Este es un foro dedicado a las Fuerzas Armadas Mexicanas así como de los diferentes Cuerpos de Policía y demás entes que se dedican a la Seguridad interna de México.


  • Publicar nuevo tema
  • Responder al tema

Conflicto Arabia Saudita - Líbano

Comparte
avatar
Von Leunam
Contraalmirante
Contraalmirante

Mensajes : 7649
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Conflicto Arabia Saudita - Líbano

Mensaje por Von Leunam el 10/11/2017, 9:59 pm

Líbano reclama que su dimitido primer ministro regrese de Arabia Saudí



La confusión aumenta en Líbano tras la inesperada dimisión desde Arabi Saudí, el pasado sábado, del primer ministro, Saad Hariri, de 47 años El presidente libanés, Michel Aoun, y otras autoridades reclaman que regrese mientras el líder del partido-milicia chií Hezbolá, Hasan Nasralá, ha acusado a Riad de tener “detenido” al jefe del Gobierno, que vive allí buena parte del año. El secretario de Estado de EE UU, Rex Tillerson, ha reclamado a las potencias que "no utilicen Líbano como lugar de conflicto de los intereses de terceros" y ha calificado a Hariri como un "gran aliado de EE UU".

La inusual forma en la que Hariri se ha dirigido a sus ciudadanos, a través de un canal de televisión saudí, así como el lugar, desde Riad, ha desatado los rumores en la capital libanesa sobre un supuesto arresto domiciliario: "Se muestra muy parco al teléfono y sinceramente ni siquiera nosotros sabemos lo que está pasando”, dice en Beirut y desde el anonimato uno de sus asesores. La agencia de noticias Reuters citó a tres fuentes oficiales libanesas que refrendan el arresto domiciliario de Hariri impuesto por la monarquía saudí.

El líder de Hezbolá ha declarado que "Hariri está detenido en la capital saudí e impedido de retornar a Líbano". El lunes Nasralá ya sostuvo que “está claro que la renuncia ha sido una decisión saudí impuesta sobre el primer ministro Hariri. No era su intención, no era su voluntad y no ha sido su decisión”. El presidente, el exgeneral Michel Aoun, ha pedido ayuda internacional para "poner fin a la ambigüedad reinante sobre la situación de Hariri y para zanjar los rumores de que Arabia Saudí podría haber exigido" a su partido que "jure lealtad" al hermano de Hariri, Bahaa, según declaraciones recogidas por el diario libanés Al Joumhouria.

Ante el alarmante silencio de Hariri, quien ni niega ni afirma estar retenido, varios oficiales internacionales se han pronunciado. El jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, ha lanzado un aviso a las potencias vecinas: "Estados Unidos exhorta a todas las partes, tanto fuera como dentro de Líbano, a respetar la integridad y la independencia de las instituciones nacionales legítimas de Líbano". Tillerson ha añadido que su país "respeta al primer ministro libanés, Saad Hariri, como aliado sólido de EE UU". El jefe de la ONU, Antonio Guterres, ha advertido de que un nuevo conflicto en Líbano (que sufrió una brutal guerra civil entre 1975 y 1990) tendría "consecuencias devastadoras". Entretanto, cuatro países del Golfo —Arabi Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Bahréin— han instado a sus ciudadanos a abandonar de inmediato Líbano.

A estas declaraciones se han sumado las del portavoz del Ministerio de Exteriores francés, quien ha defendido que "Francia desea que Hariri tenga libertad de movimiento y que sea plenamente capaz de jugar un papel esencial en Líbano". Horas antes, el ministro del ramo, Jean-Yves Le Drian, afirmó, tras la visita del embajador francés a la casa de Hariri en Riad, que creía que "Hariri tiene libertad de movimiento". Hariri ha también ha recibido estos días a la jefa de la delegación europea, el encargado de negocios norteamericano y los embajadores de Rusia, Italia y Reino Unido. Ninguno de ellos ha realizado declaración alguna.

El propio bureau político del partido de Hariri tampoco logra responder a si se encuentra o no en arresto domiciliario en la capital saudí. “El regreso del líder del Gobierno libanés, líder nacional y del movimiento El Futuro, es necesario para respetar el equilibrio libanés en casa y fuera, y en el marco de la legitimidad libanesa representada por la Constitución y por los acuerdos de Taef [firmados en 1989 y que pusieron fin a la guerra civil]”, ha hecho público este viernes en un comunicado y tras una reunión de emergencia, el movimiento El Futuro, que lidera Hariri.

