Este es un foro dedicado a las Fuerzas Armadas Mexicanas así como de los diferentes Cuerpos de Policía y demás entes que se dedican a la Seguridad interna de México.


Heinrich Severloh "La Bestia de Omaha"

Comparte
avatar
Hitman
US Army Major
US Army Major

Mensajes : 3244
Masculino
Edad : 108
Localización : Entre Helheim y Muspelheim

Heinrich Severloh "La Bestia de Omaha"

Mensaje por Hitman el 16/6/2011, 3:04 am

Heinrich "Hein" Severloh (* 23 de junio de 1923 en Metzingen - † 14 de enero de 2006 en Lachendorf) fue un soldado alemán de la 352ª División de Infantería estacionado en Normandía durante la invasión aliada.

El 6 de junio de 1944, durante la Operación Overlord que marcó el comienzo de la invasión aliada del continente europeo, Severloh ganó notoriedad operando una ametralladora MG 42 en el "Nido de Resistencia 62", WN62 (en alemán: Widerstandnest 62) sobre el sector "Easy Red" de la playa de Omaha, donde mantuvo fuego continuo desde la 6 de la mañana hasta la 3 de la tarde. El WN62 fue uno de los últimos, y posiblemente el último, punto de resistencia alemana sobre la playa de Omaha. Severloh disparó un mínimo de 12.000 balas con la MG 42, además de unas 400 balas con dos carabinas Mauser Kar 98k mientras esperaba el enfriamiento de los cañones de la ametralladora. Los cálculos sobre las bajas causadas por Severloh durante estas nueve horas varían grandemente, pero aun los más conservadores le atribuyen más de 1.000 bajas aliadas, incluyendo cientos de muertos. Otros cálculos, menos plausibles, le atribuyen haber matado hasta 2.000 soldados americanos. Estas acciones le ganaron el sobrenombre de "La Bestia de Omaha".

A las 5 de la mañana, un ametrallador alemán empezó a disparar sobre jóvenes americanos en la playa. Nueve horas y 12.000 cartuchos más tarde, seguía disparando.

Pero Hein Severloh cuenta que sus pensamientos siguen absorbidos por los eventos que ocurrieron hace 60 años en Normandía.

Ha estado de nuevo en las playas muchas veces, para rezar sus propias oraciones de soldado para los muertos de ambos bandos.

Pero en este aniversario del Día-D, por primera vez soldados alemanes han sido oficialmente invitados a asitir, aunque él no cree que un hombre con su apodo y pasado sea del todo bienvenido. Hein Severloh se volvió famoso entre los soldados americanos desesperados sobre el más sangriento de los lugares de desembarco de Normandía como "La Bestia de Omaha Beach".

Fue el primero en abrir fuego y el último en terminar, aproximadamente nueve horas después.Manejando su ametralladora barrió a balazos a los americanos, tiñendo la arena y el mar de rojo. Su arma se calentó tanto que quemaba la hierba que había alrededor. Pero él seguía, oleada tras oleada que avanzaban desde los vehículos de desembarco que llegaban a la playa.

"Recuerdo el primero en morir" dice un sr. Severloh de 80 años desde su casa cerca de Hannover "el hombre salió del mar y estaba buscando un sitio donde esconderse. Le apunté al pecho pero el disparo fue alto y el dio en la frente. Vi su caso de acero rodando hacia la orilla y entonces se desplomó. Sabía que estaba muerto...aún sigo soñando con ese muchacho y me pongo enfermo cuando pienso en él ¿qué podía hacer? ellos o yo, eso era lo único que pensaba.

Durante las siguientes nueve horas en el nido de ametraladoras número 62 el cabo severloh sembró la playa con su MG42. Su posición, la número 75 sobre las amplias arenas le daban una visión y una línea de fuego perfectas.

"Éramos 30 hombres", dice, "cada uno con un único pensamiento e la cabeza: ¿saldríamos vivos de allí?"

"Yo no quería estar en esta guerra, no quería estar en Francia y no quería estar disparando con una ametralladora a jovenes de mi edad (20 años). Pero ahí estábamos, sirviendo en una guerra que ya estaba perdida y obedeciendo las órdenes de nuestro teniente de abrir fuego tan pronto como el agua les llegara por las rodillas".

Tras haber sobrevivido a una temporada en el frente oriental, Francia eran unas vacaciones para hombres como Hein Severloh. Todo eso terminó con la pálida luz del amanecer en la mañana del 6 de Junio de 1944, cuando los ejércitos americanos invadieron la costa.

El cabo Severloh tenía 12.000 cartuchos "empecé a disparar a las cinco de la mañana" dice "y estaba aún disparando nueve horas más tarde". "No sentía pánico, ni odio, uno hacía lo que tenía que hacer y sabía que ellos, tan cierto como que el infierno existe, te harían lo mismo a ti si tuvieran la oportunidad".

"Al principio los cuerpos estaban a 500 metros, luego a 400, más tarde a 150. Había sangre por todos lados, gritos, muertos y moribundos. El oleaje mecía más cuerpos en la orilla".

