Este es un foro dedicado a las Fuerzas Armadas Mexicanas así como de los diferentes Cuerpos de Policía y demás entes que se dedican a la Seguridad interna de México.


Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Comparte
avatar
Von Leunam
Coronel
Coronel

Mensajes : 7372
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Von Leunam el 2/12/2016, 9:01 pm

Donald Trump corre el riesgo de abrir una crisis con China al hablar por teléfono con la presidenta de Taiwán



El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, corre el riesgo de provocar una crisis diplomática con China al hablar este viernes por teléfono con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen. Es la primera conversación conocida entre un presidente en activo o electo estadounidense y su homólogo taiwanés desde la ruptura en 1979 de las relaciones diplomáticas entre ambos territorios.

Donald J. Trump ✔ @realDonaldTrump
The President of Taiwan CALLED ME today to wish me congratulations on winning the Presidency. Thank you!
18:44 - 2 dic 2016
9.973 9.973 Retweets 41.922 41.922 me gusta


El diario Financial Times adelantó la noticia. El equipo de Trump confirmó la conversación, pero no detalló de quién fue iniciativa y si el futuro mandatario era consciente de las consecuencias que podía acarrear en las relaciones entre Washington y Pekín. Más tarde, el propio Trump explicó en su cuenta de Twitter que fue la presidenta de Taiwan quien le llamó a él.

Se desconoce si la conversación señala la voluntad del republicano de alterar, cuando asuma el cargo el 20 de enero, el enfoque diplomático de la primera potencia mundial respecto a Taiwán, o si es fruto de la improvisación.

Desde 1978, Washington reconoce a Pekín como el único gobierno soberano de China. Al año siguiente cerró su Embajada en Taipéi. EE UU adopta desde 1972 la llamada política de Una China en la que considera oficialmente que Taiwán forma parte de China, desmarcándose así de las posibles ambiciones independentistas de la isla. La Casa Blanca dijo, tras la llamada de Trump, que mantiene vigente esa política.

Durante la campaña, Trump abogó por la confrontación con China al amenazar con imponerle aranceles comerciales para frenar las deslocalizaciones de empresas. Al mismo tiempo, el republicano sugirió que sería tolerante ante las ambiciones expansionistas chinas en la región y que avalaría que Japón y Corea del Sur desarrollaran armas nucleares. También rechazó el TPP, el tratado de libre comercio entre EE UU y 11 países del Pacífico, que excluye a China.

“Durante la conversación, destacaron los lazos económicos, políticos y de seguridad entre Taiwán y Estados Unidos”, señala un comunicado del equipo de Trump.

“Estados Unidos no apoya la independencia de Taiwán. Mantener una relación fuerte y no oficial con Taiwán es un objetivo principal de EE UU, en línea con el deseo de más paz y estabilidad en Asia”, detalla el Departamento de Estado en su análisis de las relaciones con Taipéi.

Washington, añade, mantiene el compromiso de ayudar a Taiwán en su “capacidad defensiva” e insiste en la resolución pacífica de las diferencias territoriales con China. Y se opone a decisiones unilaterales por parte de Pekín o Taipéi que rompan con la política de Una China.

La llamada de Trump tiene lugar en la misma semana en que el alcalde de la ciudad de Taoyuan confirmó los rumores de que el magnate inmobiliario está considerando construir un hotel en esa ciudad taiwanesa, según informa la publicación Taiwan News.

La conversación con la presidenta taiwanesa es el incidente diplomático más grave de Trump desde que ganó las elecciones presidenciales del 8 de noviembre. Pero en otras llamadas esta semana, con los líderes de Pakistán y Filipinas, el futuro mandatario ya se ha desmarcado de línea oficial de EE UU respecto a ambos países.

http://internacional.elpais.com/internacional/2016/12/02/actualidad/1480718261_029423.html
avatar
Von Leunam
Coronel
Coronel

Mensajes : 7372
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Von Leunam el 3/12/2016, 3:33 pm

China protesta por el diálogo entre Trump y la presidenta de Taiwán



China está furiosa por la conversación telefónica entre el presidente electo de EEUU, Donald Trump, y la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen. Menos de 24 horas después de celebrarse, el Ministerio de Asuntos Exteriores en Pekín ha presentado una protesta ante “la parte relevante” estadounidense, según anunció en un comunicado. Que se sepa, la conversación de 10 minutos entre ambos el viernes, y acordada previamente entre ambas partes, es la primera de un presidente estadounidense, electo o en ejercicio, con la jefatura de Taiwán desde que Washington rompió oficialmente relaciones diplomáticas con la isla en 1979, tras establecerlas con Pekín.

La política exterior hacia Asia que ha mantenido desde entonces EE UU observa el principio de “una sola China”, que le permite reconocer a Pekín como representante de China y mantener al mismo tiempo relaciones informales con Taipei. Es un principio fundamental para Pekín, que considera a Taiwán parte inalienable de su territorio.

El comunicado del Ministerio chino lo deja claro. “El principio de una sola China es la base de la relación entre Pekín y Washington” y “la parte relevante” estadounidense debe respetarlo y gestionar cuidadosamente su trato con Taiwán para no perjudicar los lazos entre las dos potencias, subraya. El Ministerio no precisa a quién se refiere exactamente con la expresión “parte relevante”.

Previamente, en declaraciones a la cadena de televisión de Hong Kong Phoenix TV, el ministro de Exteriores, Wang Yi, había responsabilizado a Taipei de una llamada que rompe con el protocolo observado por EE UU en la región durante cuatro décadas y que tiene el potencial de desestabilizar la relación entre Washington y Pekín.

“Es un truquito de Taiwán”, dijo el ministro sobre la conversación entre Tsai y Trump, iniciada por Taiwán y en la que, según el equipo de la transición estadounidense, se habló de “las estrechas relaciones económicas, políticas y de seguridad”.

No está claro aún si la llamada representa un giro en la política exterior de EE UU para aproximarse a Taiwán en detrimento de Pekín. Tampoco es descartable que se trate de un acto aislado: el futuro presidente se ha demostrado un hombre imprevisible. En cualquier caso, la Casa Blanca se ha apresurado a subrayar su apoyo a la política de “una sola China”.

Desde Taipei, Ross Feingold, de la consultoría DC International Advisory, no descarta una reacción más dura de Pekín en los próximos días. “Normalmente, China emitirá una serie de declaraciones airadas vía los portavoces gubernamentales y los medios de comunicación del Estado. China ha tomado represalias contra el mundo corporativo en el pasado, y puede usar esa herramienta para conceder licitaciones a empresas que no sean estadounidenses, aumentar la supervisión reguladora sobre las empresas estadounidenses, etcétera”, informa Daniel García González.

Feingold también advierte de posibles consecuencias en las relaciones entre ambos lados del estrecho taiwanés, ya deterioradas desde la llegada al poder hace once meses de Tsai, defensora de una política más distante hacia Pekín. “Podrían incluir más maniobras militares… Las compañías taiwanesas también pueden encarar acciones negativas en China. Lo más importante de todo, se plantea la cuestión de si China seguirá rechazando hablar con el gobierno taiwanés”.

De momento, la reacción en los medios oficiales chinos ha sido relativamente moderada. El diario “Global Times” opta por achacar a la inexperiencia la participación de Trump en la llamada: “Si quiere pasar por encima del principio de una sola China, destruirá los lazos chino-estadounidenses. El patrón de comportamiento actual entre Pekín y Washington, y el orden internacional, quedarían alterados. No creemos que sea lo que Trump quiere”.

Xinhua, la agencia oficial china, insiste en que Trump debe ser consciente de que Pekín puede ser “un socio que colabora”.

Hasta ahora, la futura administración de Trump ha dado pocas pistas sobre qué tipo de relación quiere mantener en China y cuál será su política exterior en Asia Pacífico, la región que Barack Obama convirtió en una prioridad geopolítica de su gobierno. Sí ha declarado que abandonará el TPP, el ambicioso tratado de libre comercio con once países de la región que negoció la administración saliente, creando un hueco que Pekín ya intenta cubrir con sus propias alternativas de alianzas económicas.

Otros indicios son menos halagüeños para Pekín.Trump amenazó con gravar con aranceles del 45% las importaciones chinas. En un artículo publicado en la revista Foreign Policy, Peter Navarro y Alexander Grey, asesores de Trump para Asia durante la campaña electoral, plantean recuperar el lema de “paz mediante el poderío” que ya aplicara Ronald Reagan en los 80. Entre otras cosas prevén un aumento de la presencia naval estadounidense en la región y se lamentan de lo que consideran el maltrato que la Administración Obama ha dirigido a Taiwán.

En una serie de tuits, Trump ha defendido su conversación con Tsai ante el aluvión de críticas. “La presidenta de Taiwán me llamó hoy para desearme felicitaciones por ganar la Presidencia. Gracias!”, apunta en uno. “Interesante cómo EE UU vende billones de dólares en equipos militares a Taiwán pero yo no debería aceptar una llamada de felicitación”, comenta en otro.

http://internacional.elpais.com/internacional/2016/12/03/actualidad/1480758941_554216.html
avatar
Von Leunam
Coronel
Coronel

Mensajes : 7372
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Von Leunam el 3/12/2016, 4:19 pm

Por qué la conversación de Donald Trump con la presidenta de Taiwán generó un reclamo diplomático de China



Donald Trump aún no se mudó a la Casa Blanca, pero con una llamada telefónica disparó el que podría considerarse su primer conflicto diplomático. Y nada menos que con China.
El presidente electo de Estados Unidos mantuvo una conversación directa con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, quebrando con la política estadounidense establecida en 1979, cuando los dos países rompieron relaciones formales.

La respuesta no se hizo esperar: el ministro de Relaciones Exteriores chino presentó un reclamo formal en Washington.
Pekín considera a Taiwán como una provincia separatista y rechaza el contacto entre su líder y el flamante presidente estadounidense.

Según informó la agencia de noticias estatal Xinhua, China advirtió a Estados Unidos que debía manejar el tema de Taiwán "cautelosa, apropiadamente" si quiere "evitar toda perturbación innecesaria de las relaciones chino-estadounidenses".
Además, el ministro Wang Yi consideró que el llamado había sido un "truco barato" de Taiwán.



La llamada de la discordia fue un saludo de Tsai Ing-wen para felicitar al magnate por su victoria en las elecciones de noviembre, según informó el equipo de transición de Trump.
Según explicaron, ambos líderes hicieron hincapié en los "estrechos lazos económicos, políticos y de seguridad" entre Estados Unidos y Taiwán.

"Una China"

El equipo de Trump también explicó que el presidente electo "felicitó" a Tsai por convertirse en la presidenta de Taiwán en las elecciones de enero.
La política de 59 años y primera líder mujer de la isla, consiguió una victoria aplastante con el Partido Democrático Progresista (DPP, por sus siglas en inglés).