Todas las facciones libanesas han unido sus voces a la hora de exigir el regreso de Hariri. Cuantos más días transcurren en su ausencia, mayor es el cruce dialéctico entre las potencias regionales—Irán y Arabia Saudí— vaticinando un posible colapso del frágil consenso libanés actual que apadrinaron. Este jueves fue el turno del ministro de Asuntos Exteriores y yerno del actual presidente, Gebran Bassil: “Pedimos el regreso a la nación de nuestro primer ministro”, escribió en su cuenta oficial de Twitter.

Las rencillas tribales de la casa real saudí parecen solaparse con las familiares de la neo dinastía Hariri, ante una monarquía que pretende unificar bajo un solo mando el control de su país y el de la oposición al eje Irán-Siria-Hezbolá en Líbano. Entre los bastidores del partido El Futuro, la sorpresa inicial ha dado paso a la indignación conforme sus miembros debaten un posible doble golpe orquestado desde Riad. Un revés que implicaría desplazar la derrota saudí sufrida en la guerra siria, para retornar a Líbano como tablero tradicional de enfrentamientos írano-saudíes.

Según varios miembros del movimiento El Futuro consultados, La purga saudí anti-corrupción que se ha saldado con más de 200 personas en la cárcel se simultanea con otra posible purga en Líbano para forzar un cambio de liderazgo dentro de la familia Hariri. En pleno terremoto de arrestos desatado en Riad, Hariri podría estar también vinculado a la purga palaciega saudí, país del que dispone de la nacionalidad y cuya multimillonaria empresa de construcción Saudi Oger ha caído en bancarrota dejando una enorme deuda con sus, hasta ayer, valedores saudíes.

Al igual que Bachar el Asad en Siria, Hariri no estaba predestinado a suceder a su progenitor en Líbano. El turno era el de su hermano mayor, Bahaa Hariri. El Asad fue llamado a heredar el poder en Siria tras la inesperada muerte en un accidente de tráfico de su hermano mayor, Basil el Asad. En el caso de Hariri, este tomó las riendas del partido tras que las discordias internas levantadas por el magnicidio de Rafik Hariri en 2005 acabaran por apartar a su hermano mayor de la política. Fue precisamente el mismo Riad, desde donde ha renunciado Hariri, el que le devolvió a la silla de primer ministro en 2016 tras tres años de autoexilio.

Entre los posibles remplazos familiares se baraja el retorno de Bahaa Hariri, para tomar las riendas del tándem El Futuro- Bloque 14 de Marzo. Por otro lado, se baraja también aupar a la cabeza del partido a la más popular Bahia Hariri, tía del actual primer ministro y miembro del parlamento libanés. Esta última, más afín a la agenda regional del nuevo príncipe heredero saudí, Mohamed Bin Salmán, en lo que respecta a una guerra contra Hezbolá u otra nueva en la frontera sur contra el Ejército israelí. Una opción que Nasralá se ha apresurado a abordar en su discurso: “Israel no trabaja al servicio de Arabia Saudí y una agresión israelí solo depende de sus propios cálculos”.

Según fuentes citadas por el diario libanés Al Akhbar, a Saad Hariri se le ofertaría una prematura jubilación de la vida política con vistas a mudarse a su residencia en París.

SAAD HARIRI, ATRAPADO ENTRE BEIRUT Y RIAD
N.S-BEIRUT
Nacido en 1970 en Arabia Saudí de padre libanés y madre siria, Saad Hariri mantiene la doble nacionalidad líbano-saudí. Padre de tres hijos, saltó a la política en 2005 como líder del partido El Futuro y de la coalición 14 de Marzo tras el asesinato de su padre y ex primer ministro Rafic Hariri. En tanto que primer ministro no heredó el poder político de una dinastía feudal anclada durante décadas como la drusa de los Jumblat, o la suní de los Karame. Se trata de un neopolítico en la clase gobernante y heredero de una carrera inaugurada por su padre, aquel hombre de negocios que entró en política a través del imperio económico que edificó en el ámbito de la construcción en el reino saudí.

