Este es un foro dedicado a las Fuerzas Armadas Mexicanas así como de los diferentes Cuerpos de Policía y demás entes que se dedican a la Seguridad interna de México.


Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Comparte
avatar
Enemigo Público
Kapitan - Sovetskaya Armiya
Kapitan - Sovetskaya Armiya

Mensajes : 7838
Masculino
Edad : 29
Localización : Huaxyacac

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por Enemigo Público el 4/2/2015, 1:01 am

chapulincolorado escribió:pues creo que isis ya le dijo a hitler quítate que hay voy yo.

pero creo que se esta gestando poco a poco una gran coalición de occidente que mandara tropas a joderse a los de isis y esta vez contara con un inmenso apoyo mundial, bueno creo que hasta maduro y el putin la apoyaran.

el problema sera que siria e iran si no se ponen truchas tambien seran embroncadas.

opino que para ganarse aun mas el apoyo mediatico deberian iniciar en nigeria.
No mamar.

En primera, es Putin

En segunda: ¿quien crees que estuvo conteniendo a los Talibanes durante casi una década solo? R= Irán, si, aunque tu no lo creas, Irán lleva mucho tiempo combatiendo a los terroristas que financió USA.
Rusia los ha contenido durante 3 décadas en el cáucaso, ¿o crees que la guerra en Chechenia fué de a gratis y por mero gusto?, ¿o las operaciones de pacificación en Daguestán e Ingushetia?, ¿o la Guerra de Afganistán llamada por occidente como "Invasión Soviética de Afganistán" fué por un motivo tan simple como lo dice la versión norteamericana de la historia?

Te guste o no, Siria, Irán y Rusia han combatido a los grupos terroristas como Talibanes, Al Qaeda, y ahora Siria e Irán, junto con la milicia Hezbollá combaten al EII, incluso antes de que se formara la coalición internacional.

También comparto la opinión de que deben llevarse a cabo operaciones en Nigeria, aunque estas deben ser realizadas en el frente de batalla por las fuerzas de la Unión Africana que comanda Sudáfrica, con el soporte logístico y de inteligencia de Occidente y Oriente, si es posible incluso poner algunas unidades especiales sobre el terreno.
avatar
Albert_B
Terrible Gran Inquisidor

Mensajes : 5521
Localización : Tártaro

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por Albert_B el 4/2/2015, 2:47 pm

“Aplastar” al Estado Islámico, insta padre de piloto ejecutado

"Pido a Jornadia y a la coalición internacional que acaben con este ente criminal que no tiene nada que ver ni con la humanidad ni con el islam", dijo Kasasbeh

POR: EFE miércoles, 04 de febrero del 2015
Foto: Tomada de Internet
4
COMPARTIDAS
FacebookTwitterGoogle+More
El Cairo. El padre de Muaz Kasasbeh, el piloto jordano asesinado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), Safi Kasasbeh, instó hoy al gobierno de su país y a la coalición internacional que lleva a cabo ataques sobre posiciones de los radicales a “aplastar” a esa organización terrorista.

“Pido al Estado (jordano) y a la coalición internacional que acaben con este ente criminal que no tiene nada que ver ni con la humanidad ni con el islam”, dijo Kasasbeh en declaraciones a la cadena catarí Al Yazira.

Agregó que recibió promesas del Estado jordano de que “la sangre de Muaz no se habrá derramado en vano” y precisó que la venganza por su hijo es una “venganza para la patria”.

Asimismo, calificó al piloto asesinado de “mártir” e “hijo de todos los jordanos y las jordanas”.

Por otra parte, Kasasbeh se mostró insatisfecho por la ejecución esta mañana de dos terroristas iraquíes sentenciados a muerte en Jordania, Sayida al Rishawi y Ziad al Karbuli, y precisó que el acto de respuesta de su país es “sencillo” en comparación con la sangre de su hijo.

El EI publicó ayer un video en internet en el que mostraba cómo supuestamente quemaba vivo a Kasasbeh, aunque el Ejército jordano aseguró que su piloto murió el pasado 3 de enero.

El rehén jordano fue capturado por el EI en Siria el 24 de diciembre después de que su avión se estrellara en la provincia de Al Raqa, bastión de los radicales, cuando participaba en una operación de la coalición internacional contra los yihadistas en la zona.

El EI pidió la liberación de Al Rishawy como condición para perdonar la vida a Muaz Kasasbeh y al periodista japonés Kenji Goto, también asesinado.

Aunque Jordania se mostró dispuesta a liberar a la terrorista, las negociaciones no fructificaron, ya que el EI nunca mostró una prueba de vida del piloto, como pedía Ammán.
http://www.vanguardia.com.mx/aplastaralestadoislamicoinstapadredepilotoejecutado-2262561.html


___________________________________
¡No eres completamente inútil, sirves de mal ejemplo!
"El día que se inventaron las excusas se acabaron los pendejos."
"Una vida que no puede someterse a examen, no merece vivirla" Sócrates
"Sólo el día que el último rey sea colgado de las tripas del último cura el hombre será realmente libre"
avatar
Rogersukoi27
General de División
General de División

Mensajes : 10128
Masculino
Edad : 59

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por Rogersukoi27 el 4/2/2015, 3:13 pm

Albert_B escribió:“Aplastar” al Estado Islámico, insta padre de piloto ejecutado

"Pido a Jornadia y a la coalición internacional que acaben con este ente criminal que no tiene nada que ver ni con la humanidad ni con el islam", dijo Kasasbeh

POR:   EFE  miércoles, 04 de febrero del 2015
Foto: Tomada de Internet
4
COMPARTIDAS
FacebookTwitterGoogle+More
El Cairo. El padre de Muaz Kasasbeh, el piloto jordano asesinado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), Safi Kasasbeh, instó hoy al gobierno de su país y a la coalición internacional que lleva a cabo ataques sobre posiciones de los radicales a “aplastar” a esa organización terrorista.


http://www.vanguardia.com.mx/aplastaralestadoislamicoinstapadredepilotoejecutado-2262561.html

Si el tipo este de la foto, fue el ejecutor del Piloto, tendra ahora que usar pasamontana para que no lo identifiquen tan facil. Ya se gano el premio mayor de los Jordanos!!!!! :/
avatar
Von Leunam
Coronel
Coronel

Mensajes : 7383
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por Von Leunam el 4/2/2015, 8:40 pm

Jordania ejecuta a dos yihadistas en respuesta al asesinato del piloto



Al alba el Gobierno jordano cumplía hoy su promesa de dar una respuesta “decisiva y fuerte” al brutal asesinato del piloto jordano Moaz Kasasbeh, quemado vivo por el Estado Islámico (EI). El vídeo difundido de su muerte ha conmocionado al pueblo jordano cuya rabia aumentó al descubrir que el soldado había sido asesinado un mes antes.

A las cuatro de la mañana de este miércoles, Sayida al Rishawi y Ziad al Karbuli, ambos de nacionalidad iraquí, fueron ejecutados tras esperar en el corredor de la muerte en una prisión jordana desde 2005 y 2008 respectivamente. La primera por participar en el peor atentado terrorista sufrido en el país. El segundo por asesinar a un jordano y por pertenencia a grupo terrorista.

El rey de Jordania, Abdalá II, ha prometido tras las ejecuciones una "respuesta severa" contra el Estado Islámico. El Monarca ha regresado este miércoles al país desde Estados Unidos, obligado a acortar su visita oficial por el asesinato del piloto jordano, y tras reunirse con el presidente estadounidense Barack Obama. Abdalá II ha sido recibido en Amán entre multitudes y, tras presidir hoy una reunión con los responsables de Seguridad del país, ha difundido un comunicado en el que asegura: "La sangre del mártir Moaz Kasasbeh no será en vano y la respuesta de Jordania y de su Ejército será severa". El Rey ha jurado una lucha "implacable" contra el EI.

Antes, un portavoz del Gobierno había afirmado que Jordania "intensificará" sus esfuerzos en la coalición internacional contra el Estados Islámico. "Estamos hablando con los miembros de la coalición para intensificar los esfuerzos para detener el extremismo y el terrorismo, y para minar, rebajar y finalmente terminar con Daesh [acrónimo árabe peyorativo para referirse al Estado Islámico]", ha afirmado Mohammad al-Momani, informa Reuters.

En paralelo, Siria ha pedido ayuda a Jordania para luchar contra el califato y contra la rama siria de Al Qaeda. El ministro sirio de Exteriores ha llamado a Amán a "cooperar en la lucha contra el terrorismo representado por el Daesh y Al Nusra [Rama Siria de Al Qaeda] y otras organizaciones terroristas asociadas con ellas en Siria". Siria no es parte de la coalición internacional contra el EI por el veto de EE UU.

El Estado Islámico había exigido la liberación de Al Rishawi, cuyos parientes colaboraban con el líder iraquí de Al Qaeda Abu Musab Al-Zarqawi, considerado por el EI como un mentor. Amán había accedido a negociar el intercambio de la terrorista por Kenji Goto, uno de los rehenes japoneses en poder de los yihadistas. Sin embargo, los extremistas no cumplieron su palabra. Las imágenes de la decapitación de Goto, un veterano corresponsal de guerra, se hicieron públicas este sábado.

“Es horroroso. Me impresionó mucho la forma en la que el EI le ha matado. Teníamos aun esperanzas de que Moaz seguía con vida y que el Gobierno sería capaz de traerle de vuelta”, decía Zaid Khawaldeh, profesor universitario al rotativo jordano The Jordan Times. Una multitud de conciudadanos se reunió a medianoche de ayer en la plaza central de Ammán, clamando venganza por la muerte de su “hermano mártir”, al canto de “Muerte, muerte a Daesh" (acrónimo del EI en árabe y con connotaciones peyorativas) y portando pancartas que decían “todos somos Moaz”.

La muerte del joven teniente de 26 años impactaba a su pueblo aún más, al tratarse del primer soldado árabe de la coalición y musulmán asesinado desde que comenzaran los bombardeos aéreos el pasado mes de agosto sobre posiciones del EI. La ejecución de los dos miembros de Al Qaeda como respuesta al asesinato de Kasasbeh era bien recibido entre la mayor parte de la población que cerraba filas junto a sus tropas . "Sé que el ojo por ojo volverá al mundo ciego, pero en este caso y tratándose del EI, le pido al Gobierno que ejecute no sólo a Sajida y a todos los presos miembros del EI”, declaraba desde Aman al mismo diario el contable Nadeen Rizi.

El pasado mes de diciembre, 11 prisioneros condenados por asesinato eran ahorcados en la última ejecución de muerte aplicada, sellando 10 años de moratoria desde que en 2006 se ejecutara a un convicto.

El desafío del EI ha agilizado los tramites para que la condena de ambos milicianos de Al Qaeda se cumpliera en cuestión de horas. La ejecución se cumplía en la cárcel de Suaca, a 80 kilómetros al sur de la capital jordana. Dos ambulancias transportaban los cuerpos de Al Rishawi y Al Karbouli escoltados por la policía.

Las instituciones penitenciarias no han revelado dónde recibirán sepultura. En cambio el piloto asesinado probablemente no será entregado a su familia, ya que los yihadistas no lo han hecho en ningún caso. “En el islam el ritual de la despedida y el entierro es muy importante para nosotros. Ahora su familia no recuperará el cuerpo”, lamentaba al teléfono desde la capital jordana Nur Al Mesri, estudiante de enfermería.

Cumplida la sentencia de los dos yihadistas, el padre del piloto asesinado se decía insatisfecho. “Quiero que el Estado vengue la sangre de mi hijo con más ejecuciones de aquellos que siguen ese grupo criminal y que no tiene nada que ver con el islam”, clamaba en declaraciones recogidas por la agencia de noticias Reuters.

El piloto asesinado pertenece a una importante tribu local aliada del monarca jordano. La brutalidad del asesinato de uno de sus conciudadanos ha provocado una reacción inicial de unidad, a pesar de que la participación la monarquía en la coalición liderada por Estados Unidos no ha sido muy popular en el país llegando a desatar las críticas de aquellas tribus que temían una espiral de represalias por parte de los radicales.

Los mensajes de condena y pésame llegaban de todas partes del mundo. Estados Unidos, donde se encontraba de visita el rey Abdalá II cuando se hacía publico el vídeo, reiteraba su compromiso para con la lucha contra el EI y alaba al piloto “que personificará para siempre el valor del verdadero hijo de Jordania”, rezaba el comunicado. En otro, las Fuerzas Armadas Jordanas recalcaban también la necesidad de incrementar la lucha contra el terrorismo y veneraban a su soldado caído que ha sido “elegido por Alá como mártir en el paraíso”.

http://internacional.elpais.com/internacional/2015/02/04/actualidad/1423029250_988751.html
avatar
Mictian
Mando Supremo
Mando Supremo

Mensajes : 10156
Masculino
Edad : 106
Localización : La Tierra de Dios y de Maria Santisima

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por Mictian el 4/2/2015, 9:10 pm

Y no por otra cosa... quisieron hacerse pendejo al rey ofreciéndoles la vida de prisioneros ya muertos...

Pinches toallasmiadas no le midieron el agua a los chayotes...


___________________________________
[center]
Hola Invitado. Bienvenido(a) al foro Todo por México.

Recuerda visitar las Reglas del Foro
Si tienes dudas y sugerencias puedes postear en el Buzon
O solicitar asistencia vía Mensaje Privado
        [url=https://twitter.com/#!/Todo_por_Mexico][img]


No te sientas vencido ni aun vencido, no te sientas esclavo siendo esclavo. Tremulo de pavor piensate bravo y arremete feroz ya mal herido!!!. Que muerda y vocifere vengadora, en el polvo ya rodando tu cabeza!!!(Almafuerte).
Desde la creacion de los Ejercitos han existido los exmilitares, pero no existen los exsoldados (Mictian).
Fuiste todo un guerrero mi Max!!! Dios te tenga en su gloria...
avatar
XÓLOTL
Teniente Coronel
Teniente Coronel

Mensajes : 6287
Masculino
Edad : 40
Localización : Desde el Espolón del Diablo hasta la Selva Lacandona

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por XÓLOTL el 4/2/2015, 10:00 pm

Creo Mictian que han despertado el consenso y la ira grupal de los Estados Árabes y me parece que tomarán ahora ellos la iniciativa y no dependerá más de lo que diga USA que se debe hacer o no. ¿No lo crees así?
avatar
·¦·Füµ®€R·¦·
Kommando Spezialkräfte
Kommando Spezialkräfte

Mensajes : 5464
Masculino
Edad : 29
Localización : Los Santos, San Andreas

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por ·¦·Füµ®€R·¦· el 4/2/2015, 10:38 pm

Líderes musulmanes proponen "crucificar o amputar las extremidades" a los terroristas del EI

Los líderes seculares y religiosos de Oriente Próximo han condenado rotundamente la ejecución del piloto jordano Moath al Kasasbeh, que fue quemado vivo en una jaula por el Estado Islámico.