"Habían pequeñas pausas, cuando ningún vehículo anfibio llegaba, durante las que podía enfriar mi ametralladora". "Era consciente de que algunos de mis camaradas se habían largado, pero tenía miedo de la terrible perspectiva de entrentarme a la mirada de mi oficial, así que me mantuve en el puesto".

Tras agotar la munición de su ametralladora, Hein Severloh continuó disparando a los soldados que desembarcaban con su rifle reglamentario Kar98k.

"Al final de la tarde me di cuenta de que era la única persona que aún disparaba. Podía ver a los tanques maniobrando en la playa y sabía que no podría contenerlos yo solo"

"Oí la orden del teniente Bernhard Ferking- un buen hombre (una vez castigó a un soldado durante 10 días a regar la hierba que camuflaba los nidos de ametralladoras por no haber ayudado a una anciana francesa con sus bolsas de la compra) y con 32 años ya un veterano, de que debíamos retirarnos"

"Corrí de cráter en cráter tras nuestros complejos de búnkeres. Lo esperé pero nunca llegó. Visité su tumba en Normandía 10 años después. Recibió un disparo en la cabeza de uno de los americanos cuando intentaba alcanzarme. Fui hecho prisionero esa noche. No creo que hubiera sobrevivido si me hubieran capturado en mi puesto."

"Sabían lo que le había hecho a sus compañeros. No creo que esas tropas de vanguardia me hubieran mostrado ninguna piedad".

Alrededor de 2.500 americanos murieron en "Bloody Omaha" antes de aplastar a los defensores alemanes. Se estima que aproximadamente la mitad fueron abatidos por Severloh. De los 30 hombres que componían la guarnición alemana sólo dos sobrevivieron, los cabos Heinrich Severloh de 20 años y Franz Gockel de 18.


Severloh fue enviado como prisionero a EEUU y se le puso a recoger algodón y patatas. En 1946 fue enviado a Inglaterra a construir carreteras y fue liberado y enviado de vuelta a Alemania en 1947 tras una petición de su anciano padre que ya no se podía hacer cargo de la granja familiar Durante su cautiverio no le contó a nadie quién era y sólo lo hizo a su esposa años después de casados.

Trece años después de su vuelta leyó el libro "The Longest Day" y oyó por primera vez el nombre de David Silva, un soldado americano que estuvo en Omaha Beach y sobrevivió, aunque recibió tres balazos (probablemente disparados por Severloh) y quedó gravemente herido.

Desde finales de los 50, David Silva vive en Karlsruhe, Alemania. De vez en cuando, él y Severloh se han visto ahí, y se han hecho buenos amigos. Silva comentó en una entrevista a el "SPIEGEL" que Severloh nunca le ha pedido ser perdonado, aunque Silva lo perdonó de todas formas "Era importante para él", dijo Silva.

Servicio en la Wehrmacht

Heinrich Severloh se incorporó al servicio militar el 23 de julio de 1942. El 9 de agosto de ese mismo año fue estacionado en Francia con el 321º Regimiento de Artillería, donde fue entrenado como mensajero montado. En diciembre de 1942 fue transferido al frente ruso, donde fue asignado a la retaguardia conduciendo un trineo tirado por caballos. En marzo de 1943, por haber expresado opiniones críticas, fue disciplinado con ejercicios de castigo que dejaron secuelas para su salud. Tuvo que ser internado en un hospital hasta junio de 1943. En octubre de 1943 asistió a clases de entrenamiento en Brunswick y al terminar, en diciembre de 1943, fue nuevamente destinado a Francia, esta vez a la 352ª División de Infantería. Antes de la invasión vivía en casa de una familia francesa.

6 de junio de 1944

Poco después de la medianoche, Severloh fue despertado por su superior, el teniente Bernhard Frerking, que le informó de que la invasión aliada comenzaba. Se trasladaron al "Nido de Resistencia 62" (WN62), un emplazamiento abierto, rodeado por alambre de púas y una fosa antitanque, además de túneles fortificados. Estaba a 25 m sobre la playa, y a una distancia de 600 a 150 m de la orilla, según la marea. En total había 30 hombres en el WN62 en la mañana del 6 de junio de 1944. El armamento incluía dos ametralladoras MG 42 y dos morteros de fabricación checa. El teniente Frerking le indicó que no abriera fuego hasta que los soldados que desembarcaran tuvieran el agua hasta las rodillas. Aviones aliados fueron asignados para bombardear la playa a las 5 de la mañana, pero debido a la poca visibilidad las bombas cayeron tierra adentro.

A las 6 de la mañana las primeras naves de desembarco aparecieron frente la playa de WN62. Este era el sector "Easy Red" de la playa de Omaha en los planes aliados. Severloh abrió el fuego con la ametralladora MG 42 y permanecería en este puesto hasta casi las 3 de la tarde. Durante el curso del día, uno a uno los hombres del WN62 fueron heridos y evacuados, o abandonaron su puesto. En dos ocasiones Severloh tuvo que refugiarse en el búnker fortificado debido a ataques con granadas, y en una ocasión la fuerza de una explosión lo sacó del emplazamiento. La segunda ametralladora en el WN62 fue dañada por fragmentos de granada durante la mañana, por lo que Severloh manejó la única MG 42 en el sector la mayor parte del tiempo. Solamente contaba con un cañón de remplazo, por lo que mientras esperaba que los cañones de la ametralladora se enfriaran, disparaba con una carabina Mauser Kar 98k. La carabina se calentó tanto, que se dañó y tuvo que ser remplazada. Según relata Severloh, mientras usaba la carabina se dio cuenta del horror de lo que estaba haciendo y el resto de su vida tuvo pesadillas de un soldado que mató de un tiro en la cabeza con la carabina.