“Rafic Hariri conocía muy bien sus límites y desarrolló una amplia red de contactos en Siria y Líbano que le protegían”, dice en Beirut y amparado en el anonimato un importante hombre de negocios sirio. “Supo contrarrestar el poder chií encarnado por las armas de Hezbolá con el económico de los suníes. Pero su hijo no respetó las reglas del juego y se quemó”, acota. Los Hariri han construido su fortuna primero en Arabia Saudí tras ganarse la confianza de los Seud, y la ampliaron más tarde en Líbano al hacerse cargo de gran parte de la reconstrucción de posguerra.

Tras ejercer como primer ministro entre 2009 y 2011, Saad Hariri se autoexilió de Líbano durante tres años alegando temer por su vida. A caballo entre París y Riad, dejó atrás un bloque suní libanés, por segunda vez nuevo huérfano de líder. Un vacío que intentaron colmar sin éxito líderes radicalizados por el auge de Hezbolá. De nuevo Hariri dice temer por su vida, y lo hace desde Riad. Los paralelismos se repiten en la historia libanesa. Fue precisamente la injerencia siria en Líbano y ese mismo temor por su vida el que alegó en 1990 el actual presidente Michel Aun, cuando se autoexilió a Francia. Para regresar 15 años después convertido en el principal aliado de Hezbolá y Damasco en Beirut.

Hariri aparece hoy más débil que nunca con un dilapidado capital político, social y financiero.

https://elpais.com/internacional/2017/11/10/actualidad/1510320280_100644.html
avatar
Von Leunam
Contraalmirante
Contraalmirante

Mensajes : 7649
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Conflicto Arabia Saudita - Líbano

Mensaje por Von Leunam el 10/11/2017, 10:00 pm

La política libanesa, rehén de Arabia Saudí



La tensión se dispara entre Arabia Saudí y el Líbano. La renuncia del primer ministro libanés, Saad Hariri, hace una semana, ha provocado una escalada que adentra al pequeño país mediterráneo en una seria crisis política y lo pone al borde del conflicto. Las autoridades saudíes han acusado a las libanesas de declararles la guerra y han advertido a sus nacionales que no viajen al país o que lo abandonen rápidamente. Sus aliados del Golfo han hecho lo mismo. La milicia chií libanesa Hizbulá, por su parte, ha afirmado hoy que forzar la dimisión de Hariri es una declaración de guerra de Riad.

Hariri renunció a su cargo el pasado sábado, en un mensaje grabado y difundido desde Riad. Desde entonces no ha vuelto a hablar públicamente ni a dirigirse a sus conciudadanos. Este hecho ha dado pie a varios altos funcionarios libaneses para afirmar que creen que los saudíes tienen a Hariri bajo arresto domiciliario. Así lo aseguran dos cargos del Gobierno y un antiguo político próximo a Hariri a la agencia Reuters. Una cuarta fuente, procedente de la familia del millonario, también señaló que Arabia Saudí controla y limita sus movimientos. El presidente francés, Emmanuel Macron, realizó la noche del jueves una visita sorpresa a Riad para mediar en la crisis. Un intento fallido. Horas después, el ministro de Exteriores galo sugirió que Hariri no goza de "libertad de movimientos".

El último en acusar a Arabia Saudí de retener al primer ministro ha sido el líder de Hizbulá, Hasan Nasrala, quien en un discurso televisado este viernes ha afirmado que Riad forzó a Hariri a abandonar el cargo y le impide ahora volver al Líbano. "Hay que decirlo claramente: el primer ministro está detenido en Arabia Saudí y tiene prohibido regresar", ha dicho.

Hizbulá, partido político chií que cuenta con una importante milicia -la única que no se desarmó al término de la guerra civil-, es socio en el Gobierno de unidad nacional forjado a finales de 2016 bajo la jefatura del magnate suní. A su vez, Hizbulá tiene un estrecho vínculo con Irán y combate junto a las tropas de Bashar Asad en Siria. La amenaza de confrontación bélica pende sobre el Líbano como una espada de Damocles desde que en 2006 Hizbulá e Israel se enfrentaran militarmente. Este viernes, Nasrala ha negado que haya posibilidad de un nuevo conflicto con Israel, aumentando la preocupación.

Cerca de una "guerra potencial"

"Estamos ante una crisis muy seria. Nos encontramos muy cerca de una guerra potencial en el Líbano entre Hizbulá y fuerzas saudíes e Israel", señala a EL MUNDO.es George E. Irani, profesor asociado de Estudios Internacionales de la Universidad Americana de Kuwait.