El DPP se inclinó tradicionalmente hacia la independencia taiwanesa de China.
Washington, en tanto, cortó las relaciones diplomáticas formales con Taiwán en 1979 y ha expresado su apoyo a la política de "una China" de Pekín.
Desde entonces, no se conoce que ningún presidente o presidente electo de EE.UU. haya tenido contacto alguno con un líder taiwanés.



¿Quién asesora a Trump?

Ned Price, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, dijo que la conversación de Trump no señala ningún cambio en la política estadounidense hacia Taiwán y que el mandatario electo es "bien consciente" de cuál es la posición oficial del país frente a la disputa independentista.
"Seguimos firmemente comprometidos con nuestra política de 'una China'", dijo el viernes.
La administración de la presidenta Tsai no acepta esta política, que establece que Taiwán es parte de China.

Carrie Gracie, editora de China en BBC, explicó: "La decisión del presidente electo de Estados Unidos de darle la espalda a cuatro décadas de protocolo de Estados Unidos y hablar directamente con un presidente de Taiwán va a sorprender a los políticos en Pekín".

Y agregó: "Desde que resultó electo el mes pasado. han luchado para entender quién está asesorando a Donald Trump en Asia y cómo será su política en China. Esta movida convertirá la preocupación en alarma y enojo".
Trump, en tanto, respondió a las críticas en los medios mediante su Twitter: "Es interesante ver cómo Estados Unidos le vende a Taiwán miles de millones de dólares de equipamiento militar pero no debería aceptar una llamada de felicitación (de su parte)", escribió el republicano en su cuenta.


http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-38191636?ocid=socialflow_facebook
avatar
Rogersukoi27
General de División
General de División

Mensajes : 10127
Masculino
Edad : 59

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Rogersukoi27 el 3/12/2016, 5:35 pm



Por los destellos de intento de nuevo lider de los E.U. aun sin tomar posesion de la casa blanca, sin duda no tiene idea clara lo que significa manejar los hilos de las relaciones internacionales todavia.

Por sus posturas y comentarios preferentes, se concentrara en las necesidades internas que
puedan tener algunos beneficios a los millonetas de sus compas, y los demas, que no hagan
olas porque le va a gustar deportar en masa a sus etnias diferentes a los Gringos!!!!.
En diplomacia internacional, seguramente al principio seguira regando la sopa, como va hasta
ahora, con una supuesta nueva relacion con Putin(lo que pueda esto significar para Trump) sin
medir las consecuencias de todo eso, mas la distancia que aspira a tener con el Bloque Europeo,
que si fueron aliados, ahora estaran como vecinos distantes!!!!
avatar
Monakyo101
General de Brigada
General de Brigada

Mensajes : 9065
Masculino
Edad : 40
Localización : The loone star estate

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Monakyo101 el 4/12/2016, 8:43 pm

[size=35]Trump critica política militar y cambiaria de China[/size]
Afp |  domingo, 04 dic 2016  19:48

       



Washington. El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, mostró una vez más este domingo su desapego por las formas diplomáticas habituales al lanzarse a criticar abiertamente a China, la atacar por su política cambiaria y militar.
"¿China nos ha preguntado acaso si está bien que devalúe su moneda (lo que dificulta la competencia de nuestras empresas), imponer fuertes impuestos a nuestros productos o construir un enorme complejo militar en medio del mar de China del sur? ¡No lo creo!", dijo el magnate republicano en un par de mensajes publicados en su cuenta de Twitter.
Las declaraciones se conocen luego de que Trump mantuviera el pasado viernes una polémica conversación telefónica con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, con lo que rompió 40 años de tradición diplomática y causó una fuerte reacción del gobierno chino, que remarcó: "Sólo existe una China, y Taiwán es una parte inalienable del territorio chino".
Washington cortó relaciones diplomáticas con la isla en 1979 y reconoce al gobierno de Pekín como el único gobierno de una China, aunque mantiene amistosos lazos no oficiales con Taiwán.

 
http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2016/12/04/trump-critica-politica-militar-y-cambiaria-de-china
avatar
Von Leunam
Coronel
Coronel

Mensajes : 7372
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Von Leunam el 12/12/2016, 2:51 pm

China responde con dureza a las declaraciones de Trump sobre Taiwán



Si hay un asunto que China considera intocable es Taiwán, la isla que mantiene relaciones diplomáticas con 22 países y que Pekín considera parte inalienable de su territorio. Donald Trump ya lo ha tocado dos veces en diez días. Este domingo amenazaba con no respetar la política de “Una China” que EEUU ha mantenido durante cuatro décadas -el reconocimiento diplomático de Pekín y no de Taipéi-, a menos que China hiciera concesiones en áreas como el comercio. El Gobierno chino ha respondido con una seria advertencia: si Trump fuera a alterar esa posición, las relaciones bilaterales correrían peligro.

El principio de “Una China” es “un asunto fundamental” para Pekín y la base sine qua non para mantener relaciones con otros países, recalcó este lunes el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Geng Shuang en su rueda de prensa diaria. Si se viera “perjudicado o puesto en peligro, no habría posibilidad de un crecimiento sólido y continuado de las relaciones China-EE UU, ni de cooperación bilateral en áreas importantes”.

“Instamos a la administración estadounidense entrante y a sus líderes a reconocer la importancia de este asunto, y a gestionarlo de manera sensata para no perjudicar a las relaciones bilaterales”, insistió.

El consejero de Estado Yang Jieqi —el principal responsable de la política exterior china, por encima del ministro Wang Yi— se ha reunido recientemente con el próximo secretario de Seguridad Nacional, el general retirado Michael Flynn, y otros representantes del equipo de transición de Trump, reveló Geng. La reunión se produjo mientras Yang pasaba en tránsito hacia América Latina. “Intercambiaron puntos de vista sobre las relaciones China-EE UU y otros asuntos importantes que preocupan a ambas partes”.

La aceptación de la política de “Una China” por parte de Washington fue fundamental para el restablecimiento de relaciones entre Washington y Pekín en 1972. Ambos países normalizaron por completo sus lazos en 1978, y en 1979 EE UU rompía su relación diplomática con Taipei. Desde entonces, y aunque Estados Unidos mantiene relaciones informales con Taiwán y le suministra armamento, tanto las Administraciones republicanas como las demócratas han observado ese principio.

Trump ha declarado que no se siente obligado a continuar respetándolo. “No veo por qué tenemos que estar vinculados al principio de una China a menos que lleguemos a un acuerdo con China en el que entren otras cosas, incluido el comercio”, subrayaba en su entrevista con Fox News.

Diez días antes había ya sembrado el nerviosismo en el Gobierno chino al aceptar una llamada de la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, el primer diálogo directo conocido entre líderes de ambas partes desde 1979. Entonces, la respuesta de Pekín fue relativamente moderada, y optó por culpar de la conversación a un “truquito” de Taiwán y la inexperiencia del presidente electo.

En esta ocasión la reacción de los medios oficiales chinos, transmisores en general de la posición de su gobierno, ha sido más agresiva. Si Trump fuera a abandonar esa política, Pekín “no tendría por qué anteponer la paz a la fuerza para recuperar Taiwán”, amenaza el diario “Global Times”, de corte nacionalista y propiedad del Diario del Pueblo.

http://internacional.elpais.com/internacional/2016/12/12/actualidad/1481524497_937458.html
avatar
Von Leunam
Coronel
Coronel

Mensajes : 7372
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Von Leunam el 12/12/2016, 2:53 pm

Con Trump puede que los nubarrones del enfrentamiento con Rusia se hayan disipado, pero con China se esta viendo todo lo contrario. ¿La guerra fría será ahora con China?
avatar
Von Leunam
Coronel
Coronel

Mensajes : 7372
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Von Leunam el 12/12/2016, 2:55 pm

¿Qué es Una Sola China?



“Un interés fundamental”, “el principio imprescindible en el que se basan las relaciones de China con otros países”, “fundamento político”. Así describe Pekín la política de “Una Sola China”, sobre las relaciones chino-taiwanesas. Es un principio que EEUU ha observado de manera inalterable, con independencia de la ideología de las sucesivas administraciones, durante las últimas cuatro décadas. Ahora el presidente electo, Donald Trump, amenaza con dejar de aceptarlo, algo que Pekín advierte que perjudicaría gravemente la relación bilateral.

¿Qué es la política de Una Sola China?

Es el reconocimiento de que existe un único país en el mundo llamado China, y su representante es el Gobierno de Pekín. Estados Unidos y el resto de los países que lo aceptan mantienen relaciones diplomáticas con Pekín y no con Taiwán, que China considera parte integral de su territorio.

Es una de las principales bases de la política exterior de China, un país que vivió de manera traumática la pérdida de territorio a manos de las potencias extranjeras durante su “siglo de oprobio”, entre mediados del siglo XIX y 1949.



¿Cuál es el origen de la política de Una Sola China?

En 1949 las fuerzas comunistas de Mao Zedong se habían impuesto en la guerra civil de China. Derrotados, los nacionalistas del presidente Chiang Kai-shek buscaron refugio en la isla de Taiwán, donde establecieron su propio gobierno, que denominaron República de China. En Pekín, los triunfadores proclamaron la República Popular China. Cada parte aseguraba representar a toda China y ser su verdadero gobierno.

Estados Unidos, que había apoyado a Chiang durante la guerra civil, reconoció a la RC. Los países del bloque comunista, a la RPC.

Las diferencias ideológicas entre las dos grandes potencias comunistas, China y la Unión Soviética, crearon un espacio para el acercamiento entre Pekín y Washington durante la presidencia de Richard Nixon. Un acercamiento que se consolidó con el restablecimiento de relaciones en 1972. En 1979, Estados Unidos dejaba de mantener relaciones diplomáticas con Taiwán, un paso que han seguido la mayoría de las naciones.

¿Qué consecuencias ha tenido el principio para Taiwán?

En la actualidad, Taiwán solo mantiene relaciones diplomáticas con 22 Estados, la mayoría de ellos en África y América Latina. Pero muchos otros, encabezados por Estados Unidos, disfrutan de amistosas relaciones informales.

Para Washington, el principio de “Una Sola China”, y los tres comunicados conjuntos suscritos con Pekín, se complementan con su Ley de Relaciones con Taiwán de 1979, que le permite vender armamento a la isla. Según declaraba el exsecretario de Estado adjunto James Kelly en una audiencia en la Cámara de Representantes en abril de 2004, Estados Unidos “promueve una firme relación bilateral entre EEUU y la PRC, y una firme relación no oficial entre EEUU y Taiwán”.

¿Cuál es la política de EEUU para las relaciones chino-taiwanesas?

EEUU habla de su “política de una sola China” y evita el término “principio de una sola China”, preferido por Pekín. La política de EEUU considera la situación de Taiwán como “indeterminada”: no reconoce la soberanía de China ni la independencia de la isla. Según explicaba Kelly en 2004, “EEUU no apoya la independencia de Taiwán o movimientos unilaterales que pudieran cambiar el statu quo tal y como lo definimos. Para Pekín, esto quiere decir no uso de la fuerza o amenaza de usarla contra Taiwán. Para Taipei, significa ejercer la prudencia a la hora de gestionar todos los aspectos de las relaciones entre ambos lados del estrecho. Para ambas partes, significa no declaraciones o actos que pudieran alterar unilateralmente el estatus de Taiwán”.