Durante la última hora, sólo quedaban tres hombres en el WN62; el teniente Frerking, Severloh y un soldado desconocido que ayudaba a cargar la ametralladora y cambiar los cañones. Heinrich Severloh dice que la razón por la que permaneció en su puesto hasta el final, a pesar de estar herido, no fue por fanatismo, sino por lealtad al teniente Frerking, al que no quería dejar solo y a quien describió como un oficial honorable. Cerca de las 3 de la tarde, el teniente Bernhard Frerking se dio cuenta de que las tropas americanas ya estaban disparando desde los flancos y que estaban prácticamente rodeados, por lo que ordenó que se retiraran. Mientras corrían por un campo abierto, el teniente Frerking fue alcanzado por las balas y cayó muerto. El soldado desconocido caería muerto más tarde, tierra adentro. Severloh fue capturado por tropas americanas en la madrugada del 7 de junio.

La ametralladora de Severloh contaba con una munición de 12.000 balas. Se ignora sí en el curso del día recibió más munición, pero es de suponer que la que aún quedaba de la segunda MG 42 que fue dañada por granadas durante la mañana, fue también utilizada por Severloh. En todo caso, disparó un mínimo de 12.000 balas, pues cuando Frerking dio la orden de retirarse ya no quedaba munición para la ametralladora. También disparó unas 400 balas con la carabina Mauser.

Cautividad y postguerra

Severloh fue trasladado como prisionero de guerra al área de Boston, Estados Unidos. Temiendo represalias, Severloh mantuvo en secreto sus acciones en el WN62 durante su cautiverio. En mayo de 1946 fue trasladado a Inglaterra donde trabajó en la construcción de caminos. Finalmente fue repatriado a Alemania en 1947.

Severloh sufrió pesadillas recurrentes durante el resto de su vida por sus acciones del 6 de junio de 1944. Mantuvo en secreto sus acciones en la playa Omaha hasta una edad avanzada, cuando un reportero de investigación le preguntó directamente si él era la llamada "Bestia de Omaha". Colaboró con el reportero, que escribió un libro sobre el WN62. Heinrich Severloh murió en un asilo de ancianos cerca de Celle en 2006.
http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Heinrich_Severloh&printable=yes

http://www.1y2gm.com/t2024-heinrich-severloh-la-bestia-de-omaha


___________________________________
"In my dreams I hear again the crash of guns, the rattle of musketry, the strange, mournful mutter of the battlefield"
Douglas MacArthur
avatar
asterix
SS-Schutze
SS-Schutze

Mensajes : 15414

Re: Heinrich Severloh "La Bestia de Omaha"

Mensaje por asterix el 16/6/2011, 3:10 am

Heinrich Severloh dice que la razón por la que permaneció en su puesto hasta el final, a pesar de estar herido, no fue por fanatismo, sino por lealtad al teniente Frerking, al que no quería dejar solo y a quien describió como un oficial honorable.

Aqui esta dicho todo....PARA EL SOLDADO ALEMAN LA CAMARADERIA Y LEALTAD ENTRE SUS IGUALES Y SUPERIORES ERA LA BASE DE SU DISCIPLINA...Y OJO...NO HABLAMOS DE LAS WAFFEN SS, HABLAMOS DE UN SOLDADO ORDINARIO DEL EJERCITO REGULAR ALEMAN....


No conocìa la historia.

Con gusto +1.

Un saludo.
avatar
Sacredberserker
Teniente
Teniente

Mensajes : 1046
Masculino
Edad : 29
Localización : Antenora

Re: Heinrich Severloh "La Bestia de Omaha"

Mensaje por Sacredberserker el 16/6/2011, 3:29 am

por lo menos ¡¡1000 bajas enemigas!! en un dia affraid excelente historia señor Hitman +1 tambien
avatar
Perseo
Teniente
Teniente

Mensajes : 1974

Re: Heinrich Severloh "La Bestia de Omaha"

Mensaje por Perseo el 16/6/2011, 3:53 am

jajajaajajjaajaj se que no es de risa pero yo creo que en este tipo se basaron para el personaje del joven soldado heroe aleman de guerra al que le hacen una pelicula dentro del film de bastardos sin gloria el que muere en manos de shushana la duea del cine xD
avatar
Belcebu
Order of Knight Templar
Order of Knight Templar

Mensajes : 3169
Masculino
Edad : 671
Localización : El noveno circulo del infierno

Re: Heinrich Severloh "La Bestia de Omaha"

Mensaje por Belcebu el 16/6/2011, 9:10 am

Excelente historia, aun asi es de lamentar las muertes en manos de este hombre. +1


___________________________________
No ahy nada mas peligroso que un pendejo con iniciativa...
avatar
Enemigo Público
Kapitan - Sovetskaya Armiya
Kapitan - Sovetskaya Armiya

Mensajes : 7838
Masculino
Edad : 30
Localización : Huaxyacac

Re: Heinrich Severloh "La Bestia de Omaha"

Mensaje por Enemigo Público el 16/6/2011, 10:52 am

Que gran historia, la camaradería lo es todo, lealtad y disciplina.