"Desde el año pasado, cuando se forjó el acuerdo de Gobierno de unidad bajo la presidencia de Hariri, la contrapartida para el visto bueno saudí era que el Líbano fuera neutral en Siria. Los saudíes dieron manos libres a Hariri para conseguilo. Pero eso es imposible porque el Gobierno libanés tiene representantes de Hizbulá y la milicia controla el país con el presidente, Michel Aoun, como aliado", añade el académico libanés. Forzar esta dimisión es una forma de presionar a Hizbulá.

Aoun exigió este viernes al embajador saudí en el Líbano el regreso de Hariri, que viajó a Riad el viernes pasado. Para el presidente libanés, la dimisión del jefe del Ejecutivo -que se escudó en que había "un complot para acabar con su vida"- es "inaceptable". Otro veterano e influyente político libanés, el líder druso Walid Yumblat, afirma que su país "no se merece" que Arabia Saudí le acuse de declararle la guerra e instó a Hariri a regresar. "Por cierto, no hay alternativa [a Hariri]", añade.

El propio partido político de Saad Hariri, el Movimiento Mustaqbal (Futuro), ha emitido este viernes un comunicado indicando que el retorno de su líder es "necesario" y esencial para "el respeto a la soberanía del Líbano". Mañana sábado se ha convocado una concentración masiva, en la Plaza de los Mártires de Beirut, con el fin de dar apoyo al político suní.

La movilización en torno al jefe del Gobierno recuerda a la que concentró la figura de su padre, Rafik Hariri. El que fuera primer ministro libanés en los años 90, murió en un atentado con coche bomba en Beirut en febrero de 2005. Su desaparición provocó una ola de manifestaciones que acabó con tres décadas de ocupación siria y ahondó la fractura entre prosirios -representados por Hizbulá y personalidades cristianomaronitas como Michel Aoun, hoy presidente- y antisirios -alineados en torno al clan Hariri, con la facción drusa de Yumblat y las maronitas de Gemayel y Geagea-.

Irani no piensa que Hariri esté en arresto domiciliario estrictamente, pero precisa que que Arabia Saudí "puede retenerle allí como carta de presión". El Líbano, dice, "es el terreno de confrontación entre Riad y Teherán. Los conflictos en Siria e Irak se acaban y ahora pasamos a una segunda fase: la confrontación con Irán que preconiza Donald Trump desde que está en la Casa Blanca". Justo este viernes, el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, advertía sobre usar al Líbano como escenario de este enfrentamiento.

Saad Hariri, heredero de un imperio político y empresarial

Con una fortuna de más de 1.000 millones de dólares amasada en gran parte en Arabia Saudí, Saad Hariri es la quinta persona más rica del Líbano, según la revista 'Forbes'. Preside Saudi Oger, una de las principales constructoras saudíes. Cabeza del clan de los Hariri, nació en Riad (tiene pasaporte saudí y libanés) hace 47 años y se graduó en Georgetown. Cuando su padre fue asesinado, en 2005, le sucedió como líder político de la comunidad suní y se puso al frente del Movimiento Futuro. Entre 2009 y 2011 fue jefe del Gobierno (en el Líbano, este puesto lo ocupa siembre un suní). Al dejar el cargo, se exilió a París y Riad hasta que volvió a Beirut en agosto de 2014.

http://www.elmundo.es/internacional/2017/11/10/5a05efece2704e73238b4610.html
avatar
Von Leunam
Contraalmirante
Contraalmirante

Mensajes : 7649
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Conflicto Arabia Saudita - Líbano

Mensaje por Von Leunam el 14/11/2017, 10:15 pm

El dimitido Hariri asegura que volverá a Líbano muy pronto



El dimitido primer ministro libanés, Saad Hariri, abandonó este domingo el mutismo de los últimos ocho días para anunciar que “regresará muy pronto a Líbano” desde Arabia Saudí, donde sigue sin esclarecerse si está retenido. En una entrevista con una televisión libanesa, Hariri aseguró que es libre de marcharse. Admitió que presentar su dimisión desde Riad, “no es la manera usual” de hacerlo, pero alegó que está “tomando medidas de seguridad” para protegerse. Al dimitir afirmó que temía por su vida.