“Estados Unidos seguirá la venta de equipo militar defensivo apropiado a Taiwán de acuerdo con la ley de Relaciones de Taiwán”. “Y viendo con grave preocupación el uso de cualquier tipo de fuerza contra Taiwán, mantendremos la capacidad de EEUU de resistir cualquier uso de la fuerza u otras formas de coerción contra Taiwán”.

¿Cómo ha reaccionado Taiwán a las declaraciones de Trump?

Ninguno de los principales cuerpos gubernamentales de Taiwán se ha pronunciado de momento sobre las polémicas declaraciones de Trump. La presidenta Tsai, que ha mantenido varios encuentros —algunos en privado— con autoridades estadounidenses durante los últimos días, se reunía hoy mismo con Matthew J. Matthews, un alto cargo del Departamento de Estado estadounidense, para intercambiar opiniones sobre como “profundizar la relación económica y comercial entre los Estados Unidos y Taiwán”, informa Daniel García González desde Taipei.

¿Qué puede pasar a partir de ahora?


China nunca aceptará un reconocimiento de la independencia de Taiwán. Según Cheung Liu Wai, experto en Relaciones Internacionales de la Universidad Baptista de Hong Kong, después de la investidura de Trump el 20 de enero, el presidente electo puede reaccionar de dos maneras. “Puede reafirmarse en lo que ha dicho y tratar de regatear con China, lo que podría poner la relación entre China y EEUU en un punto muerto. O puede darse cuenta de que las relaciones entre EEUU y China no son tan fáciles como él las piensa, y tras ver las consecuencias su actitud puede cambiar”.

EE UU NO QUIERE ROMPER EL 'STATUS QUO'
JOSÉ M. ABAD LIÑÁN
Sobre el papel, Estados Unidos se ha mostrado siempre ambiguo sobre el estatus político de los territorios a un lado y otro del estrecho de Taiwán. Así ha sido desde los primeros acercamientos a Pekín en 1971, bajo la presidencia de Nixon. Aquella toma de contacto de Washington y Pekín derivó en un comunicado de ambas administraciones en Shanghái, en 1972, con pocos puntos de acuerdo más allá del reconocimiento del problema taiwanés como cuestión esencial en las relaciones entre ambos países.

China rechazaba de plano (y sigue haciéndolo) la existencia de "una China con dos gobiernos" y sostenía que la "liberación" de Taiwán era una cuestión de política interna en la que ningún otro país debía interferir. Se propugnaba la retirada progresiva de la presencia militar estadounidense en la isla. EE UU se mostraba de acuerdo, se sumaba a la tesis de una única China e instaba a una resolución pacífica del conflicto entre Pekín y Taipéi.

El momento histórico más destacado en las relaciones de EE UU con los dos gobiernos chinos se produjo en enero de 1979, bajo mandato de Jimmy Carter. EE UU reconoce al fin el Gobierno comunista de Pekín como el único representante legal de China, pero se reserva el derecho a mantener relaciones no oficiales en el ámbito cultural y comercial con "la gente de Taiwán".

Poco después, en abril, esa reserva toma forma en el Congreso estadounidense, que aprueba la Ley de Relaciones con Taiwán. La norma suple, de facto, el establecimiento de unas imposibles relaciones diplomáticas oficiales con Taipéi. Se censura cualquier intento de resolución bélica del conflicto, pero adjudica a EE UU el derecho a intervenir llegado el caso. En la práctica, la ley abre las puertas al abastecimiento de armamento de carácter "defensivo" a la isla. Esa venta de armas es, precisamente, una de las cuestiones más criticadas por los chinos comunistas.

Ronald Reagan lanza, en 1982, sus "seis garantías" sobre las relaciones bilaterales con Pekín y Taipéi: afirma que la venta de armas a Taiwán no tiene fecha límite, subraya que su país no mediará entre ambos gobiernos chinos ni revisará la Ley de 1979. La postura oficial sobre la soberanía de la República Popular sobre China sobre la isla tampoco varía. Además, Reagan afirma que EE UU no forzará por ningún medio a Taipéi para que se siente a negociar con el Gobierno de Pekín.

Ya en los años 90, el bloqueo político a los intentos de independencia de Taiwán se alterna con actuaciones militares estadounidenses en la zona. Clinton despliega dos portaaviones cerca de las costas en la crisis del periodo 1995-1996. Lo mismo hizo George W. Bush en 2008, cuando Taipéi propugnó referendos sobre la independencia que calentaron los ánimos de Pekín. Al tiempo, EE UU rechazaba la independencia de Taiwán y sus intentos para volver a ser Estado miembro en la ONU, de la que había sido expulsada en favor de la República Popular China, en octubre de 1971. El Gobierno de Taipéi ha buscado varias veces su reconocimiento de Naciones Unidas, bajo las denominaciones de "República de China (Taiwán)" y "República de China en Taiwán".

Tras la aprobación de la Ley de Relaciones con Taiwán en 1979, pocas han sido las visitas de representantes del Gobierno estadounidense a Taipéi. Hubo que esperar a 1992 para que la Representante de Comercio de EE UU, Carla Hills, pusiera un pie en la antigua isla de Formosa. En 1994 lo hizo el Secretario de Transporte, al que siguieron el de Energía en 1998 y de nuevo el de Transporte, en 2000.



http://internacional.elpais.com/internacional/2016/12/12/actualidad/1481565328_189743.html
avatar
Von Leunam
Coronel
Coronel

Mensajes : 7372
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Von Leunam el 2/1/2017, 10:20 pm

La llegada de Trump agita la transición de poder en China



2017 va a ser un año decisivo para el liderazgo en China. En la segunda mitad se celebrará el 19 Congreso del Partido Comunista, la cita más importante para los dirigentes cada cinco años. En ella se renovarán los principales organismos de mando, y los principales grupos de poder intentan desde ya colocar a los suyos en los mejores puestos. Desde hace meses las decisiones, sean sobre el embellecimiento de las calles de la capital o nombramientos en los gobiernos provinciales, se estaban tomando ya con un ojo en esa reunión. Todo debía estar bajo control. Imprevistos, los mínimos. Pero sucedió Donald Trump.

El presidente chino, Xi Jinping, acumula más poder que ninguno de sus predecesores más recientes. De la última gran reunión del Partido antes del Congreso, este noviembre, emergió con el título de “núcleo”, a la par con los grandes líderes históricos del régimen. Si durante el cónclave de 2017 logra nombrar a sus fieles en cargos clave, su mando se verá aún más fortalecido para los próximos cinco años. Pero cada una de las principales vacantes en juego —cinco de siete puestos en el Comité Permanente, el principal órgano de poder— será producto de una encarnizada negociación entre las distintas facciones del partido.

Una negociación que necesita estabilidad en China. A lo largo de 2017 no se espera ninguna nueva gran iniciativa económica o política que pudiera crear división de opiniones dentro del régimen. Para este año el Gobierno ha puesto el énfasis en un crecimiento económico estable, en torno al 6,5%, y el mantenimiento del empleo, imprescindible para mantener la paz social

También toma ya medidas para aumentar aún más durante el año el control sobre la sociedad civil y evitar posibles disturbios. El 1 de enero entra en vigor la nueva ley sobre las ONG extranjeras, que les obliga a registrarse en el Departamento de Seguridad Pública. Se han introducido duras medidas para controlar las redes sociales. En las últimas semanas, Xi ha reclamado que las Universidades se conviertan en “fortalezas” del Partido.

Pero como suele ocurrir cuando se tienden líneas Maginot para evitar ataques previsibles, el desafío ha llegado por donde no se esperaba: Estados Unidos. “El reto de Trump será la gran incógnita de este año”, opina Willy Lam, de la Universidad China de Hong Kong.

Tras la sorpresa inicial, China había acogido con cierto optimismo el triunfo del candidato republicano, al creer que sería más pragmático a la hora de negociar. Pero los primeros gestos del presidente electo hacia Pekín han generado, cuando menos, confusión.

Por un lado, ha nombrado embajador en Pekín al exgobernador de Iowa Terry Brandstad, que mantiene desde hace años una relación personal con Xi Jinping. Por otro, durante la campaña electoral amenazó con imponer aranceles del 45% a los productos chinos y ha nombrado al frente del nuevo Consejo Nacional de Comercio a Peter Navarro, un académico autor de libros con títulos como “Las Guerras Chinas: Dónde Se Lucharán, Cómo Se Pueden Ganar”.

Trump también ha tuiteado contra la “fortaleza” que Pekín construye en islas artificiales en aguas en disputa del mar del Sur de China. En las últimas semanas ha hablado con la presidenta taiwanesa Tsai Ying-wen y ha amenazado con romper la “política de Una Sola China”, la cuidadosa estructura diplomática que rige cómo EE UU se relaciona con China y con Taiwán. Es una idea impensable para Pekín, que considera a la isla parte de su territorio. Inmediatamente, su Oficina para Taiwán advirtió que se encontraban en peligro “la paz y la estabilidad”.

“La reacción china ha sido de cautela; parece que van a darle un periodo de gracia hasta el 20 de enero (la fecha de la investidura presidencial en EE UU). Pero están preocupados”, apunta Jean-Pierre Cabestan, de la Universidad Baptista de Hong Kong.

Pocos días después de las declaraciones de Trump, el diplomático chino de mayor rango, el consejero de Estado Yang Jiechi, se reunió con el futuro consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, el general Michael Flynn, en Nueva York. El objetivo era esclarecer cuál será exactamente la posición hacia China de la nueva Casa Blanca.

“Xi tiene un dilema. Por un lado, tiene que responder duramente al desafío de Trump (es posible incluso una repetición de las pruebas de misiles de 1996 y de 2000 frente a las costas taiwanesas). Por otro, sabe que el Ejército chino no es rival para el estadounidense. Así que Xi debe evitar una confrontación frontal con las fuerzas estadounidenses… No está dispuesto a usar la fuerza contra Taiwán”, apunta Lam.

China ha comenzado a dar señales de advertencia, como la captura de un dron submarino estadounidense en el mar del sur de China, antes de devolverlo.

Un error en el manejo de posibles enfrentamientos con Trump, o en el terreno doméstico —en áreas como la gestión de la economía— es algo que Xi no se puede permitir. “El presidente es ahora el ‘núcleo’. Si gestiona los problemas correctamente no pasará nada. Pero si no lo logra, la responsabilidad será suya. Y eso puede tener un impacto durante su mandato”, opina el historiador Zhang Lifan. “2017 puede ser un año duro para Xi”.

LAS PREOCUPACIONES DEL RÉGIMEN
Aunque el partido mantiene claramente las riendas de China, hay áreas de preocupación para el régimen. En marzo se celebrarán elecciones para nombrar al nuevo jefe de gobierno autónomo en Hong Kong, la antigua colonia británica donde las corrientes independentistas han cobrado auge y se hicieron con seis escaños en los comicios legislativos de septiembre.