Muchos hombres valientes murieron ese dia, no importa el bando, eran valientes y se lamenta sus muertes.

+1
avatar
Mictian
Mando Supremo
Mando Supremo

Mensajes : 10220
Masculino
Edad : 106
Localización : La Tierra de Dios y de Maria Santisima

Re: Heinrich Severloh "La Bestia de Omaha"

Mensaje por Mictian el 16/6/2011, 4:14 pm

El valor de sostener una posicion por 9 horas ante la fiereza de una fuerza superior y mantenerlos a raya...que pinches webotes!!!

Esos si son hombres, no chingaderas.


___________________________________
[center]
Hola Invitado. Bienvenido(a) al foro Todo por México.

Recuerda visitar las Reglas del Foro
Si tienes dudas y sugerencias puedes postear en el Buzon
O solicitar asistencia vía Mensaje Privado
        [url=https://twitter.com/#!/Todo_por_Mexico][img]


No te sientas vencido ni aun vencido, no te sientas esclavo siendo esclavo. Tremulo de pavor piensate bravo y arremete feroz ya mal herido!!!. Que muerda y vocifere vengadora, en el polvo ya rodando tu cabeza!!!(Almafuerte).
Desde la creacion de los Ejercitos han existido los exmilitares, pero no existen los exsoldados (Mictian).
Fuiste todo un guerrero mi Max!!! Dios te tenga en su gloria...
avatar
Monakyo101
General de División
General de División

Mensajes : 10171
Masculino
Edad : 41
Localización : The loone star estate

Re: Heinrich Severloh "La Bestia de Omaha"

Mensaje por Monakyo101 el 13/6/2018, 7:59 pm

INTERACTIVO
[size=44]Camino al infierno: las defensas nazis que masacraron a los aliados en «Omaha la sangrienta»[/size]

Desde los famosos erizos checos, a las menos conocidas «Puertas belgas». Pincha sobre los diferentes puntos del mapa para saber más de los obstáculos que Rommel estableció en la playa más recordada de Normandía




Manuel P. Villatoro
@ABC_HistoriaSeguirActualizado:11/06/2018 12:12h[url=whatsapp://send?text=Camino al infierno%3A las defensas nazis que masacraron a los aliados en %C2%ABOmaha la sangrienta%C2%BB http%3A%2F%2Fwww.abc.es%2Fhistoria%2Fabci-camino-infierno-defensas-nazis-masacraron-aliados-omaha-sangrienta-201806110123_noticia.html%23ns_campaign%3Drrss-inducido%26ns_mchannel%3Dabc-es%26ns_source%3Dwh%26ns_linkname%3Dnoticia-interactivo%26ns_fee%3D0][/url][url=whatsapp://send?text=Camino al infierno%3A las defensas nazis que masacraron a los aliados en %C2%ABOmaha la sangrienta%C2%BB http%3A%2F%2Fwww.abc.es%2Fhistoria%2Fabci-camino-infierno-defensas-nazis-masacraron-aliados-omaha-sangrienta-201806110123_noticia.html%23ns_campaign%3Drrss-inducido%26ns_mchannel%3Dabc-es%26ns_source%3Dwh%26ns_linkname%3Dnoticia-interactivo%26ns_fee%3D0][/url]

NOTICIAS RELACIONADAS





De las cinco playas que los aliados eligieron para acceder de una vez por todas a la vieja Europa, Omaha era la que albergaba más peligros. Y no solo por la ingente cantidad de soldados germanos que la defendían, sino porque estaba rodeada por una hilera de pequeños acantilados que ofrecían unas posiciones defensivas inmejorables a los alemanes. Por si fuera poco, la mima zona que el 6 de junio de 1944 vio caer a más de 2.000 soldados americanos contaba además con una infinidad de defensas ideadas por el míticoErwin Rommel (el «Zorro del desierto») con un único objetivo: devolver al mar a todo aquel contingente que osara poner un pie en Normandía.



De los erizos checos a las «Puertas belgas». De los masivos campos de minas a los «Wiederstandnester» (o complejos defensivos). Los obstáculos con los que los aliados se toparon cuando arribaron a la playa a eso de las seis y media de la mañana convirtieron la jornada en un verdadero infierno. De hecho, la brutal cantidad de bajas le granjeó a esta zona el triste sobrenombre de «Omaha la sangrienta». Con todo, el ingente número de soldados americanos (durante el Día D debían desembarcar en la playa nada menos que 34.000 militares y 3.500 vehículos) terminó aplastando la tenaz resistencia de la 716 y 352 divisiones de infantería alemana.

