Este es un foro dedicado a las Fuerzas Armadas Mexicanas así como de los diferentes Cuerpos de Policía y demás entes que se dedican a la Seguridad interna de México.


Volkssturm: la milicia del pueblo

Comparte
avatar
Sniper
Teniente
Teniente

Mensajes : 1574

Volkssturm: la milicia del pueblo

Mensaje por Sniper el 19/7/2011, 8:09 pm

Estamos a mediados de octubre de 1944 en Alemania, la guerra para el país está cerca de su punto final; cerca está el momento en que el país saboree la amarga derrota después de que en los primeros años, Alemania volara de victoria en victoria ocupando gran parte de Europa.

Entre los años 1939 y 1942 Alemania disponía de un ejército veterano y capaz que había sometido Europa Occidental, Central y gran parte del Este; sin embargo, la invasión de la U.R.S.S fue una apuesta arriesgada en 1941 que si bien en un principio se saldó con la ocupación de grandes extensiones de terreno, a partir de 1943 solo fueron continuas retiradas sin posibilidad de efectuar contraataques eficaces.

Sin embargo, los años de victorias habían supuesto una movilización para sus fuerzas armadas impresionante entre la mano de obra masculina alemana; esta había sido exprimida a conciencia, llegando la movilización de 1.336.000 hombres en 1939 a 9.400.000 hombres en 1942.

Esto supuso que en estos años de victoria, la mano de obra alemana civil en el país fuese reducida alarmantemente, con lo cual los alemanes hicieron planes para compensar esta carencia; esto se logró realizando en los territorios ocupados por los alemanes una serie masiva de deportaciones junto con traslados voluntarios tanto a Alemania como a países con instalaciones alemanas, tanto civiles como militares.

Sin embargo, esto funcionó bien mientras los alemanes fueron de victoria en victoria, a partir de 1943 las cosas cambiaron mucho; Las pérdidas del ejército alemán fueron mucho mayores que en años anteriores, lo cual exigió que entre la población alemana los reclutamientos tuvieran que ser mucho mayores que en anteriores etapas.

Pero la población alemana había sido reclutada con profusión, y ahora no estaba en condiciones de aportar reclutas como en anteriores años; se hicieron intentos de buscar nuevos reclutas de donde fueran. Por ejemplo, la industria alemana de guerra, que era un sector que apenas se tocaba debido a lo vital de su aportación, fue sustituida en parte por mano de obra especializada extranjera.

Esto supuso que muchos miles de obreros alemanes de la industria de guerra pudieran ser movilizados para la guerra; también el límite de edad para incorporarse al ejército alemán se redujo, pasando de los 17 años en el verano de 1942, a los 16 años en el verano de 1944.

Esto y reducir considerablemente la mano de obra civil alemana para la incorporación de nuevos reclutas al ejército alemán, lo cual muchas veces se efectuó de manera despiadada e intolerante, no supuso la incorporación de muchos reclutas si se tiene en cuenta las apremiantes necesidades del ejército alemán.







Este estaba mermando alarmantemente sus fuerzas debido a que en una época como finales de 1944, había ya perdido muchísimos hombres veteranos en el frente, los cuales solo podían en parte a ser repuestos por reclutas inexpertos, los cuales debido a las necesidades de su incorporación en el frente, había visto reducido su periodo de formación a unas dos o tres semanas.

Con este periodo de tiempo de instrucción tan corto, los alemanes ponían para las fuerzas armadas reclutas con mayor rapidez, pero también tropas medio adiestradas en combate, con lo que su aportación al ejército alemán era más bien escasa, ¡pero no había nada que se pudiera hacer!, su mayor periodo de entrenamiento solo iba en perjuicio de un ejército falto de efectivos.

Como se ve, era un circulo viciosos que no podía ser arreglado de ninguna manera; Aunque la idea ya fue pensada en 1935, a finales de 1944, concretamente a finales de septiembre de 1944, Hitler ordenó la creación de la milicia llamada “Volkssturm”, cuyo significado literal en alemán es “ataque del pueblo”, ya que iban a ser utilizadas como fuerza de ataque contra los enemigos del pueblo alemán.