“Todo lo que diga Hariri está sujeto a la sospecha”, advirtió antes del anuncio el presidente libanés, Michel Aoun. Y aseguró que las visitas al primer ministro están siendo controladas. “Se le ha impedido recibir las llamadas de varios de sus familiares”, afirmó. En los últimos días, la residencia de Hariri —que tiene nacionalidad saudí— en Riad ha vivido un ajetreado vaivén de oficiales y diplomáticos internacionales. No obstante, ninguno de ellos ha esclarecido si el exmandatario está en arresto domiciliario desde que anunció su dimisión a través de la televisión saudí el pasado 4 de noviembre.

"Estoy aquí en el reino libre y tengo la capacidad de abandonarlo en cualquier momento, pero no quiero que mi familia vuelva a vivir lo que yo viví cuando mi padre fue asesinado", aseguró Hariri, en una referencia al atentado con coche bomba en Beirut que acabó con la vida de Rafik Hariri en 2005. El ex primer ministro aseguró que está en la diana del Gobierno sirio y los grupos yihadistas como el ISIS, y que por ello se ha visto obligado a "crear una red de seguridad" en torno a su figura. Hariri aseguró también en su primera entrevista tras la dimisión, que se está urdiendo un plan "para meter al Líbano en los ejes de conflicto" que rodean a su país "y por órdenes iraníes".

“No voy a permitir que nadie lance una guerra regional contra Líbano”, remachó antes de subrayar que Arabia Saudí no ha intervenido en los asuntos del país desde que accedió al cargo a finales de 2016 y apuntar al pacto de Gobierno con el partido-milicia chií Hezbolá. “No estoy en contra de Hezbolá como partido político, pero no se puede permitir que sabotee el Líbano”, lanzó Hariri, quien destacó que el movimiento apoyado por Irán “tiene que entender que el interés del Líbano es mantener relaciones con todos los países” de la zona.

Controvertida dimisión

Pese a todo, la entrevista no ha terminado de despejar las dudas sobre su estancia en Arabia Saudí. Inmediatamente después de su intervención, el responsable de Exteriores de Reino Unido, Boris Johnson, instó a Hariri a regresar a Líbano "sin demorarse más". En un comunicado, Johnson explicó que había hablado con su homólogo libanés, Gebran Bassil, para reiterarle su apoyo y alertó de que Líbano no debe usarse como campo de batalla para librar los conflictos de las potencias de la región. Una llamada de alerta en torno a la tensión entre Arabia Saudí e Irán que hizo hace un par de días también el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson.

El presidente Aoun reiteró este domingo que rechaza la dimisión de Hariri y mantuvo que la rodean “extrañas circunstancias”. Varios políticos libaneses también han denunciado que Hariri no puede moverse libremente. Desde que renunció a su puesto alegando temer por su vida y arremetió contra la injerencia iraní en Líbano, Hariri sólo ha abandonado Arabia Saudí en una ocasión: durante una visita relámpago a Abu Dabi, estrecho aliado de Riad. El sábado, las televisiones saudíes retransmitieron imágenes en las que se le veía en el aeropuerto de Riad, en la comitiva de bienvenida al rey Salmán, que había viajado a Medina.

Este sábado, los libaneses manifestaron su apoyo a su dimitido ex primer ministro. Numerosos participantes en el maratón anual de Beirut portaron pancartas con mensajes pidiendo su regreso al país.

Su inesperado cese ha provocado un terremoto cuyas ondas se extienden en la región. Riad ha convocado una reunión extraordinaria de la Liga Árabe para tratar las “agresiones iraníes”. Mientras que el conflicto sirio parecía haber dado un respiro a los libaneses en la guerra fría que libran Arabia Saudí e Irán en la región, Líbano vuelve a ocupar su tradicional rol como tablero de enfrentamientos entre las dos potencias regionales. Las victorias contra un califato a punto de extinguir junto a las derrotas sufridas por las milicias islamistas financiadas por las monarquías del Golfo en Siria han llevado a Riad a emprender una agresiva campaña contra su archienemigo chií.

Ambas potencias han alimentado los resentimientos confesionales entre libaneses chiíes y suníes libaneses en su beneficio. Sin embargo, la indignación levantada por las extrañas circunstancias que rodean a la permanencia de Hariri en Riad ha logrado el efecto contrario aparcando las diferencias confesionales y uniendo a políticos y ciudadanos por el retorno de su primer ministro.