Ahmed al Tayeb, el gran imán de El Cairo, considerado el clérigo musulmán sunita más influyente del mundo, ha condenado al "satánico" Estado Islámico y ha instado a "matar, crucificar o amputar las extremidades" a sus miembros en venganza por la horripilante ejecución, informa el portal de noticias Yahoo News citando a la agencia AP.

La Asociación Internacional de Eruditos Musulmanes con sede en Catar también se unió al coro de protesta. "La Asociación afirma que esta organización extremista no representa de ninguna manera al islam y sus acciones siempre lo perjudican", dice un comunicado emitido por la institución.

El Estado Islámico, por su parte, ha declarado que prendió fuego a Al Kasasbeh, capturado el pasado diciembre, en lugar de decapitarlo para que sintiera el mismo sufrimiento que supuestamente infligió a los que fueron quemados por las bombas lanzadas desde su avión de combate F-16. El grupo terrorista justificó su macabra ceremonia de ejecución con textos sagrados publicando un edicto religioso en una de sus cuentas de Twitter.

Sin embargo, el principal clérigo saudita, Salmán al Odah, ha afirmado que "la quema es un crimen abominable rechazado por la ley islámica, independientemente de sus causas". "Solo Dios tortura con el fuego", añadió.

Incluso el yihadista salafista Mohamed al Shalabi, que ha pasado una década en prisión por actividades terroristas, señaló que la brutalidad ostentosa del vídeo, presumiblemente adoptada para atraer nuevos reclutas, es poco atractiva y contradice a los objetivos del Estado Islámico de crear su propio califato en Oriente Próximo. "Esto debilita la popularidad del Estado Islámico porque nos referimos al islam como una religión de misericordia y tolerancia", afirmó.


http://actualidad.rt.com/actualidad/165463-lideres-musulmanes-ejecucion-piloto-jordano


___________________________________

Hola Invitado. Bienvenido(a) al foro Todo por México.

Recuerda visitar las Reglas del Foro
Si tienes dudas y sugerencias puedes postear en el Buzon
O solicitar asistencia vía Mensaje Privado
                         
avatar
Enemigo Público
Kapitan - Sovetskaya Armiya
Kapitan - Sovetskaya Armiya

Mensajes : 7838
Masculino
Edad : 29
Localización : Huaxyacac

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por Enemigo Público el 4/2/2015, 10:45 pm

Situación complicada para USA, Siria y Turquía optarán por encabezar las coaliciones en operaciones terrestres, USA se va a segundo plano, dirigiendo la logística, aportando inteligencia y fuego aéreo, esta guerra es ya de los árabes, cualquier ayuda externa es bienvenida, sin embargo es su guerra y ellos la pelearán en el frente.
avatar
chapulincolorado
Teniente de Fragata
Teniente de Fragata

Mensajes : 2892
Masculino
Edad : 27

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por chapulincolorado el 4/2/2015, 11:13 pm

pues es es el objetivo de usa, el proveer apoyo de alta tecnología sin involucrar directamente tropas gringas.

chequen el memorable (porque estaba plagado de republicanos y aun asi le aplaudieron, no como a peña miento) mensaje de obama:


En lugar de tener patrullas americanas en los valles de Afganistán, hemos entrenado a sus fuerzas de seguridad, que ahora se encuentran a cargo, y hemos honrado el sacrificio de nuestras tropas con el apoyo la primera transición democrática de ese país. En lugar de enviar a un gran número de fuerzas armadas al extranjero, vamos a formar alianzas con países del sur de Asia al norte de África para denegar a los terroristas que amenazan a Estados Unidos un lugar para refugiarse.

En Irak y Siria, el liderazgo estadounidense, que incluye nuestro poder militar, está parando el avance de ISIS. En lugar de vernos arrastrados a otra guerra terrestre en Oriente Medio, estamos liderando una amplia coalición que incluye a las naciones árabes para degradar y, en última instancia, destruir a este grupo terrorista. También estamos apoyando una oposición moderada en Siria que nos pueda ayudar con estos esfuerzos a nivel mundial para asistir a la gente que se alza contra la ideología sin fundamento del extremismo violento. Este esfuerzo va a requerir tiempo. Y va a requerir concentración. Pero triunfaremos. Y esta noche le pido al Congreso que le muestre al mundo que estamos unidos en esta misión y que apruebe una resolución que autorice el uso de la fuerza contra ISIS.
avatar
Enemigo Público
Kapitan - Sovetskaya Armiya
Kapitan - Sovetskaya Armiya

Mensajes : 7838
Masculino
Edad : 29
Localización : Huaxyacac

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por Enemigo Público el 4/2/2015, 11:35 pm

chapulincolorado escribió:pues es es el objetivo de usa, el proveer apoyo de alta tecnología sin involucrar directamente tropas gringas.

chequen el memorable (porque estaba plagado de republicanos y aun asi le aplaudieron, no como a peña miento) mensaje de obama:


En lugar de tener patrullas americanas en los valles de Afganistán, hemos entrenado a sus fuerzas de seguridad, que ahora se encuentran a cargo, y hemos honrado el sacrificio de nuestras tropas con el apoyo la primera transición democrática de ese país. En lugar de enviar a un gran número de fuerzas armadas al extranjero, vamos a formar alianzas con países del sur de Asia al norte de África para denegar a los terroristas que amenazan a Estados Unidos un lugar para refugiarse.

Aquí hay razón, aunque no dejan de verse así mismos como la eterna víctima y civilizadores del mundo, discurso típico de presidentes.

chapulincolorado escribió:En Irak y Siria, el liderazgo estadounidense, que incluye nuestro poder militar, está parando el avance de ISIS. En lugar de vernos arrastrados a otra guerra terrestre en Oriente Medio, estamos liderando una amplia coalición que incluye a las naciones árabes para degradar y, en última instancia, destruir a este grupo terrorista. También estamos apoyando una oposición moderada en Siria que nos pueda ayudar con estos esfuerzos a nivel mundial para asistir a la gente que se alza contra la ideología sin fundamento del extremismo violento. Este esfuerzo va a requerir tiempo. Y va a requerir concentración. Pero triunfaremos. Y esta noche le pido al Congreso que le muestre al mundo que estamos unidos en esta misión y que apruebe una resolución que autorice el uso de la fuerza contra ISIS.
Aquí ya hay esquizofrenía. Liderazgo?, eso no es del todo tangible, Turquía le disputa la organización de las operaciones terrestres, al igual que Irán, de ahí que Arabia Saudita esté precupada y le cueste intervenir abiertamente.
Oposición moderada en Siria?, si claro, Al Nusrá, Yihad Islámica y otros similares son moderados, beneficiados a través de Turquía, armados y financiados por USA y Arabia Saudita. De lo que queda de los originales moderados, son puñados, la mayoría quedó aplastada por el EII. ¿Quien le dió el derecho a USA de poner y quitar gobiernos a voluntad?
Es justo que USA participe en las operaciones militares, que ayuden a resolver parte del problema que causaron en primera instancia. Estos son los efectos colaterales de las revoluciones de colores.
avatar
chapulincolorado
Teniente de Fragata
Teniente de Fragata

Mensajes : 2892
Masculino
Edad : 27

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por chapulincolorado el 4/2/2015, 11:43 pm

el derecho de ser realmente el pais mas poderoso del mundo.

es lo mismo cuando en mi casa o la escuela 2 niños pelean, los adultos intervienen y los separan.

solo imagina si usa no hubiera intervenido en lo de isis, ningún otro país lo podía hacer sin mandar soldados en tierra ni siquiera rusia del putin lo podria hacer.

por otro lado por tierra es imposible, irak no lo pudo hacer, a guevo se ocupa hacerlo desde arriba, con armas y aviones inteligentes (a veces no tanto).
avatar
Enemigo Público
Kapitan - Sovetskaya Armiya
Kapitan - Sovetskaya Armiya

Mensajes : 7838
Masculino
Edad : 29
Localización : Huaxyacac

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por Enemigo Público el 4/2/2015, 11:51 pm

chapulincolorado escribió:el derecho de ser realmente el pais mas poderoso del mundo.

es lo mismo cuando en mi casa o la escuela 2 niños pelean, los adultos intervienen y los separan.

solo imagina si usa no hubiera intervenido en lo de isis, ningún otro país lo podía hacer sin mandar soldados en tierra ni siquiera rusia del putin lo podria hacer.

por otro lado por tierra es imposible, irak no lo pudo hacer, a guevo se ocupa hacerlo desde arriba, con armas y aviones inteligentes (a veces no tanto).
En primera, sin USA metiéndose en Medio Oriente(motivo del terrorismo tradicional 70's-90') y con sus posteriores invasiones, especialemente Irak(injustificada) no existiría el fundamentalismo islámico moderno, que fué alimentado por sectores radicalizados debido a dichas injerencias externas. Ya ni hablar de la financiación y creación de Al Qaeda, por el motivo de la Guerra Afgano-Soviética; recordando que Al Qaeda es el padre el EII, que hasta su escisión de Al Qaueda fué financiado y armado por USA, con el objetivo primario de derrocar a Al Assad.

USA ha creado en gran parte los problemas que ahora tienen que resolverse. Y no, tener poder no te justifica el utilizarlo sobre los mas débiles, sobre todo cuando no es por ayudar al afectado, sino por beneficio propio.

Para que la captes rápido: el Estado Islámico no existiría sin USA y de existir sería una fuerza sin gran relevancia, otro grupoarmado más.
avatar
chapulincolorado
Teniente de Fragata
Teniente de Fragata

Mensajes : 2892
Masculino
Edad : 27

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por chapulincolorado el 4/2/2015, 11:55 pm

nomas te falto decir que gracias a ese apoyo los rusos salieron corriendo de afganistan, upss eso si fue cierto.
avatar
Enemigo Público
Kapitan - Sovetskaya Armiya
Kapitan - Sovetskaya Armiya

Mensajes : 7838
Masculino
Edad : 29
Localización : Huaxyacac

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por Enemigo Público el 5/2/2015, 12:05 am

chapulincolorado escribió:nomas te falto decir que gracias a ese apoyo los rusos salieron corriendo de afganistan, upss eso si fue cierto.
Rusos?, no terminas de entender?, en esa época era la Unión Soviética, ahí no solo pelearon Rusos, pelearon Bielorusos, Ucranianos, Armenios, Kazajstanos, Uzbekos, Chechenos, entre otros pueblos del la ex-Unión Soviética.

Les paso lo mismo que a USA en Vietnam. No hay superpotencia invencible, Roma no lo era, tampoco el Imperio Otomano, ni el Inglés, ni el Sacro Imperio Romano Germánico, ni ningún otro.

Por cierto, ya que mencionaste la guerra Afgano-Soviética, te sugiero investigues sus causas a través de diferentes fuentes, a ver si caes mas a la realidad de lo que es USA.

Gran logro verdad?, sembrar las semillas de terrorismo islámico moderno.
avatar
chapulincolorado
Teniente de Fragata
Teniente de Fragata

Mensajes : 2892
Masculino
Edad : 27

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por chapulincolorado el 5/2/2015, 12:09 am

asi fue pero te recuerdo tambien que la mayoria de las armas de los extremistas son rusas,

al fin de cuentas hoy ya la estrategias es mas mediatica, finaciera, tecnologica, el trabajo sucio lo hara otros.
avatar
Enemigo Público
Kapitan - Sovetskaya Armiya
Kapitan - Sovetskaya Armiya

Mensajes : 7838
Masculino
Edad : 29
Localización : Huaxyacac

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por Enemigo Público el 5/2/2015, 12:20 am

chapulincolorado escribió:asi fue pero te recuerdo tambien que la mayoria de las armas de los extremistas son rusas,

al fin de cuentas hoy ya la estrategias es mas mediatica, finaciera, tecnologica, el trabajo sucio lo hara otros.
Rusas? no, quieres que te lo vuelva a repetir?

Es lógico que las armas sean de origen soviético, la URSS suministró armas durante años a sus clientes árabes, una época donde los gobiernos árabes solían apoyar financieramente y con armamento a grupos terroristas del orden que fueran, siempre y cuando la consigna fuese combatir a USA e Israel.
Además de las constantes guerras en las regiones del centro y norte de África durante décadas, donde también la URSS y Occidente suminstraban armas a los gobiernos; a cada cambio de régimen, cambiaban de manos las armas, muchas de las cuales "se perdían" y terminaban en nuevas insurgencias; posteriormente en los 90's las brutales guerras de los diamantes de sangre en Liberia, Sierra Leona, el Congo, entre otros conflictos en África, así como las Guerras Yugoslavas, puso en marcha una gigantesca red de tráfico de armas, donde los principales lotes provenian de los arsenales que eran saqueados de las ex-repúblicas soviéticas.

Vamos, hay que leer un poco de historia. Podemos encontrar viejos M-16 en Líbano, sabrás porque.
avatar
Von Leunam
Coronel
Coronel

Mensajes : 7383
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por Von Leunam el 5/2/2015, 2:23 am

Con la respuesta que promete Jordania vs el EI, es una excusa perfecta para ver al AC-295 en accion.

avatar
Enemigo Público
Kapitan - Sovetskaya Armiya
Kapitan - Sovetskaya Armiya

Mensajes : 7838
Masculino
Edad : 29
Localización : Huaxyacac

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por Enemigo Público el 5/2/2015, 3:09 am

Von Leunam escribió:Con la respuesta que promete Jordania vs el EI, es una excusa perfecta para ver al AC-295 en accion.

Si redoblan esfuerzos de ataques aéreos con F-16's y ponen tropas en el terreno, podemos estar seguros de que si veremos esas naves en combate.
avatar
Rogersukoi27
General de División
General de División

Mensajes : 10128
Masculino
Edad : 59

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por Rogersukoi27 el 5/2/2015, 3:48 am

Enemigo Público escribió:
Von Leunam escribió:Con la respuesta que promete Jordania vs el EI, es una excusa perfecta para ver al AC-295 en accion.