Vídeo: La ‘playa sangrienta’ en la que los nazis masacraron a cientos de aliados el Día D
Aquellas defensas no lograron detener a los aliados, es cierto. Pero también es real que contuvieron a miles de combatientes durante varias horas y provocaron que, a día de hoy, la playa de Omaha sea sinónimo de muerte, pero también de heroísmo americano. Y es por eso por lo que ha sido elegida como modelo por el artista españolFrancisco Fernández Navarro para su último diorama: «El Desembarco». Una gigantesca maqueta hecha por encargo en la que más de setenta figuras dan vida a los tristes hechos acaecidos en «Omaha la sangrienta» durante las primeras horas del6 de junio de 1944.





Esta pieza supone el cúlmen de una larga trayectoria con los pinceles. Y es que, este andaluz lleva más de tres décadas dedicado a recrear diferentes escenas de la Segunda Guerra Mundial de una forma diferente: mediante plástico, pegamento y pintura. «Hasta hace un par de años montaba estos dioramas para mis familiares y amigos, pero ahora he dado el salto a internet con la página web “Modelismo Low Cost”, donde recibo encargos como el de Omaha», explica Fernández Navarro en declaraciones a este diario.

[size=43]Las defensas del Día D, en minuatura[/size]



«El Desembarco» es la nueva obra de Francisco Fernández Navarro. Cuenta con 75 miniaturas y tres vehículos. A su vez, recrea las diferentes

NOMBRE: Francisco Fernández Navarro

PÁGINA WEB: Modelismo low cost




[size=43]Defensas «bajo el mar»[/size]



El principal artífice de las defensas alemanas en Normandía fue el mariscal de campo Erwin Rommel. En palabras del «Imperial War Museum», el «Zorro del desierto» tenía claro que, si los aliados asaltaban el norte de Francia, lo harían con marea alta. Por ello, diseñó una serie de obstáculos cuyo destino era quedar sumergidos bajo las playas para dañar a las barcazas enemigas. Para su desgracia, durante el Día D la marea fue baja y los americanos, británicos y canadienses pudieron ver aquellos ingenios germanos y evitarlos.

El uso de la marea como aliado para detener el avance enemigo es confirmado por el versado estudioso de la Segunda Guerra MundialSteven J. Zaloga en su libro «[url=https://books.google.es/books?id=HTPDCwAAQBAJ&printsec=frontcover&dq=Steven+J.+Zaloga&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwiY7IaQxcPbAhUrJsAKHSolDg8Q6AEIajAI#v=onepage&q=Steven J.]El Día D. La playa de Omaha[/url]». Una obra en la que, a su vez, señala que la primera línea ideada por Rommel se ubicó en la parte más alejada de la playa. «Los primeros trabajos defensivos comenzaron en el agua, con construcciones contra las lanchas de desembarco. La barrera exterior, a unos 100 metros de la marca de la marea baja, y a 275 metros del malecón, consistía en una fila de obstáculos llamados “Puertas belgas”», explica.

También conocidas como «Element-C», «Cointet-element» o «Puertas belgas de granero», estos obstáculos (unas inmensas estructuras verticales) estaban elaborados en acero y su objetivo era, simplemente, servir de improvisados muros para evitar que las lanchas de desembarco y los carros de combate accedieran a la playa. En palabras del historiador Alan J. Levine(autor de «[url=https://books.google.es/books?id=68hFznwxoNIC&printsec=frontcover&dq=D-Day+to+Berlin:+The+Northwest+Europe+Campaign+1944-45&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjV9qW4xcPbAhUKJsAKHbBjDl4Q6AEIKDAA#v=onepage&q=D-Day to Berlin%3A The Northwest Europe Campaign]D-Day to Berlin: The Northwest Europe Campaign 1944-45[/url]») medían aproximadamente dos metros y, en algunos casos, contaban con minas en su parte delantera para hacer saltar por los aires cualquier vehículo enemigo que se acercase hasta ellas.
Puertas belgas
Estos gigantescos «portones» (de unos 1.500 kilos de peso) no fueron construidos originalmente por los alemanes. Ni mucho menos. De hecho, los nazis los descubrieron cuando el ejército belga los usó contra ellos. Su utilidad hizo que los germanos las llevaran hasta el norte de Francia en grandes cantidades (el 1 de junio, por ejemplo, había unas 2.375 en la región, según Zaloga). A los americanos les pasó otro tanto cuando desembarcaron en Normandía. Tras observar lo molestas que eran las «Puertas belgas» colocadas en hilera, las desmontaron y las fijaron a sus vehículos.

Según Zaloga, la siguiente línea defensiva -que fue establecida «unos 30 metros más cerca de la arena»- estaba formada por unas gigantescas estacadas de maderaapoyadas sobre unos enormes bípodes. Estas curiosas estructuras (llamadas simplemente «rampas») eran ubicadas con su parte más extensa mirando al mar y contaban con varias Tellermine 42adheridas para hacer estallar cualquier lancha de desembarco que chocase contra ellas.