El decreto de Hitler fechado el 25 de septiembre de 1944 decía lo siguiente:



-Se formarán las Volkssturm, fuerzas de defensa del pueblo alemán, en todos los distritos del Imperio de la Gran Alemania, en las que deberán servir todos los hombres de dieciséis a sesenta años capaces de portar un arma. Defenderán el suelo patrio con todas las armas y los medios a su alcance que parezcan apropiados.

-Se establecerá la formación y el mando de las Volkssturm alemanas en todos los distritos bajo el liderazgo del Gauleiter. Tendrán a los organizadores y líderes más capaces del partido, de las SA (Sturmabteilung), las SS (Schutzstaffel), las NSKK (Nationalosocialistisches Kraftfahrkorps) y las HJ (Hitler Jugend).

-Designo a Schepmann, Comandante de las Fuerzas SA, como Inspector para el entrenamiento táctico; a Krauss, líder de Cuerpo NSKK, como Inspector de entrenamiento para la formación motorizada de las Volssturms.

-A los miembros de las Volkssturm alemanas se les otorgará la categoría de soldados en servicio.

-La afiliación de los miembros de las Volkssturm alemanas a las organizaciones partidarias se mantiene inalterable. Sin embargo el servicio Volkssturm tiene precedencia sobre todos los demás servicios.







-El Reichsfuhrer SS, como Comandante de las Reservas, es el responsable de la organización militar, entrenamiento, armamento y equipamiento de las Volkssturm alemanas.

-Las misiones militares de las Volkssturm alemanas se harán según mis instrucciones por medio del Comandante de las Reservas.

-Las reglamentaciones militares para implementar este decreto serán emitidas por el Comandante de las Reservas, Reichsfuhrer SS Himmler, las reglamentaciones políticas y organizacionales, según mis instrucciones, serán emitidas por el Reichsleiter Borman.

-El Partido Nacionalsocialista cumple su más alta obligación de honor ante el pueblo alemán, al dar prioridad en su organización para cumplir con su responsabilidad en esta lucha.



A través de este decreto, Hitler sentó las bases para una movilización alemana entre su población civil de manera masiva y sin mucha consideración para la población civil alemana; de la cual esperaba que cumpliera con su deber sin poner trababas ni objeciones a lo que se exigía de ellos en unos momentos en que Alemania estaba en tan angustioso trance.

La obligación de servir en la volkssturm (cuya creación oficial data del 18 de octubre de 1944) era de carácter casi universal, porque si bien exigía que todo alemán de entre 16 y 60 años se incorporase a sus filas, no estuvo exento de que entre sus filas se alistaran también adolescente de entre 13 y 16 años y hombres mayores de entre 60 y 70 años también se incorporaran entre sus filas.

Finalmente, aunque Hitler había llegado a afirmar categóricamente que la mujer no entraría en batalla, también ciertas mujeres en condiciones físicas aceptables fueron enroladas en la volkssturm, aunque lucharon concretamente en la artillería anti-aérea.

Parte de sus reclutas seguramente perteneció a la rama para-militar de las jóvenes hitlerianas, llamada “Bund Deutscher Mädel”, lo cual no quita para que mujeres de otras ramas del ejército alemán o simples civiles, también entraran en la milicia alemana de la volkssturm.







Con todo ellos, se puede apreciar el carácter angustioso del llamamiento alemán a filas y de que todo hombre (y en algunos casos mujer) disponible fuera llamado a filas para nutrir las fuerzas del ejército alemán; la movilización de la volkssturm se realizó en la siguiente escala:



-Hombres aptos para el combate nacidos entre 1884 y 1924, es decir que contaban entre los veinte y los sesenta años, la mayoría de los cuales habían servido e las fuerzas armadas durante la Primera Guerra Mundial.

-Hombres nacidos entre 1884 y 1924 que por efectuar trabajos especializados no estuvieran prestando servicio militar ya.