Si redoblan esfuerzos de ataques aéreos con F-16's y ponen tropas en el terreno, podemos estar seguros de que si veremos esas naves en combate.

Como botana o snack, ya se hecharon a 2 prisioneros que tenian en Jordania, que sin restarle importancia,
los tuvieron guardados y en silencio por varios anos en su prision.
No les temblo el pulso para medio compensar la dolorosa perdida de un militar entrenado para obedecer ordenes,
entrenado para vuelos de avanzada en ataques aereos, y la sentencia de muerte inmediata en Jordania, se
restablecio de inmediato.

Ahora falta ver que acciones directas tendran para mostrarle a los integrantes de IS, de que variedad de
manjares recibiran en abundantes y efectivas porciones de racimos de explosivos, fuego directo y visitas
sorpresa!!!!! bounce
avatar
Von Leunam
Coronel
Coronel

Mensajes : 7383
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por Von Leunam el 6/2/2015, 3:29 pm

El Estado Islámico afirma que la última rehén de EE UU ha muerto



El Estado Islámico (EI) ha afirmado este viernes que una mujer estadounidense que mantenía secuestrada desde 2013 ha muerto en los bombardeos realizados por Jordania en el norte de Siria como represalia por la brutal ejecución del piloto jordano capturado por el grupo extremista.

“El fracasado ataque aéreo jordano ha matado a la rehén estadounidense”, ha proclamado en un mensaje. De acuerdo con el EI, que muestra imágenes de una casa derruida, el ataque tuvo lugar durante la oración del viernes en la localidad siria de Raqqa.

Sin embargo, el Gobierno de Barack Obama no ha confirmado por el momento la información.

“Hasta este momento no hemos visto ninguna evidencia que corrobore la afirmación del EI”, ha dicho la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Bernadette Meehan, en un comunicado. “No puedo confirmar esos reportes de ninguna manera”, ha señalado por su parte la portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf.

Desde Ammán, el ministro jordano del Interior, Hussein Majali, ha rechazado el reclamo extremista, que ha calificado como “truco publicitario” del EI.

“Intentaron provocar problemas internos en Jordania y no han tenido éxito. Ahora están intentando provocar una división en la coalición con este último truco publicitario”, ha declarado Majali, según CNN. La televisión estatal jordana mientras tanto ha anunciado que este viernes la fuerza aérea realizó una segunda ronda de bombardeos contra posiciones del EI en Siria para vengar la muerte de su piloto, informa Reuters.

En su mensaje, el EI no ofrece pruebas de la muerte de la mujer, aunque identifica a la presunta víctima y proporciona información personal de ella, como su dirección o número de teléfono, en un intento de dar validez de sus afirmaciones, destacan medios estadounidenses.

De acuerdo con el EI, la mujer, una cooperante de 26 años que desapareció en agosto de 2013 en la ciudad siria de Aleppo, habría sido la única víctima del supuesto bombardeo jordano, perpetrado según el grupo extremista en el área de Raqqa. Era la última rehén estadounidense del EI que se conozca.

El grupo extremista ejecutó desde el pasado verano a tres estadounidenses, los periodistas James Foley y Steven Sotloff, así como al cooperante Peter Kassig en noviembre. Los tres, al igual que los británicos Alan Henning y David Haines, así como los japoneses Haruna Yukawa y Kenji Goto fueron decapitados frente a una cámara. El último rehén del EI asesinado fue el piloto jordano Moaz al Kasasbeh, que fue quemado vivo dentro de una jaula, como mostró el grupo extremista en otro vídeo esta misma semana.

http://internacional.elpais.com/internacional/2015/02/06/actualidad/1423243173_811969.html
avatar
Von Leunam
Coronel
Coronel

Mensajes : 7383
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por Von Leunam el 15/2/2015, 4:57 pm

El IS decapita a 21 cristianos egipcios secuestrados en Libia





Una filial libia del autodenominado Estado Islámico (IS) ha difundido este domingo el vídeo con la decapitación de los 21 egipcios de la minoría cristiana copta secuestrados entre los meses de diciembre y enero en la ciudad de Sirte, en el oeste de Libia.

En el vídeo, de cinco minutos de duración y titulado 'Un mensaje firmado con sangre a la nación de la cruz', los cristianos arrodillados y enfundados en mono naranja son ejecutados por una legión de hombres encapuchados en una playa de la provincia de Trípoli. En la grabación, que presenta una factura casi cinematográfica y en la que se aprecia incluso el uso de una grúa, los yihadistas amenazan "al pueblo de la cruz, los seguidores de la hostil iglesia egipcia".

Uno de los verdugos lanza una breve alocución en inglés, con subtítulos en árabe. "Pueblo, recientemente nos visteis en la colinas de Sham y la tierra de Dabiq, cortando cabezas que han cargado con la cruz durante mucho tiempo, llenos de pesar contra el islam y los musulmanes. Hoy estamos al sur de Roma, en la tierra del islam, en Libia enviando otro mensaje", advierte el encapuchado.

"Cruzados, vuestra seguridad es algo solo al alcance de vuestros sueños especialmente cuando lucháis juntos contra nosotros", agrega poco antes de que los rehenes sean arrojados a la arena y decapitados. El vídeo está producido por Al Hayat, la productora del IS, con una edición multicámara y recursos tan sofisticados como una cabeza caliente que se eleva sobre la orilla donde tiene lugar el crimen.

La secuencia concluye con la imagen de un mar ensangrentado. "Ocultasteis el cuerpo de Osama Bin Laden en el mar. Nosotros juramos por Alá que lo mezclaremos con vuestra sangre", afirma el yihadista, que considera la brutal ejecución una represalia por el destino de Kamilia Shehata y Wafa Constantine, dos coptas convertidas al islam que -según los extremistas- "fueron torturadas y asesinadas por la Iglesia Copta de Egipto".

El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, convocó una reunión urgente del Consejo de la Defensa Nacional tras la difusión del vídeo, según informa EFE. Este Consejo, máximo órgano de decisión en asuntos de seguridad de Egipto, está formado por el jefe de Estado, jefe de la Inteligencia y los ministros egipcios de Defensa, Interior, Exteriores y Finanzas. También forman parte de ese organismo los comandantes de los principales departamentos del Ejército, entre otros.

En un comunicado recogido por la agencia estatal de noticias, Mena, la Presidencia egipcia también declaró siete días de luto por el asesinato de los coptos, religión que profesa alrededor del 10% de la población del país árabe. Por su parte, Al Azhar -la institución más prestigiosa del islam suní con sede en El Cairo- ha calificado el crimen de "barbarie".

El portavoz de la Iglesia Ortodoxa, el arzobispo Bolos Halim, confirmó que las víctimas que aparecen en el vídeo son los 21 egipcios secuestrados. "Hemos visto el doloroso vídeo y podemos afirmar con convicción que los muertos son nuestros hijos secuestrados", agregó Halim. "Estamos seguros de que nuestro gran Estado no descansará hasta que los criminales reciban su merecido castigo", ha declarado la Iglesia Ortodoxa Copta en un comunicado.
Secuestrados en diciembre y enero

El trágico desenlace se intuía desde que el jueves se publicaran varias fotografías de los rehenes enfundados en el mono naranja usado durante las ejecuciones en Dabiq, la revista en inglés del IS. En las instantáneas, que corresponden a fotogramas del vídeo divulgado este domingo, las víctimas aparecen escoltadas por hombres encapuchados, desfilando por una playa con las manos esposadas.

Los egipcios asesinados, que trabajaban en Libia, fueron raptados en dos asaltos separados reivindicados hace unas semanas por Provincia de Trípoli, una filial libia del Estado Islámico. El primer incidente tuvo lugar el 27 de diciembre, cuando siete coptos fueron detenidos en un puesto de control tratando de abandonar Sirte.

El 3 de enero, una semana más tarde, 13 trabajadores cristianos egipcios fueron raptados en un complejo residencial de la villa. En plena madrugada un escuadrón de hombres armados y enmascarados asaltó el lugar y obligó a los residentes a identificarse.

Ayer, en declaraciones a EL MUNDO, varios familiares de los cristianos secuestrados trataban de no dejarse vencer por los malos augurios. "A principios de enero nos comunicaron la noticia y desde entonces estamos hundidos", confesó Bashir Estefanos, hermano de Bishoi y Samuel, dos jóvenes de 23 y 27 años que trabajaban en Libia.

Los parientes han protestado en los últimos días por la inacción de las autoridades egipcias. El viernes se reunieron con el primer ministro Ibrahim Mehleb. Por su parte, el presidente del país Abdelfatah al Sisi creó una comisión para "esclarecer la situación" y prometió repatriar a los miles de egipcios que trabajan en la turbulenta Libia.

"El Gobierno no ha hecho prácticamente nada", se quejó ayer Busra Aziz, tío de Mina, un joven de 21 años incluido en la lista de los asesinados. Mina fue secuestrado a principios de enero cuando en plena madrugada un escuadrón de hombres armados y enmascarados asaltó el lugar y obligó a los residentes a identificarse. "Llamaron a la puerta gritando: '¿Dónde están los cristianos?' Cuando los encontraron se los llevaron", relató Azizi.


http://www.elmundo.es/internacional/2015/02/15/54e0f6b5ca4741ab038b456d.html
avatar
·¦·Füµ®€R·¦·
Kommando Spezialkräfte
Kommando Spezialkräfte

Mensajes : 5464
Masculino
Edad : 29
Localización : Los Santos, San Andreas

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por ·¦·Füµ®€R·¦· el 15/2/2015, 7:26 pm

El presidente de Egipto busca "vengar la sangre" de 21 coptos ejecutados por el EI



"Egipto se reserva el derecho de responder a su discreción y en el momento adecuado para vengar la sangre de nuestros mártires", afirmó Al Sisi tras conocer sobre la decapitación de 21 ciudadanos egipcios, todos cristianos coptos, por parte de los yihadistas del Estado Islámico (EI).

SEPA MÁS: Estado Islámcio

El líder egipcio también anunció siete días de luto por el trágico suceso. Además, el mandatario expresó sus condolencias a las familias de las víctimas y convocó urgentemente al Consejo de Defensa Nacional.

Este domingo el Estado Islámico ha divulgado un video con la decapitación de un grupo de pescadores, todos ciudadanos egipcios secuestrados en Libia. El título del video, que tiene una duración de cinco minutos dice: "La gente de la cruz, los seguidores de la hostil iglesia egipcia".

http://actualidad.rt.com/actualidad/166567-presidente-egipto-vengar-ejecucion-coptos


___________________________________

Hola Invitado. Bienvenido(a) al foro Todo por México.

Recuerda visitar las Reglas del Foro
Si tienes dudas y sugerencias puedes postear en el Buzon
O solicitar asistencia vía Mensaje Privado
                         
avatar
Von Leunam
Coronel
Coronel

Mensajes : 7383
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por Von Leunam el 25/2/2015, 6:24 pm

El Estado Islámico secuestra a más de 200 cristianos en el noreste sirio



El número de cristianos asirios secuestrados por el Estado Islámico (EI) sigue aumentando vertiginosamente conforme prosiguen los combates entre yihadistas y efectivos de las Unidades de Protección del Pueblo kurdas (YPG, por sus siglas en kurdo) en el noreste sirio. “Los enfrentamientos prosiguen por lo que es difícil hacer un recuento riguroso, pero Daesh (acrónimo en árabe de Estado Islámico de Irak y Levante) se ha llevado a entre 300 y 350 asirios incluyendo mujeres. Centenares de civiles huyeron de la zona hace un mes por temor al avance de Daesh, pero otros se negaron a abandonar sus casas”, asegura en una conversación telefónica desde Qamishli Kino Gabriel, combatiente de 25 años y miembro del Consejo Militar Asirio.

El lunes, a las cinco de la mañana, el EI inició una ofensiva en una treintena de localidades a lo largo del río Khabur, en la provincia siria de Al Hasaka, en el noreste del país. Esa región está poblada, principalmente, por cristianos asirios, una comunidad que representa el 5% de Siria. Según un recuento facilitado a este diario este miércoles por Afram Yakub, portavoz de la Federación de Asirios de Suecia —más de 120.000 asirios viven en el país nórdico—, la embestida de los yihadistas se ha saldado por el momento con 285 personas secuestradas, niños y mujeres entre ellos, en las localidades de Tel Yazira, Tel Shamira, Tel Hurduz, Tel Goran y Qabr Shamiye, informa Óscar Gutiérrez. La organización sueca, en contacto con ciudadanos en el terreno, expresó su temor por que los apresados sean llevados a la ciudad de Raqa, bastión del EI en el norte de Siria, para ser asesinados.

Según los combatientes del Consejo Militar Asirio, la captura de docenas de cristianos asirios es una respuesta del EI ante el avance kurdo. Desde hace varios días se lleva a cabo una ofensiva conjunta de las fuerzas de la coalición liderada por Estados Unidos desde el aire, y de las YPG kurdas por tierra. “El pasado domingo hicimos una ofensiva y retomamos tres poblados llegando muy cerca de Tel Hamis [poblado controlado por el EI, al sur de Qamishli]. En respuesta, el EI nos ataca en [la ciudad de] Al Hasaka para desviar la atención e intentar dividir nuestras fuerzas”, asegura el miliciano Gabriel.

Tras cuatro años de guerra son alrededor de 220.000 las personas que han perdido la vida en Siria, con seis millones de desplazados y cuatro millones de refugiados. La provincia de Al Hasaka, a 50 kilómetros de la frontera noreste con Irak, se encuentra dividida entre zonas controladas por los kurdos y zonas bajo el yugo del EI.

Ocho meses atrás, antes de que se autoproclamara el califato del Estado Islámico, las diversas facciones islamistas rebeldes, incluida el Frente al Nusra (filial de Al Qaeda en Siria), evitaron las masacres de minorías cristianas en su avance por tierra. Menos suerte sufrieron las drusas o alauíes. Sin embargo, en las últimas semanas, el EI ha radicalizado tanto sus ataques como su propaganda mediática contra los “cruzados” (por los cristianos) tanto en Siria como Libia o Irak.