Finalmente, los alemanes levantaron también una línea de caballos de Frisia(tradicionalmente, una serie de vigas de punta afilada ideadas para evitar el avance de los jamelgos) formada, principalmente, por los llamados «Espárragos de Rommel». «Ideados en principio para contener a los planeadores, tenían una longitud de entre 4 y 5 metros y estaban elaborados con madera. En el Muro del Atlántico, algunos fueron utilizados en el agua para para reventar el fondo de las lanchas de desembarco y de los vehículos anfibios», afirma el divulgador histórico Pere Cardonaen «HistoriasSegundaGuerraMundial».

[size=43]Línea de marea alta[/size]



Tras las primeras defensas «subacuáticas», y en la «línea de marea alta» (como la define Zaloga en sus obras), la playa de Omaha contaba con «una franja de cantos rodados, del tamaño de pelotas de golf», a la que se sumaba, en algunos puntos, un muro rompeolas. Inmediatamente después, los nazis extendieron metros y metros dealambre de espino que servía como cruel bienvenida a la «zona de la muerte» (término que utiliza el historiador Ben Macintyre en «La historia secreta del Día D»): una «pista de obstáculos compuesta de cemento y millones de minas».

No le falta razón al experto, pues en la arena fueron enterrados cientos de miles de estos letales explosivos. Solo se dejaron libres unos pequeños pasillos que, para despistar a los invasores, fueron también marcados con grandes cartelones en los que se podía leer la tétrica frase de «Peligro, minas». Así lo afirma el mismo Zaloga en «[url=https://books.google.es/books?id=-oKHCwAAQBAJ&printsec=frontcover&dq=D-Day+Fortifications+in+Normandy&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjx0NjxxsPbAhUBlBQKHWV7C3MQ6AEIKDAA#v=onepage&q=D-Day Fortifications in]D-Day Fortifications in Normandy[/url]».

[size=43]Erizos asesinos[/size]



Entre las defensas más fáciles de construir destacaban los «erizos checos». El conocido historiador Antony Beevor los define en su obra magna «Día D» como «erizos hechos de vigas de acero». Y lo cierto es que poca descripción más necesitan. Soldados de tal forma que adquirieran forma de cruz, tenían varios objetivos. En palabras del «Imperial War Museum», eran sumamente efectivos para detener el avance de los carros de combate, aunque -si se ubicaban con marea baja en el extremo de la arena- podían «destruir la parte inferior de las lanchas de desembarco».


Erizos checos
Con todo, su finalidad básica era detener a los tanques enemigos. «Era un tetraedro gigante con tres puntas. Si un carro trataba de desplazarlo haciéndolo rodar, siempre quedaba una punta hacia arriba que se le incrustaba en el fuselaje», explica, en declaraciones a ABC, Joan Parés(estudioso del Día D, recreador histórico y miembro de la «First Allied Airborne Catalunya».

En su obra «D-Day Fortifications In Normandy», Zaloga explica ambos usos y especifica que, en el norte de Francia, muchos fueron incrustados en «pilares de cemento» para evitar que pudieran ser desplazados por el ejército norteamericano. En todo caso, su coste y su efectividad hicieron que, el 1 de junio de 1944, su número en la llamada «Baja Normandía» ascendiera a 15.932.

[size=43]Carreteras hasta la muerte[/size]



Las defensas del Muro Atlántico no eran el único obstáculo al que debían enfrentarse los americanos. Uno de los enemigos más peligrosos era el propio terreno de Omaha. Y es que, la playa estaba rodeada por acantilados que servían de defensa natural para los germanos. Así lo confirma el historiador Andrew Roberts en «[url=https://books.google.es/books?id=fii9BwAAQBAJ&printsec=frontcover&dq=La+tormenta+de+la+guerra&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwiljLj5x8PbAhVIWxQKHZHUDwEQ6AEIKDAA#v=onepage&q=La tormenta de la]La tormenta de la guerra[/url]»: «Los acantilados y afloraciones de Omaha ascendían hasta 50 metros por encima de la pared marina al final de las dunas. La curvatura hacia el interior de la costa en aquel tramo permitía que se solaparan las zonas de fuego alemanas». Zaloga es de la misma opinión, aunque rebaja la altura máxima de este «terreno escapado» (como lo denomina) hasta los 43 metros.

Los acantilados que a día de hoy siguen rodeando Omaha solo podían sortearse de dos formas: mediante una cuerda de escalada y mucho naso o haciendo uso decinco cañadas o caminos. Lo cierto es que ninguna de las opciones era aconsejable debido a las defensas. Además, y por si fuera poco, tan solo tres de ellas eran aptas para los vehículos, lo que reducía todavía más las posibilidades de escapar de allí con vida. «Como el objetivo táctico de los defensores era que los aliados no pudiesen salir de la playa, las cinco ramblas fueron protegidas por un cinturón fortificado», desvela Zaloga.
Acantilados de Omaha
«Cuando ves con tus propios ojos la playa de Omaha te das cuenta de que solo había tres caminos principales a través de las cuales se podía avanzar con el apoyo de vehículos: el de Colleville, el de Saint-Laurent y el de Vierville. Es cierto que un grupo de soldados aislado podía atacar a los alemanes subiendo por su cuenta y riesgo los pequeños acantilados, pero entonces lo harían sin apoyo de vehículos. Estas tres, por el contrario, eran transitables, anchas y su pendiente no era demasiado elevada. Por eso, los germanos las defendieron mejor», desvela Parés a ABC.