La desconfianza sobre la economía ha precipitado una importante salida de capitales. El mercado inmobiliario está sobrecalentado. Ni la Unión Europea, ni EE UU ni Japón han concedido a la china el estatus de economía de mercado, y las reformas económicas prometidas aún están en veremos. “La economía china se encuentra en un momento peligroso”, opina el profesor Hu Hingdou, del Instituto de Tecnología de Pekín. “Si no reformamos nuestras empresas estatales y mejoramos nuestra industria, China puede llegar a un punto muerto”.

http://internacional.elpais.com/internacional/2017/01/02/actualidad/1483359460_560703.html
avatar
Von Leunam
Coronel
Coronel

Mensajes : 7372
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Von Leunam el 20/1/2017, 2:02 pm

China dispuesta a “quitarse los guantes” con EE.UU. sobre Taiwán.

China ha mostrado cierta moderación ante las provocaciones durante la campaña del presidente electo de EE.UU., Donald Trump, sobre Taiwán y la política de una sola China, pero si la misma retórica continúa tras asumir el cargo, Pekín “se quitará los guantes” para tomar medidas decisivas, informa el periódico oficial chino ‘China Daily‘. En una entrevista con el periódico ‘The Wall Street Journal’ publicada el viernes pasado, el magnate declaró que la política de una sola China “es objeto de negociación” y agregó que no se comprometería a un acuerdo a largo plazo entre Estados Unidos y China sobre Taiwán antes de ver un progreso en las políticas monetarias y comerciales de Pekín.

“Si Trump está decidido a utilizar esa jugada tras asumir el cargo, será inevitable un período de interacciones feroces y dañinas, ya que Pekín no tendrá más remedio que quitarse los guantes”, reza el editorial del periódico chino. El medio considera que las declaraciones de Trump sobre Taiwán no son el resultado de un “error de cálculo”; lo más probable es que la próxima administración “trate de utilizar el rechazo de la política de una sola China como moneda de cambio” en su juego geopolítico, sostiene. Trump rompió los protocolos diplomáticos cuando, tras su victoria en las elecciones presidenciales, contestó una llamada telefónica de felicitación por parte de la líder de Taiwán, Tsai Ing-wen, lo que provocó protestas de Pekín. Desde entonces el presidente electo ha puesto en duda el compromiso de EE.UU. con la política de una sola China que reconoce a la isla como parte del gigante asiático. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://geopolitico.es/

http://poderiomilitar-jesus.blogspot.mx/2017/01/china-dispuesta-quitarse-los-guantes.html
avatar
Albert_B
Terrible Gran Inquisidor

Mensajes : 5521
Localización : Tártaro

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Albert_B el 24/1/2017, 2:13 am

Los misiles intercontinentales DF-41 están considerados como unos de los sistemas de proyectiles más avanzados y tienen capacidad de alcanzar cualquier punto del planeta.

¿Respuesta a Trump?: China instala misiles intercontinentales en la frontera con Rusia

Andy WongReuters

China ha instalado un poderoso sistema de misiles intercontinentales en Heilongjiang, la provincia fronteriza con Rusia, informa el diario chino 'Global Times'. Según el reporte, se trata de misiles DF-41 de fabricación china, considerados como uno de los sistemas más avanzados de la actualidad.

Los especialistas citados por el periódico chino creen que se trataría de la segunda brigada dotada de misiles DF-41 del Ejército chino que se encuentra en servicio y que ha sido instalada en el noreste de China.

Según la publicación, algunos medios informativos locales han relacionado esta medida con la toma de posesión del nuevo presidente de EE.UU. "como una reacción a las provocadoras declaraciones de Trump respecto a China".


Un claro mensaje de alerta

"EE.UU. no ha mostrado el suficiente respeto por el Ejército de China", asegura el artículo, que recuerda que algunos altos mandos militares "en varias ocasiones intentaron con arrogancia mostrar su intención de medir fuerzas".

"El potencial nuclear chino debería ser tan fuerte que ningún país se atreviera a pensar en un enfrentamiento militar bajo ninguna circunstancia y que otorgara a China la capacidad de responder a cualquier provocación", reza el artículo del diario del país asiático.

A Washington esto no le gusta: El misil DF-41 que prueba China podría alcanzar EE.UU. en 30 minutos
Los misiles Dong Feng 41 (del chino, literalmente 'viento del este'), es un misil balístico intercontinental propulsado por combustible sólido de tres etapas. Cuenta con la capacidad para portar de 10 a 12 cabezas nucleares y un alcance máximo de 14.000 kilómetros, con lo que podría alcanzar cualquier punto del planeta.

El proyecto de misiles de la serie Dong Feng se inició con el soporte de los especialistas soviéticos después de que la URSS aprobara en 1950 un proyecto de ayuda al desarrollo armamentístico chino. Sus primeros modelos fueron una adaptación de los sistemas balísticos R-2 y R-5M soviéticos.

https://actualidad.rt.com/actualidad/229293-china-instalar-misiles-intercontinental-frontera-rusia


___________________________________
¡No eres completamente inútil, sirves de mal ejemplo!
"El día que se inventaron las excusas se acabaron los pendejos."
"Una vida que no puede someterse a examen, no merece vivirla" Sócrates
"Sólo el día que el último rey sea colgado de las tripas del último cura el hombre será realmente libre"
avatar
Rogersukoi27
General de División
General de División

Mensajes : 10127
Masculino
Edad : 59

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Rogersukoi27 el 24/1/2017, 11:36 am

Albert_B escribió:Los misiles intercontinentales DF-41 están considerados como unos de los sistemas de proyectiles más avanzados y tienen capacidad de alcanzar cualquier punto del planeta.

¿Respuesta a Trump?: China instala misiles intercontinentales en la frontera con Rusia

Andy WongReuters

China ha instalado un poderoso sistema de misiles intercontinentales en Heilongjiang, la provincia fronteriza con Rusia, informa el diario chino 'Global Times'. Según el reporte, se trata de misiles DF-41 de fabricación china, considerados como uno de los sistemas más avanzados de la actualidad.

Los especialistas citados por el periódico chino creen que se trataría de la segunda brigada dotada de misiles DF-41 del Ejército chino que se encuentra en servicio y que ha sido instalada en el noreste de China.

Según la publicación, algunos medios informativos locales han relacionado esta medida con la toma de posesión del nuevo presidente de EE.UU. "como una reacción a las provocadoras declaraciones de Trump respecto a China".


Un claro mensaje de alerta

"EE.UU. no ha mostrado el suficiente respeto por el Ejército de China", asegura el artículo, que recuerda que algunos altos mandos militares "en varias ocasiones intentaron con arrogancia mostrar su intención de medir fuerzas".

"El potencial nuclear chino debería ser tan fuerte que ningún país se atreviera a pensar en un enfrentamiento militar bajo ninguna circunstancia y que otorgara a China la capacidad de responder a cualquier provocación", reza el artículo del diario del país asiático.

A Washington esto no le gusta: El misil DF-41 que prueba China podría alcanzar EE.UU. en 30 minutos
Los misiles Dong Feng 41 (del chino, literalmente 'viento del este'), es un misil balístico intercontinental propulsado por combustible sólido de tres etapas. Cuenta con la capacidad para portar de 10 a 12 cabezas nucleares y un alcance máximo de 14.000 kilómetros, con lo que podría alcanzar cualquier punto del planeta.

El proyecto de misiles de la serie Dong Feng se inició con el soporte de los especialistas soviéticos después de que la URSS aprobara en 1950 un proyecto de ayuda al desarrollo armamentístico chino. Sus primeros modelos fueron una adaptación de los sistemas balísticos R-2 y R-5M soviéticos.

https://actualidad.rt.com/actualidad/229293-china-instalar-misiles-intercontinental-frontera-rusia

Suena mas la medida a fortalecer este 2017 una postura interna dada la revision de cuadros en el Partido Chino comunista este año. La otra señal dada por el recien estrenado secretario de prensa en la Casa Blanca, se avento un choro que se ponga atento China con sus islotes artificiales de la Sudasia, y lo que realmente signifique la vociferada de Trump sobre el tema.

Lo interesante es que hubieran escogido la frontera Rusa para el despliegue...sera que si no funcionan les presten ayuda Rusa??? scratch
avatar
Takeda
Coronel
Coronel

Mensajes : 7006

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Takeda el 24/1/2017, 12:36 pm

O quizás gozar de cobertura aérea rusa...
avatar
Von Leunam
Coronel
Coronel

Mensajes : 7372
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Von Leunam el 2/2/2017, 8:45 pm

¿Qué agita los 'aires de guerra' entre China y EE.UU.?



Días después de la investidura de Donald Trump como el 45.º presidente de EE.UU., la tensión entre Washington y Pekín ha alcanzado un nuevo nivel tras la filtración a varios medios de comunicación asiáticos de un video en el que aparece un misil nuclear intercontinental capaz de alcanzar la capital estadounidense, presuntamente localizado en la frontera con Rusia. El experto militar ruso Víctor Baranets ha explicado a RIA Novosti que se trata de misiles con ojivas nucleares muy potentes capaces de superar distancias de entre 12.000 y 15.300 kilómetros. Sin embargo, China ya ha desmentido las informaciones sobre su presencia militar en la frontera rusa.

La filtración se produce después de una serie de declaraciones contra China pronunciadas por los nuevos altos cargos estadounidenses en las últimas dos semanas. No en vano, varios medios de comunicación especulan con la posibilidad de que la publicación de la foto haya tenido carácter intencional y no sea sino una respuesta a las declaraciones "provocativas" contra China que hizo Donald Trump, señala el periódico chino 'The Global Times'. "EE.UU. no ha mostrado el respecto suficiente a la capacitad militar China" y, a la vez, "ha mostrado con frecuencia su intención de sacar músculo con arrogancia" en la región de Asia Pacífico, escribe el diario, insistiendo en que China debe disponer de "arsenal nuclear capaz de frenar a EE.UU.".

"La posición expresada por Tillerson conducirá a una guerra entre China y EE.UU."
En otra artículo, el medio cita a Jin Canrong, de la Universidad Renmin, en China, que tacha de "arrogantes" las declaraciones de hace dos semanas de Rex Tillerson, elegido por Trump para encabezar la Secretaria de Estado de EE.UU., y que afirma que si la Administración Trump adopta la posición difundida por Tillerson, ello "conducirá a una guerra entre China y EE.UU."

En aquella ocasión Tillerson dijo que China se estaba apoderando de territorios "que no son legalmente suyos", en referencia a los que se encuentran en disputa en el mar de la China Meridional, donde Pekín está construyendo islas artificiales e infraestructuras militares. Se trata de un área de suma importancia por la que pasa tráfico comercial anual valorado en 4,5 billones de dólares. "A China no le debe estar permitido el acceso a las islas que construyó en el mar de la China Meridional en disputa", afirmó Tillerson.