Al frente abierto con las YPG en el noreste de Raqa, capital yihadista, y los bombardeos de las fuerzas de la coalición, se suma otra ofensiva del Ejército regular sirio desde el sureste de Deir al Zor, provincia también con fuerte presencia del EI.

http://internacional.elpais.com/internacional/2015/02/25/actualidad/1424894702_614113.html
avatar
Von Leunam
Coronel
Coronel

Mensajes : 7383
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por Von Leunam el 15/3/2015, 4:55 pm


SECUESTRADO POR EL IS (I)

194 días de secuestro en manos del Estado Islámico
Javier Espinosa, #prisionero43




El filo del sable me rozaba la yugular. A Los Beatles -ese era el apodo con el que nos referíamos a los tres milicianos- siempre les gustó la puesta en escena. Me habían sentado en el suelo. Descalzo. Con la cabeza rapada. Una profusa barba y vestido sólo con el uniforme naranja que hizo tristemente célebre a la cárcel estadounidense de Guantánamo. John intentó acentuar el dramatismo. Me acariciaba el cuello con el acero sin dejar de hablar.

-¿Lo notas? Está frío, ¿verdad? ¿Imaginas el dolor que te produciría si te lo clavara? Un dolor inimaginable. Con el primer golpe te cortaría las venas. La sangre se mezclaría con la saliva.

El radical había hecho traer el espadón ex profeso. Un arma de época. De esas espadas que usaban los ejércitos musulmanes en el Medievo. Una hoja de casi un metro. Con la empuñadura plateada.

-La segunda acometida te abriría el cuello. Ya no estarías respirando por la nariz sino directamente por el esófago. Hacéis unos divertidos gritos guturales. Lo he visto antes. Os retorcéis como animales, como cerdos. El tercer golpe te arrancaría la cabeza. Te la colocaría sobre la espalda.

Estaba empeñado en que el rehén entendiera el estremecedor mensaje. Se trataba de que apareciera aterrado en el vídeo. Tras concluir con la cimitarra decidió recurrir a su pistola. Desenfundó la Glock y la cargó. Me la colocó en la cabeza y apretó tres veces el gatillo. Clic. Clic. Clic.

Se llama falsa ejecución. Disparas con el arma bloqueada por el seguro. Aunque eso no lo sabe la víctima. Sólo lo descubre cuando no escucha la detonación y comprende que sigue vivo.

Ni siquiera esa intimidación les pareció suficiente. La pareja de paramilitares embozados decidió trasladar la presión hacia el fotógrafo Ricardo García Vilanova, mi compañero de viaje. Permanecía arrodillado y con los ojos vendados en otra esquina de la estancia. John ordenó a su compañero que le apuntara en la cabeza con el Kalashnikov.

-¿Prefieres que le dispare a tu amigo? ¿Quieres ser el responsable de su muerte? -gritó.

Si alguna vez tuve dudas, aquel encuentro me confirmó el carácter psicopático de nuestros interlocutores.
Una vida bajo tortura

Era una retahíla de amenazas que añadir a la larga serie de exacciones psicológicas y físicas, de privaciones y humillaciones, que se convirtieron en la realidad cotidiana de los 23 europeos, estadounidenses y una latinoamericana que permanecieron retenidos durante meses por el Estado Islámico de Irak y Levante -más tarde pasó a llamarse Estado Islámico a secas-.

Un secuestro masivo que concluyó con la ejecución de seis de los cautivos a manos de los radicales y la muerte en un bombardeo de otra rehén, la estadounidense Kayla Mueller, según anunció el propio IS.

Otros 15 presos fueron liberados. Los tres cautivos españoles -Marc Marginedas, de El Periódico de Cataluña, el fotógrafo Ricardo García Vilanova y el autor de este relato- fueron los primeros en abandonar las prisiones del grupo radical, hace ahora un año.

Los fundamentalistas mantienen retenido a un último integrante de este grupo, el inglés John Cantlie, cuyo destino sigue sumido en la incertidumbre.

El Estado Islámico llegó a reunir a periodistas y miembros de organizaciones humanitarias de 11 nacionalidades diferentes -desde EEUU a Rusia, Francia, Inglaterra o España- en un esfuerzo sistemático que les llevó a raptarlos en provincias como Alepo, Latakia, Hama y Raqqa, para concentrarlos en una prisión que pretendían que fuera un remedo del polémico penal estadounidense de Guantánamo.



"Tenían diseñado el proyecto desde hace mucho tiempo. El propio jeque iraquí nos explicó desde el primer instante que pensaban secuestrar a occidentales para recluirlos en una prisión de alta seguridad, con cámaras, numerosos guardianes... Nos dijo que nosotros dos íbamos a pasar mucho tiempo porque éramos los primeros prisioneros que capturaban", declaró James Foley, el reportero estadounidense que fue raptado en noviembre de 2012 junto al británico John Cantlie y que sería asesinado el pasado mes de agosto.

El presente relato no se ha podido hacer público hasta ahora porque la tripleta a cargo de los presos extranjeros nos amenazó expresamente con ejecutar a uno de ellos si al recobrar la libertad hablábamos sobre este suceso en los medios de comunicación "antes de que todo haya acabado", según sus propias palabras.

-Cuando todo se sepa podéis insultarnos si queréis, no nos importa -precisó uno de los embozados.

-Tenemos ya el nombre del próximo que será ejecutado. Nuestro amigo Gadget. Si queréis que Gadget siga vivo no habléis con la prensa -explicó otro de ellos a voz en grito.

Gadget era el apodo con el que se referían a Alan Henning, el taxista británico al que encerraron en diciembre de 2013.

Los Beatles disfrutaban amedrentando a sus cautivos. No eran palabras huecas. Un día antes de esa amenaza nos habían obligado a ver la foto de Sergei Nicolaevich Gorbunov. El ingeniero ruso fue raptado en octubre de 2013. Compartimos con él varias semanas. Hasta que le asesinaron en marzo de 2014. Fue el primero de una larga serie.

-¿Qué ves en la foto? ¡Cuéntaselo a los demás! -clamó George. Pretendía que describiera la instantánea que le habían sacado a Sergei tras ejecutarle. "El jeque le disparó con una bala explosiva", indicó el desquiciado personaje sin ocultar su satisfacción.

-¿Dime, qué ves? -volvió a bramar mientras me forzaba a mirar la pantalla del ordenador.

-Veo a Sergei, está muerto, tiene sangre, restos de su cerebro en la barba -repliqué.

-Sí, y eso que no ves el enorme agujero que le hizo la bala en la nuca -añadió el miliciano en el mismo tono exaltado.

-¡A lo mejor termináis con él! ¡Os obligaremos a desenterrarle, a cavar otra tumba y os meteremos a dormir con él!

Henning fue finalmente asesinado en octubre. Su triste suerte -como la del resto de las víctimas- no tuvo nada que ver con la difusión o no de los detalles del secuestro sino con la demencia asesina de sus secuestradores. John -el mismo que había grabado nuestro vídeo- fue el encargado de vincular todos esos crímenes a la participación de EEUU e Inglaterra en la alianza internacional para combatir al IS en Siria e Irak.
Prisioneros en el norte de Alepo

En realidad, el diálogo con Los Beatles siempre fue una conversación disparatada. Dominada por sus desvaríos y el odio enfermizo que atesoraban contra Occidente, el mismo lugar donde se habían criado. James Foley y John Cantlie siempre dijeron que eran de origen paquistaní, pero de nacionalidad británica.

El fotógrafo español Ricardo García Vilanova, el activista humanitario estadounidense Peter Kassig y el autor de este artículo sólo se incorporaron a su perturbador proyecto en diciembre de 2013, cuando fueron trasladados desde Raqqa hasta una vivienda del norte de Alepo reconvertida en prisión y que pretendían que fuera su particular Guantánamo.

Era una elegante mansión con habitaciones subterráneas que usaban como calabozos. Una de las contadas residencias en esa región con inodoros de estilo europeo y focos de luz halógena empotrados en el techo.

Nada más llegar me obligaron a desnudarme. Me preguntaron por el origen de la cicatriz que tengo en la pierna derecha, fruto de una vieja fractura. También querían saber el significado del tatuaje de mi hombro. A Federico Motka, un italiano de la ONG Acted que fue secuestrado en Idlib en marzo de 2013, le golpearon por haberse tatuado un símbolo budista.



-¿Por qué ha venido usted a Siria?

Quien se expresaba era claramente el líder de los paramilitares. Me observaba con desconfianza y desdén. Ni siquiera se cubría, al contrario del resto de los milicianos que me rodeaban. Todos ocultos tras pasamontañas.

Cuando le expliqué que era periodista y que llevaba cubriendo el conflicto sirio desde 2011, replicó con desprecio: "¿Tres años en Siria? Pues póngase este uniforme, que es el que tienen que utilizar los periodistas que vienen a Siria. No os queremos aquí".

La visión del atuendo naranja me hizo regresar a los lúgubres días de Irak, cuando los rehenes de Al Qaeda eran exhibidos en grabaciones de vídeo vestidos de la misma guisa antes de ser decapitados. La camisola anaranjada portaba un número a la espalda escrito en árabe. Yo era el reo número 43.

El calendario debía marcar algún día de mediados de diciembre de 2013. Hacía semanas que había perdido el sentido del tiempo. Sin embargo, nuestra tétrica odisea había comenzado casi tres meses antes.
EL SECUESTRO

Deir Ezzor. 16 de septiembre. Seis de la mañana. Tras dos semanas de estancia en la atribulada ciudad del este de Siria me disponía a retornar a Turquía junto a Ricardo. El trayecto nos obligaba a atravesar la vecina provincia de Raqqa, el principal bastión del IS. El mismo camino que habíamos hecho para entrar. Un recorrido que hicimos ocultos bajo el anonimato y la protección de un nutrido grupo de miembros del Ejército Libre de Siria (ELS) que nos acompañaban en dos vehículos.

A diferencia de Irak, donde la repercusión mediática que acompañaba a esos episodios nos hizo comprender de inmediato el ingente riesgo que existía de ser raptado, en Siria esta opción se antojaba todavía como algo difuso en el verano de 2013. No parecía ser el peligro real que constituía.

El periplo de entrada estuvo salpicado de signos que delataban la amenaza que se cernía sobre cualquier viajero que circulara por esos parajes desérticos. El jeep que nos transportaba tuvo que superar más de media docena de controles establecidos por los encapuchados del ISIS. La bandera negra con el sello blanco del Profeta que les identifica ondeaba en aldeas, factorías, gasolineras... Nuestro intérprete nos había advertido al comenzar el recorrido que los radicales ofrecían "100.000 dólares por periodista extranjero".

Poco después, al cabo de casi una hora de viaje, nos topamos con una escena que reflejaba el caos en el que se ha sumido Siria: un grupo de encapuchados asaltaba a punta de metralleta un autobús sin preocuparse por nuestra presencia.

Nada más superar aquel incidente, otro conductor desconocido nos obligó a parar requiriendo ayuda.

-La gente de Daula (así se refieren al IS en Siria) acaba de secuestrar a mi hermano -le dijo al comandante de los militantes del ELS con los que viajábamos.

La sucesión de altercados no consiguió disipar la falsa sensación de seguridad, producto de múltiples desplazamientos al país y de la superioridad militar que todavía mantenía en aquellas fechas el ELS sobre Daula en la ciudad de Deir Ezzor.

Pero habíamos agotado nuestra suerte en el camino de ida. El regreso a Turquía quedó interrumpido de forma abrupta en el primer punto de vigilancia instalado por el IS en los accesos a la provincia de Raqqa. Justo en la aldea de Karama.

Los milicianos habían colocado una ametralladora pesada sobre el tejado de una vivienda cercana. La carretera estaba acotada con montículos de arena. -Quedaos en el coche sin hablar.

La cara de nuestro intérprete dejaba claro que aquello se trataba de algo más que un simple contratiempo pasajero. De nada sirvieron esta vez los escoltas armados que iban en el automóvil.

-¿Sois árabes? -Fue la primera vez que nos encontramos con Abu Dhar, el radical saudí que nos secuestró. Era el jefe de ese control. Ni el capuchón con el que se cubría pudo ocultar su sorpresa cuando le dijimos cuál era nuestra profesión-. ¿Periodistas? -exclamó-. Tenéis que venir con nosotros.

Allí mismo exigió al cuarteto del ELS que entregara sus armas bajo el supuesto de que se trataba de una inspección rutinaria. La primera mentira de un repertorio interminable. Aquella era la jornada inicial de las 194 que permaneceríamos en cautiverio.

Abu Dhar fue honesto. -Os odio -afirmó nada más conocernos-. Odio a los cristianos -especificó.

Fue él mismo quien nos hizo entregar nuestros teléfonos y equipajes. Quien dio orden de que se nos registrara de forma exhaustiva y el que nos vendó los ojos cuando nos introdujo en la que sería nuestra primera cárcel, una antigua dependencia del régimen ubicada a pocos kilómetros del puesto de vigilancia.

Horas interminables

Pese al rapto, los extremistas mantenían una singular actitud hacia sus rehenes. Éramos prisioneros pero nos trataban con cierta deferencia. A Ricardo y a mí nos recluyeron en una habitación aislada, sin mezclarnos con el resto de los cautivos que se hacinaban en el pequeño penal.

A nuestros compañeros los colocaron en otra dependencia. No los volveríamos a ver. Después sabríamos que recuperaron la libertad tras varias semanas de cárcel.

-No os preocupéis. Os interrogaremos y después os dejaremos seguir hacia Turquía. ¿Habéis tenido alguna vez un problema con los muyahidin (guerrilleros islámicos)? Nuestro enemigo es el régimen de Bashar Asad. No somos terroristas -precisó Abu Bara, un joven sirio de 22 años que sería nuestro carcelero durante aquellas 11 jornadas.

Fueron días que nos hicieron descubrir las precarias condiciones de vida que regirían nuestra existencia durante los siguientes seis meses. Dormías en el suelo, sobre mantas. El hambre se convirtió en una sensación recurrente. Desayunábamos pan duro y agua. A veces Abu Bara tan sólo nos traía un pepino para comer, un par de trozos de queso o un poco de aceite.

Las horas, interminables, sólo podían ocuparse caminando de lado a lado en una celda de poco más de ocho metros cuadrados o jugando al tres en raya con las fichas que confeccionamos con los envoltorios de los quesitos.

