demás entes que se dedican a la Seguridad interna de México.


La Batalla de Santa Isabel

Comparte

Lanceros de Toluca
Teniente de Navio
Teniente de Navio

Mensajes : 3503
Masculino
Edad : 107

La Batalla de Santa Isabel

Mensaje por Lanceros de Toluca el 1/10/2011, 6:32 pm


Y la Legión gritó: '¡Retirada!'
Ahmed Valtier / Historiador


Monterrey, México (18 marzo 2006).- Pocos sitios en el mundo pueden ser contados, en donde los disciplinados y aguerridos soldados de la Legión Extranjera de Francia han llegado a gritar: "¡Retirada!".

Sin embargo, en el desierto del norte de México, a escasos 10 kilómetros de Parras, Coahuila, los soldados franceses que portaban los clarines y tambores no sólo tocaron retirada, sino literalmente corrieron por sus vidas.

"Sauve qui peut" (Sálvese el que pueda), fue el grito que se oyó, mientras eran perseguidos y masacrados por la caballería mexicana.

Hace 140 años, durante la época del Imperio de Maximiliano, tropas conjuntas de Nuevo León y Coahuila derrotaron a la Legión Extranjera en un combate conocido en la historia mexicana como la Batalla de Santa Isabel.

Fuerzas juaristas al mando del General Andrés Viesca, de Coahuila, y de los Coroneles Jerónimo Treviño y Francisco Naranjo, de Nuevo León, aniquilaron a un batallón completo de legionarios.

Después de cuatro años de constantes derrotas, la Batalla de Santa Isabel representó un importante giro en el curso de esa guerra. Una acción en la cual emerge un nuevo ejército mexicano, más fogueado, más disciplinado, pero sobre todo, mejor armado.

Unidades como las de Supremos Poderes, Legión del Norte, Lanceros de Coahuila o Rifleros de Nuevo León, demostraron su verdadero valor y capacidad de combate sobre un confiado ejército invasor.

A finales de febrero de 1866, el General Mariano Escobedo, dispuesto siempre a hostilizar al enemigo, decidió enviar a las Brigadas de los Coroneles Treviño y Naranjo para apoyar al General Viesca en una incursión sobre Parras, ocupada entonces por la Legión Extranjera.

Pero enterado el jefe de la guarnición de esa ciudad, el Comandante Paul de Brian, del ataque inminente, decidió salir al encuentro de los mexicanos.

El Coronel Treviño calculó correctamente que los franceses marcharían "en avant" (en avance). Conocida la agresividad de los legionarios, que rayaba casi en la osadía, pues los había enfrentado en numerosos combates, decidió fortificarse en la Hacienda de Santa Isabel, en las afueras de Parras, y aguardar en aquella posición ventajosa al enemigo.

"Esa fue una decisión inteligente", afirmó un historiador militar francés.

El 1 de marzo, la columna francesa se presentó ante la Hacienda de Santa Isabel. Estaba compuesta por tres compañías pertenecientes al Segundo Batallón del Regimiento Extranjero, reforzada por 400 soldados imperialistas mexicanos.

Como era de esperarse, el Comandante De Brian, impulsivo oficial y veterano de las guerras de Argelia y Crimea, siempre orgulloso del valor de sus hombres, se lanzó sin recelo al ataque contra la hacienda amurallada.

La lucha fue sangrienta. De Brian fue muerto en el combate y, al final del día, cuando los franceses se retiraban cansados, la caballería mexicana atacó con un ímpetu inesperado. El Mayor Moulinier, trató de hacerles frente formando un cuadro con cinco legionarios, "y los cinco murieron", relató un testigo.

El triunfo fue completo para los de Nuevo León y Coahuila: 102 legionarios y 113 imperialistas muertos en la acción. Además de 82 franceses prisioneros, 40 de ellos, heridos.

Entre los juaristas las pérdidas fueron mucho menores: 32 bajas mexicanas, entre ellas el valeroso Coronel Naranjo, quien fue herido durante la carga de caballería.