Incluso en EE.UU. muchos no se podían creer que Tillerson amenazara en serio con bloquear a China
Esta declaración resonó tan fuerte que incluso en EE.UU. muchos expertos no se podían creer que Tillerson quisiera decir de verdad que Washington bloquearía a China el acceso a los territorios en disputa que Pekín considera suyos, llegando a pensar que se trató de malentendido. Y eso es así porque un bloqueo semejante sería una "acto de guerra", explicó al diario 'The Washington Post' Mira Rapp-Hooper, experta del Centro para Nueva Seguridad Americana, que calificó estas amenazas de "increíbles" y "sin fundamento en la ley internacional".
Sin embargo, este lunes el nuevo portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, respaldó la posición expresada por Tillerson, afirmando que EE.UU. "protegerá sus intereses en el mar de la China Meridional" y "defenderá a los territorios internacionales para que no sean tomados por un país". Al día siguiente la portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hua Chunying, respondió a la amenazas de Washington afirmando que China posee "soberanía indiscutible" sobre las islas Spratly y sus aguas territoriales y que aboga por libertad de navegación marina y aérea en esta zona. Los países que no se encuentran en esta región, como EE.UU., deben "respetar las acciones de los países de la misma", agregó.

China, dispuesta a dirigir el mundo si es necesario
En diciembre de 2016 China lanzó un misil balístico intercontinental Dongfeng-41 desde una plataforma de ferrocarril en la parte occidental del país; prueba que coincidió con la visita del entonces secretario de Defensa de EE.UU., Ashton B. Carter, al portaaviones nuclear estadounidense USS John C. Stennis en el mar de la China Meridional.

China no quiere a los buques de guerra de EE.UU. en un mar que considera su 'patio trasero' y una de las formas de demostrarlo fue el 'secuestro' de un dron marino estadounidense en diciembre del año pasado, recuerda 'The Washington Post'. EE.UU. se muestra obstinado en la defensa del derecho de sus naves militares a pasar por las aguas internacionales. Este lunes el director general del Departamento de Economía Internacional del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhang Jun, afirmó que "si alguien dijera que China está desempeñando un papel de liderazgo en el mundo, yo le contestaría que esto no sucede porque nuestro país luche por el primer puesto, sino más bien porque los principales candidatos han dado un paso atrás, dejando ese lugar a China", informa la agencia Reuters. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://actualidad.rt.com/

http://poderiomilitar-jesus.blogspot.mx/2017/01/que-agita-los-aires-de-guerra-entre.html
avatar
Albert_B
Terrible Gran Inquisidor

Mensajes : 5521
Localización : Tártaro

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Albert_B el 2/2/2017, 10:05 pm

Takeda escribió:O quizás gozar de cobertura aérea rusa...

Andele, usted si sabe. Apoco Rusia se va a prestar a que le peguen a su mejor aliado por su patio trasero?

China, tambien mide el grado de cooperacion/compromiso al dejar las armas en ese lugar. Aunque el hecho que se haya ventilado la noticia no habla bien o de plano es una actitud muy soverbia de parte de ambos ya que se regodean en su alianza frente a los demas, cuidandose las espaldas.


___________________________________
¡No eres completamente inútil, sirves de mal ejemplo!
"El día que se inventaron las excusas se acabaron los pendejos."
"Una vida que no puede someterse a examen, no merece vivirla" Sócrates
"Sólo el día que el último rey sea colgado de las tripas del último cura el hombre será realmente libre"
avatar
Monakyo101
General de Brigada
General de Brigada

Mensajes : 9065
Masculino
Edad : 40
Localización : The loone star estate

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Monakyo101 el 3/2/2017, 7:11 pm

[size=47]Unidos-China[/size]

[size=31]Raúl Zibechi[/size]
[size=95]E[/size]
[size=38]n uno de sus más recientes artículos periodísticos, Immanuel Wallerstein vuelve sobre un tema que ha trabajado anteriormente: asegura que las dos grandes potencias, Estados Unidos y China, se convertirán en socios estratégicos (goo.gl/FDUf6j). Su análisis es sólido y tiene la enorme ventaja, además del respeto que merece todo su trabajo, de que no es novedoso, sino que aporta nuevos argumentos a los que ha venido manejando desde mucho tiempo atrás.[/size]
[size=38]Wallerstein sostiene que el principal motivo de las discordias actuales consiste en cuál de los países será socio mayor y cuál subordinado en la futura e inevitable alianza. No duda que China se está convirtiendo en la nueva potencia hegemónica global, pero asegura que está condenada a entenderse con la potencia en decadencia, del mismo modo que Gran Bretaña y Estados Unidos se entendieron después de 1945.[/size]
[size=38]Asegura que puede establecerse una alianza no formal, unaasociación no declarada, como la que mantuvieron la Unión Soviética y Estados Unidos desde los acuerdos de Yalta (febrero de 1945), en los que tácitamente se dividieron las zonas de influencia en el mundo de posguerra. En trabajos anteriores, Wallerstein sostuvo que luego de un periodo de transición hegemónica en el mundo se establecerán dos alianzas importantes: la de China y Estados Unidos por un lado, y la de Europa y Rusia por otro.[/size]
[size=38]En este sentido, vale la pena escuchar a un notable estratega, el presidente ruso Vladimir Putin, quien defiende el euro a pesar la crisis en curso y recientemente aseguró quemuy posiblemente Rusia llegará a integrar la Eurozona (goo.gl/C35cnU). Debe recordarse que la ofensiva de Washington contra Rusia, en particular la crisis y cambio de régimen provocados en Ucrania, busca impedir el aumento de los lazos políticos y económicos entre Moscú y Bruselas.[/size]
[size=38]Sin llegar a disentir del análisis de alguien que considero una inspiración ineludible, quisiera exponer algunos problemas que pueden cambiar el rumbo que señala Wallerstein y quizá entorpecer o enlentecer este tipo de alianzas que llegarían a predominar en un nuevo mundo posterior al capitalista.[/size]
[size=38]La primera y más importante se relaciona con la herencia colonial. Las anteriores transiciones hegemónicas se produjeron entre potencias occidentales. Desde la primera hegemonía en el sistema-mundo, la de Holanda, hasta la hegemonía estadunidense, son todas naciones que pertenecen a una misma civilización, por utilizar el sentido que le otorga el sociólogo egipcio Anouar Abdel-Malek (citado por Wallerstein), quien sostuvo que sólo existen dos civilizaciones, la indoaria y la china.[/size]
[size=38]Podemos intuir que una hegemonía no occidental chocará con las tradiciones y las culturas racistas y colonialistas de Occidente. A la competencia entre estados y entre empresas, que fue decisiva en las anteriores transiciones, se suman ahora factores que estaban ausentes en aquellas disputas. No podemos saber hasta qué punto el racismo y el colonialismo serán capaces de modificar la trayectoria histórica prevista, pero es evidente que algún peso tendrán, ya que han modelado el nacimiento y desarrollo del capitalismo en los pasados cinco siglos.[/size]
[size=38]La misma observación hecha desde China y Asia-Pacífico permite dudar de que Pekín aspire a la hegemonía mundial, porque sería tanto como seguir los pasos del colonialismo/capitalismo europeo y occidental. Puede suceder, pero no es necesario que así sea. Lo que es seguro es que China no permitirá una nueva humillación, como las sufridas ante Inglaterra y Francia en el siglo XIX y ante Japón en el siglo XX. Todo su esfuerzo como potencia emergente va en la dirección de mantener en pie la soberanía nacional.[/size]
[size=38]La segunda cuestión a tener en cuenta es el papel de las sociedades civiles organizadas, o sea los movimientos populares. Los fundadores de la teoría del sistema-mundo, Wallerstein, Giovanni Arrighi y Terence Hopkins, destacan la divergencia existente en la crisis iniciada en 1973 con las crisis anteriores, por el papel destacado que jugaron los trabajadores en su deflagración. Más allá de diferencias puntuales entre sus análisis, la conclusión parece clara cuando señalan, a propósito de la oleada de activismo de la década de 1960, que estamos ante la aceleración de la historia social.[/size]
[size=38]Mientras en las anteriores crisis hegemónicas de intensificación de la rivalidad entre las grandes potencias la rivalidad precedió y configuró de arriba abajo la intensificación del conflicto social, en la crisis de la hegemonía estadunidense esta última precedió y configuró enteramente aquella, concluyen Arrighi y Beverly J. Silver en Caos y orden en el sistema-mundo moderno (Akal, 1999, p. 219).[/size]
[size=38]Dirán que no es la primera ocasión en que cito esta frase. Pero me parece necesario recordar, una y otra vez, que la crisis en curso ha sido gestada por las luchas de los abajos, y que esa convicción debe darnos la suficiente fuerza de ánimo para enfrentar la tormenta con la que nos están respondiendo los de arriba. Es la primera vez en la historia que las resistencias de abajo configuran nada menos que una crisis sistémica y eso explica la reacción de Estados Unidos y del gran capital, incluso gobiernos como los que estamos padeciendo, de modo particular en el caso de México.[/size]
[size=38]¿Podemos imaginar el genocidio mexicano contra los jóvenes, las mujeres, los indios, los pobres en general, sin considerarla como una guerra preventiva de clase? La clase dominante mexicana sufrió dos revoluciones populares en la corta historia de la nación, y eso la hizo mucho más cautelosa y, sobre todo, más implacable.[/size]
[size=38]Sin rechazar el análisis deltelescopio Wallerstein (apodo creado por el sub Galeano), creo que el colonialismo/racismo y la potencia de los abajos deben inducirnos a considerar la enorme complejidad de la transición en curso. Esa complejidad puede llevar a la dirección china, en efecto, a aliarse con la potencia en decadencia para evitar males mayores. Pero nada es seguro.[/size]
http://www.jornada.unam.mx/2017/02/03/opinion/023a2pol
avatar
Von Leunam
Coronel
Coronel

Mensajes : 7372
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Von Leunam el 5/2/2017, 12:35 pm

China y Estados Unidos: hacia un choque de trenes global



Todo lo que hemos vivido hasta ahora es solo el aperitivo. El nudo que articula el orden mundial hace tiempo que no está en Europa, tal como diagnosticó acertadamente la Administración Obama, y sobre todo su primera secretaria de Estado, Hillary Clinton, con la idea del pivote asiático. Se trataba de trasladar el centro de atención geopolítica de Estados Unidos desde el Mediterráneo al Pacífico, del territorio de las viejas hegemonías al de las nuevas, donde China se halla en pleno ascenso y Washington cuida todavía de los intereses de sus aliados, especialmente Corea del Sur y Japón.

Pues bien, súbitamente, con la llegada de Trump ha quedado anulada aquella anterior estrategia, dirigida a la contención pacífica de China en su expansión regional asiática. Donde iba a instalarse el pivote se prepara el principal punto de fricción e incluso de crisis bélica, en la que una China ascendente querrá convertirse en potencia global y los EE UU ultranacionalistas y militaristas de Trump querrán demostrar su capacidad para romper el espinazo a quien se oponga a sus pretensiones.