En los dominios de Daula, las jornadas se organizan siempre en torno a su fervor religioso. Las visitas al lavabo -un hábito banal que repentinamente se convirtió en un lujo a veces inalcanzable- suelen coincidir con los horarios de las cinco plegarias que deben realizar los musulmanes. Quizás por eso, al segundo día de cautiverio, decidí pedirle a Abu Bara que me enseñara a rezar. Una decisión inspirada en el mero instinto de supervivencia pero que a la larga sería una de las escasas aportaciones positivas de todo el secuestro. Con el tiempo, orar fue uno de los únicos instantes de relajación de los que disfrutaría.

Con la noche llegaban las torturas. Desde nuestro pequeño habitáculo podíamos escuchar las terribles golpizas que sufrían los otros reos. Gritos desgarrados acompañados del ruido que hacían las porras y cables de plástico que usaban para lacerar a sus víctimas. Sin embargo, durante los tres primeros meses nosotros nunca tuvimos que padecer exacciones físicas.

El comportamiento de los secuestradores seguía rayando el surrealismo. El propio Abu Dhar entró un día en nuestra celda empuñando una tranca y se excusó por "los sonidos" que tendríamos que oír en las próximas horas. "No os preocupéis si escucháis gritos. Hemos capturado a varios soldados del régimen. Les vamos a golpear antes de ejecutarlos", apuntó.

Como su jefe, un emir al que nunca pudimos ver el rostro, Abu Dhar se expresaba en un inglés más que aceptable. Su posible origen saudí quedó de manifiesto ante sus continuas alusiones a ese país. La primera cuestión que me preguntaron al interrogarme era si había visitado esa nación árabe.

Me habían sentado con los ojos tapados frente a un grupo de milicianos. Intuía su presencia por la profusión de comentarios. Tampoco fue aquella una indagatoria al uso. Nunca se me acusó de ser un espía, algo que sí harían meses después. No sabían dónde encasillarme. No semejaba ser un "enemigo" sin ser ni mucho menos objeto de su devoción.

Estaban interesados en saber mi opinión sobre la resistencia pacífica que habían mantenido los sirios durante los primeros meses de la revuelta -me quedó claro que despreciaban esa actitud-; conocer la ideología de Ahrar al Sham, otro movimiento islámico sobre el que habían realizado un extenso reportaje hacía meses o en que países árabes había trabajado.

Las preguntas sobre Ahrar al Sham eran un indicio del profundo recelo que tenían ya entonces hacia la significada facción islamista opositora, que en septiembre de 2013 era un aliado de facto y ahora es uno de sus principales rivales armados en la guerra civil siria.

-No nos gustan los periodistas. Siempre mienten. Usted ¿qué clase de periodista es?, ¿un corresponsal de guerra? -preguntó un joven en un perfecto inglés.

-El problema es que nunca podemos hablar con ustedes. Nunca nos dais la oportunidad de entrevistaros -le repliqué.

No podía refrenar mi instinto. Era la primera ocasión en la que tenía la oportunidad de dialogar con militantes de una agrupación tan fundamentalista como el IS.

-Tenemos que tener mucho cuidado porque estamos rodeados de enemigos. No sólo nos combaten los gobiernos occidentales. También nos atacan los gobiernos árabes y hasta muchos musulmanes.

El chaval abandonó por unos instantes el interrogatorio para aleccionar al reportero sobre Daula.

-No somos como Hamas, que espera el permiso de Occidente para declarar su estado. ¿Qué necesitas para proclamar un estado? Territorio y el apoyo del pueblo. Eso ya lo tenemos y por eso hemos proclamado el Estado Islámico en Irak y Levante. Es un estado débil, lo reconozco, pero se irá afianzando con el tiempo, -observó.

-¿Tenéis hospitales o escuelas? Porque un estado también tiene que ofrecer sanidad y educación a sus ciudadanos -aduje.

-Sí, vamos a comenzar a abrir escuelas muy pronto -respondió mi interlocutor.

La investigación no resolvió nuestro caso. La estadía en Karama concluyó con un nuevo embuste. Bucra Turquía (Mañana a Turquía), aseguró Abu Bara dándonos a entender que al día siguiente seríamos liberados. Los carceleros repetirían la falsa promesa cada vez que intentaban tranquilizar a sus rehenes. Bucra Turquía llegaría a ser casi un motivo de chanza para los cautivos, imbuidos de un extraño sentido del humor negro.

Antes de marcharnos el mismo Abu Bara nos hizo comprobar que no faltaba nada en nuestro equipaje. Era cierto. El dinero que portaba -casi 5.000 dólares-, el ordenador, los teléfonos, las cámaras de Ricardo... Todo seguía intacto.

Otro espejismo. Al cabo de tres meses los diferentes grupos del IS que nos retuvieron nos habían robado hasta los calzoncillos.
TRES PRESOS EN TRES METROS

Por supuesto, Turquía nunca fue nuestro destino. Sin saber qué hacer con nosotros, la facción dirigida por los saudíes nos envió a Raqqa, la capital del Estado Islámico que pretenden recrear. Allí nos recluyeron en la antigua sede del gobierno provincial de esa ciudad. Una auténtica ironía. En abril de 2013 había estado en ese mismo edificio intentando entrevistar a los combatientes de Jabhat al Nusra (JN), la franquicia siria de Al Qaeda.

Entonces me recibieron con el respeto propio de la región y un café. Todavía se podían leer en los muros del edificio las pintadas alusivas a sus antiguos moradores. Muchos de ellos simplemente habían cambiado de equipo. Fueron Nusra y ahora eran Daula.

La cordialidad había desaparecido. "Esto no es un hotel, esto es una cárcel", nos espetó muy pronto uno de los carceleros.

No sólo era una prisión. Aquel lugar reunía ya los estereotipos que han popularizado los filmes norteamericanos que aluden al islamismo extremista.

El lugar -un extenso garaje subterráneo- estaba gestionado por militantes embozados y plagado de celdas. La nuestra no llegaba a superar los tres metros cuadrados. Un sombrío zulo que compartíamos tres personas: los dos reporteros españoles y Abu Omar Al Afgani, un miembro de Daula.

Una estancia tan diminuta que nos costaba encontrar espacio para dormir acostados sobre el suelo.

-¡Esto no es el trato que deberían recibir los seres humanos! ¡No somos animales! -se quejaba Abu Omar.

Estaba muy equivocado. A eso nos habían reducido. A ser simples animales. Nos sacaban de la jaula para ir al baño dos o tres veces al día y nos servían la comida en una escudilla que hacían entrar en la celda empujándola por el suelo con el pie. Un día nos dieron arroz. Encima habían dejado los huesos roídos del pollo que se debió comer algún carcelero. "Como si fuéramos sus perros", apuntó Ricardo.

Los antiguos inquilinos habían marcado con rayas sobre los muros los días que permanecieron recluidos. Yo comencé a imitarles. Grabé con una moneda el nombre de las tres personas que nunca quería olvidar: Mónica, Nur y Yeray. Cualquier atisbo de normalidad, de los comportamientos que rigen la vida cotidiana, había desaparecido. Éramos reos de la intolerancia más enajenada pero mi esposa y mis hijos tenían que ser el referente que me permitiría resistir.

Abu Omar era un personaje curioso. Lo habían encerrado por dar una paliza a un dirigente de su agrupación que se negó a detenerse en el control donde estaba destinado. Decía que había luchado en Afganistán junto a Al Qaeda y de ahí su apodo -Al Afgani-.

Pero su lealtad hacia Daula parecía resquebrajarse. No entendía como él -"¡un guerrillero islámico!", repetía- podía estar en la cárcel de su propia organización. Después sabríamos que no era un caso aislado. El Frankenstein islamista había comenzado a devorar a sus propios acólitos.

En ocasiones despotricaba abiertamente sobre la organización. "Todos los emires de Daula tienen un gran coche, se han apropiado de una casa enorme y están repletos de dinero. Tienen millones de dólares apilados en habitaciones. Yo las he visto. Los billetes llegan hasta el techo", aseguraba.

Otras veces dejaba aflorar un carácter bestial. Se regocijaba con los presos a los que oíamos torturar.
Reos de todas las edades, sexos y filiaciones políticas

-¡Dale, dale! -vociferaba con una enorme sonrisa.

En aquellas fechas de octubre de 2013, la prisión estaba repleta. El movimiento extremista intentaba afianzar su poder en Raqqa y no cesaba de detener a decenas y decenas de miembros del ELS.

La alianza tácita entre nacionalistas y fundamentalistas contra el régimen de Bashar Assad estaba a punto de derivar en una feroz batalla.

Las sesiones de torturas nocturnas resultaban interminables. Los chillidos no se extinguían durante horas. Lo mismo que el estremecedor sonido de la pistola eléctrica que utilizaban para martirizar a sus víctimas. El tormento es una práctica diaria en los dominios del IS. Abu Omar nos traducía lo que ocurría al otro lado de la puerta. "Estos son del régimen, les han dicho que los van a matar en una hora", indicaba. "A este otro le van a dar 100 latigazos", añadía.

Había reos de todas las edades. De todas las filiaciones políticas. De todos los sexos. Las mujeres y los niños tampoco podían eludir la furia demencial de Daula. Un día pudimos escuchar cómo torturaban con descargas eléctricas a un chiquillo al que le recriminaban que fumara. El menor no cesaba de llorar. Entremezclaba las lágrimas con los lamentos.

-¿No sabes que es haram? (pecado) -le abroncaban.

Recordé que en Irak, azuzados por su insania, llegaron a cercenar los dedos de los fumadores. En otra ocasión nos encontramos allí con una madre encerrada junto a su hija. La niña no debía de tener ni siquiera dos años. Tan sólo pronunciaba monosílabos.

A veces el carcelero la dejaba salir a corretear por el pasillo. La podíamos ver a través del resquicio de la puerta. Una figura diminuta paseando de la mano del corpulento militante encapuchado al que llamaba ammo -tío, en árabe-. Una imagen devastadora. Los disparos aislados eran una constante. Un solo tiro de pistola. Nunca pudimos confirmar de qué se trataba pero Ricardo estaba convencido de que eran ejecuciones.

Ni la misma guerra se había olvidado de nosotros. Un día el edificio se estremeció. A primera hora de la mañana. Había sido alcanzado por un obús o un misil. La onda expansiva llegó a mover incluso el sólido portón de metal de nuestra mazmorra.

Raqqa seguía siendo el objetivo de los aviones del régimen y de los morteros del último cuartel que controlaban todavía en las inmediaciones de la ciudad, la Base de la División 17. La misma que cayó en manos de la milicia radical en julio de 2014.

Durante 48 horas consecutivas, en torno al mediodía, pudimos escuchar claramente el sobrevuelo de una aeronave y la subsiguiente deflagración. Abu Omar nos había contado que sólo días antes, el 29 de septiembre -cuando nosotros estábamos recluidos en Karama-, un avión había destruido un colegio de la villa matando al menos a 13 chavales.
¡No me dejes aquí! ¡No quiero morir!

La estadía en la sede del gobernador duró 22 días. Concluyó de improviso cuando un carcelero nos anunció que nos iban a trasladar a una prisión "mucho mejor que ésta, con mejor comida". Cualquier progreso respecto a las condiciones de aquel agujero ya nos parecía aceptable.

Nos acababan de sacar de la celda para el traslado y nos habían vendado los ojos. Nos sentaron en el pasillo junto a otros muchos reos.

-Are you Javier Espinosa? (¿Eres Javier Espinosa?).

Mi interlocutor se expresaba en un inglés perfecto con un evidente acento americano. Abu Omar nos había dicho días antes que había escuchado hablar a un "periodista" paquistaní supuestamente de Al Jazeera, pero nunca mencionó a ningún norteamericano.

-¡No me dejes aquí! ¡No quiero morir! La voz del cautivo sonaba desesperada. Tanto que solicitaba ayuda a un rehén tan inerme como él.

Era Peter Kassig, el fundador de la ONG Sera, una organización humanitaria encargada de suministrar asistencia médica a varias ciudades sirias, incluida Deir Ezzor.

El destino tiene a veces guiños incomprensibles. Le habían atrapado en Karama. En el mismo puesto de control donde nos secuestraron a nosotros. Le encerraron en la misma celda. Lo supo al ver escrito en la pared mi nombre y el de mi familia.

Peter nunca se benefició del trato ambivalente que nos otorgaron los islamistas en aquel recinto.

Su relato estaba plagado de recuerdos pavorosos.

-Cuando se enteraron de que era norteamericano y que había sido soldado en Irak se volvieron como locos. Me colgaron del techo y empezaron a golpearme. Me llevaron al balcón y me dejaron colgando en el vacío, asido de un pie. Pensaba que me iban a ejecutar allí mismo -refirió cuando llegamos a nuestro nuevo destino- Me dijeron que quieren que Siria se convierta en el lugar más terrorífico del planeta. Dicen que ahora sólo ocupa el lugar número tres, después de Afganistán y Mali. En eso no se equivocaron. Ya han conseguido su objetivo.

De Raqqa nos enviaron a una vivienda aislada sita en las inmediaciones de Tabka, al oeste de la capital provincial. No lejos del aeropuerto militar que hay en dicha zona. Lo supimos porque esa base militar también estaba en manos del régimen de Bashar Assad -cayó en agosto de 2014- y en ocasiones bombardeaban los alrededores.

Abu Omar nos había hablado con resquemor de Mansura, el nombre de aquella cárcel. Para él estaba asociado a largas estadías. Pronunciaba esa palabra y decía "un gran problema, un gran problema".
EN EL HILTON DEL IS

-Asalam Mualekum!

Fui el primero en entrar en lo que sería nuestro domicilio durante casi dos meses. Abu Ahmed se encontraba sentado sobre su colchón leyendo el Corán. Le saludé con la fórmula ritual que se usa entre los musulmanes. Él me respondió de la misma manera.

-Mualemuk Asalam al Barakatu.

La nueva celda era una habitación amplia. El suelo estaba cubierto por una alfombra y disponíamos de un ventilador empotrado en el muro. Me apercibí de la presencia de cajas con humus -puré de garbanzos- y mortadela en un lateral.

Nada más llegar los celadores nos trajeron más alimentos: huevos duros, tomates y pan. Por primera vez en más de un mes nos sirvieron un té. Esta vez, sin que ello supusiera un cambio definitivo de actitud, el carcelero no nos había engañado. En comparación con el hoyo del que procedíamos aquello parecía una prisión VIP. Fue por ello que pasamos a llamarle el Hilton del IS, en alusión al hotel de cinco estrellas del mismo nombre.

El alivio inicial se disipó en cuestión de segundos. Nunca pensé que nuestro secuestro se iba a solventar con premura. La conversación inicial con Abu Ahmed me confirmó mis temores.

