Este es un foro dedicado a las Fuerzas Armadas Mexicanas así como de los diferentes Cuerpos de Policía y demás entes que se dedican a la Seguridad interna de México.


Un Rambo en Culiacán

Comparte
avatar
seals
Teniente
Teniente

Mensajes : 1675
Masculino
Localización : chiapas

Un Rambo en Culiacán

Mensaje por seals el 3/1/2013, 11:09 am

México, 3 de enero.-Discreto, parco y conocedor del uso de la información, el general Marco Antonio Covarrubias Aguilar está por cumplir un año al frente de la novena zona militar en Culiacán, Sinaloa. Con experiencia contrainsurgente, su tarea en territorio narco se ha visto cuestionada por las quejas de violaciones a los derechos humanos cometidas por el ejército.

Fue un incidente donde el general que se vio involucrado intentó por diversos medios que no trascendiera. De conocerse, sin duda afectaría la que hasta ese momento era una impecable hoja de servicios militares. El martes 5 de octubre del 2010, el “mini escándalo” en el que se vio inmiscuido el general de brigada Marco Antonio Covarrubias Aguilar llegó a las planas de los diarios de Hermosillo, su ciudad natal, donde quedó registrada su detención y puesta a disposición ante un juez cívico por pasarse un alto y “escandalizar en la vía pública”.

La historia comenzó el domingo 3 de octubre de aquel año, cuando el entonces comandante de la cuarta zona militar con sede en la capital sonorense, circulaba vestido de “paisano” sobre el boulevard Morelos e hizo caso omiso del semáforo en rojo. El oficial de tránsito Everardo Ochoa Aguayo se encontraba a bordo de su unidad 104, cuando se percató que aquel conductor violó un principio básico de cualquier reglamento de tránsito. Según reportes periodísticos locales, el agente lo interceptó en el cruce de ésta arteria con avenida León Guzmán en la colonia Constitución. Al verse sorprendido el general descendió de su vehículo y le gritó que se “dejara de chingaderas” porque sino al día siguiente tomaría con sus hombres las instalaciones de seguridad pública municipal donde desarmaría a todo el personal para ser sometidos a una indagatoria castrense, un hecho que se volvió muy común en el sexenio calderonista en diferentes ciudades del país donde el ejército desarmó a cientos de agentes para investigar posibles nexos con la delincuencia organizada. Las notas referían que el uniformado solicitó apoyo para trasladar al militar ante el juez calificador donde quedó constancia de su arresto. El general declaró contar con 58 años de edad, medir un metro 82 centímetros de estatura, tener un peso de 96 kilógramos y dar como domicilio las instalaciones de la zona militar en la colonia Loma Linda de Hermosillo.

Esa complexión física y esos aires de prepotencia eran dos distintivos que caracterizaban desde sus tiempos de oficial al general Covarrubias Aguilar, comentan varios de sus contemporáneos. Siempre fue un tipo fuerte, esa fortaleza la utilizó entre los años 1976 a 1980 cuando se desempeñó como uno de los guardias presidenciales que custodiaban al entonces presidente José López Portillo. Comisionado a partir de 1974 en el Batallón de Tropas de Asalto del Cuerpo de Guardias Presidenciales, el entonces teniente de infantería Covarrubias Aguilar tomó uno de los entrenamientos más célebres en el extranjero en el año de 1976. De acuerdo a su hoja de servicios militares, de junio a julio de ese año estuvo en la zona del Canal del Panamá, en las instalaciones de la Escuela de las Américas del ejército estadounidense que por aquellos años ahí tenía su sede. Hizo el curso de operaciones en la selva, jungle operations como se le conoce en el medio castrense. La preparación requería de una fortaleza física especial considerada como requisito indispensable para cualquier oficial de Latinoamérica que buscara graduarse en este tipo de pruebas.

Cuando regresó a México su estancia en el Estado Mayor Presidencial lo llevó a visitar varios países en giras del primer mandatario. Estuvo en Alemania, Bulgaria, la hoy desaparecida Unión Soviética, Portugal, Francia, Suecia, y diferentes lugares a donde López Portillo viajó entre 1976 y 1980.

En 1980 entró a la Escuela Superior de Guerra donde se graduó como Diplomado de Estado Mayor. Estuvo en 1984 en la segunda brigada de infantería del Campo Militar número, de ahí pasó a la ayudantía del subsecretario de la Defensa en 1985. Aquel fue el año donde realizó el curso de paracaidismo y el de evaluación básica militar.

En la segunda mitad de los años 80 Covarrubias Aguilar fue instructor de las materias de lectura de cartas, guerra irregular y organización y empleo de las armas y servicios para los alumnos de la escuela militar de enfermería.