-Hombres nacidos entre 1925 y 1928, desde los dieciséis años hasta los diecinueve y que no estuvieran prestando servicio ya.



Se puede ver con esto, que se intentó que ninguna capa de posibles reclutas alemanes escapara a su posible reclutamiento; pero también se puede ver que las necesidades de guerra, al menos en el sector de la industria de guerra era muy imperioso y que si bien los obreros eran entrenados en la volkssturm, no significaba que abandonaran su trabajo para incorporarse al frente.

Esto fue obligatorio para la mano de obra no esencial, pero para la mano de obra de la industria de guerra se llegó a un acuerdo de compromiso en que entrenamiento y trabajo en la industria de guerra se aunaba para no perjudicar la industria bélica de guerra.

Se esperaba que la volkssturm aportase un contingente de más de 5 millones de posibles reclutas con los que reforzar las fuerzas armadas alemanas; si bien es cierto que no se consiguió llegar a este número, debido a que Alemania por aquel entonces ya había sido exprimida a conciencia y a pesar de que la volkssturm exigió una mayor presión entre la población alemana para su movilización, no es menos cierto que esta no podía aportar mucho más a las filas del ejército alemán.

Martin Bormann era uno de los altos jerarcas nazis en el aparato político del partido nazi; este fue el responsable de la organización de la volkssturm; era responsable de su organización general, instrucción y equipamiento.

Si bien las fuerzas de la volkssturm era nominalmente una parte integrante de las fuerzas armadas del ejército alemán, el control real según reconoció Bormann, era asunto exclusivo del partido político nazi.

Esto hizo que buena parte de las operaciones del ejército alemán en el frente del Oeste en los últimos seis meses, estuvieran casi por completo en manos del partido nazi de Hitler.

El adiestramiento de los reclutas de la volkssturm era relativamente muy pobre, incluso muy inferior en tiempo al que ya recibían los reclutas del ejército alemán, ya de por sí muy extremo con apenas dos semanas de adiestramiento.







Los reclutas de la volkssturm recibían una instrucción intensa de 48 horas en las que se esperaba que el recluta aprendiesen el manejo de las diversas armas con las que fueron pertrechados los reclutas, ¡a saber!, rifle, panzerfaust, panzerschreck, lanzagranadas, granadas de mano, pistolas, minas y subfusiles.

Los reclutas de la volkssturm que servían en las vitales industrias de guerra, acomodaron su entrenamiento a sus disponibilidades, es decir, recibir el entrenamiento en días de disponibilidad, como los domingos y si las exigencias lo pedían, recibir el entrenamiento en la misma fábrica donde trabajaban.

Incluso llegó el caso en que en momentos de necesidad extrema para su incorporación a filas, no recibiesen dicha instrucción y esta fuera recibida en el frente, con el perjuicio que ello comportaba para la calidad de estas milicias.

El tamaño estándar de la unidad de la vollkssturm se simplificó en gran medida, llegando a ser el batallón la columna vertebral en las formaciones de la milicia, compuesto este por:



-Bataillionsführer. (Líder del Batallón) al mando de los 642 hombres.

-Kompanieführer. (Líder de la Compañía)

-Zugführer. (Líder de Sección)

-Gruppenführer. (Líder de Pelotón) con 10 hombres.

-Volkssturmmann. (Recluta) no ostentaba mando alguno.



La subdivisión se realizaba de la siguiente manera: el batallón se dividía en 6 compañías, una de las cuales era de artillería, la compañía en 3 o 4 secciones y la sección en 3 o 4 pelotones.

Los reclutas que componían la milicia del volkssturm eran de las más variadas procedencias y estas eran por hombres que habían sido eximidos de alistarse en el ejército por causas médicas y exención por causas apremiantes como la pertenencia a la industria de guerra etc…

También había miembros de la formación paramilitar de las juventudes hitlerianas, las cuales llenaron las filas de la milicia alemana; estos junto a adolescentes y ancianos, fueron el grueso que conformarían las fuerzas de la milicia de la volksstum.

las fuerzas de estas milicias estaban a las órdenes los “Gauleiters”, los cuales eran los jefes de los diferentes distritos locales en los que se dividía la nación alemana; la calidad o el entusiasmo combativo de estas unidades estuvo versado en un rendimiento muy insuficiente.







