Este es un foro dedicado a las Fuerzas Armadas Mexicanas así como de los diferentes Cuerpos de Policía y demás entes que se dedican a la Seguridad interna de México.


  • Publicar nuevo tema
  • Responder al tema

¿Son las armas autónomas la gran amenaza del futuro?

Comparte
avatar
Von Leunam
Contraalmirante
Contraalmirante

Mensajes : 7565
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

¿Son las armas autónomas la gran amenaza del futuro?

Mensaje por Von Leunam el 30/8/2016, 8:43 pm

¿Son las armas autónomas la gran amenaza del futuro?



A pesar de que son una clase de armas de alta tecnología militar aún inexistente, su despliegue implicaría no sólo una actualización de los tipos de armas que se utilizan en la actualidad, sino además un cambio en la identidad de las personas que los utilizan.
El 23 de agosto de 2010, el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas -ONU- presentó un informe provisional en el que planteó alguno de los potenciales peligros que representa la investigación, el desarrollo y la innovación de tecnologías que pueden llegar a ser capaces de "detectar a personas y matarlas con una mínima participación humana o sin necesidad de un control o una autorización procedentes directamente de un ser humano".

Un primer paso para intentar definir a los sistemas de armas letales autónomos
La expresión “sistemas de armas autónomas” es de origen inglés. Su principal criterio definitorio viene dado por el adjetivo autonomous, que según el diccionario comprende todo aquello “que se gobierna a sí mismo o es independiente”. Científicos especialistas en el conocimiento humano y de las máquinas advierten que la “autonomía” es un término que no debe ser entendido de manera unidimensional.

Por el contrario, es un concepto que se deriva de dos palabras griegas (“auto” -self- y “nomo” -governance-) y que posee dos sentidos propios: por un lado self-sufficiency (autosuficiencia), referido a la capacidad de cuidarse a sí mismo, o lo que es igual, a la condición o estado de quien se basta a sí mismo. Por otro está self-directedness (autodirección), entendido como el atributo de estar libre de todo control externo. A través de ese enfoque bidimensional se entiende que la independencia de un control externo no implica per se la autosuficiencia de una máquina. Asimismo, la programación de sus funciones autónomas tampoco garantiza que pueda operar de manera autodirigida.


Las diferentes definiciones de armas autónomas
En esa dirección, aunque con ciertos matices, expertos militares han propuesto algunos conceptos. La mayoría definen los sistemas de armas letales autónomos como aquellos que pueden llevar a cabo una misión con intervención humana limitada o sin ella, siendo capaces de lograr su auto-propulsión, procesar la información obtenida de su entorno o incluso dar respuesta a este de manera independiente. Son armas que pueden pasar de semiautónomas a completamente autónomas dependiendo del grado de implicación de la actividad humana en el circuito de operación de la máquina. Su carácter de letalidad varía en función de la misión, por lo que algunas pueden ser autónomas y operar de manera no letal.

Una definición bastante similar ha sido planteada por los Estados Unidos. Según el Departamento de Defensa estadounidense, dicha tecnología debe ser entendida como un sistema de armas que, una vez activado, puede seleccionar y atacar objetivos sin necesidad de intervención por parte de un operador humano. Por su parte, el Reino Unido los define como un grupo especial de tecnologías emergentes cuyo nivel de operatividad es “completamente autónomo”. Tales sistemas tendrían la capacidad de entender, interpretar y aplicar al más alto nivel el efecto global del uso de la fuerza, y para ello se deberían basar en la comprensión precisa de aquello que un comandante tenga la intención de hacer, y más aún de las razones que soportan dicho propósito. Desde ese conocimiento, y partiendo de una percepción sofisticada de su entorno y del contexto en el que estuvieran operando, el sistema podría ser capaz de tomar -o reversar-, sin supervisión humana, todas las acciones destinadas para lograr un fin.



Francia, por su lado, precisa que las armas autónomas son un tipo de tecnología armamentística que podría ser capaz de moverse libremente, adaptarse a su ambiente y llevar a cabo la selección de objetivos y el lanzamiento de efectores letal bajo la autoridad total de la inteligencia artificial. Dichos sistemas sólo podrían llegar operarse en aquel universo que hubiera sido modelado previamente por sus diseñadores/programadores. Instituciones como Human Rights Watch consideran que un sistema de armas con capacidad para ejecutar funciones críticas de selección y de ataque contra objetivos y sin implicación humana, es una alta tecnología de total autonomía cuyo desarrollo contraviene las reglas básicas del DIH y del DIDH.

Al hilo de ello, el Comité Internacional de la Cruz Roja considera que estos sistemas son un tipo de arma que puede seleccionar y atacar objetivos sin intervención humana. Ellos tendrían la habilidad de aprender y/o adaptar su funcionamiento en respuesta a las circunstancias cambiantes del entorno en el que se despliegan, por lo que su uso podría reflejar un cambio cualitativo de los paradigmas en la conducción de las hostilidades. Todas estas propuestas terminológicas son una pequeña muestra de la amplitud con la que la comunidad internacional está intentado conceptualizar a los sistemas autónomos de armas letales. En ellas se recogen aspectos compartidos por unos y rechazados por otros, aunque de su contenido podríamos rescatar algunos elementos importantes:

¿Qué son las armas autónomas?

Son un tipo de alta tecnología aún inexistente.
Su desarrollo gira en torno al avance en la investigación de la inteligencia artificial.
Para algunos expertos es improbable que lleguen a existir, y para otros sólo se necesitan años, y no décadas, para que puedan ser creados.
Su diseño les permitiría seleccionar y atacar un objetivo estratégico en razón de la delegación de autoridad que le es haya sido dada por los humanos.
La determinación de ese objetivo responderá sólo a los criterios pre-definidos por los humanos.
Es un arma que después de activada ejecutará sus funciones sin implicación o intervención humana.
Poseería una función de letalidad, por lo que sus zonas de despliegue serán aquellas en las que se desarrollen conflictos armados u hostilidades.
Podrían adaptarse a entornos complejos sobre la base de la información que obtengan del ambiente que les rodea.
Y sus reglas de conducta serían determinadas únicamente por el diseñador/programador humano, por lo que la máquina no tendría niveles de autoaprendizaje y auto-elaboración que les permita por sí mismas cambiar dicha circunstancia.

Un futuro lleno de riesgos e incertidumbres

La falta de unanimidad internacional para acordar un concepto generalmente aceptado sobre este tipo de sistemas es consecuencia de una realidad previamente advertida: los elementos de la discusión responden a perspectivas meramente prospectivas basadas en hipótesis y cálculos de probabilidades acerca de armas que aún no existen. Su estudio ha levantado dudas y cuestionamientos sin responder, que seguirán siendo parte de futuros debates internacionales.

Ciertamente las nuevas tecnologías y las potencialidades que se asocian a su desarrollo representan un incentivo lógico que anima realizar proyectos de I+D militar como el de los sistemas autónomos. Sin embargo, son ventajas que no pueden obviar el rechazo de miembros de la comunidad internacional acerca de este tipo de tecnología, máxime cuando parte de la industria armamentística se encuentra dispuesta a indagar más en su desarrollo plenamente operativo dentro de niveles de autonomía inimaginables. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://www.onemagazine.es/

http://poderiomilitar-jesus.blogspot.mx/2016/08/son-las-armas-autonomas-la-gran-amenaza.html
  • Publicar nuevo tema
  • Responder al tema

Fecha y hora actual: 16/10/2017, 10:45 pm