El grado de tensión al que puede llegar Trump en Asia está a años luz de lo que ya hemos empezado a vivir en Europa y en América. La nueva Administración que está instalándose en Washington no ha dejado rincón por barrer ni tabú por romper, de momento tan solo en el terreno de las declaraciones, muchas de ellas escandalosas aunque también contradictorias.

Trump ha denunciado el tratado comercial del Pacífico (TTP), que China veía precisamente como una alianza comercial ajena, diseñada con malévolos objetivos para aislarla. También ha expresado su desprecio hacia la llamada “Política de una sola China”, el principio hasta ahora incuestionable respecto a la soberanía y a la integridad del país, que tiene una repercusión directa sobre el estatus y las relaciones con Taiwan. En prolongación de esta actitud iconoclasta y escasamente diplomática, su nuevo secretario de Estado, Rex Tillerson, ha denunciado el expansionismo chino en el Mar del Sur de la China. Y, en el colmo de la irresponsabilidad, el propio Trump ha expresado sus frívolos puntos de vista respecto a la necesidad de que Corea del Sur y Japón se doten del arma nuclear.

Los EE UU de Trump, para sorpresa de los dirigentes chinos, se han convertido en una superpotencia revisionista del orden mundial, habiendo sido los constructores de un estatus quo que Pekín veía con reticencia y distancia, incluso con descompromiso, puesto que no había participado en su construcción. Y con China ha pasado lo contrario: hasta ahora era moderadamente revisionista y con Trump aparece como la defensora del orden establecido.

Trump ha cambiado radicalmente la ecuación bilateral. El punto de partida ya era el de unas relaciones crecientemente competitivas y cada vez con mayores dificultades cooperativas, aunque nadie podía prever un brusco empeoramiento. Ahora se dirigen directamente hacia la confrontación, en principio en forma de guerra comercial y tarifaria, pero a medio plazo incluso hacia la posibilidad de un encontronazo bélico, especialmente en el Mar del Sur de la China.

El ultra Steve Bannon, jefe de campaña electoral y ahora brazo derecho de Trump en asuntos estratégicos y militares, daba por seguro hace apenas unos meses que habrá guerra entre Washington y Pekín a no más tardar dentro de cinco años, máximo diez. Además del contencioso que mantiene Pekín con todos sus vecinos marítimos por los arrecifes y aguas territoriales, hay que contar con el otro punto de tensión bélica de la península de Corea, con el arma nuclear de por medio.

Rand Corporation, el principal think tank militar estadounidense, ha estudiado esta eventualidad el pasado año, en un documento titulado Guerra con China. Pensando lo impensable, mucho antes de que Trump irrumpiera como candidato presidencial. Ambos países tienen “desacuerdos sobre disputas regionales que pueden conducir a la confrontación militar”, agravados por “la amplia concentración de poder militar que tienen en la zona”. “Si se produce un incidente o estalla una crisis —añade—, ambos tienen incentivos para golpear al enemigo antes de que el enemigo les golpee. Y si las hostilidades se desatan, ambos tienen fuerzas suficientes, tecnología, poder industrial, y recursos humanos para combatir en una vasta extensión de tierra, mar, espacio y ciberespacio”.

Los equipos de Trump que tratarán con China son temibles. La armada proteccionista que dirigirá el Comercio es abiertamente sinófoba. Los responsables de exteriores y seguridad son todos reticentes sino hostiles. La excepción es el nuevo embajador en Pekín, el gobernador de Iowa, Terry Branstad, que conoce a Xi Jinping desde hace más de 30 años. Esta extraña combinación de personalidades, propensas a los excesos verbales y a las incorreciones políticas, deberá organizar las nuevas relaciones con un país caracterizado por la discreción y la previsibilidad de su diplomacia.

China solo puede sacar beneficios de la agresividad trumpista. El brusco giro en la Casa Blanca deja un vacío inmenso en la escena internacional, en la que Pekín exhibirá su compromiso con la lucha frente el cambio climático, el libre comercio y la globalización, tal como hizo Xi Jinping en Davos. La agresividad de Trump hacia todos sus aliados es un estímulo directo para que Pekín amplíe el radio de sus alianzas, sobre todo en el terreno militar, que es donde anda más escaso. China se convierte en un socio internacional plenamente responsable, tal como le pedía Estados Unidos hace algo más de diez años, pero esto sucede en el preciso momento en que es el presidente de Estados Unidos quien quiere dejar de ser un socio internacional responsable. Y como regalo adicional, el nuevo mandatario estadounidense, propenso a simpatizar con los autócratas, no dará la lata con exigencias respecto a derechos humanos y democracia.

Son muchos los interrogantes que abre esta nueva presidencia disruptiva y revisionista del orden mundial. ¿Qué tipo de relaciones se construirán a partir de ahora entre Washington y Pekín? ¿Intentará China llenar el vacío de liderazgo mundial? ¿Cómo afectará al orden asiático y mundial? ¿Qué repercusiones tendrán en el orden interno chino? ¿Cómo influirán en el asentamiento de la autoridad personal de Xi Jinping, el líder más poderoso desde los tiempos de Mao Zedong?

El gigante asiático era hasta ahora, según David Shambaugh (China Goes Global: the Partial Power), “un poder solitario, sin amigos íntimos y sin auténticos aliados, que está en la comunidad de naciones, pero no es realmente parte de la comunidad de naciones”. Su acción exterior ha sido tradicionalmente poco activa, dubitativa, hostil al riesgo y estrechamente egoísta, muy limitada al objetivo de su propio desarrollo económico y con muy escaso soft power. La presidencia de Trump es la oportunidad de oro para China, que puede pasar de “potencia parcial”, tal como la califica Shambaugh, a potencia global con capacidad de acción e influencia en todo el planeta, en abierta rivalidad con EE UU. Si así fuera, Trump no haría grande a EE UU sino que sería un peldaño definitivo en el declive de la primera superpotencia.

http://internacional.elpais.com/internacional/2017/02/03/actualidad/1486145724_480660.html
avatar
Rogersukoi27
General de División
General de División

Mensajes : 10127
Masculino
Edad : 59

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Rogersukoi27 el 5/2/2017, 4:23 pm



El difunto Nixon y el anciano Kissinger, que abrieron los canales de enlace con el poder
Chino de Mao, ahora se estara revolcando al no sacar partido a sus aportes.
El alevoso Trump, le estara costando muy pronto sus arranques y comentarios
en twits que nada suman a fortalecer la realidad actual en el Sur de Asia!!.
Esperar felices encuentros por aquellos lares, le costaran 2 o 3 pelucas al
septagenario de Donald!!!!.
avatar
Von Leunam
Coronel
Coronel

Mensajes : 7372
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Von Leunam el 9/2/2017, 4:38 pm

Trump y Xi Jinping se comunican finalmente por carta

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha puesto en contacto directo con el jefe de Estado chino, Xi Jinping, por primera vez desde su investidura hace tres semanas. Y pese a que ha dialogado ya por teléfono con más de una docena de líderes desde entonces, para comunicarse con el presidente de la segunda potencia mundial ha optado no por una llamada, sino por una carta.


La misiva, según ha indicado un escueto comunicado de la Casa Blanca, es respuesta a una comunicación previa de Xi en la que este dirigente felicitaba al magnate por su investidura. En ella, Trump declara su interés en “colaborar con el presidente Xi para desarrollar una relación constructiva que beneficie tanto a EE UU como China”.

La carta no parece un gesto excesivamente entusiasta: expresa, por ejemplo, deseos al pueblo chino de un próspero año del Gallo dos semanas después de la llegada del año nuevo lunar, mientras que administraciones estadounidenses pasadas siempre enviaron sus felicitaciones puntualmente. Pero marca un claro cambio de tono frente a las declaraciones de este presidente durante el proceso de transición, más beligerantes hacia China.

Tras su triunfo electoral en noviembre, Trump, que ha amenazado con imponer fuertes aranceles a los productos chinos y considera que este país manipula la cotización de su divisa, sembró varias veces la alarma en Pekín. Primero aceptó, contraviniendo convenciones de cuatro décadas, una llamada de la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen. A los pocos días, advirtió que si el Gobierno de Xi no hacía concesiones comerciales, él se plantearía abandonar la política de “una sola China” para acercarse diplomáticamente a Taiwán.

La sensación de inquietud en Zhongnanhai, la residencia presidencial china, se acrecentó cuando el secretario de Estado, Rex Tillerson, mencionó durante su audiencia de confirmación la posibilidad de que Estados Unidos bloqueara el acceso a las islas artificiales que Pekín construye en el mar a su sur. Y, para terminar de arreglar el panorama, salía a la luz que Steve Bannon, el estratega jefe de la Casa Blanca, había declarado en su programa de radio el año pasado su convencimiento de que Estados Unidos entraría en guerra con China en un plazo de cinco a diez años.

Pero en las últimas dos semanas, esa retórica parece haberse dejado de lado, al menos de momento, para apostar por el pragmatismo. Tanto el secretario de Defensa, James Mattis, como Tillerson han subrayado en declaraciones públicas la necesidad de resolver las diferencias por la vía diplomática. Y Pekín vio con júbilo cómo Ivanka Trump, la hija del presidente, visitaba su embajada en Washington durante los festejos del Año Nuevo chino.

Deseosa de evitar posibles encontronazos -Xi Jinping advirtió en Davos el mes pasado que una guerra comercial “no beneficiaría a nadie”-, China se ha apresurado a dar la bienvenida a la misiva. En la rueda de prensa diaria de su Ministerio de Exteriores, su portavoz Lu Kang ha expresado la “satisfacción” de su Gobierno por recibir la misiva y ha restado importancia a detalles como lo tardío de la felicitación: “los festejos en China duran muchos días”, contestó a una pregunta al respecto.

Una interpretación positiva similar aparece en los medios oficiales. El periódico China Daily considera en un comentario que la carta “envía un mensaje positivo”, que confirma que las relaciones bilaterales “continúan por el buen camino pese a las conjeturas surgidas tras la victoria de Trump en las elecciones de noviembre”.

Pese a la reacción pública de Pekín, el que la única comunicación desde la investidura entre los dos presidentes haya sido a través de carta puede interpretarse como un indicio de la frialdad de las relaciones. Al fin y al cabo, Trump ha encontrado tiempo para mantener conversaciones telefónicas con líderes desde el ruso Vladímir Putin al francés François Hollande. Aunque preguntado en varias ocasiones, Lu Kang no quiso avanzar si finalmente el nuevo inquilino de la Casa Blanca hablarán directamente en el futuro próximo.

