Este es un foro dedicado a las Fuerzas Armadas Mexicanas así como de los diferentes Cuerpos de Policía y demás entes que se dedican a la Seguridad interna de México.


Obama busca la complicidad de los musulmanes contra el terrorismo

Comparte
avatar
Von Leunam
Contraalmirante
Contraalmirante

Mensajes : 7709
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Obama busca la complicidad de los musulmanes contra el terrorismo

Mensaje por Von Leunam el 19/2/2015, 4:25 pm

Obama busca la complicidad de los musulmanes contra el terrorismo



El nombre que se le de al enemigo es muy importante y define los bandos. Por eso, la Casa Blanca estos días ha hecho un ejercicio de puro malabarismo semántico para superar la volátil conexión entre religión y extremismo y no estigmatizar a los más de 1.500 millones de musulmanes que hay en el mundo. Barack Obama evitó durante los tres días que ha durado la llamada Cumbre contra el Extremismo Violento etiquetar las atrocidades cometidas por Al Qaeda y el autodenominado Estado Islámico como "terrorismo islamista". Tampoco hizo mención a guerras santas en nombre de Alá.

Como si de un eco del discurso dado un día antes en la Casa Blanca se tratase, el presidente de Estados Unidos insistió este jueves en el Departamento de Estado, ante representantes de más de 60 naciones, en que Estados Unidos no está en guerra contra el islam y que a pesar de que todos los allí presentes vinieran de distintos países, procedieran de distintas culturas y profesaran distintas creencias, todos estaban "en el mismo barco".

"El Estado Islámico no representa al islam", dijo Obama. "La noción de que Occidente está en guerra con el islam es una fea mentira que todos —al margen de la fe que practiquemos— tenemos la responsabilidad de rechazar", recalcó el presidente parafraseándose a sí mismo.

Pero que Obama luche con el diccionario por razones estratégicas —como lo hizo en su día la Administración de George W. Bush— para encontrar el nombre que defina a los autores de los ataques que han aterrorizado en los últimos meses ciudades como Sidney, Ottawa, París y Copenhague no significa que no encuentre calificativos para la violencia extremista ejercida por EI y Al Qaeda. "Según hablamos, el Estados Islámico está aterrorizando al pueblo de Irak y Siria con una crueldad atroz, asesina a niños, esclaviza y viola mujeres, amenaza de genocidio a las minorías religiosas, decapita..."

Renovando la llamada de la Casa Blanca de que el mundo tiene que estar unido en la lucha global contra el extremismo violento, Obama desafió a distintos Gobiernos y regímenes de Oriente Próximo a acabar con las dinámicas que han propiciado el ascenso del Estado Islámico. Las luchas entre suníes y chiíes "solo acabarán cuando puedan resolver sus diferencias a través del diálogo y no con guerras de poder", prosiguió Obama. "En Irak, el fracaso de la anterior Administración para gobernar de una manera inclusiva ayudó a allanar el camino del EI", añadió. "En Siria, la guerra de Bashar Al Asad contra su propia gente y fomentar de manera deliberada tensiones sectarias ha ayudado también al crecimiento del Estado Islámico", acabó el presidente.

Tras recordar el sangriento escenario en el que actúa el EI, Obama pidió a las naciones del mundo que expandan los derechos humanos, la tolerancia religiosa y el diálogo pacífico para combatir "el extremismo violento". "Cuando la gente se siente oprimida o siente que se le niegan sus derechos, por motivos étnicos o sectarios, cuando se silencia la disidencia, se alimenta el extremismo violento", declaró Obama en el cierre de la Cumbre que se abrió el martes en Washington y concluyó este jueves.

En opinión del hombre que poco después de llegar a la Casa Blanca en 2009 pronunció un histórico discurso en El Cairo en el que dijo que desde la fundación de EEUU "los musulmanes americanos habían enriquecido la nación, peleando en nuestras guerras, sirviendo en el Gobierno, luchando por los derechos civiles...", la única opción para evitar la propaganda terrorista que desemboca en violencia es la democracia. "La estabilidad y la seguridad requieren gobiernos democráticos, elecciones libres con las que la gente pueda elegir su propio futuro", declaró Obama. "Libertad de expresión y libertad de religión", finalizó.


El ministro del Interior de España pide no hablar de yihadismo

Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior español, ha hablado sobre la necesidad de no etiquetar el extremismo violento como islamista:

“Todos los países civilizados estamos amenazados, musulmanes o no. No es una guerra de religión, no es un combate del islam contra la civilización, son unos terroristas que están invocando de manera absolutamente inadecuada una fe para justificar algo injustificable, que es matar. Todos, cristianos, musulmanes, judíos, no creyentes, todos estamos unidos frente a esa amenaza que a todos nos afecta. Juntos somos más fuertes, unidos somos más fuertes, por eso estamos aquí”

“Lo dice Obama, pero sobre todo, dirigentes de países musulmanes han pedido en la Cumbre que por favor no utilicemos la expresión yihadismo en la medida en que en sus sociedades esto tiene un eco especial. Ellos son países musulmanes pero que están radicalmente en contra de esta barbarie. Jordania es un caso emblemático.