-Yo llevo aquí cinco meses -dijo. Al escuchar aquello, Ricardo se mesó los cabellos. Me acordé de Abu Omar: "¿Mansura? ¡Gran problema! ¡Gran problema!". Abu Ahmed intentó atenuar nuestra preocupación. "Otros han estado sólo 15 días, les han interrogado y se han marchado", puntualizó. No sería nuestro caso.

La casa-prisión estaba regentada por un contingente de vigilantes magrebíes. Había tunecinos, marroquíes, argelinos... Eso nos permitiría comunicarnos con ellos en francés. El mismo jefe acudió a darnos la bienvenida. Era un militante menudo. Embozado en su máscara negra y vestido con un chaleco donde portaba granadas de mano y un radiotransmisor. Su comportamiento era desconcertante. Nos saludaban como si fuéramos invitados y no rehenes. "¡Hola, chicos! ¿Qué tal estáis?", preguntó en tono jovial. "Bueno, pues secuestrados, no te jode", comenté con Ricardo en voz baja.

Abu Ahmed era toda una alegoría del giro crucial que se estaba registrando en la insurrección siria. Una transformación tan significativa como ignorada por los medios de comunicación. Azuzada por la brutal represión del régimen, la revolución contra Assad había sido subvertida por una guerra civil basada en un ideario religioso cada vez más extremo. Las ansias de democracia y libertad eran ya historia. Había llegado la hora de la yihad (guerra santa). Del odio sectario. De la venganza.

Él tampoco fue nunca una adalid del sistema democrático. Decía haber sido uno de los primeros oponentes que se lanzó a las calles de Tal Abyad, su ciudad natal. "Cuando comenzaron a dispararnos, comprendimos que por la vía pacífica no haríamos nada. A la siguiente ocasión les respondimos a tiros", relató.

A sus 43 años y con el título de jeque -clérigo musulmán-, el sirio era un veterano de las cárceles del Baaz, el partido de Assad. Había pasado dos años en prisión en la década de los 80. "Sólo por llevar barba y ser religioso", adujo. Su cuerpo todavía mostraba marcas de las torturas que sufrió en aquellas fechas. Cicatrices indelebles en las piernas y en los brazos.

Al principio se enroló en una facción siria islamista independiente del ELS y acabó siendo el emir local del Frente al Nusra. JN impuso su férula en Tal Abyad y Abu Ahmed se erigió en el personaje más influyente de la localidad fronteriza con Turquía.

-Un día llegó el IS y nos obligó a integrarnos en su Estado. No podía hacer otra cosa. Me habrían asesinado -recordó.

El traspaso concluyó en mera usurpación. A las pocas semanas, Abu Ahmed fue relevado de su cargo por otro cabecilla de origen iraquí y terminó encarcelado.

-Me acusaron de robar dinero. ¡Pregunten en Tel Abyad, todo el mundo me conoce! ¡Saben que yo no podría robar ni una gallina! -se quejaba.

El sirio reconocía que se trataba de una mera "lucha de poder". También que su ideario, incluso si él también exigía una teocracia, era "moderado" al compararlo con la filosofía apocalíptica de Daula.

-Siempre defendí a los cristianos de Tal Abyad. Di órdenes de ejecutar a cualquiera que les hiciera daño. Recuerdo que una vez vino a verme una extranjera, miembro de una ONG de derechos humanos. Vino cubierta con el hijab (velo musulmán). Le pregunté: "¿Eres musulmana?". No lo era y le dije: "No hace falta que te cubras si no eres musulmana" -recordó.

Todas aquellas semanas con Abu Ahmed nos permitieron comprender el profundo cisma que se había gestado entre los yihadistas foráneos del IS y los islamistas sirios afines a JN.

Daula había iniciado su operativo para apropiarse de la interpretación más rigorista del Islam. JN ya no era un posible aliado sino un rival. Con los meses, el Estado Islámico acabaría combatiendo a los seguidores de la misma organización radical que lidera el egipcio Ayman Al Zawahiri. Ahora los tacha de "apóstatas" como hizo en Irak con sus antiguos correligionarios del Ejército Islámico.

-El problema son los árabes (se refería así a los extranjeros). No los sirios. Los árabes sólo piensan en el califato y nosotros en derrocar a Bashar -argumentaba Abu Ahmed.

La capacidad de resistencia del sirio estaba muy mermada. Había pasado la mayor parte del tiempo casi en solitario. Sus jornadas se reducían prácticamente a recitar día y noche el Corán. Abu Ahmed se desesperaba. Al igual que Abu Omar, no comprendía cómo un emir del IS podía haber acabado en la prisión de ese grupo.

-Primero me encarceló el régimen y ahora Daula. ¿A dónde va Siria? -inquiría mientras lloraba.

Su abatimiento le llevó en varias ocasiones a declararse en huelga de hambre. "Prefiero la muerte", decía. Se llegó a colocar la cinta blanca en la cabeza que portan los musulmanes que se disponen a morir en combate.

-Si soy un ladrón, ¿por qué no me cortan una mano como dice la sharia? ¿Por qué me tienen encerrado mes tras mes? -preguntaba.

Días antes de que cumpliera seis meses encarcelado, los responsables de Daula en Raqqa le permitieron trasladarse a esa población para conocer a su nuevo hijo, nacido mientras él estaba ausente.

Al volver nos informó que se había encontrado con otro de sus vástagos, Ahmed, de 14 años, que luchaba precisamente en las filas del IS. Estaba exultante. El muchacho no sólo le había traído al bebé sino «buenas noticias». «Le han dicho que me soltarán al cumplirse los seis meses».

Los embustes de Daula se extendían a sus mismos acólitos. Cuando abandonamos Mansura, Abu Ahmed seguía allí. Ya había superado los siete meses de estancia.

Nuestras condiciones de vida mejoraron ostensiblemente en Mansura. Allí tenías espacio para pasear. Aunque fuera de lado a lado de la habitación. Disponías de alimentación suficiente. Pese a que al final terminamos odiando productos como la mortadela.

Incluso nos fabricamos un ajedrez con fichas recortadas a partir de cajas de quesitos. Con un bolígrafo dibujamos el tablero sobre un cartón. También podía leer el Corán.

Mansura estaba casi aislada. A través del agujero del ventilador se podía ver el paraje. Una zona desértica. Los milicianos de Daula se entrenaban en las inmediaciones. Escuchábamos sus gritos al amanecer. "¡Ala Uakbar!¡Ala Uakbar!" (Dios es grande). A veces hacían sonar una alarma antiaérea y disparaban con una ametralladora pesada. Nunca supe si aquello formaba parte de los ejercicios o respondía al sobrevuelo real de los aviones gubernamentales.

Otra jornada escuchamos una ingente explosión. Los carceleros mantenían una relación muy cercana con Abu Ahmed, con el que solían charlar a diario.

-Han estado probando explosivos. Han fabricado un coche bomba y lo han hecho estallar -nos dijo el jeque.

Las sesiones de tormentos también amainaron. En ocasiones escuchábamos cómo encerraban a algunos reos en las celdas de aislamiento. Pero las golpizas llegaron a ser una rareza.

-El Islam nos prohíbe pegar a los prisioneros -nos dijo en una ocasión uno de los carceleros. Otro eslogan basado en la falsedad. Llevábamos semanas escuchando las continuas exacciones de sus correligionarios.

Semanas más tarde, el rostro contraído de Khamis serviría como una prueba más para rebatir esas falacias. Cuando volvió a la celda, apenas podía moverse. Tenía un brazo inmovilizado. -No puedo levantarlo. Se me ha roto algo -aducía.

Nos contó que le habían colgado del techo, agarrándole de las muñecas con unas cadenas, y le sometieron a un suplicio interminable. «Porras, electricidad, cables...».

Era un personaje menudo. Humilde y con escasa educación. Trabajaba como telefonista del hospital público de la ciudad de Raqqa.

Fue uno de los cuatro presos sirios -incluido el jeque Abu Ahmed- con los que compartimos reclusión en Mansura.

-No sé por qué estoy aquí. Volvía a casa desde el hospital. Me paré a comprar pan. Iba andando por la calle. Un coche se detuvo a mi lado. Salieron dos encapuchados y me obligaron a entrar.

Khamis no pasó mucho tiempo en Mansura. Se lo llevaron al cabo de tres días. Uno de los vigilantes nos aseguró que le habían «liberado».

Nunca pudimos comprobar si era cierto. También nos dijeron que habían soltado a Hamza, otro reo que pasó siete días en nuestra habitación. Un campesino de Karama que sufría de asma.

El día que le interrogaron, un militante entró apresurado en nuestro habitáculo preguntando por el espray que usaba el reo cuando sufría un ataque de su dolencia. Hamza nunca regresó. "Me dicen que le han dejado irse a casa", precisó Abu Ahmed poco convencido. En teoría se marchó tan deprisa que no volvió ni para recuperar su chaqueta, sus gafas o el Corán que traía.
'Aquí se mata, lo hacemos a diario'

A la mañana siguiente dos de los carceleros entraron súbitamente en el cuarto.

-¿Dónde escribió Hamza su nombre? Todos los presos solíamos garabatear nuestros nombres sobre las paredes. Hamza había elegido la puerta.

-¡Borradlo! -nos gritaron. -¡Que no quede ni rastro!

¿Hacer desaparecer el patronímico de alguien a quien han dejado en libertad? ¿Por qué? Nunca hicimos esa pregunta. Tampoco nos creímos que Hamza estuviera a esas horas en su domicilio.

Meses más tarde, el mismo vigilante de Mansura reveló que el apelativo que le habíamos otorgado a esa cárcel era una ingente equivocación. Nunca fue la dependencia exclusiva que imaginábamos. -Aquí se mata, lo hacemos a diario -nos espetó en un arrebato de furia.

Hamza, Khamis y otro chaval con el que sólo compartimos una jornada en prisión fueron apariciones fugaces en Mansura. El único que permaneció durante los dos meses que estuvimos en ese penal fue Abu Ahmed.

La presencia del jeque de Tal Abyad supuso un cambio crucial para Peter Kassig. El chaval terminó en nuestra celda y entendió que Abu Ahmed podía ser su mentor espiritual. Era el único cristiano de los cuatro reos. El estadounidense aprendió a rezar bajo la férula del religioso.

De la noche a la mañana, el nuevo musulmán se convirtió en el protegido de los celadores magrebíes. Le comenzaron a llamar Abdul Rahman. Ello no evitó que durante el interrogatorio que sufrió en ese enclave acabara suspendido de las mismas cadenas que Khamis. "Me han dejado colgando. Después me han golpeado con un bate de béisbol", nos refirió.
'¿Cómo puedes probar que no eres un espía?'

La rutina de Mansura se quebró al cabo de varias semanas ante la llegada imprevista de un equipo especial de interrogadores. Un terceto de expertos en informática que me obligó a revelarles las claves de acceso al ordenador y a todas mis cuentas de email, Facebook o Twitter.

Esta vez sí querían averiguar si era un espía.

El hipotético sistema de justicia que aplica Daula se basa en el precepto de que siempre eres culpable hasta que pruebes que eres inocente.

El cuestionamiento comenzó bajo esa premisa: "Es bien sabido que todos los periodistas trabajáis con los servicios secretos. ¿Cómo puedes probar que no eres un espía?".

Todavía en aquellas fechas, incluso tras más de dos meses en prisión, manteníamos cierta confianza en la posibilidad de que nuestros contactos nos permitieran salir de allí. Ricardo había estado secuestrado en Alepo durante 11 días por el IS y al final le soltaron.

Respondí dándoles decenas de nombres de militantes y jefes de grupos de la oposición con los que habíamos convivido en Siria. Esfuerzo inútil. Nunca intentaron hablar con ninguno de ellos. El interrogatorio era un simple ejercicio de apariencias. Nuestro destino ya estaba fijado. Formábamos parte del proyecto Guantánamo.

[*] Lea este lunes la segunda parte del reportaje.

http://www.elmundo.es/internacional/2015/03/15/5502e97d22601d8a288b456f.html

avatar
Von Leunam
Coronel
Coronel

Mensajes : 7383
Masculino
Edad : 29
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por Von Leunam el 16/3/2015, 4:09 pm

El efímero Guantánamo islamista

La explosión hizo temblar la cristalera. Los morteros se aproximaban a la fábrica de muebles. La deflagración fue seguida de una ráfaga de balas. Los radicales habían colocado una ametralladora pesada en el tejado.

Paul, el responsable del grupo de carceleros del Estado Islámico (IS), no mostraba una especial confianza en el futuro de la batalla. Tampoco grandes conocimientos bélicos. Confundió los disparos de sus propios correligionarios con los del enemigo.

"¡Esa ráfaga ha dado muy cerca, eh!", aseguró con la voz alterada.

Desde primeras horas de la tarde nos había ordenado a algunos rezar en pequeños grupos. Nos hacía repetir la "shahada". Es la fórmula que pronuncian los musulmanes para convertirse al Islam. También antes de morir. "¡No hay más Dios que Alá, y Mohamed es su profeta!". La recitación resonaba en la habitación de forma monocorde.

"¡No hay más Dios que Alá y Mohamed es su profeta!". Las prédicas se entremezclaba con las deflagraciones procedentes de la cercana batalla. "Recordar que si la pronuncias con convicción antes de morir iréis al paraíso y no al infierno", repetía el miliciano.

Durante las dos primeras jornadas, los extremistas habían intentado ocultarnos la gravedad de lo que ocurría.

El mismo Paul -así le apodamos por su más que probable procedencia británica y su cercanía con los Beatles- admitía que "la situación era bastante compleja". Pero las carreras de los milicianos, los tiroteos cercanos y las explosiones eran claros indicios de la cercanía de la refriega. "Son unos cobardes. No se atreven a pelear cara a cara. Sólo recurren a la artillería y los aviones", aducía Abu Alaa, el cocinero marroquí que nos custodiaba.

Ese día Abu Alaa se expresaba dominado por la excitación. Decía que había eludido la muerte por centímetros. "Escuché el silbido del obús y ¡boooom! La onda expansiva me levantó del suelo".