Pero comentaristas locales replican que entre los propios líderes chinos hay, al menos de momento, poco apetito por una conversación con Trump: “Es aún demasiado pronto. Los líderes querrán asegurarse de que todo está perfectamente organizado”, explican. Después de que el magnate colgara al primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, o reclamara al presidente francés la devolución del dinero que Estados Unidos destina a la OTAN, Zhongnanhai ha tomado buena nota de lo impredecible que el presidente estadounidense puede ser al otro lado del teléfono. Y no quiere arriesgarse a que la llamada tome un mal cariz y -sobre todo- que su contenido se filtre. Eso supondría una “pérdida de cara” inconcebible para Xi.

http://internacional.elpais.com/internacional/2017/02/09/actualidad/1486647352_768983.html
avatar
Monakyo101
General de Brigada
General de Brigada

Mensajes : 9065
Masculino
Edad : 40
Localización : The loone star estate

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Monakyo101 el 10/2/2017, 8:15 pm

[size=42]“Peligroso” acercamiento de avión militar chino a estadunidense[/size]
Afp |  viernes, 10 feb 2017  14:11

       

En imagen del 3 de septiembre de 2015, aviones vuelan en formación durante un desfile en conmemoración del 70 aniversario de la rendición de Japón durante la Segunda Guerra Mundial en Beijing. Foto Ap



[size=44]Washington. Un avión militar chino se acercó de manera "peligrosa" a un avión militar estadunidense cerca de un islote cuya soberanía está cuestionada en el mar de China meridional, deploró este viernes el mando de las fuerzas estadunidenses en el Pacífico.[/size]
[size=44]El incidente fue el miércoles y se produjo cerca del arrecife de Scarborough, cuya soberanía es disputada entre Filipinas y China, precisó el portavoz del Pentágono, Jeff Davis.[/size]
[size=44]El aparato chino, un avión de patrulla marítima KJ-200, se acercó a 300 metros del aparato estadunidense, una maniobra juzgada "peligrosa" por los militares de ese país.[/size]
[size=44]El aparato de Estados Unidos, también un avión de vigilancia marítima de tipo P3-C Orion, estaba en "una misión de rutina de conformidad con las reglas internacionales", en el "espacio aéreo internacional", indicó el comando estadunidense.[/size]
[size=44]"El 8 de febrero (local), una interacción caracterizada por el Mando Pacífico de Estados Unidos como 'peligrosa' se produjo en el espacio aéreo internacional encima del mar del Sur de China entre un avión chino KJ-200 y un aparato de la fuerza aérea de Estados Unidos P-3C", dijo el portavoz del Mando Pacífico de Estados Unidos, Rob Shuford.[/size]
[size=44]"El P-3C de la fuerza aérea de Estados Unidos estaba operando en una misión de rutina de acuerdo con la ley internacional" Davis dijo que el avión chino "cruzó la nariz" del aparato estadunidense, haciéndole dar "una vuelta inmediata".[/size]
[size=44]"No vemos ninguna evidencia de que sea intencional", dijo el portavoz.[/size]
[size=44]"Está claro que tenemos nuestros desacuerdos con China sobre la militarización del mar del Sur de China", explicó, pero las interacciones entre aviones y barcos "son ampliamente profesionales y seguras".[/size]
[size=44]"Esta parece ser una excepción", añadió.[/size]
[size=44]El Mando del Pacífico señaló que abordaría el asunto a través de los "canales diplomáticos y militares apropiados".[/size]
[size=44]China reivindica soberanía sobre casi toda esa región, rica en recursos, a pesar de las reclamaciones de sus vecinos del sudeste asiático, y se ha apresurado a construir arrecifes en islas artificiales capaces de albergar planes militares.[/size]
[size=44]La administración del presidente estadunidense Donald Trump ha adoptado por ahora una dura actitud ante las reivindicaciones de China en la región, insistiendo en que defenderá los intereses internacionales.[/size]
[size=52]http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/02/10/201cpeligroso201d-acercamiento-de-avion-militar-chino-a-estadunidense[/size]
avatar
Von Leunam
Coronel
Coronel

Mensajes : 7372
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Von Leunam el 11/2/2017, 11:15 pm

Significativo giro de Trump al prometer a Xi Jinping que respetará el principio de "una sola China"



El presidente de EEUU, Donald Trump, ha hablado por primera vez con su homólogo Xi Jinping en una conversación telefónica que podría marcar un significativo giro en su política respecto al país asiático ya que el mandatario se comprometió a respetar el principio de "una sola China" que había puesto en cuestión en ocasiones anteriores.

La misma Casa Blanca definió el "prolongado" diálogo como "extremadamente cordial" y aseguró que los dos dirigentes se invitaron a visitar sus respectivos países.

Para Pekín, el supuesto de "una sola China" ha sido un elemento "no negociable" -esa fue la expresión que usó- desde que ambos países reanudaron las relaciones diplomáticas en 1979 y Washington abandonó su reconocimiento de Taiwán.

El citado principio es interpretado de manera diferente por las dos capitales ya que Washington "reconoce" la existencia del reclamo de China, que considera a Taiwán como una provincia rebelde, y mantiene que Pekín es el "único gobierno legal de China" -en palabras del secretario de Estado, Rex Tillerson- pero mantiene una cierta ambigüedad sobre su propia consideración en torno al estatus que debería tener la isla.

En una entrevista con el diario Wall Street Journal, Trump llegó a decir que la misma idea de "una sola China" podría tener que someterse a una nueva "negociación".

La televisión china informó que Xi Jinping había acogido con beneplácito este último contacto y que le explicó a Trump que "por medio de un esfuerzo conjunto" sus dos países podrían "llevar las relaciones bilaterales a una cota histórica".

La conversación y la anterior carta que Trump había enviado a Xi Jinping felicitándole el Año Nuevo chino y pidiéndole "desarrollar una relación constructiva" servirán para frenar la espiral de tensión que se había generado entre EEUU y China desde los meses en los que el ahora jefe de estado era candidato electoral debido a sus repetidos ataques verbales contra Pekín.

Un portavoz del ministerio de Exteriores chino, Lu Kang, reconoció que su país había recibido con "gran aprecio" la misiva de de Trump.

"China está dispuesta a promover los lazos entre China y EEUU para lograr un mayor desarrollo basándose en fundamentos estables y saludables", dijo Kang.

Para An Gang, un especialista del think tank Pangoal Institute de Pekín, citado por el diario oficial Global Times, "el canal de comunicación entre los líderes de China y EEUU es efectivo y no debemos desestimar la función de este canal, y concluir que las relaciones bilaterales están en serio peligro basándonos sólo en los tuits de Trump o en su comportamiento".

"Parece que Trump se da cuenta que dirigir un país es diferente de dirigir una compañía y comienza a comprender que China es un factor muy importante en la arena internacional", opinó Su Xiaohui, del Instituto Estudios Internacionales de China, en declaraciones a la emisora CGTN.

Curiosamente, la llamada de Trump a Xi Jinping se produce sólo unos días después de que un significado grupo de expertos del Centro de la Sociedad Asiática para las Relaciones entre Estados Unidos y China advirtiera que la nueva administración tenía que realizar un cambio radical de su política respecto a Pekín si no quería dirigirse a un choque con esa nación de alcance difícil de prever.

El informe de 74 páginas incidía en que distanciarse de la política de "una sola China" era "extremadamente peligroso" y podría llevar incluso a una confrontación militar, algo de lo que ya habían alertado los medios de comunicación controlados por Pekín.

Pese al enorme simbolismo de este diálogo, todavía resta por saber el impacto real que tendrá en las relaciones de los dos estados especialmente ante las enormes divergencias políticas que mantienen en asuntos como el Mar de la China Meridional o ante la expansión de la influencia militar y económica de Pekín en la región asiática.

De hecho, la notable recepción que ha tenido ya entre los medios de comunicación chinos la conversación bilateral podría quedar eclipsada si Trump se refiere explícitamente al apoyo que EEUU prestará a Japón en la disputa en torno a la soberanía de las islas Senkaku/Diaoyu, un archipiélago ubicado en el Mar del Este de la China que se ha convertido en motivo de confrontación cada vez más enconada entre Tokio y Pekín.

Fuentes de la administración Trump aseguraron a la agencia AP que el jefe de estado -que se reunirá hoy con el primer ministro japonés en Washington- no sólo reafirmará a Abe la implicación de EEUU en la defensa de esos pequeños territorios insulares sino que también lo hará en público.

Durante su reciente visita a Japón, el secretario de Defensa de EEUU, James Mattis, se expresó en términos similares lo que provocó una pronta reacción de Pekín, que acusó a Washington de poner en "peligro" la estabilidad de toda la región.

http://www.elmundo.es/internacional/2017/02/10/589d442722601d3c1a8b4637.html
avatar
Monakyo101
General de Brigada
General de Brigada

Mensajes : 9065
Masculino
Edad : 40
Localización : The loone star estate

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Monakyo101 el 27/2/2017, 7:28 pm


GLOBAL
25/02/2017 20:48
[/size]
China fortalecerá su capacidad naval ante imprevisibilidad de Trump

AUTOR: REUTERS


PEKÍN.
La armada del Ejército de Liberación del Pueblo probablemente contará con un significativo financiamiento dentro del próximo presupuesto de defensa de China, en momentos en que Pekín busca refrenar el dominio de Estados Unidos en los mares y reforzar su propia proyección de poder en el mundo.
La armada china ha jugado un rol de creciente importancia en meses recientes, con un almirante relevante al mando, su primer portaaviones navegando alrededor de Taiwán y nuevos barcos de guerra en lugares distantes.

Ahora que el presidente Donald Trump ha prometido fabricar nuevos barcos y ha preocupado a Pekín con su aproximación impredecible a asuntos delicados como la situación de Taiwán y los mares del Sur y Este de China, el gigante asiático quiere reducir la brecha frente a la armada del país norteamericano.

"Es una oportunidad en la crisis", dijo un diplomático asiático establecido en Pekín, sobre las recientes maniobras navales de China.
"China teme que Trump se vuelva en contra de ellos eventualmente, considerando que él es tan impredecible, y se está preparando", añadió.
Pekín no ha dado una cifra de cuánto ha gastado en su armada y el presupuesto oficial de defensa entregado para el 2016, de 954 mil 350 millones de yuanes (139 mil millones de dólares) probablemente omite sus inversiones, de acuerdo a diplomáticos.
China informa detalles de su presupuesto de defensa en una reunión anual del parlamento el próximo mes, un evento que es seguido de cerca en la región y en Washington, en busca de pistas sobre las intenciones de Pekín.
El país sorprendió el año pasado con su menor incremento en ese ítem en seis años, de 7.6 por ciento, el primer aumento de un solo dígito desde el 2010, después de dos décadas casi ininterrumpidas de crecimiento de doble dígito.
"Ciertamente, la armada ha sido realmente la beneficiada con gran parte del nuevo gasto en los pasados 15 años", dijo Richard Bitzinger, miembro senior y coordinador del Programa de Transformaciones Militares en la Escuela de Estudios Internacionales S.Rajaratnam en Singapur.
"No sabemos cuánto gastan en la armada, pero simplemente extrapolando de la cantidad y la calidad de las cosas que están sacando de sus astilleros, es básicamente asombroso", añadió.
La armada china, alguna vez limitada a las operaciones costeras, se ha desarrollado rápidamente bajo el ambicioso plan de modernización militar del presidente Xi Jinping, quien encargó 18 embarcaciones en 2016, incluyendo destructores de misiles, corbetas y fragatas, de acuerdo a medios estatales.
Xu Guangyu, un mayor general retirado la armada y ahora asesor de la gubernamental asociación de desarme y control de armas de China, dijo que Pekín está muy atento a la habilidad de Estados Unidos de proyectar poder en el mar.
"Es como si fuera un maratón y nosotros estamos quedando atrás. Necesitamos acelerar", dijo Xu.
 
dre
http://m.excelsior.com.mx/global/2017/02/25/1148679
avatar
Von Leunam
Coronel
Coronel

Mensajes : 7372
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Von Leunam el 9/7/2017, 10:19 am

¿Es inevitable una guerra entre Estados Unidos y China?