"La agresividad, especialmente cuando es confundida con el honor, puede tener nocivas consecuencias, como lo fue demostrado en la Hacienda de Santa Isabel", escribió el historiador Douglas Porch, en su libro sobre la Legión Extranjera de Francia.

A partir de aquella batalla, los vientos soplaron a favor de las armas mexicanas y los triunfos continuaron hasta acabar, en poco más de un año, con el fusilamiento del Emperador Maximiliano y la partida del ejército francés de México

Lanceros de Toluca
Teniente de Navio
Teniente de Navio

Mensajes : 3503
Masculino
Edad : 107

Re: La Batalla de Santa Isabel

Mensaje por Lanceros de Toluca el 1/10/2011, 7:51 pm

DESAPARECE TESTIGO DE GUERRA
Ahmed Valtier/Historiador
Grupo Reforma

LA HACIENDA COAHUILENSE, CORAZON DE LA LUCHA CONTRA LA INTERVENCION FRANCESA, ESTA CERCA DE LA DESTRUCCION.

A pesar de ser marcada por la historia nacional como un momento decisivo en la guerra de Intervención Francesa, y de que el propio presidente Benito Juarez lo señaló en su momento como: un hecho brillante y glorioso para México, hoy la Batalla de Santa Isabel no solo parece ser olvidada, sino también sus últimos vestigios se desmoronan literalmente con el tiempo.

A escasos 10 kilómetros de Parras, Coahuila, y a solo un centenar de metros de la carretera que contacta esta ciudad con Saltillo, los restos de lo que fuera en otro tiempo la próspera haciendad de Santa Isabel aun son visibles.

Tras sus muros las tropas de Nuevo León y Coahuila, comandadas respectivamente por el coronel Jerónimo Treviño y el general Andrés Viesca, combatieron y derrotaron a la renombrada Legión Extranjera de Francia, el 1° de Marzo de 1866.

En la actualidad esos mismos muros de adobe, aun marcados claramente por los impactos de las balas, se desvanecen lentamente no solo por los efectos del tiempo o el viento del desierto, sino también por la mano del hombre.

Por increible que parezca, a pesar de su deplorable condición y ser un sitio histórico, algunos cuartos de la abandonada hacienda sirven de vivienda para una familia de muy escasos recursos que hace algunos años llegó al lugar.

Gallinas, pollos y otros animales de granja se pasean por el patio central de la hacienda, entrando y saliendo con facilidad por los enormes boquetes de las secciones enteras que se han derrumbado ya de los muros.

Excremento y suciedad de animales y humanos abundan por todas partes, principalmente en los cuartos vacios, en donde enjambres de moscas atacan sin piedad a cualquiera que se aventure a entrar para explorar el lugar.

Rodeada por algunas pequeñas barrancas y una ligera loma, llamada el Cerro de la Cruz, es facil entender por qué el coronel Jerónimo Treviño decidió fortificarse en la hacienda. Viniendo desde Parras el único acceso es desde el Sur, por un terreno plano y abierto.

Fue esa la ruta por la cual el ejército francés atacó, y donde más de un centenar de soldados de la Legion Extranjera quedaron muertos sobre el lugar. Probablemente el sitio donde muchos franceses yacen enterrados, es hoy un campo de futbol improvisado en donde equipos llaneros de Parras y sus alrededores juegan los Domingos por la mañana.
A un lado de la carretera un sencillo monumento conmemora la batalla, en donde ocasionalmente algún turista detiene su automovil para tomar una foto o leer su placa alusiva.

Curiosamente es ese monumento, y no los restos del edificio de la Hacienda de Santa Isabel, el que está registrado en el Catálogo Nacional de Monumentos Históricos, editado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Honor eterno al valor y al heroísmo reza la placa del monumento. Sin embargo es poco probable que los últimos vestígios de la Hacienda de Santa Isabel sobrevivan por mucho tiempo más, o a las futuras generaciones.

    Fecha y hora actual: 15/12/2017, 2:20 am