Salvo muy honrosas y numerosas exenciones, la verdad en que el compromiso de estas unidades en la defensa de la patria fue muy defectuoso y eso que los jerarcas nazis adoctrinaron políticamente a conciencia a estas formaciones, pero parece que el resultado fue más bien pobre.

Si bien es cierto que se les prometió que en un principio participarían en la lucha solo en los distritos en los que residían, las necesidades militares superaron su urgente necesidad, por lo que numerosas formaciones fueron trasladas a otros escenarios bélicos muy lejanos del frente, lo cual fue perjudicial para su espíritu de lucha.

Esto provocó que salvo excepciones, su valor en combate fuera decepcionante, combinando la retirada de las fuerzas en pleno combate con el rendirse en masa cuando combatían al enemigo; esto no debe censurarme muy duramente, ya que el adiestramiento, equipamiento y moral de dichas formaciones eran deficitarias, con lo que su rendimiento en combate es digno de su preparación.

El ser trasladado a otros frentes minó su capacidad moral de lucha, pero cuanto esto no se produjo, su rendimiento fue mucho mejor en la tenaz lucha en defensa de sus hogares; esto se vio claramente en la defensa de la ciudad de Breslau y en la defensa de la ciudad de Berlín.

En Breslau, sus 15.000 miembros junto con las formaciones del ejército alemán, lucharon con una resolución admirable, digna de la de cualquier formación alemana de combate, al punto de capitular la ciudad solo cuando se enteraron de la muerte e Hitler.

También en Berlín, sus formaciones, muchos de cuyos componentes eran originarios de la misma ciudad, defendieron a muerte su ciudad, causando por ello un daño indecible a las formaciones soviéticas que se lanzaron a la conquista de dicha ciudad.

Dado que la formación militar fue muy pobre, en los primeros días del Volkssturm, las campañas de propaganda creadas por Goebbels, consiguieron convencer a muchos mediante impactantes eslóganes de que la derrota podía ser evitada, e incluso de la posibilidad de invertir el curso de los acontecimientos.

Seguir la “sagrada llamada del Führer” o “Creer, Luchar y Ganar” y otros muchos lemas mostrados en películas cinematográficas perseguían elevar la moral de los integrantes de la milicia y por tanto sus deseos de combatir por la victoria.

Sin embargo a medida que la guerra de deterioraba, muchos reclutas no se convencieron de dicha propaganda, por lo que esta medida política de adoctrinamiento solo funcionó a medio gas.







Muchos milicianos desertaron cuando tuvieron ocasión, regresaron a sus casas arriesgándose a enfrentarse a un tribunal militar y al pelotón de ejecución.

A menudo, sólo los reclutas de avanzada edad que habían servido en el Ejército durante la Primera Guerra Mundial, mostraron un auténtico sentido militar de disciplina, así como los jóvenes voluntarios de las Hitlerjugend (Juventudes Hitlerianas), que atesoraron el mayor número de condecoraciones y acciones meritorias, de las cuales las más conocidas son las que se llevaron a cabo en la batalla final por Berlín contra las tropas acorazadas soviéticas.

Las autoridades nazis a pesar de los numerosos problemas que habían en el país, intentaron en la medida de lo posible de equipar a la volkssturm lo mejor que se pudo, ya que por entonces, la industria bélica alemana era obstruida por los bombarderos aliados, los cuales sometían a la industria bélica alemana a un castigo durísimo.

El equipamiento armamentístico de la volksstum, por ejemplo un batallón estándar, podía estar compuesto del siguiente armamento:



-6 morteros ligeros.

-6 panzerschreck.

-27 panzerfaust.

-Rifles carabina VG 1-5 Volkssturm-Gewerh o Versuchs-Gerat 1-5.

-Rifles VK98, el VG1, VG2, VG3 y VG4.

-Volkspistolen (pistolas).