Los islamistas no querían reconocerlo, pero la súbita ofensiva estaba a punto de obligarles a abandonar el norte de Alepo. El proyecto de establecer un Guantánamo islamista, repleto de rehenes occidentales, no había durado ni dos semanas. Se desvaneció a principios del 2014, cuando las huestes del IS tuvieron que evacuar esa región de Azaz.
Esposados y con los ojos vendados rumbo a Alepo

Entonces no lo sabíamos, pero se trataba del inicio de la guerra abierta entre los acólitos de Daula (el apodo del IS) y la alianza del resto de grupos rebeldes opuestos al régimen de Bashar Asad.

Ricardo García Vilanova, Peter Kassig y yo nos unimos al resto de los cautivos a finales de diciembre del 2013. Llegamos a Alepo tras un viaje de varias horas desde Raqqa. Pese a las habituales promesas -"os llevamos a Turquía, mañana podrás ver a Nur (mi hija)", me dijo uno de los guardianes-, éramos conscientes de que no iban a ponernos en libertad.

De hecho, al inicio del trayecto, un traslado de vehículos nos generó una enorme desazón. Esposados y con los ojos vendados, sólo podíamos intuir lo que ocurría a nuestro alrededor. Los extremistas parecían estar cargando objetos metálicos y sacos en el maletero del automóvil. Recordé la broma macabra que nos había hecho un día antes uno de los carceleros en Mansura, la prisión cercana a Tabka (Raqqa) donde estuvimos casi dos meses: "¿Estáis dispuestos a conducir un coche bomba?". "¡Javier! ¿Qué está pasando?¿qué están metiendo en el coche?". Peter también tuvo el mismo presentimiento.

Fue una falsa alarma. Sólo un anticipo de la realidad con la que tendríamos que lidiar semanas más tarde, cuando nos obligaron a viajar en un camión repleto de explosivos, acompañados de un 'hombrebomba'.



Tras más de seis horas de viaje, la llegada a Alepo fue desconcertante. Nos hicieron apearnos en un almacén de muebles reconvertido en centro de acogida para yihadistas. Tenían hasta cantina. Allí nos quitaron las esposas y las vendas.

De repente nos encontramos inmersos en un cuartel del IS, rodeados por decenas y decenas de militantes de todas las procedencias. Había africanos, ingleses, libios... Más tarde apareció incluso un chaval que hablaba en un perfecto castellano, con acento andaluz. "Debe ser de Ceuta o Melilla", pensé.
Conexión española

Para acrecentar nuestra sorpresa, el jefe del recinto nos ofreció chocolatinas, fruta y una opípara comida. Un trato privilegiado que continuó durante las seis jornadas que pasamos recluidos en el subterráneo de un chalet cercano. Allí, un marroquí que se expresaba también en un español muy aceptable, nos deleitó con los mejores platos con los que nos alimentaron nunca en los más de seis meses de cautiverio. "Os voy a hacer una paella. Bueno, una paella con lo que tenemos aquí", nos prometió el segundo día. A las 24 horas apareció con una enorme cacerola de arroz con pollo y verduras.

El paramilitar era otro sujeto singular. Decía haber trabajado como cocinero en Cataluña y en el norte de España. "Un día el rey vino a comer a la zona de esquí donde trabajaba", nos explicó. Mantenía una amabilidad exquisita. Casi parecía excusarse por tenernos secuestrados. Sus propios compañeros nos preguntaron por qué estábamos allí. "Yo soy americano", respondió Peter. "Americano ¿Y?", le replicó uno de los pistoleros que hablaba inglés. "Pues ya sabes, siempre se piensa que los americanos son espías", aseveró el estadounidense. "¡Pero esas son ideas de la vieja escuela!¡Aquí tenemos americanos combatiendo con nosotros!", protestó el militante.

Aquellas "delicadezas" era sólo el epílogo de nuestra primera etapa. Estábamos a punto de pasar bajo la férula de 'Los Beatles' y su universo enajenado.

Sin previo aviso, un día nos sorprendieron con un nuevo traslado. Esta vez nos llevaron a una oficina de un almacén de electrodomésticos cercano. Los islamistas se habían apropiado de todos los complejos ubicados en esa zona industrial.

Allí nos abandonaron. Con los ojos vendados. Sin agua ni comida. Se suponía que debíamos dormir sobre el suelo. Tampoco nos permitieron ir al baño. Cuando ya no podía aguantar más, de madrugada, tuve que orinar sobre una de mis camisetas. La coloqué en el suelo para que absorbiera el líquido. Todo apestaba a orines. Tampoco suponía una gran diferencia. Llevábamos casi 3 meses con la misma ropa. Olíamos a pocilga. Habíamos dejado de ser presos VIP. Estaba claro.

Esta vez nos encerraron junto a un preso sirio. Un lugareño. Fue quien nos confirmó nuestra ubicación. "Estamos a 18 kilómetros de la frontera turca, en (la provincia de) Alepo", indicó. Le habían apaleado de tal manera que no podía mover la pierna. "No se si la tengo rota", dijo. Tenía las manos esposadas a la espalda.

A veces gritaba de dolor. Tiritaba de frío. Hacía días que había comenzado a nevar en Alepo y nadie pensó en proporcionarnos una manta. La temperatura gélida era insoportable. Nadie fue capaz de conciliar el sueño.



Soy el número 43'

Ricardo se había guardado el mechero que nos proporcionaron en la última cárcel. El cambio de actitud había sido tan brutal que pensamos prenderle fuego al cuarto. "No puedo aguantar otra noche así. Si mañana seguimos aquí quemamos los cartones y saltamos por la ventana", propuso Ricardo. Peter asintió.

Era una decisión desesperada. Saltar a través de la cristalera en medio de un bastión del IS. Sabíamos que allí había cientos sino miles de activistas. Les oíamos marchar cantando himnos islamistas por las mañanas.

Pero al día siguiente nos transfirieron a su particular Guantánamo. Allí nos "confiscaron" el resto del equipaje. Los ordenadores, cámaras y teléfonos ya habían "desaparecido" en Raqqa antes de iniciar nuestro traslado. Me acordé de Abu Ahmed, el ex emir del IS en Tel Abyad con el que compartimos prisión en Tabqa. "El IS no roba", decía.

Después nos desnudaron -se quedaron hasta con los calzoncillos-, nos vistieron con su "uniforme" naranja y nos asignaron números. "¡A partir de ahora todo el mundo se identificará tan sólo con su número!". La aparición del trío acrecentó el giro dramático que había sufrido nuestro secuestro. Desde el primer instante se significaron por su estilo despiadado.

-"Tu, español, ¿como te llamas?".

-"Soy el número 43", respondí.

-"¡Soy el número 43, señor!¡Quiero escuchar señor, siempre hablareis así!¿De acuerdo?".

-"¡Sí señor!".

-"¡Más alto, más alto!"

-"¡¡¡Sí señor!!!".

Nos dijeron que cuando ellos entraran en la habitación debíamos arrodillarnos, ponernos cara a la pared y colocar las manos en alto, pegadas al muro."¿Tú de dónde eres?", le preguntó uno a Peter. Nada más escuchar la palabra "americano" comenzó a darle patadas. Le golpeó tan fuerte que lo lanzó contra mi. "¿Americano? ¡Te odio!", chillaba mientras seguía pateándole.

Yo tampoco me salvé. Se me ocurrió volver la cabeza para preguntarle algo y me respondió con un rodillazo en las costillas. El dolor me hizo encorvarme. "¡No se te ocurra agacharte! ¡Erguido! ¡vuelve a poner las manos en la pared!", bramó el radical embozado.

Al tercer día en la nueva penitenciaría, los radicales nos mezclaron por primera vez con otros reos occidentales.
Malos tratos, una experiencia cotidiana

"¡Javier!". Le reconocí de inmediato. Didier Francois no había cambiado mucho. Siempre tuvo la barba canosa. Le habían secuestrado junto al fotógrafo Edouard Elias el 6 de junio del 2013. No lejos de Azaz. Justo el mismo día en el que entraban en Siria.

Conocía su desaparición pero nunca pensé que terminaríamos compartiendo prisión. Didier venía junto a un gran grupo de presos europeos que los radicales habían acumulado durante meses, incluido el periodista español Marc Marginedas. Habían estado retenidos en Alepo.

Su experiencia difería mucho de la nuestra. Su relato era espeluznante. Hablaban de torturas sistemáticas, de privaciones y hambre. Algunos, como los dos miembros de la ONG Acted, el italiano Federico Motka y el británico David Cawthorne Haines parecían esqueletos andantes. Me recordaban a aquellas imágenes de los cautivos escuálidos que mantenían los serbios en Bosnia. Puro hueso y pellejo. "A veces nos daban 4 ó 5 aceitunas para comer", relató Didier.

David, un ex militar que ejercía como asesor de seguridad de la citada asociación humanitaria, había sufrido tales golpizas que mantenía una diarrea perpetua y rechazaba -los vomitaba de hecho- muchos de los alimentos que recibía. Pensábamos que tenía los intestinos agujereados. "Antes era como un armario. Un tío muy cachas", añadió Didier. Debía haber perdido más de 30 ó 40 kilos.

Para todos ellos, los malos tratos eran una experiencia cotidiana. "Cuando nos secuestraron nos dejaron en una habitación sin agua ni comida. Atados a un radiador. Al cabo de cuatro días sin beber comencé a delirar y a gritar. Sólo entonces fue cuando nos dieron un vaso de agua", recordaba el veterano reportero francés.

El mismo fue testigo de una de las visiones más extremas de aquellos días. "Capturaron a varios shías a los que acusaban de ser miembros de Hizbulá. Los dejaron colgados del techo. Les torturaron de tal manera que uno se volvió loco y no dejaba de chillar. El emir del grupo decidió que estaba poseído por el diablo. Lo sacaron de la celda y le cortaron la cabeza. Lo vimos porque dejaron la puerta entre abierta".
'No podía dejar sólo a John'

Las exacciones de los fundamentalistas habían sido particularmente crueles con los que habían intentado escapar. Cuatro lo intentaron. El norteamericano James Foley y el británico John Cantlie, el francés Nicolas Henin y el danés Daniel Rye. Ninguno lo consiguió. Foley y Cantley probaron en dos ocasiones. La primera fue un rotundo fracaso antes incluso de iniciarse. Les pillaron en la celda ensayando a desembarazarse de las esposas con una ganzúa que se habían fabricado.

En la siguiente ocasión, el norteamericano demostró su enorme calado humano. Tras conseguir evadirse de la habitación donde estaban prisioneros agarrado a una manta tuvo que esperar a Cantlie. El guardia descubrió al británico cuando se descolgaba por el muro. Foley podría haber intentado huir en solitario, pero prefirió entregarse. "No podía dejar sólo a John", dijo.

'Los Beatles' no eran fáciles de conmover. Al contrario. James siempre fue una de sus víctimas favoritas. Se ensañaban con él. Quizás porque el camarógrafo estadounidense aguantaba las torturas con un estoicismo inaudito. "¡James, cuéntales a estos perros lo que pasa si intentas escapar de aquí!". George semejaba ser el líder de la tripleta. O al menos el que más vociferaba.

"¡Explícales lo que es el 'waterbording'!", gritó el radical en referencia a la inhumana técnica usada también por el ejército de EEUU en la que se asfixia al preso arrojándole agua sobre la toalla que le cubre la boca hasta casi ahogarle. James respondía con paciencia. Pausado. "¡Es terrible señor, como estar muriendo!".

Las frustradas intentonas de la pareja habían resultado en semanas y semanas de tormentos continuos. Paliza tras paliza. Ahogamientos. Más golpes. "Nos estuvieron asesinando literalmente durante varias semanas. Hasta que comprendieron que nos habíamos rendido. Qué no lo íbamos a intentar nunca jamás", precisó John Cantlie.

Desde el primer instante, desde el mismo momento en el que llegamos a su Guantánamo, el grupo dirigido por el jeque de origen iraquí incidió sobre el destino que tendría cualquier intento de fuga. "Si jugáis con nosotros o pensamos que intentáis algo, os ejecutaremos", nos espetó uno de los asesores del clérigo.

Rye, un joven fotógrafo de 25 años y antiguo campeón de gimnasia, había sido raptado el 17 de mayo del 2013 en las cercanías de Azaz. Aprovechando su fuerza física y elasticidad también consiguió escapar del recinto donde lo tenían retenido, al escabullirse por un ventanuco. "Iba corriendo descalzo y los sirios con los que me crucé en vez de ayudarme dieron aviso a los secuestradores. Al final me perseguían un montón de gente. Intenté esconderme en un campo de maíz pero me dispararon. La bala pasó silbando. Muy cerca", rememoraba al relatar su odisea.

Como castigo, sus captores le dejaron colgado del techo durante días. Aprisionado por unas esposas que se le clavaron en la muñeca. También se las colocaron en los pies.

"Las apretaron tanto que me cortaron la piel. Se podía ver el hueso. Me dejaron sin comer ni beber durante días. Me deshidraté de tal manera que me quedé en piel y huesos", narró el muchacho. Cuando nos reunimos con él todavía eran visibles las cicatrices que le habían dejado las heridas en muñecas y tobillos.
Condenados por ser occidentales

El Guantánamo islamista estaba compuesto de varias habitaciones. Nos separaron en dos grandes grupos. Foley, Cantlie, el norteamericano Steven Sotloff, Marc Marginedas y el ruso Sergei Gorbunov en una habitación. Ricardo, los franceses Didier, Eduard Elias y Nicolas Hanin, Federico Motka y David, Peter Kassig y yo en la otra.

A los últimos recién llegados, cinco integrantes de un equipo de Médicos Sin Fronteras que habían sido retenidos en la provincia de Idlib el 5 de enero del 2014, los colocaron en una tercera dependencia. Disponían de otra más para grabar los vídeos. El resto las ocupaban los combatientes.

Éramos 18 en total: cuatro franceses, tres españoles, tres norteamericanos, dos ingleses -después se añadiría uno más-, dos daneses, un belga, un alemán y un ruso. También tenían cautivas a tres féminas, miembros del mismo grupo de MSF, y a la citada Kayla Mueller.

Una amalgama de periodistas, trabajadores humanitarios y hasta individuos tan enigmáticos como Sergei Gorbunov o Tony Neukirch, el joven alemán de 27 años, que decía haber venido a Siria para "enrolarse en la Yihad".

Gorbunov había sufrido tanto -le habían roto varios dientes y dedos de la mano- que alternaba los periodos de lucidez con lapsos en los que se escondía debajo de una manta riéndose sin parar. "Se ha vuelto loco. Nos contó que le habían torturado muchísimo", refirió Didier.