Tucídides, un ateniense que vivió aproximadamente 400 años antes de Cristo (a. C.) fue un mal general y un buen historiador. Su Historia de la Guerra del Peloponeso, relata la conflagración que estalló entre Esparta y Atenas en el siglo V antes de Cristo. Muchos consideran este libro el primer intento de explicar hechos históricos recurriendo al análisis y a los datos y no a los designios de los dioses.

Basándose en su estudio de las causas que llevaron a Atenas y Esparta a la guerra, Tucídides mantiene que es difícil que una potencia en pleno auge, en ese caso Atenas, coexista pacíficamente con la potencia dominante, que en ese caso era Esparta. Graham Allison, profesor de la universidad de Harvard, ha popularizado este concepto llamándolo “la trampa de Tucídides”. Allison estudió 16 situaciones ocurridas en los últimos 500 años en las cuales surge una nación con la capacidad de competir con éxito con la potencia dominante. En 12 de estos 16 casos el resultado fue la guerra.

Todo esto tiene profundas implicaciones para nuestro tiempo y ese es el tema del reciente libro de Allison: Destinados a la guerra: ¿Pueden América y China evitar la trampa de Tucídides? Según él, “de continuar el rumbo actual, el estallido de una guerra entre los dos países en las próximas décadas no solo es posible, sino mucho más probable de lo que se piensa”.

El libro del profesor Allison no es el único que alerta sobre las consecuencias del auge del Oriente y el declive de Occidente. El tema ha estimulado un gran número de libros, artículos y conferencias. Gideon Rachman, periodista de Financial Times ha escrito un libro titulado Easternization, refiriéndose a la orientalización del mundo. Su mensaje central es que está llegando a su fin la ascendencia internacional que han tenido por varios siglos las potencias occidentales, concretamente EE UU y Europa. Según Rachman el centro de gravedad del poder mundial residirá en Asia y, más concretamente, en China. A Bill Emmot, exeditor de The Economist, también le preocupa el destino de Occidente y así titula su nuevo libro. Según Emmott, “Occidente es la idea política más exitosa” y aclara que no es un lugar sino una serie de conceptos, valores y condiciones sociales y políticas guiadas por la preservación de la libertad individual, la apertura económica y la búsqueda de igualdad y justicia para todos.

Naturalmente, el aumento de la desigualdad económica que están sufriendo los países de Occidente y los problemas políticos que esto ha acarreado preocupan a Emmott: “Sin una sociedad abierta, Occidente no puede prosperar, pero sin igualdad no puede durar”. A diferencia de los otros autores, Emmott no cree que Asia desplazará a Occidente. [Puede ver el vídeo de mi entrevista a Bill Emmott en www.EfectoNaim.com].

Los pronósticos de una China que logra convertirse en una potencia hegemónica a nivel mundial subestiman las debilidades del gigante asiático. También suponen que las dificultades que limitan la influencia internacional de Estados Unidos y Europa son taras insolubles y, por tanto, permanentes. Pero ni los problemas de Occidente son insolubles ni los de China son insignificantes.

La realidad es que si bien el crecimiento económico de China es asombroso, su progreso social indiscutible y la modernización de sus Fuerzas Armadas intimidante, sus problemas son igualmente abrumadores. Ian Buruma, un experto en asuntos asiáticos, mantiene que de todos los libros recientes sobre el auge de esa región, el peor es el del profesor Allison. Según Buruma, el profesor evidencia una gran ignorancia sobre China y minimiza los problemas que plagan a ese país. A pesar de su acelerada expansión, la economía china es frágil y está llena de desajustes y distorsiones. La desigualdad económica se ha disparado y en las zonas rurales persiste una generalizada miseria. El país es un desastre ecológico donde cada año mueren más de un millón de personas por enfermedades causadas por la contaminación ambiental. Militarmente, China sigue estando muy por detrás de Estados Unidos, país que además tiene una amplia red de aliados en Asia que ven a China con temor y profundos resentimientos históricos. Vietnam ha tenido 17 guerras con China, por ejemplo.

Pero quizás la objeción más importante a la visión de una China convertida en líder del mundo es que su modelo autocrático es cada día menos seductor y difícil de sostener. Mantener a cientos de millones de personas subyugadas a los designios de un dictador es una ruta que en estos tiempos conduce a la inestabilidad política. Y un país políticamente inestable no es un buen candidato para prevalecer en las conflagraciones que pronosticó Tucídides.

Twitter @moisesnaim

https://elpais.com/elpais/2017/07/08/opinion/1499538102_585501.html
avatar
Rogersukoi27
General de División
General de División

Mensajes : 10127
Masculino
Edad : 59

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Rogersukoi27 el 9/7/2017, 1:34 pm

Von Leunam escribió:¿Es inevitable una guerra entre Estados Unidos y China?



Tucídides, un ateniense que vivió aproximadamente 400 años antes de Cristo (a. C.) fue un mal general y un buen historiador. Su Historia de la Guerra del Peloponeso, relata la conflagración que estalló entre Esparta y Atenas en el siglo V antes de Cristo. Muchos consideran este libro el primer intento de explicar hechos históricos recurriendo al análisis y a los datos y no a los designios de los dioses.

Basándose en su estudio de las causas que llevaron a Atenas y Esparta a la guerra, Tucídides mantiene que es difícil que una potencia en pleno auge, en ese caso Atenas, coexista pacíficamente con la potencia dominante, que en ese caso era Esparta. Graham Allison, profesor de la universidad de Harvard, ha popularizado este concepto llamándolo “la trampa de Tucídides”. Allison estudió 16 situaciones ocurridas en los últimos 500 años en las cuales surge una nación con la capacidad de competir con éxito con la potencia dominante. En 12 de estos 16 casos el resultado fue la guerra.

Todo esto tiene profundas implicaciones para nuestro tiempo y ese es el tema del reciente libro de Allison: Destinados a la guerra: ¿Pueden América y China evitar la trampa de Tucídides? Según él, “de continuar el rumbo actual, el estallido de una guerra entre los dos países en las próximas décadas no solo es posible, sino mucho más probable de lo que se piensa”.

El libro del profesor Allison no es el único que alerta sobre las consecuencias del auge del Oriente y el declive de Occidente. El tema ha estimulado un gran número de libros, artículos y conferencias. Gideon Rachman, periodista de Financial Times ha escrito un libro titulado Easternization, refiriéndose a la orientalización del mundo. Su mensaje central es que está llegando a su fin la ascendencia internacional que han tenido por varios siglos las potencias occidentales, concretamente EE UU y Europa. Según Rachman el centro de gravedad del poder mundial residirá en Asia y, más concretamente, en China. A Bill Emmot, exeditor de The Economist, también le preocupa el destino de Occidente y así titula su nuevo libro. Según Emmott, “Occidente es la idea política más exitosa” y aclara que no es un lugar sino una serie de conceptos, valores y condiciones sociales y políticas guiadas por la preservación de la libertad individual, la apertura económica y la búsqueda de igualdad y justicia para todos.

Naturalmente, el aumento de la desigualdad económica que están sufriendo los países de Occidente y los problemas políticos que esto ha acarreado preocupan a Emmott: “Sin una sociedad abierta, Occidente no puede prosperar, pero sin igualdad no puede durar”. A diferencia de los otros autores, Emmott no cree que Asia desplazará a Occidente. [Puede ver el vídeo de mi entrevista a Bill Emmott en www.EfectoNaim.com].

Los pronósticos de una China que logra convertirse en una potencia hegemónica a nivel mundial subestiman las debilidades del gigante asiático. También suponen que las dificultades que limitan la influencia internacional de Estados Unidos y Europa son taras insolubles y, por tanto, permanentes. Pero ni los problemas de Occidente son insolubles ni los de China son insignificantes.

La realidad es que si bien el crecimiento económico de China es asombroso, su progreso social indiscutible y la modernización de sus Fuerzas Armadas intimidante, sus problemas son igualmente abrumadores. Ian Buruma, un experto en asuntos asiáticos, mantiene que de todos los libros recientes sobre el auge de esa región, el peor es el del profesor Allison. Según Buruma, el profesor evidencia una gran ignorancia sobre China y minimiza los problemas que plagan a ese país. A pesar de su acelerada expansión, la economía china es frágil y está llena de desajustes y distorsiones. La desigualdad económica se ha disparado y en las zonas rurales persiste una generalizada miseria. El país es un desastre ecológico donde cada año mueren más de un millón de personas por enfermedades causadas por la contaminación ambiental. Militarmente, China sigue estando muy por detrás de Estados Unidos, país que además tiene una amplia red de aliados en Asia que ven a China con temor y profundos resentimientos históricos. Vietnam ha tenido 17 guerras con China, por ejemplo.

Pero quizás la objeción más importante a la visión de una China convertida en líder del mundo es que su modelo autocrático es cada día menos seductor y difícil de sostener. Mantener a cientos de millones de personas subyugadas a los designios de un dictador es una ruta que en estos tiempos conduce a la inestabilidad política. Y un país políticamente inestable no es un buen candidato para prevalecer en las conflagraciones que pronosticó Tucídides.

Twitter @moisesnaim

https://elpais.com/elpais/2017/07/08/opinion/1499538102_585501.html

Muy buen aporte estimado VanLeunam, tiene un +1!!!!

La tematica encierra fortalezas y debilidades en ambas entidades (China y E.U.), lo mas
lamentable es que de todo el amenazante crecimiento de fuerzas militares en ambos
flancos, las flaquezas se retienen en los talones de aquiles de sus lideres politicos y
sus formas de arengar internamente sus diferencias.
Entre ganchos al higado y golpes contusos en la forma de comunicar, transmitir y
presentar acciones entre ambas posturas, llegara el punto donde la gota de vaso
se derrame, y se desintegre el equilibrio de convivencia y distancia mutua que
sostenga la fragil relacion de fuerzas en el escenario global.
Un saludo!!! Firmes

Contenido patrocinado

Re: Relaciones bilaterales Estados Unidos - China

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: 17/8/2017, 6:14 pm