Las armas del Volkssturm eran en parte del desarme de Italia, también armas capturadas aliadas soviéticas, también armas de caza escopetas, armas de deporte. Ninguna unidad estaba armada con los fusiles reglamentarios, ya que eran dados a la Wehrmacht.

Todas las unidades recibieron 100 mil lanzagranadas dados de baja por la Wehrmacht llamados “Panzerfaust”, más de 180.000 morteros, 200.000 ametralladoras ligeras, 26.000 ametralladoras pesadas, 6000 cañones antiaéreos y 40.000 lanzagranadas.

Sin embargo gran parte de ese armamento provenía de material reconstruido, que normalmente era desmantelado para seleccionar las piezas y pasar por un control de calidad para ser reutilizado o reciclado. Otro inconveniente para esta amalgama de armamento eran las municiones así pues por ejemplo los fusiles italianos eran entregados con 10 balas cada uno.







Algo que resulta sorprendente es el diseño de armas especiales “Volkssturm” (Volkssturmwaffen), que fueron escasamente fabricadas como el VG 1-5 Volkssturm-Gewerh o “Versuchs-Gerat 1-5” rifle-carabina del que se completaron algunas unidades en enero de 1945, y se cree que posteriormente fue usado por las guerrillas de “hombres lobo” (Werewolf) que actuaron en los últimos días del conflicto y durante algún tiempo tras la capitulación.

Conocidos de rifles, como el VK98, VG1, VG2, VG3, y VG4, e incluso pistolas Volkssturm “Volkspistolen”, armas todas ellas escasamente producidas.

Las granadas diseñadas para los Volkssturm, fueron unas bombas de mano extremadamente simples y que resultaron más peligrosas para los propios milicianos que para el enemigo.

Como se ve, el armamento de la volkssturm combinó las armas requisadas a los ejércitos de los países ocupados, junto con armamento especial creado personalmente para la milicia alemana, armamento que se fabricó por artesanos alemanes en fábricas de tamaño pequeño, que podían burlar la vigilancia de los bombarderos aliados.

Estas armas, (en las que se incluían armas de caza y deportivas para la volkssturm) fusiles y subfusiles de gran sencillez de creación debido a los pocos estampados que requerían su ensamblaje, permitían una producción en serie relativamente alta para el equipamiento de las formaciones de la volksstum; armas que fueron fabricadas por la empresas tales como la de Carl Walther y por otros artesanos alemanes.

El armamento perteneciente a ejércitos de otros países era originario Italia, Francia, Polonia, Bélgica, Unión Soviética etc… que la Wehrmacht (ejército de tierra alemán) había capturado y guardaba durante años en sus depósitos.

Esto causó graves problemas de logística a los alemanes, pues era muy difícil obtener a tiempo los suministros adecuados para unidades que usaban armas tan diferentes; también se les dieron miles de Panzerfaust, un lanza cohete similar a la Bazooka, arma fácil de fabricar y de gran eficacia antitanque pero que solamente podía usarse una vez (no era posible recargarla).

Además de estar pobremente armados, los miembros del Volkssturm no tenían suficientes municiones para el combate, y se les exigió obtener su propio uniforme, sus propias mantas, utensilios de cocina, etc., por lo cual el aspecto final de las tropas reclutadas era sumamente abigarrado y desigual.







En cuanto a raciones y suministros, generalmente no les eran entregadas raciones alimentarias, siendo las propias familias de los milicianos las que se encargaban de alimentar a los combatientes.

El equipamiento al nivel de uniforme fue tremendamente variado, ya que las industrias de guerra, se veían imposibilitadas de darles una uniformidad en regla adecuada a sus necesidades, por lo que la improvisación nuevamente entró en juego.

Solo fue estándar el brazalete que todos sus miembros lucían, combinándose el portar en su brazo izquierdo la inscripción “Deutscher Volkssturm” con otra semejante en la que rezaba la inscripción “Deutscher Werhmacht” frecuentemente sobre sus ropas personales.