Unos 220.000 libaneses expatriados en Arabia Saudí —que proveen 1.700 millones de euros de remesas anuales a su país— temen ser expulsados ante la creciente escalada. Mientras, cuatro países del Golfo (Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Kuwait y Bahréin) han instado a sus ciudadanos a abandonar de inmediato Líbano. Por su parte, Hasan Nasralá, líder de Hezbolá, ha acusado a Riad de intentar forzar a Israel a una guerra contra su brazo armado en Líbano.

Desde Damasco, los sirios siguen atónicos y expectantes el desenlace del caso Hariri. “Sólo tenemos abierta la frontera con Líbano, si pasa algo estamos perdidos", comenta Mahmoud, quien regenta una tienda de alimentos en el barrio cristiano de Bab Touma. Igualmente otros temen no poder ir a visitar a sus familiares en Líbano, país que acoge a 1,5 millones de refugiados sirios.

https://elpais.com/internacional/2017/11/12/actualidad/1510518727_392930.html
avatar
Von Leunam
Contraalmirante
Contraalmirante

Mensajes : 7649
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Conflicto Arabia Saudita - Líbano

Mensaje por Von Leunam el 15/11/2017, 11:32 pm

Macron ofrece a Hariri refugiarse en Francia



El presidente francés, Emmanuel Macron, ha "invitado" al primer ministro libanés, Saad Hariri, y a su familia a viajar a Francia, informó hoy el Palacio del Elíseo en un escueto comunicado, en el que no dio más detalles.

"Tras haberse entrevistado con el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, y el primer ministro libanés, Saad Hariri, el presidente de la República ha invitado a Hariri y su familia a Francia", señala la nota.

El comunicado no explica si se trata de una oferta de asilo al jefe del Ejecutivo libanés, quien anunció su dimisión desde Riad el pasado día 4 y que esta semana aseguró que en pocos días volvería a Beirut.

La invitación de Macron coincide con las declaraciones del presidente del Líbano, Michel Aoun, quien acusó hoy a Arabia Saudí de ser "hostil" con su país al mantener "detenido" en Riad a Hariri.

Sin embargo, el jefe de Gobierno dimisionario reiteró que regresará a su país muy pronto y recordó que se refugió en Arabia Saudí por motivos de seguridad.

Clave para la estabilidad en Oriente Próximo

"Quiero repetir y asegurar que estoy mil (veces) bien y voy a volver, si Dios quiere, a mi querido Líbano, lo vais a ver", afirmó Hariri en el mensaje, escrito en un tono coloquial, muy parecido al tuit que emitió ayer, en el cual prometió que regresaría en dos días.

El Gobierno francés se ha presentado en esta crisis como mediador y su titular de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, viaja a Arabia Saudí con el objetivo de entrevistar con Hariri y con las autoridades saudíes para desencallar la situación.

Para el Ejecutivo de Macron, el Líbano, antiguo protectorado francés en Oriente Medio, es clave para la estabilidad de la región, atenazada por la guerra de Siria y por la rivalidad entre Irán y Arabia Saudí.

https://www.elespanol.com/mundo/europa/20171115/262224810_0.html
avatar
Von Leunam
Contraalmirante
Contraalmirante

Mensajes : 7649
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Conflicto Arabia Saudita - Líbano

Mensaje por Von Leunam el 16/11/2017, 10:42 am

Hariri acepta la invitación a Francia del presidente Macron



El presidente francés, Emmanuel Macron, ha invitado al primer ministro libanés, Saad Hariri, y a su familia, a instalarse en Francia, según anunció el Elíseo este miércoles. Y Hariri no ha tardado ni 24 horas en aceptar dicha invitación. Macron anunció la invitación tras hablar con el propio Hariri y con el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salmán. Este mismo jueves, las autoridades de Arabia Saudí, donde se encuentra el libanés desde principios de mes, han confirmado que Hariri podrá salir del país "cuando quiera", dijo el titular de Exteriores del Reino del Desienrto, Adel al-Jubeir.

Hariri se encuentra en Arabia Saudí. El 4 de noviembre pasado anunció que dimitía y desde entonces no ha vuelto a su país. El presidente libanés, Michel Aoun, se ha negado a aceptar la dimisión de su primer ministro, acusa a los saudíes de tenerlo secuestrado, lo que califica como acto de agresión, según la agencia Reuters. Este jueves Hariri podrá por fin de Arabia Saudí y califica su visita a Francia como "el principio de la solución del conflicto". En un contexto de tensiones regionales, Líbano es el escenario de una lucha por la influencia entre Arabia Saudí e Irán.