“La semiótica del lenguaje es importante, y por eso vamos a hablar de terrorismo internacional, de extremismo violento, para desvincular el islam como religión de este terrorismo fanático y criminal.


http://internacional.elpais.com/internacional/2015/02/19/actualidad/1424371902_610782.html
avatar
Von Leunam
Contraalmirante
Contraalmirante

Mensajes : 7709
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Obama busca la complicidad de los musulmanes contra el terrorismo

Mensaje por Von Leunam el 19/2/2015, 4:27 pm

Análisis de causas pero falta de respuestas concretas al extremismo



El inicio del último día de la Cumbre contra el Extremismo Violento, organizada por el Gobierno de Estados Unidos, evidenció este jueves la unidad de más de 60 países en la lucha contra este tipo de terrorismo pero también las enormes dificultades para erradicarlo.

Altos cargos de una amalgama de gobiernos y centros de estudio debatieron en Washington las principales causas que pueden llevar a un joven occidental a unirse a las filas de grupos como el Estado Islámico (EI) en Siria o a perpetrar atentados en su país de nacimiento, pero apenas se visualizaron respuestas concretas.

El secretario de Estado de EE UU, John Kerry, inauguró la sesión del tercer y último día de la cumbre organizada hace meses, pero que llega a las pocas semanas de los ataques en París y Copenhague. En un auditorio repleto en la sede del Departamento de Estado, Kerry puso el énfasis en el “por qué” de este fenómeno. “No puedes derrotar lo que no entiendes”, subrayó.

El jefe de la diplomacia estadounidense abogó por “amplificar las voces creíbles” que pueden rebatir la atracción del extremismo para algunos jóvenes y en promover la buena gobernanza. Apostó por un trabajo silencioso en comunidades. Y reveló, en uno de los pocos anuncios concretos de la jornada, que en septiembre, aprovechando la asamblea anual de la ONU en Nueva York, se celebrará una nueva cumbre contra el extremismo violento. En la última asamblea, el presidente de EE UU, Barack Obama, ya promovió una cita similar.

Precisamente, el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, intervino tras Kerry y resaltó la importancia de que, en la lucha contra el extremismo, no se recurra solo a la fuerza militar en alusión a la campaña de bombardeos, liderada por EE UU y con la participación de países occidentales y árabes, contra las posiciones del EI en Irak y Siria. “Las balas no son varitas mágicas”, dijo.

Su tesis es que igual de eficaces, o más, para combatir el extremismo a largo plazo son el respeto al debido proceso, la buena gobernanza, el respeto a los derechos y libertades de los ciudadanos y su participación política. “Esas son armas más poderosas”, señaló.

Pero sobre todo, acotó Ban, “los gobiernos no deben usar la lucha contra el terrorismo y el extremismo como pretexto para atacar a los críticos”. Eso es lo que los extremistas buscan para provocar una “reacción exagerada. No debemos caer en esa trampa”, alertó. El secretario general anunció además su intención de convocar en los próximos meses en la ONU una reunión extraordinaria de líderes religiosos de todo el mundo para enviar un "mensaje firme" de tolerancia y reconciliación.

Por su parte, el ministro francés de Interior, Bernard Cazeneuve, alertó de que la amenaza del terrorismo extremista “no tiene precedentes” y es “difusa” al estar presente “un poco en todas partes”. “Es gente que ha nacido o crecido entre nosotros y que un día sufren un proceso acelerado de fanatización”, dijo ante los varios centenares de congregados, entre ellos su homólogo español, Jorge Fernández Díaz, o la alta representante de Exteriores de la Unión Europea, Federica Mogherini.

También habló el ministro de Exteriores danés, Martin Lidegaard, que pidió "hacer más de forma colectiva" y con inteligencia. “Por muy horrorosos que sean los actos de terrorismo, es vital que nuestra reacción esté a la altura de los valores que defendemos. Nuestra respuesta debe basarse en la confianza, no en la desconfianza, debemos reaccionar, pero no deberíamos sobrereaccionar", dijo.

El ministro belga de Interior, Jan Jambon, agregó que "solo con una estrategia integrada y global vamos a lograr el objetivo de un mundo más seguro, un mundo que ataja los problemas en su raíz y no espera hasta que es demasiado tarde". Bélgica ha vivido en primera persona la amenaza extremista: un yihadista francés, que había combatido en Siria, abrió fuego en mayo en el Museo Judío de Bruselas, acabando con la vida de cuatro personas.

Durante la jornada, también intervinieron varios analistas. Nick Rasmussen, director del Centro Nacional de Contraterrorismo de EE UU, advirtió del altavoz mayúsculo que supone Internet para los grupos extremistas. “Está siendo más difícil para todos nosotros proteger a nuestros jóvenes de la propaganda”, dijo.

Al margen del campo digital, enumeró otros dos grandes desafíos: el amplio acceso de grupos como el EI a milicianos extranjeros y el éxito de la estrategia de que estos milicianos actúen “como puedan y donde puedan”, lo que facilita ataques solitarios como los de Sídney, París o Copenhague, que no requieren una excesiva preparación.

En un tono similar, Peter Neumann, director del Centro Internacional de Estudio de la Radicalización, con sede en Londres, consideró que los países “tienen que destinar mucho más tiempo y energía” en la batalla en Internet. “Todo lo que he visto es una gota en el océano”, lamentó.

En paralelo, apostó por convertir en “nuestros mayores aliados” a los familiares de los extremistas que viven en países occidentales: “El 99% de los padres no quieren que sus hijos vayan a Siria o mueran. Necesitan ser educados, asistidos y apoderados”.


http://internacional.elpais.com/internacional/2015/02/19/actualidad/1424360672_926731.html

    Fecha y hora actual: 12/12/2017, 1:50 pm