Ya que aunque se había previsto que con posterioridad fueran entregados uniformes grises del NSDAP y el mismo modelo de casco usado por las tropas de montaña, éstos fueron escasamente proporcionados a los milicianos, que usaban su ropa de civil, monos o ropa de trabajo de los diferentes oficios de los que provenían los reclutas, uniformes anticuados de la Gran Guerra o uniformes fruto de donaciones particulares.

En otros casos dependiendo del Gau, a las tropas les fueron entregados uniformes de organizaciones auxiliares como la NSKK, la organización Todt (encargada de construir fortificaciones) o del RAD (Reichsarbeitsdienst, organización de trabajo) e incluso del propio NSDAP.

Aunque se había designado el casco de las unidades de montaña, como casco estándar de los milicianos, también se distribuyeron otros modelos a las tropas Volkssturm, como cascos sobrantes de la Primera Guerra Mundial, cascos de la Policía, en algunas ocasiones los modelos M1935, M1940 y M1942, y también cascos modelo “Luftschutz Gladiator” diseñados para la organización “Luftschutzwarndienst-LSW”, integrada por civiles, cuyo cometido era alertar de ataques aéreos enemigos.

La uniformidad dependía mucho de la zona geográfica y del Gau al que perteneciera el Volksturm.

A pesar de la precaria configuración del uniforme, generalmente los ejércitos enemigos, tanto soviéticos como aliados occidentales, reconocían y trataban a los Volkssturm como a soldados de la Wehrmacht.

Si bien es cierto que algunas veces a los soviéticos sufrían cierta confusión, ya que los miembros de las juventudes hitlerianas portaban su uniforme marrón, el cual era similar al marrón de los soviéticos, por lo que en algunas acciones no les disparasen.

Aunque en otras acciones, el encontrarse con soldados milicianos a retaguardia con estos uniformes marrones, hacían que entrasen los soviéticos en sospechas de que fueran estos soldados espías, con lo que algunos fusilamientos ocurrieron en la retaguardia rusa, aunque los miembros del vollkssturm no realizaran dicha práctica.







Las formaciones de la volksstum también tuvieron otros cometidos en que a la vez, compatibilizaron su lucha en los frentes de guerra con la seguridad interna; esta se componía de los siguientes cometidos:



-Rodear y contener desembarcos enemigos en las cabezas de playa o también posibles despliegues de paracaidistas.

- Lucha anti-partisana. Detención de agentes infiltrados y saboteadores.

- Protección de enclaves estratégicos como puentes.

- Reforzamiento de unidades diezmadas del ejército regular.

- Taponar sectores del Frente amenazados por el avance enemigo.

- Mantener la seguridad de los sectores poco amenazados.

- Responder a las temidas revueltas de los cerca de 10.000.000 de prisioneros que se mantenían en Alemania.

-También fueron empleados en otras tareas, como pelotones de ejecución en terreno propio, de partisanos o saboteadores.



Tras el avance soviético, los milicianos eran mantenidos en ocasiones tras las líneas enemigas, esperándose de ellos que cometieran actos de sabotaje y otras acciones de lucha guerrillera. En estos casos, los Volkssturm capturados eran considerados como saboteadores o terroristas por los soviéticos que los ejecutaban de inmediato.

No menos importante era la vigilancia de los campos de concentración, ya que ante los rápidos avances soviéticos, en los campos de prisioneros a veces se sublevaban grupos de presos contra los alemanes, creando problemas en su propia retaguardia.

Otro de los cometidos del Volkssturm era el de elevar la moral del pueblo, haciendo ver de esta forma, que era una guerra de todos ante un enemigo que no respetaría a nadie. Una “guerra total”.







Quizá debido a su pobre formación, les hubiera sido más óptimo para el volksstum realizar labores de retaguardia, más que en el frente de combate, librando con ello a unidades del ejército, para pudieran ser asignadas al frente; pero ese periodo de la guerra, no podía hacer ese tipo de distinciones y por lo tanto, fueran enviadas al frente todo tipo de formaciones de guerra, siendo ellas óptimas o no, para su participación en la guerra.