De la guerrilla al narco

Pasó unos meses en el cuartel de la 23 zona en Tlaxcala entre 1987 y 1988. En marzo del 88 fue enviado a unas de las comisiones que no a cualquier militar se le confían. En el año de las elecciones presidenciales y de célebre “caída del sistema”, que llevó al priista Carlos Salinas de Gortari a la presidencia de la república, Covarrubias Aguilar fue designado jefe de la subsección de búsqueda de información, en la sección segunda –inteligencia militar—del Estado Mayor de la Defensa Nacional.

Tiempo después como teniente coronel fue enviado a Italia, a la agregaduría militar de la Embajada de México en Roma. Al regresar a México fue nombrado segundo comandante del 25 batallón de infantería. En 1994, año del levantamiento zapatista, fue ascendido a coronel, tras varios meses con mando de tropas fue designado en 1997 jefe del Estado Mayor de la séptima región militar en Chiapas, que entonces estaba bajo el mando del general de división José Gómez Salazar.

A juicio del general Gómez Salazar, el coronel Covarrubias Aguilar era uno de los jefes militares que mostraba preocupación por el conflicto chiapaneco, tenía apreciaciones “confiables y acertadas” además de contar con experiencia profesional y operativa. Y subrayaba su lealtad al mando territorial.

Cuando ascendió al generalato, en noviembre de 1999, Covarrubias Aguilar estaba comisionado en la planta del Colegio de Defensa Nacional donde realizaba el curso de administración militar para la seguridad y defensa nacional. Ahí fue donde el tema del narcotráfico, uno de las problemáticas mas sensibles en el análisis y estudio militar desde tiempo atrás, comenzó a copar la agenda castrense de los egresados de ese centro de estudios.

En febrero del 2012 el general Covarrubias Aguilar llegó a Culiacán, Sinaloa, para hacerse cargo de la novena zona militar. Tras haber permanecido durante varios meses en un puesto administrativo, luego del incidente de Hermosillo, su arribo se dio luego de un año y medio en que las agencias estadounidenses y un grupo de élite del ejército realizaron una serie de operaciones secretas de inteligencia para tratar de capturar en la sierra que une a los estados de Chihuahua, Durango y Sinaloa, a Joaquín El Chapo Guzmán.

La información refería que el capo se movía con un anillo de protección de gente armada de al menos 300 individuos perfectamente entrenados, además de tener de su lado a la población de las zonas serranas. Era común, referían los reportes, que desde niños y adolescentes anduvieran equipados de teléfonos celulares con cámara, para registrar el arribo de “extraños” a las comunidades, principalmente en los municipios de Badiraguato, Sinaloa y Canelas, Durango, zona por donde se sabe se mueve el Chapo.

El general Covarrubias se hizo cargo del mando territorial en medio del incremento de abusos del ejército contra la población en la zona serrana de Sinaloa. En poco más de 10 meses, las denuncias han disminuido pero las que se han presentado, como el caso de la muerte de María Susana Flores Gamez, reina de belleza Mujer Sinaloa 2012, han tenido más impacto mediático lo que no deja de colocar a la institución bajo la lupa de las organizaciones de derechos humanos.

En los últimos meses ha tenido algunos acercamientos con varios representantes de los medios de comunicación, de su personalidad se confirma que es un hombre parco, de pocos palabras, característico del medio castrense, aunque se ha mostrado abierto a conocer las inquietudes de los reporteros sobre la información que se genera en la zona sin variar un ápice en su discurso de que cualquier dato, entrevista o reporte, es competencia de la oficina de prensa de la Defensa en la ciudad de México.

Juan Veledíaz

http://estadomayor.mx/?p=17543
avatar
Monakyo101
General de Brigada
General de Brigada

Mensajes : 9472
Masculino
Edad : 40
Localización : The loone star estate

Re: Un Rambo en Culiacán

Mensaje por Monakyo101 el 3/1/2013, 4:11 pm

Firmes Este general fue comandante de mi batallon, y tambien lo fue del GAFE de la XIRM de Torreon, en mi batallon le deciamos Toro Sentado, era un duro del adiestramiento y disciplina. Firmes Viva!

ENKI
3/er Maestre
3/er Maestre

Mensajes : 253
Masculino
Edad : 117

Re: Un Rambo en Culiacán

Mensaje por ENKI el 3/1/2013, 6:09 pm


... En el caso de la muchaca muerta, era secreto a voces con quien andaba, de los que si no se sabe nada es de los tipos que apaño el ejercito segun se los llevaron a la siedo....


... Bien por el ejercito, y si las quejas contra los soldados han bajado notablemente desde su llegada...

... el tema del chapo guzman ya esta muy trillado, la neta mis compañeros, si lo quisieran agarrar ya lo hubieran hecho... que no se supone que la POLICIA CIBERNETICA patrulla las redes y blog...

... Que quede de tarea... evidencia hay....

Contenido patrocinado

Re: Un Rambo en Culiacán

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: 13/12/2017, 6:57 am