Francia intenta ejercer su influencia en este país ante las injerencias de las potencias regionales. Macron ha buscado un papel de mediador en esta crisis. La semana pasada viajó por sorpresa a Riad, la capital saudí, para transmitir al príncipe heredero Bin Salmán, líder del país, para llamar a mantener la estabilidad del país y protegerlo ante las injerencias extranjeras.

El escueto comunicado del Elíseo se refiere a Hariri como primer ministro y elude precisar los motivos de la invitación. Se desconoce si los Hariri han aceptado la invitación.

Macron, en declaraciones al margen de la reunión internacional contra el cambio climático en Bonn, dijo que la invitación a Hariri es “para unos días” y representa un “gesto de amistad”, y no un exilio político. “Necesitamos un Líbano fuerte y una integridad territorial en Líbano, y necesitamos dirigentes precisamente libres para decidir y para expresarse”, dijo Macron. Su ministro de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, tenía previsto llegar en la noche del miércoles a Arabia Saudí.

El domingo, en una entrevista televisada desde Arabia Saudí, Hariri aseguró que regresaría “muy pronto” a Líbano pero denunció estar en la diana del Gobierno sirio y de grupos yihadistas como el ISIS. El primer ministro dimisionario aludió al temor a que su familia vuelva a sufrir un atentado como el que mató a su padre, el primer ministro Rafik Hariri en 2005. Ni en Líbano ni en las cancillerías occidentales la entrevista disipó las dudas sobre las confusas circunstancias de su desaparición.

Los vínculos entre la política francesa y libanesa son estrechos. Protectorado francés tras la Primera Guerra Mundial, ambos países preservan vínculos estrechos. Hariri no sería el primer dirigente libanés en buscar refugio en la antigua metrópolis: el actual presidente Aoun estuvo exiliado en Francia entre 1990 y 2005. Tras abandonar el Elíseo en 2007, el presidente francés Jacques Chirac se instaló en un apartamento a orillas del Sena propiedad de la familia Hariri.

https://elpais.com/internacional/2017/11/16/actualidad/1510829064_466769.html
avatar
Von Leunam
Contraalmirante
Contraalmirante

Mensajes : 7649
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Conflicto Arabia Saudita - Líbano

Mensaje por Von Leunam el 18/11/2017, 7:50 pm

Hariri dice que regresará a Líbano para aclarar su futuro político



Será el propio Saad Hariri el que desvele sus planes de futuro político. Y lo hará desde su país, Líbano, adonde regresará “en los próximos días”. En cualquier caso, estará en Beirut para celebrar su independencia, el 22 de noviembre. Así lo aseguró el primer ministro dimisionario libanés este sábado a la salida del Elíseo, al término de un largo encuentro con el presidente francés, Emmanuel Macron. Esta fue su primera cita en París, ciudad a la que llegó en la mañana procedente de Riad, atendiendo a la invitación del mandatario galo que buscaba así —y aparentemente lo ha logrado, aunque sea de forma temporal— destrabar la crisis desatada en la región con el inesperado anuncio de su dimisión el 4 de noviembre desde la capital saudí.

“Regresaré a Beirut en los próximos días (…) y será allí donde daré a conocer mi posición sobre todos los temas, después de entrevistarme con el presidente de nuestra república, el general Michel Aoun”, dijo Hariri en breves declaraciones en el patio del Elíseo, donde permaneció casi tres horas este sábado. “Como saben, había presentado mi dimisión y haré un anuncio sobre lo que pasará a continuación”, reiteró tanto en árabe como en francés.

Hariri también agradeció el papel de Macron, que se ha implicado personalmente para dar una salida a una crisis que ha provocado un aumento de la tensión en la región. “Ha demostrado una amistad inquebrantable y eso no lo olvidaré jamás”, aseguró el libanés. “Francia ha demostrado una vez más la grandeza de su papel en el mundo y en la región”, insistió.