Para los acólitos del IS la procedencia o trabajo de sus rehenes no era un elemento relevante, salvo a la hora de torturar. Todos estaban condenados por el hecho de ser occidentales. "No necesitamos vuestra ayuda. No la queremos. ¿Por qué no ayudáis a los pobres de Inglaterra?", solía proclamar George en tono despectivo dirigiéndose a los activistas humanitarios.

Sobre los informadores tenían una opinión más demoledora. "Sois el origen de todos los males. Los más peligrosos. Sólo sabéis mentir", le espetó un militante a Ricardo.

Guantánamo, como su homólogo norteamericano, era un compendio de la insania. Un universo que se regía por las paranoias de un grupo de embozados que decían querer gobernar el mundo bajo la ley islámica y que -sin embargo- se preocupaban por asuntos tan nimios como los "malos olores". "¡Oléis como cerdos!", solía clamar George. "¡Claro, como que no nos duchamos desde hace más de tres meses, cabrón!", me dije mentalmente.

El apego de los milicianos hacia los perfumes era obsesivo. De hecho, con el tiempo sirvió para alertarnos sobre la llegada del trío ya que su olor les precedía. La manía por los hedores nos supuso tener que aguantar las heladas temperaturas del invierno porque los paramilitares se empeñaban en dejar abiertas las ventanas de la celda.

La seguridad era otra inquietud que les ofuscaba. Hacían incursiones imprevistas en la mazmorra para registrar los mínimos enseres que nos habían entregado. "¡Contra la pared, contra la pared!". Entraban en tropel, golpeando y empujándonos contra los muros. Nos cacheaban todo el cuerpo y desperdigaban por el suelo mantas y colchonetas.

Nos prohibían guardar comida. Incluso un simple trozo de pan. Hasta los cepillos de diente que nos dieron estaban cortados a la mitad. Alguien debió imaginar que se podía usar el pequeño mango de plástico como arma. "¡Como no se lo metas en un ojo, tu me dirás!", solía bromear con Ricardo.

La nueva prisión se convirtió asimismo en una plataforma ideal para apercibirnos del universo de Babel que conformaba el grupo radical. En este instante, todavía algunos como Abu Alaa -el cocinero magrebí que se expresaba en castellano- o el propio Paul seguían defendiendo la supuesta "integridad" del IS.

"Sólo estamos investigando quienes sois. Si no sois espías os pondremos en libertad. Nosotros somos justos", aseguró Abu Alaa.

Tanto él como el resto de los guardianes de la prisión decían oponerse a las palizas de 'los Beatles'. Eso sí, de forma teórica. Nunca intentaron frenarles.

"El Islam dice que no se puede golpear o torturar a los prisioneros", aducía Abu Alaa. "Los carceleros no estamos de acuerdo con la conducta de los interrogadores ('Los Beatles')", añadió en alusión a las dos categorías de militantes que se habían establecido.

Palabras que carecían de significado cuando uno se tentaba las costillas doloridas por la última patada de sus correligionarios o cuando estos te "dedicaban" su peculiar felicitación de Navidad. "¡Anda, es el 25 de diciembre!", bramó John antes de sacudirme un bofetón que me dejó aturdido.

Dentro de esta dicotomía que nunca supimos si era fingida o simplemente parte de la demencia propia del movimiento, Paul llegó a requerir aclaraciones al emir iraquí sobre nuestra "detención" (así la llamaban). "Le he preguntado porque no encuentro ninguna prueba concluyente que justifique vuestra captura", nos dijo refiriéndose a Ricardo, Peter y a mí mismo.
Peroratas sobre el Islam

El clérigo le respondió con una compleja argumentación religiosa. "Según me ha dicho, estáis aquí por haberos adentrado en un estado islámico sin invitación. Un infiel sólo puede visitar la tierra del Islam si su país tiene un pacto con el estado islámico o si ha sido invitado por un musulmán", aclaró.

Todos habíamos entrado en Siria acompañados por musulmanes locales. Pero era inútil discutir sobre preceptos ideológicos. Para el ISIS, cualquier persona ajena a su movimiento es un infiel, incluidos los que profesan el Islam.

Frente al comportamiento violento y sádico de George, John y Ringo, Paul -jefe de los "carceleros" de Guantánamo- optó por la prédica. De sus repetidas charlas religiosas deduje que tampoco lo hacía por conmiseración sino por la hipotética "recompensa" que creía que recibirá tras la muerte si convertía a un no creyente.

Cada noche nos dedicaba largas peroratas sobre el Islam dejando en evidencia su percepción maximalista de esa religión.

Para el ISIS o al menos para Paul, "hay muchos que dicen ser musulmanes, como Turquía, que pretende ser un país musulmán, pero sólo lo es de nombre. No son musulmanes reales".
'Nosotros no apuntamos, es Ala el que dispara'

Su universo estaba repleto de infieles. Todos, salvo ellos, son descreídos o apóstatas. "Hay 73 clases de musulmanes y sólo los de 1 clase entrarán en el paraíso", nos dijo en una ocasión. Daba por sentado que los milicianos del ISIS se encontraban entre los "agraciados".

En otra ocasión nos relató una anécdota en la que según él "Ala" había decidido castigar a una aldea repleta de "no creyentes", pero donde habitaba un musulmán.

"Los ángeles le preguntaron a Ala que tenían que hacer con el musulmán y respondió: que sea el primero en morir, es un inútil, no ha conseguido convertir a ninguno de sus vecinos".

Por su perfecto inglés, también asumimos que Paul era de origen británico. Sus modales podían parecer más comedidos que la actitud desequilibrada de 'Los Beatles' pero su ideario era igual de absurdo. Creía en los espíritus, en los milagros y en la capacidad de "Ala" para dirigirles en las batallas.

"Nosotros no apuntamos, es Alá el que dispara. No podéis ni imaginaros la de milagros que hemos visto. Gente que ha derribado un avión con un Kalashnikov (un fusil ametralladora)", proclamaba.

Todas aquellas disquisiciones religiosas se vieron interrumpidas de forma abrupta cuando el grupo fundamentalista adoptó la decisión de replegarse en masa hacia Raqqa y abandonar el norte de Alepo. Los insurgentes que pregonaban su valentía y deseo de morir combatiendo huían ante la arremetida del resto de las facciones rebeldes.

"¡Tenéis que estar preparados, nos vamos!". Nos avisaron la noche anterior. Los combates se acercaba. Los militantes estaban defendiendo el área con Kalashnikovs, una clara señal de la proximidad de los atacantes. A la mañana siguiente nos sacaron de la prisión a la carrera. Esposados y con los ojos vendados. Nos apilaron en una camioneta y en ella partimos a toda velocidad. Nos llevaron a la misma fábrica de muebles donde estuve recluido junto a Ricardo y Peter cuando nos trasladaron desde Raqqa.

Por primera vez juntaron a todos los cautivos, incluido la última incorporación, Alan Henning, un taxista británico vinculado a otra ONG al que habían capturado a finales de diciembre en Idlib. Allí me encontré finalmente con James Foley. Hacía mucho tiempo que no le veía. Su físico no podía ocultar los largos meses de penurias.
Hambrientos de información sobre el exterior

Había envejecido. Adelgazado. Pero seguía manteniendo ese espíritu inquebrantable que le caracterizaba. Nos abrazó y nos saludó como si se tratara de un reencuentro feliz, ajeno a las circunstancias que nos rodeaban.

"¡Qué tal hermano!", exclamó. Durante la semana que permanecimos en aquel recinto, Foley fue el principal impulsor de las "conferencias" que organizábamos los prisioneros para ocupar las interminables jornadas. Pierre Torres nos ilustró sobre como se forja el hierro. Yo les hablé de la movida madrileña de los años 80.

Aquel reencuentro fue un instante ideal para recuperar en cierta manera la percepción de la existencia de otro mundo, el exterior, ajeno a la irracionalidad por la que se regían los paramilitares de Daula.

Los cautivos no cesaban de preguntar a Gerard, Dan y Alan -los últimos en ser secuestrados- por lo acaecido durante los últimos meses. No querían saber sobre sus casos. Estábamos hambrientos de información. "Nelson Mandela murió. Hubo un gran ataque contra un centro comercial en Nairobi", recordaba Gerard. Federico inquiría por resultados de fútbol.

Dormíamos alineados en el suelo. Casi no había lugar para los 19. Podíamos apercibirnos del asedio militar que sufría el IS. La comida escaseaba. Fueron días en los que nuestro menú se redujo a veces a un pan "relleno" con 5 dátiles.

Las visitas al retrete también se convirtieron en una rareza. Teníamos que orinar en botellas de plástico. Al principio usamos esos mismos recipientes para beber agua. Pese a que intentamos enjuagarlas no se podía evitar el olor y sabor a meados.
Sentados sobre explosivos

Abandonamos aquellas instalaciones de la misma forma en la que llegamos. A la carrera, pero esta vez de noche.

"Tenemos que irnos, algún espía les ha dado nuestra localización y tenemos miedo de que nos bombardeen", adujo Abu Alaa.

El marroquí seguía manteniendo la ficción de intentar ser nuestro "camarada". Era él quien se encargaba siempre de aleccionarnos sobre la posible "vileza" de sus compañeros. "Por favor, no hagáis tonterías. Qué nadie intente escapar, porque esta gente tiene orden de disparar y mataros a todos. Yo me apartaría y os dejaría salir pero ellos no", llegó a decir como si él no fuera miembro del ISIS.

Nos volvieron a montar en un vehículo. Un enorme furgón cargado de todo tipo de enseres. Mantas. Equipajes. Cajas de dátiles.

La confusión general nos permitió captar que se trataba de una evacuación general. El IS abandonaba la región del norte de Alepo.

Formábamos parte de un ingente convoy -decenas de 'jeeps', camiones y vehículos militares- que acarreaba a cientos de combatientes y hasta a sus propias familias.

íbamos esposados por parejas y nos hicieron acomodarnos malamente, hacinados, sobre los bultos. Lo desconocíamos pero nos disponíamos a pasar 5 días de viaje en esa incómoda situación. "Al que pida ir al baño le rompo las piernas", gritó George antes de comenzar el periplo. "Si queréis comer, comer dátiles. No hay nada más", añadió.

Las esposas no fueron un impedimento durante mucho tiempo. Alguien descubrió en seguida que se podían abrir con una clavija. Eso nos permitió reconocer rápidamente el contenido del camión. "¡Mirar, estamos sentados sobre explosivos!". No recuerdo quién lo dijo pero si la visión. Era cierto. Debajo de las cajas y mantas habían colocado minas y artefactos explosivos.

Por si quedaba alguna duda del propósito de estos artilugios, Abu Alaa, lo esclareció sin perder su habitual sonrisa. Le encargaron que viajara con nosotros para vigilarnos. "Amigos, por favor, que nadie haga tonterías. Soy un hombre bomba". No era una broma. Portaba un cinturón explosivo, de los que utilizan los suicidas. Nos lo enseñó como quien muestra un juguete. "Se aprieta aquí", indicó mostrando el pulsador. "Tiene un sistema de seguridad para que no explote por equivocación. Sólo funciona si yo aprieto el botón". Si el "simpático" activista detonaba su dispositivo, todo el vehículo volaría por los aires. "Pensando en positivo, todo será bastante rápido", le comenté a Ricardo.

El desplazamiento estuvo dominado por la zozobra y la angustia. Los dátiles, nuestro único alimento, propiciaron una diarrea general. Teníamos que defecar en bolsas de plástico, arremolinados y en medio de los vaivenes que daba el vehículo. Una visión deplorable.

El trayecto nos llevó primero a las afueras de Alepo y de allí a una zona desértica, que más tarde identificamos como parte de la región de Raqqa. Las primeras jornadas circulamos de noche. Supongo que para evitar el peligro de la aviación del régimen de Bashar Asad. Después ni siquiera eso. A plena luz del día.

Abu Alaa fue otra vez quien nos hizo comprender que estábamos atravesando zonas de combate. "Ahora, por favor, que nadie hable. Estamos muy cerca del enemigo. Podemos morir todos".

El convoy avanzaba muy despacio. Era evidente que los ojeadores marcaban la pauta de cómo circular. A veces frenaban y apagaban el motor. "¡Yala, yala, yala!" (Venga, venga, venga) Otras veces instaban a la premura. Era una operación de una extraordinaria envergadura.

Cuando Abu Alaa abandonaba el vehículo, nos despojábamos de vendas y esposas. Podíamos ver el paisaje a través de pequeños agujeros horadados en la lona que cubría el camión. Nos seguían una columna interminable, protegida por todo terrenos equipados con ametralladoras antiaéreas.

Movilizaron excavadoras y palas mecánicas para abrir una ruta a través de las montañas de Alepo. Me recordó aquellas trochas imposibles de Bosnia que usábamos para salir y entrar de Sarajevo. El recorrido por el desierto nos adentró en el territorio dominado por el IS. Hasta entonces el grupo parecía ser sólo una facción similar a las muchas que proliferaban en el conflicto sirio.

El viaje nos llevó a través de pozos petrolíferos, complejos petroquímicos, y localidades dominadas por las banderas negras con las que se identifica Daula.

La sucesión de instalaciones de combustible protegidas por cientos de encapuchados me hizo comprender el enorme potencial militar y político de esta formación. El espectro de Irak, de aquellos años en los que este mismo movimiento dominó enormes regiones de la nación árabe, había regresado.

En una de las poblaciones, docenas de habitantes salieron a las calles para saludar a la caravana con ráfagas al aire. El desierto dejó pasó a campos sembrados y una urbe de cierta consistencia. Habíamos vuelto a Raqqa. Ahora era el principal bastión de Daula en Siria. En enero del 2014, tras una dura batalla, las milicias del IS habían conseguido afianzar su control sobre la villa doblegando la oposición de fuerzas islamistas como Jabhat al Nusra, Ahrar al Sham y otras pequeñas facciones.

El periplo había sido tan extenuante que al llegar, hasta uno de los responsables del traslado -un yihadista francófono- se excusó públicamente.

"Lo siento. Ha sido duro, pero ya sabéis. Estáis secuestrados por Al Qaeda", adujo.

http://www.elmundo.es/internacional/2015/03/16/5502ba6b22601d784e8b4577.html

Contenido patrocinado

Re: Rehenes del Estado Islámico, islamistas o yihadistas en el mundo.

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: 18/8/2017, 6:59 pm