[size=43]«Wiederstandnester»[/size]



Para lograr mantener a los aliados en la arena, los alemanes construyeron quince complejos defensivos que debían arrasar a cualquiera que se atreviese a poner un pie sobre Normandía. La gran parte de estos «Wiederstandnester» (como eran llamados) fueron ubicados en las cinco cañadas. «La mayoría de las rieras estaban cubiertas por dos de estos reductos, uno a cada lado», desvela Zaloga. Por su parte, Parés aclara que «eran posiciones independientes formadas por pequeños búnkers, alambre de espino y diferentes puestos para la infantería y los cañones». A su vez, había otros dos en Pointe du Raz de la Percée (un promontorio ubicado en el flanco izquierdo de Omaha).

Las bocas de fuego de estas fortificaciones no estaban orientadas hacia al mar, sino que fueron giradas varios grados con el objetivo de que sus defensores pudieran hacer fuego sobre el flanco de los americanos (es decir, que tuvieran la capacidad de disparar de enfilada).
Plano de un complejo defensivo
Finalmente, también se levantaron otrostres baluartes tras las salidas principales con el objetivo de contener al enemigo si superaba la primera línea.

Con todo, el recreador histórico afirma a ABC que muchos de estos «Wiederstandnester» no estaban terminados cuando comenzó el Desembarco de Normandía. «En las fotografías de la época se puede ver como, en varias posiciones, se había colocado la plancha de hormigón sobre la que debía ir la pieza de artillería, pero todavía no se había levantado el búnker que debía protegerla», desvela. De hecho, y siempre según sus palabras, lo más habitual era que «construyesen primero la base, luego trajesen el cañón y, sobre él, levantasen los muros».

[size=43]Complejos defensivos[/size]



Cada uno de estos «Wiederstandnester» estaba formado por construcciones más pequeñas rodeadas, a su vez, de líneas de trincheras. Lo más habitual es que contaran con varias casamatas de pequeño tamaño llamadas «Tobruk» (unas posiciones de cemento ubicadas en la ladera de los acantilados y coronadas con unaametralladora o un mortero).

A su vez, en los extremos de los acantilados (y dispuestos para disparar de enfilada contra los enemigos que tratasen de subir a través de los caminos) se construyeron posiciones antitanque llamadas «Bauform 667». Estos búnkers representaron un auténtico dolor de cabeza para los aliados ya que el flanco que estaba orientado hacia el mar fue reforzado para evitar que fuera batido por fuego de artillería naval.

«Estratégicamente situados, podían impedir a los carros aliados entrar en las rieras, pues los empeñaban [disparaban] por su más vulnerable blindaje lateral a muy poca distancia; más aún, estaban dispuestos de tal forma que tenían toda la playa enfilada», añade Zaloga.
Torreta «Tobruk» con un cañçon del Renault FT
Lo más curioso es que, a sabiendas de que era imposible que los aliados llevaran hasta la playa carros de combate pesados, Rommel optimizó las defensas equipando los «Bauform 667» con cañones desfasados como los «Pak 38». Unas armas que poco podían hacer contra los blindados soviéticos en el frente ruso, pero que no tenían problemas para hacer saltar por los aires a los Sherman americanos (la columna vertebral de las fuerzas acoradas de Dwight D. Eisenhower) si los «cazaban» de enfilada.

Para completar esta cruel yincana de muerte, los nazis reforzaron las salidas de la playa con el típico alambre de espino, más minas y un largo etc. Además, transformaron las torretas de viejos carros de combate franceses capturados en posiciones defensivas que ubicaron en lo alto de los acantilados.

[size=43]En resumen...[/size]



«En Omaha había ocho búnkers contracarro, incluidos dos con cañones de 88 mm. Además de las casamatas completamente cerradas, había tres contracarro de 50 mm montadas en pedestales de pozos de hormigón, y otros diez anticarros y piezas de campaña en emplazamientos abiertos en varios reductos», completa Zaloga.

A su vez, lo cierto es que la 716 y 352 divisiones de infantería germana (ambas, al límite de sus fuerzas) contaban con una curiosa amalgama de armas a su disposición. Así lo afirma Carlos Caballero Jurado en «Día D: el despliegue alemán». Un artículo en el que señala que los nazis disponían además de un cañón ruso de 76,2 mm, cinco de 7,5 cm y tres de 5 cm, además de «morteros de 8 cm, 5 cm y ametralladoras MG 42 con unos excelentes sectores de fuego».

[size=43]El Día D, en miniatura[/size]



La llegada de los soldados americanos a la playa de Omaha ha sido recreada en casi todos los formatos debido a su espectacularidad. Los combatientes que se dejaron la vida en aquella costa francesa (un compendio de unidades de la 29a División de Infantería, el 2do de Rangersy la veterana 1a División de Infantería) se han paseado por la pequeña pantalla, el cine y -entre otros tantos lugares- el cómic. Sin embargo, hasta ahora había un terreno en el que todavía no habían consolidado su posición: el de los dioramas militares(representaciones a escala de escenas bélicas hechas con miniaturas).

