Un policía resguarda un establecimiento, luego de un asalto. Foto Víctor Camacho