La mediación gala en su antiguo protectorado no ha sido fácil. El Elíseo asegura que su única intención era “bajar la tensión, para facilitar el funcionamiento normal de las instituciones libanesas”, no inmiscuirse en asuntos internos o disputas regionales. Pero no todos lo han interpretado así. Irán, principal aliado del partido-milicia chií libanés Hezbolá, que acusó a Arabia Saudí de mantener “retenido” al sunita Hariri en Riad, achaca a Macron "parcialidad" y ve sus gestiones como una injerencia. El presidente francés, que lucha por salvaguardar el acuerdo nuclear con Irán de 2015 y que por ahora mantiene sus planes de visitar Teherán en 2018, lo niega. Francia, aseguró Macron desde Gotemburgo el viernes, “no elige entre un campo u otro”, pero quiere asegurarse de que reina el equilibrio de fuerzas en una zona donde cualquier desestabilización es peligrosa y que preocupa enormemente a una Europa que teme además un nuevo flujo de inmigrantes si el impasse libanés no se resuelve. Líbano, con su complicado sistema de reparto de poderes entre las diversas confesiones religiosas es, pese a todo, un “modelo” para la región que Macron cree salvaguardar echándole una mano al “amigo” Hariri con una oferta de visitar París que, subrayó en todo el momento el Gobierno francés, nunca constituyó una invitación al exilio.

La posibilidad de un exilio francés había sido evocada —y desmentida— en varias ocasiones en los últimos días, en vista de los antecedentes. El presidente libanés, el cristiano maronita Aoun, elegido en 2016 con el apoyo de Hezbolá, permaneció exiliado en Francia entre 1990 y 2005. No acaban ahí los intrincados lazos entre París y Beirut. El padre de Hariri, el también primer ministro Rafik Hariri, mantuvo una estrecha amistad con el presidente francés Jacques Chirac, el único gobernante occidental que acudió a su entierro cuando fue asesinado en 2005 en un atentado del que se responsabilizó a Siria. Tras su salida del Elíseo, Chirac se instaló en un apartamento perteneciente a la acaudalada familia Hariri —que hizo su fortuna en Arabia Saudí— del que solo se mudó recientemente, debido a su delicado estado de salud.

El Gobierno francés ha trabajado duro las últimas semanas para buscar una salida a la crisis libanesa desatada cuando Hariri anunció desde Riad, el 4 de noviembre, su dimisión. En su interlocución televisada, el sunita Hariri dijo temer por su vida y arremetió contra el chiita Hezbolá e Irán, país al que días más tarde acusó de querer crear “un Estado dentro del Estado” en Líbano, lo que provocó nuevas protestas de Teherán.

Aprovechando su estancia en la región para inaugurar el museo del Louvre en Dubai, Macron realizó la semana pasada una inesperada visita relámpago a Riad, donde se reunió con el príncipe heredero saudí, Mohamed Bin Salman. Los contactos, ya telefónicos, con todas las partes continuaron durante esta semana y redundaron, el miércoles, en la invitación oficial a visitar París. Un día más tarde, el ministro francés de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian, anunció que Hariri había aceptado la invitación, tras encontrarse con el político libanés en el marco de otra breve visita a Riad.

Tanto Arabia Saudí como el propio Hariri han rechazado las afirmaciones de que el libanés estaba retenido contra sus deseos en Riad. En el Gobierno saudí también causaron fuertes molestias unas declaraciones del ministro alemán de Relaciones Exteriores, Sigmar Gabriel, dando a entender que Hariri actuaba bajo órdenes de Riad. La noche del viernes, justo antes de partir, Hariri envió un tuit anunciando que estaba ya en dirección al aeropuerto y, citando directamente a Gabriel, afirmó que decir que estaba retenido en Arabia Saudí es “una mentira”.

Tras una reunión en privado con el dimisionario primer ministro libanés, Macron y su esposa, Brigitte, ofrecieron un almuerzo "en familia" a la familia Hariri. Pero esta no está al completo en Francia. Solo el primer ministro y su esposa, Lara, viajaron durante la noche hasta la capital francesa, dejando a sus dos hijos menores en Riad “para completar sus exámenes escolares”, según AFP. Quien sí llegó hasta el Elíseo para participar en el almuerzo fue el hijo mayor, Houssam, que viajó desde Londres.

https://elpais.com/internacional/2017/11/18/actualidad/1510983709_828976.html

Contenido patrocinado

Re: Conflicto Arabia Saudita - Líbano

Mensaje por Contenido patrocinado

  • Publicar nuevo tema
  • Responder al tema

Fecha y hora actual: 20/11/2017, 1:04 pm