Pero eso ya ha cambiado. Y es que, el pasado 6 de junio el artista españolFrancisco Fernández Navarro hizo entrega del que, hasta ahora, es uno de sus trabajos más destacados: «El Desembarco». Un diorama de 1,45 metros de largo en el que 75 miniaturas y varios vehículos montados y pintados a mano se unen para recrear la llegada de los aliados a la playa de Omaha. La misma que vio como 2.000 hombres causaban baja debido al fuego de alemán.
Francisco Fernádnez Navarro
«Han sido cuatro meses, pero ha merecido la pena», afirma en declaraciones a ABC el maquetista. No le falta razón ya que, además del trabajo manual, este mago de los pinceles ha tenido que documentarse durante semanas para ser lo más escrupuloso posible a nivel histórico.

Con todo, el trabajo de biblioteca no ha diferido del que suele realizar habitualmente para dar vida, miniaturas mediante, a las escenas más míticas de laSegunda Guerra Mundial. Y es que, en su currículum como maquetista ya figuran la recreación de imágenes de películas tan conocidas como «Los violentos de Kelly» o «La vida es bella». Aunque también adora rubricar, mediante plástico y pintura, situaciones imaginarias como la reparación de un vehículo blindado alemán del «Afrika Korps» en pleno desierto. «Mi ilusión es que todo el mundo pueda disfrutar de un diorama a un precio competitivo», señala. Llama a este concepto «modelismo “low cost”».

El caso de «El Desembarco», no obstante, ha sido especial para este maquetista andaluz. «Me he inspirado en fotografías de época en las que se puede ver la gran cantidad de restos de material que había en las playas. Pero también he incluído algún toquecito “gore” que evoca a la película de “Salvar al soldado Ryan”», señala a este diario Fernández. Según afirma, su objetivo era transmitir el desconcierto que se generó durante la primera oleada de soldados que arribó aproximadamente a las seis y media de la mañana. «Recrear Omaha ha sido una suerte porque me ha permitido trabajar con mucho armamento gracias a la múltiples unidades diferentes que combatieron», finaliza.

1-¿Hasta qué punto se ha documentado para elaborar este diorama?

He recreado la playa de Omaha a escala. Quizá la original sea un poco más larga, pero he tenido que adaptarme a las medidas que me pasó el cliente. Pero me he documentado mucho para recrear las defensas. Tiene las tres líneas que había en Normandía. La primera servía para detener a las barcazas y contaba (entre otras cosas) con unos postes de madera horizontales que tenían una mina en la punta para destrozar las lanchas. En la segunda los alemanes pusieron alambre de espino y trampas anticarro. Finalmente, estaban los búnkers. Las primeras defensas fueron construídas con marea baja para que las lanchas no las vieran. Pero aquel día la marea estaba baja, así que pudieron sortear muchas. También hay nidos de ametralladora, posiciones defensivas...

Además, cada unidad tiene, por descontado, sus insignias. Desde el rombo de los Rangers, hasta el símbolo de la 29na, que es similar al ying y al yang.
Primer plano de «El Desembarco»
2-¿Ha sido difícil su construcción?

La base ha sido lo que más tiempo me ha llevado. Después, dividí el diorama se divide en tres partes: el mar, la playa y la zona de defensa alemana. Lo más complicado fue hacer el tono del agua. Para que el agua fuese más real, la texturicé añadiendo silicona transparente. A continuación, hice las olas con una cuchara.

Luego hice la playa. La arena es arena real, aunque tratada. Le añadí luces y sombras. Ante todo, buscaba que fuese lo más parecida posible a la del norte de Francia. Para ello, comparé el tono que tiene la tierra en Normandía y le fui aplicando colores hasta que logré que fuese igual. Hay zonas en las que he incluido la sangre de algunos soldados aliados.

Finalmente está la zona de defensa alemana, que cuenta con un búnker abierto para que se vean los radioperadores en su interior.

3-¿Cuántas figuras tiene «El Desembarco»?

Incluye 75 figuras, un Kubelwagen, el Sherman M4-A1 modificado para el desembarco y una barcaza de vehículos.
Francisco Fernández Navarro
4-¿Modificado?

Sí. Este tipo de Shermans contaba con unas orugas especiales, que no eran lisas, para que pudiesen moverse sobre la arena.

5-Siempre incluye algún detalle curioso en sus obras...

Sí. En este caso, se encuentra al final del diorama. En la zona defensiva hay un soldado que está al lado de un vehículo pensando si huye o no. Además, coloqué la torreta del Sherman como si acabara de disparar y el disparo hubiera derribado parte del búnker. También hay también algunos soldados alemanes escondidos.

6-¿Le gustaría volver a dar vida al Día D?

Me gustaría recrear los días posteriores. Recrear los búnkers destrozados, las barcazas desembarcando material, los prisioneros...


http://www.abc.es/historia/abci-camino-infierno-defensas-nazis-masacraron-aliados-omaha-sangrienta-201806110123_noticia.html

Contenido patrocinado

Re: Heinrich Severloh "La Bestia de Omaha"

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: 21/6/2018, 2:34 pm