Las formaciones de la volkssturm sufrieron numerosas bajas en sus formaciones, no solo por el espíritu de combate y determinación en la lucha que algunas de sus unidades hicieron gala en esa parte final de la guerra, sino también debido a la ínfima calidad del adiestramiento que muchos reclutas tuvieron en combate.

Ejemplo de ello es la torpeza de algunos de sus componentes al cruzar por posiciones que eran batidas por las fuerzas alemanas, por lo que el fuego “amigo” se llevó a un buen número de sus componentes en combate.

Dado el escaso entrenamiento, estos hombres no solían tomar las medidas de seguridad inherentes en el combate, por lo que sucesos antes relatados anteriormente sucedían con harta frecuencia, con lo que ello comportaba para su moral de combate.

No obstante, quedarán para la posteridad su comportamiento en algunos sucesos, en lo que su moral y capacidad de lucha fue ejemplar y que con un mayor entrenamiento, su actuación hubiera sido cien veces mayor al operante que el que tubo.

Su creación nació de la desesperación de formar nuevos reclutas, a un ritmo fantástico, con un periodo de formación muy corto, por lo que su rendimiento fue de escaso provecho para el ejército alemán.

Pero esto no fue visto por la alta jerarquía nazi, la cual para evitar ser capturada por los aliados, echó al combate a todo soldado o recluta apto o no apto para el combate, con lo que son seriamente responsables del holocausto de vidas que la guerra se llevó entre las formaciones de la volkssturm.
http://www.mundohistoria.org/blog/articulos_web/volkssturm-la-milicia-del-pueblo






Civilones del foro....Ustedes dicen si famos formando nuestro propio Volkssturm mexicano........no seria mala idea
avatar
Enemigo Público
Kapitan - Sovetskaya Armiya
Kapitan - Sovetskaya Armiya

Mensajes : 7838
Masculino
Edad : 29
Localización : Huaxyacac

Re: Volkssturm: la milicia del pueblo

Mensaje por Enemigo Público el 19/7/2011, 9:35 pm

Sniper escribió:Civilones del foro....Ustedes dicen si famos formando nuestro propio Volkssturm mexicano........no seria mala idea
Pues se supone que se puede convocar a la Guardia Nacional, aunque no se si eso se ha hecho desde la Revolución, me parece que no, algún compañero que sepa de eso?, y si sería recomendable?.

Buen aporte compañero +1

Lanceros de Toluca
Teniente de Navio
Teniente de Navio

Mensajes : 3503
Masculino
Edad : 106

Re: Volkssturm: la milicia del pueblo

Mensaje por Lanceros de Toluca el 19/7/2011, 10:39 pm

De hecho eso es una guardia nacional o de perdis, un cuerpo de rurales, tenemos dos organizaciones y las dos valen para puro tuberculo poblano
avatar
asterix
SS-Schutze
SS-Schutze

Mensajes : 15414

Re: Volkssturm: la milicia del pueblo

Mensaje por asterix el 22/7/2011, 12:58 am

Excelente tema...+1......

volvamos al aspecto bèlico històrico....

Ya se explicó muy bien sus antecedentes y su accionar....

Aunque en general eran tropas mal entrenadas....algunas lograron proezas como detener a los rusos en Kustrin o bien detener el avance aliado en el puente de Remagen.

Algo que no se ha tratado muy bien es que el Volskturm derivó al terminar la guerra en una lucha guerrillera al interior de Alemania, consistiendo en voladuras de pequeños puentes, emboscadas a vehiculos solitarios de los aliados y cortes de postes de luz y telèfonos....hasta entrado el AÑO DE 1947....algo que dice mucho de su FANATISMO y MORAL DE GUERRA....










avatar
Flysandpaper
Subteniente
Subteniente

Mensajes : 759
Masculino
Edad : 23
Localización : Tierra

Re: Volkssturm: la milicia del pueblo

Mensaje por Flysandpaper el 23/4/2012, 6:27 am

El exito del volkstrum en Breslau

Contenido patrocinado

Re: Volkssturm: la milicia del pueblo

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: 23/8/2017, 6:06 pm